Don­de más se ne­ce­si­ta, ahí es­tán

Go­ti­tas de Es­fuer­zo: 17 años de solidaridad en el ba­rrio Nues­tras Mal­vi­nas. Iris Mi­ñoz, alma má­ter, cuen­ta la his­to­ria de un gru­po com­pro­me­ti­do con la co­mu­ni­dad.

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Bariloche - JORGE VI­LLA­LO­BOS jvi­lla­lo­bos@rio­ne­gro.com.ar

Un día se en­con­tró so­la con sus tres hi­jos pe­que­ños. Era 1999, es­ta­ba en­fer­ma y te­nía que via­jar a Bue­nos Ai­res.

Cuan­do re­gre­só, des­pués de su­pe­rar tres ci­ru­gías, Iris Mi­ñoz com­pro­bó que los que se ha­bían acer­ca­do a sus hi­jos mien­tras es­tu­vie­ron so­los “fue­ron los ve­ci­nos que me­nos tie­nen”.

Fue un men­sa­je con­tun­den­te que la mo­vi­li­zó.

Iris re­cor­dó que co­men­za­ron ha­ce 17 años con un me­ren­de­ro en su ca­sa, del ba­rrio Nues­tras Mal­vi­nas. Con­cu­rrían 25 chi­cos de los cua­les va­rios te­nían pro­ble­mas de ba­jo pe­so.

La se­mi­lla de la solidaridad pren­dió de in­me­dia­to y al­gu­nos mé­di­cos se ofre­cie­ron a co­la­bo­rar. “Los chi­cos ve­nían de lu­nes a vier­nes y es­ta­ban bár­ba­ro, pe­ro los mé­di­cos de­tec­ta­ron que te­nían re­caí­das los fi­nes de se­ma­na”, re­me­mo­ró Iris.

Atri­bu­ye­ron el pro­ble­ma a que no co­mían en sus ca­sas por fal­ta de re­cur­sos. Pe­ro des­cu­brie­ron que no era la úni­ca cau­sa. “Lo que pa­sa­ba era que los chi­cos a ve­ces no co­mían en sus ca­sas por­que las ma­más no sa­bían co­ci­nar. En­ton­ces, em­pe­za­mos con las ca­pa­ci­ta­cio­nes”, ex­pli­có Iris. Recién en 2007 se con­for­ma­ron co­mo Aso­cia­ción Ci­vil Co­me­dor Ca­pa­ci­ta­dor Go­ti­tas de Es­fuer­zo.

De aquel me­ren­de­ro que con­te­nía a un gru­po de chi­cos, Go­ti­tas de Es­fuer­zo se trans­for­mó, con mu­cha vo­lun­tad y es­fuer­zo, en una ins­ti­tu­ción de re­fe­ren­cia pa­ra el ba­rrio Nues­tras Mal­vi­nas.

17 años des­pués, ha­blar de Go­ti­tas de Es­fuer­zo es ha­blar de Iris Mi­ñoz, que de­ja to­dos los días el cuer­po y el alma pa­ra ayu­dar a los de­más. “La vi­da tie­ne un ida y vuel­ta”, re­pi­te Iris. Es el men­sa­je que la mo­vi­li­zó to­dos es­tos años. Hoy, en ese es­pa­cio brin­dan ta­lle­res de re­pos­te­ría, pa­na­de­ría, apo­yo es­co­lar, in­glés, compu­tación, al­ba­ñi­le­ría, yo­ga, hay ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co gra­tui­to por el pro­gra­ma na­cio­nal de Ac­ce­so a la Jus­ti­cia.

Iris no pa­ra ca­si nun­ca. Mien­tras re­cuer­da los pri­me­ros pa­sos de Go­ti­tas de Es­fuer­zo, in­di­ca a un gru­po de mu­je­res có­mo tie­nen que co­ci­nar el pan, en un pe­que­ño horno ro­ta­ti­vo que re­ci­bie­ron co­mo do­na­ción de un gru­po de jó­ve­nes de Ale­ma­nia. El pan que las mu­je­res ela­bo­ran se des­ti­na al co­me­dor don­de de­ce­nas de chi­cos con­cu­rren.

Iris cuen­ta que los jó­ve­nes via­ja­ron me­ses atrás des­de Ale­ma­nia pa­ra ins­ta­lar el horno, que com­pra­ron con lo que re­cau­da­ron en un even­to so­li­da­rio pa­ra Go­ti­tas de Es­fuer­zo, que hi­cie­ron en su país.

