Con la mano ex­ten­di­da

Siem­pre hay ba­ri­lo­chen­ses dis­pues­tos a ayu­dar. Y la Red So­li­da­ria lo sa­be me­jor que na­die: ha­ce 17 años que co­nec­ta a los que ne­ce­si­tan con los que pue­dan dar. Cam­pa­ñas, co­lec­tas, do­na­cio­nes, bús­que­da de per­so­nas, to­do en­tra en el ra­dar de los vo­lun­ta­rios

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Bariloche - LO­RE­NA RONCAROLO lreon­ca­ro­lo@rio­ne­gro.com.ar

Si al­gu­na familia ne­ce­si­ta ayu­da por­que per­dió to­do en un in­cen­dio, o la ciu­dad se cu­brió de ce­ni­za vol­cá­ni­ca de la no­che a la ma­ña­na, si al­gún ve­cino ne­ce­si­ta una ca­ma don­de po­der dor­mir o una mo­chi­la de oxí­geno que qui­zás no pue­de com­prar, hay ba­ri­lo­chen­ses dis­pues­tos a ayu­dar. No im­por­ta el mo­ti­vo. El com­pro­mi­so es­tá.

Pen­san­do en crear un “puen­te so­li­da­rio”, Juan Carr creó la Red So­li­da­ria en Bue­nos Ai­res en 1995. En Ba­ri­lo­che, des­em­bar­có a prin­ci­pios del 2000 de la mano de Inés On­gay que con­ti­núa su tra­ba­jo so­li­da­rio al día de hoy.

“Los pri­me­ros sie­te me­ses es­tu­ve so­la, re­co­rrien­do los juz­ga­dos, el hos­pi­tal, to­das las ins­ti­tu­cio­nes y con­tan­do qué era la Red So­li­da­ria por­que no la co­no­cían. Fue­ron su­mán­do­se vo­lun­ta­rios que po­co a po­co, van de­jan­do el es­pa­cio a los más jó­ve­nes”, re­cuer­da On­gay.

Ca­da dos o tres años, “hay re­cam­bio de vo­lun­ta­rios” y la ra­zón es sen­ci­lla: el tra­ba­jo es tan en­ri­que­ce­dor y con­mo­ve­dor co­mo ago­ta­dor, ase­gu­ran quie­nes par­ti­ci­pan de la ins­ti­tu­ción.

A di­fe­ren­cia de otras ins­ti­tu­cio­nes, los vo­lun­ta­rios de la Red So­li­da­ria Ba­ri­lo­che no se reúnen se­ma­nal ni men­sual­men­te: los con­vo­ca la ne­ce­si­dad.

To­dos con­cuer­dan en que la jor­na­da “Ba­ri­lo­che, mi ca­sa” en ju­nio del 2011 fue his­tó­ri­ca. Más de mil ba­ri­lo­chen­ses se con­cen­tra­ron en el Cen­tro Cí­vi­co pa­ra con­me­mo­rar el Día de la Ban­de­ra y en­ca­rar la lim­pie­za de las ce­ni­zas vol­cá­ni­cas.

La inun­da­ción que afec­tó a La Pla­ta en el 2013 con­cen­tró mu­chí­si­mas do­na­cio­nes y más de 100 vo­lun­ta­rios en es­ta ciu­dad. Otros re­cuer­dan el tra­ba­jo “co­do a co­do” con la Cruz Ro­ja cuan­do el terremoto y el tsu­na­mi azo­tó a Chi­le seis años atrás. Tam­bién se lo­gró crear el vo­lun­ta­ria­do del hos­pi­tal zo­nal Ra­món Ca­rri­llo, con per­so­ne­ría ju­rí­di­ca, en el 2002. Y un po­co más atrás en el tiem­po, se ges­tio­nó la en­tre­ga de co­mi­da en los su­per­mer­ca­dos pa­ra asis­tir a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles en la cri­sis del 2001.

