Ár­bol de Pie, más que de­fen­sa de bos­ques

La Aso­cia­ción Ci­vil fun­cio­na des­de ha­ce diez años reivin­di­can­do los lla­ma­dos de­re­chos co­lec­ti­vos.

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Bariloche - DA­NIEL MARZAL dmar­zal@rio­ne­gro.com.ar

La preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad del agua y del ai­re, la pre­ser­va­ción de los bos­ques y otras cues­tio­nes am­bien­ta­les es un signo de es­te tiem­po. Pe­ro no son mu­chos los que asu­men el com­pro­mi­so de in­for­mar­se, or­ga­ni­zar­se y re­cla­mar en re­pre­sen­ta­ción de to­dos.

Ese afán por reivin­di­car los lla­ma­dos “de­re­chos co­lec­ti­vos” fue el im­pul­so ini­cial de la Aso­cia­ción Ci­vil Ár­bol de Pie, que na­ció ha­ce ca­si diez años y li­bró des­de en­ton­ces in­nu­me­ra­bles ba­ta­llas pa­ra fre­nar atro­pe­llos so­bre el patrimonio na­tu­ral.

Ana Wie­man es pro­fe­so­ra de in­glés y re­cuer­da que su primer com­pro­mi­so am­bien­tal lo asu­mió allá por di­ciem­bre de 2004, cuan­do el mu­ni­ci­pio ha­bía au­to­ri­za­do la cons­truc­ción de un com­ple­jo de bun­ga­lows en Bahía Se­re­na cu­yo es­ta­cio­na­mien­to avan­za­ba so­bre la playa.

La mo­vi­li­za­ción du­ró va­rios días e in­vo­lu­cró a de­ce­nas de ve­ci­nos, que se tur­na­ron pa­ra per­ma­ne­cer en el lu­gar las 24 ho­ras e im­pe­dir que in­gre­sen las má­qui­nas. Fi­nal­men­te lo­gra­ron fre­nar el pro­yec­to y hoy la playa con­ti­núa li­bre de in­tro­mi­sio­nes.

Juan Jo­sé Pa­ter­nó tra­ba­jó de ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, es­tá ju­bi­la­do y vi­ve en el Dos de Agos­to. Fue el prin­ci­pal de­nun­cian­te con­tra el ba­rrio pri­va­do El Re­dil, ve­cino a su ba­rrio, que pre­ten­día al­te­rar un mo­rro con ve­ge­ta­ción na­ti­va y vol­car desechos cloa­ca­les al la­go Mo­reno. Un am­pa­ro pre­sen­ta­do por los ve­ci­nos obli­gó a fre­nar las obras y aco­tar la en­ver­ga­du­ra del em­pren­di­mien­to.

Wie­man y Pa­ter­nó for­ma­ron par­te del gru­po fun­da­cio­nal de Ár­bol de Pie. Pa­ter­nó es el pre­si­den­te y Wie­man la se­cre­ta­ria. Se­gún re­co­no­cen hoy, uno de los pre­jui­cios a ven­cer fue el de dar­se una or­ga­ni­za­ción for­mal, con ins­crip­ción y per­so­ne­ría. Eran va­rios los que se opo­nían, pe­ro al fi­nal cum­plie­ron con los trá­mi­tes, pa­ra po­der en­ca­rar me­jor las pre­sen­ta­cio­nes a la Jus­ti­cia y tam­bién pa­ra no po­ner en ries­go su patrimonio per­so­nal.

Los ciu­da­da­nos tie­nen el de­re­cho am­bien­tal de su la­do, que es muy im­por­tan­te, pe­ro los fun­cio­na­rios de­fien­den el de­re­cho pri­va­do por en­ci­ma de to­do.

Ár­bol de Pie sur­gió en el gru­po ini­cial, cuan­do las de­nun­cias más fre­cuen­tes eran por las ta­las in­dis­cri­mi­na­das. Pe­ro des­pués su­ma­ron otras cau­sas.

Am­pa­ros am­bien­ta­les

Si hay al­go que tie­nen acei­ta­do es el em­pleo de la fi­gu­ra del am­pa­ro en de­fen­sa de los de­re­chos di­fu­sos, tal co­mo lo ga­ran­ti­za la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal lue­go de la re­for­ma de 1994. Han pre­sen­ta­do re­cur­sos aun sin abo­ga­dos y has­ta “in vo­ce” en el mos­tra­dor de los juz­ga­dos.

Tam­bién tie­nen bien apren­di­da la nor­ma­ti­va de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, y se que­jan de que en el mu­ni­ci­pio ha­cen lo im­po­si­ble pa­ra ne­gar­les la vis­ta de los ex­pe­dien­tes. Des­de ha­ce un tiem­po se va­len de un es­cá­ner pa­ra re­gis­trar la do­cu­men­ta­ción, pe­ro sue­len cho­car con la ne­ga­ti­va a ha­cer co­pias “a pe­sar de que la le­gis­la­ción lo per­mi­te”. En al­gu­nos ca­sos han te­ni­do que ir a la jus­ti­cia con am­pa­ros in­for­ma­ti­vos.

Wie­man re­cor­dó que otras cam­pa­ñas im­por­tan­tes de la pri­me­ra eta­pa fue­ron la que per­mi­tió de­li­mi­tar la lí­nea de ri­be­ra en los la­gos Nahuel Hua­pi, Mo­reno y Gu­tié­rrez y la in­clu­sión del ac­ce­so pú­bli­co a las cos­tas en la Car­ta Or­gá­ni­ca Mu­ni­ci­pal, que aun así “to­da­vía no se cum­ple”.

El nom­bre de Ár­bol de Pie sur­gió en el gru­po ini­cial, cuan­do las de­nun­cias más fre­cuen­tes eran por las ta­las in­dis­cri­mi­na­das. Pe­ro des­pués se su­ma­ron mu­chas otras cau­sas, co­mo las re­la­cio­na­das con el ver­ti­do de efluen­tes cloa­ca­les al la­go y con los trans­for­ma­do­res eléc­tri­cos con PBC, que ge­ne­ra­ron el en­cono de la CEB con el gru­po am­bien­ta­lis­ta.

“Una de las pe­leas que es­ta­mos dan­do aho­ra es con la cer­ve­ce­ría Pa­ta­go­nia, que fue apro­ba­da sin au­dien­cia pú­bli­ca y sin cumplir con el Có­di­go Ur­bano”, ase­gu­ró Wie­man.

FOTOS ALFREDO LEI­VA

El ver­ti­do de efluen­tes al la­go y la plan­ta de lí­qui­dos cloa­ca­les, en­tre los re­cla­mos de la aso­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.