El an­he­lo es que el mu­ni­ci­pio les otor­gue la ha­bi­li­ta­ción pa­ra po­der fun­cio­nar co­mo una pa­na­de­ría, que per­mi­ta al gru­po de mu­je­res que con­cu­rren tra­ba­jar en la pa­na­de­ría.

“To­do lo que hay acá es por la solidaridad de la gen­te”, acla­ra Iris. “El pi­lar tri­fá­si­co se ins­ta­ló con ayu­da de par­ti­cu­la­res”, des­ta­ca. Afir­ma que no hay apor­tes de nin­gún or­ga­nis­mo ofi­cial.

Va­lo­ra el tra­ba­jo de pin­tu­ra y las me­jo­ras que un gru­po de mu­je­res del pro­gra­ma Ar­gen­ti­na Tra­ba­ja hi­zo en la vi­vien­da don­de fun­cio­na el co­me­dor y se dic­tan los ta­lle­res. Iris ex­pli­ca que pre­sen­ta­ron un pro­yec­to an­te la CEB, que coordina al gru­po de mu­je­res del Ar­gen­ti­na Tra­ba­ja, que ava­ló la ini­cia­ti­va.

En la plan­ta al­ta fun­cio­na el al­ber­gue pa­ra mu­je­res gol­pea­das o per­so­nas en si­tua­ción de calle que ne­ce­si­ten un lu­gar don­de dor­mir. Es­tá agra­de­ci­da de mu­chas per­so­nas que co­la­bo­ran per­ma­nen­te­men­te con Go­ti­tas de Es­fuer­zo de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da. Pe­ro Iris des­ta­ca, so­bre to­do, a Re­gi­na y Lau­ra Schulz “por­que es in­con­di­cio­nal”.

Los chi­cos jue­gan un rol fun­da­men­tal. Apor­tan la ale­gría que se ne­ce­si­ta mu­chas ve­ces pa­ra se­guir ade­lan­te. “Ca­da uno de los chi­cos tie­ne su tor­ta de cum­plea­ños con su nom­bre y un re­ga­lo y si dos ne­nes cum­plen el mis­mo día, en­ton­ces ha­brá dos tor­tas y dos re­ga­los”, ase­gu­ra Iris.

Em­pe­zó co­mo un me­ren­de­ro. Hoy hay ta­lle­res de re­pos­te­ría, compu­tación, apo­yo es­co­lar, al­ba­ñi­le­ría, yo­ga y pa­na­de­ría, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

“Ca­da uno de los chi­cos tie­ne su tor­ta de cum­plea­ños y un re­ga­lo. Si dos ne­nes cum­plen el mis­mo día, ha­brá dos tor­tas y dos re­ga­los...”

“Hoy es­toy preo­cu­pa­da por la si­tua­ción so­cial en ge­ne­ral de Ba­ri­lo­che y de Ar­gen­ti­na. Por­que ve­mos los pro­ble­mas de siem­pre. No cam­bia na­da”, la­men­tó Iris Mi­ñoz.

Es­tá preo­cu­pa­da ade­más por­que se vie­ne el in­vierno y mu­chas fa­mi­lias del ba­rrio aún no tie­nen gas do­mi­ci­lia­rio.

Uno de los de­seos es que se ter­mi­ne la obra de la am­plia­ción del ga­so­duc­to cor­di­lle­rano pa­ra que las fa­mi­lias pue­dan ac­ce­der al gas de re­des.

Una de las mu­je­res que con­cu­rre al co­me­dor cuen­ta que el gas de la ga­rra­fa que re­ci­ben gra­tis no ca­lien­ta na­da y ade­más “lar­ga un ho­llín ra­ro”.

“Es­ta­mos tra­tan­do de acer­car­nos con el mu­ni­ci­pio pa­ra tra­ba­jar en for­ma con­jun­ta co­mo se hi­zo es­tos die­ci­sie­te años”, sos­tie­ne.

Iris Mi­ñoz desea que las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les “mi­ren un po­co más el Al­to de Ba­ri­lo­che”.

di­ce Iris Mi­ñoz.

Los ve­ci­nos del ba­rrio sue­ñan con que se ter­mi­ne la am­plia­ción del ga­so­duc­to cor­di­lle­rano pa­ra ac­ce­der al gas de las re­des.

FOTOS ALFREDO LEI­VA

An­he­lo. Que el mu­ni­ci­pio otor­gue la ha­bi­li­ta­ción pa­ra fun­cio­nar co­mo pa­na­de­ría.

Con una son­ri­sa. Ca­da día, por un fu­tu­ro me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.