El mo­do de ope­rar an­te un conflicto o una emer­gen­cia re­sul­ta hoy mu­cho más sen­ci­llo que años atrás. En sus ini­cios, se pe­día ayu­da a tra­vés de e-mails o los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ac­tual­men­te, las re­des so­cia­les fa­ci- li­tan la di­fu­sión y la ta­rea so­li­da­ria.

“Ser co­no­ci­dos nos fa­ci­li­ta la ta­rea. Los pri­me­ros años fue­ron más com­pli­ca­dos por­que nos te­nía­mos que ha­cer ca­mino”, re­cor­dó On­gay.

Quie­nes con­for­man la Red So­li­da­ria coin­ci­den en que an­te una ne­ce­si­dad, la reac­ción de la so­cie­dad es in­me­dia­ta y con­mo­ve­do­ra. El mo­de­lo fue tan exi­to­so que la Red So­li­da­ria ya se re­pli­có en Chi­le, Uru­guay, Ecua­dor, Co­lom­bia y Es­ta­dos Unidos.

“El ma­yor lo­gro es per­te­ne­cer a un gru­po de gen­te que no tie­ne otro in­te­rés más que ayu­dar, sin finalidad po­lí­ti­ca. Es­to nos ha­ce creí­bles y que la gen­te res­pon­da”.

“Afec­ta­do por las ce­ni­zas vol­cá­ni­cas, un ni­ño de Ja­co­bac­ci ne­ce­si­ta­ba una mo­chi­la de oxí­geno, de $ 2.700. Mu­cha gen­te se con­tac­tó pa­ra pre­gun­tar dón­de de­po­si­ta­ba el di­ne­ro”.

Jo­sé Le­pio, Red So­li­da­ria Ba­ri­lo­che.

La eva­lua­ción de los pe­di­dos

La Red So­li­da­ria Ba­ri­lo­che re­ci­be al­re­de­dor de 10 pe­di­dos de do­na­cio­nes por se­ma­na. Pe­ro ca­da ne­ce­si­dad se ana­li­za pun­ti­llo­sa­men­te.

“Mu­chas ve­ces, nos lla­man de los ba­rrios pa­ra pe­dir­nos co­sas. En se­gui­da, che­quea­mos con los pre­si­den­tes de las jun­tas ve­ci­na­les”, ex­pli­có Jo­sé “Ca­chi­to” Le­pio, otro re­fe­ren­te de la Red So­li­da­ria Ba­ri­lo­che.

En épo­ca de elec­cio­nes, los pe­di­dos bajan con­si­de­ra­ble­men­te. “Tiem­po atrás cuan­do tu­vi­mos cua­tro elec­cio­nes jun­tas en la pro­vin­cia, hi­ci­mos la plan­cha. Só­lo in­ter­ve­ni­mos an­te in­cen­dios y por las ne­va­das en la Lí­nea Sur”, in­di­có Le­pio.

Re­cal­có: “no es­ta­mos en con­tra de los go­bier­nos. Aplau­di­mos cuan­do ha­cen las co­sas bien”.

Le­pio re­cor­dó la de­mo­ra en la aper­tu­ra del cen­tro de sa­lud Ojo de Agua en el ba­rrio Mal­vi­nas. “Es­ta­ba ter­mi­na­do pe­ro no se ha­bi­li­ta­ba por fal­ta de gas. En el Cen­tro Cí­vi­co, se brin­dó una cla­se de bai­le ma­si­va a cam­bio de que la gen­te apor­ta­ra ele­men­tos de pri­me­ros au­xi­lios pa­ra co­la­bo­rar con el cen­tro. Lo­gra­mos lla­mar la aten­ción y las au­to­ri­da­des pu­sie­ron fe­cha de aper­tu­ra”, se­ña­ló Le­pio.

Ba­ri­lo­che, mi ca­sa. En ju­nio del 2011 más de 1.000 ha­bi­tan­tes en­ca­ra­ron la lim­pie­za de la ce­ni­za vol­cá­ni­ca. Jor­na­da his­tó­ri­ca.

Por los inun­da­dos. Co­lec­ta con des­tino a La Pla­ta en el 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.