Hoc­key y rugby, dos de­por­tes que su­man con el ver­de

Las chi­cas del hoc­key dis­fru­tan des­de ini­cio de año con el pi­so sin­té­ti­co, ins­ta­la­do en el pre­dio del Ca­triel Rugby Club. An­tes prac­ti­ca­ban en una can­cha de tie­rra y te­nían que via­jar al Al­to Va­lle pa­ra al­qui­lar y ha­cer de lo­ca­les. Hoy prac­ti­can 130 ju­gad

Río Negro - Aniversario - - Portada -

La pis­ta ver­de se re­cor­ta en el ho­ri­zon­te cuan­do cae el sol y con­tras­ta con los cam­pos de­sér­ti­cos que ro­dean el lu­gar. Son las 18.30 de un mar­tes, día de prác­ti­ca, y el gol­pe se­co de los pa­los de ma­de­ra con­tra la bo­cha sue­nan po­ten­tes en el si­len­cio. Se oyen tam­bién al­gu­nos gri­tos con in­di­ca­cio­nes y los fre­na­zos de las za­pa­ti­llas.

Allí es­tán las chi­cas del hoc­key, dis­fru­tan­do a full de su nue­va can­cha sin­té­ti­ca, que fue inau­gu­ra­da a ini­cios de es­te año. Vie­nen de prac­ti­car du­ran­te años en un pol­va­de­ral cer­cano, lleno de pie­dras y po­ci­tos.

El de­por­te se nu­cleó en sus ini­cios des­de la mu­ni­ci­pa­li­dad, pe­ro las ju­ga­do­ras y sus pa­dres -pa­ra evi­tar las fluc­tua­cio­nes que ge­ne­ra­ban los cam­bios de ges­tio­nes po­lí­ti­cas- se aso­cia­ron ha­ce al­gu­nos años al Ca­triel Rugby Club, des­de don­de se les brin­dó apo­yo y un es­pa­cio fí­si­co pa­ra las prac­ti­cas.

Atrás que­da­ron los tiem­pos en que las chi­cas te­nían que al­qui­lar una can­cha y via­jar al Al­to Va­lle pa­ra ha­cer de­por­tes en lo­ca­les de Ci­po­llet­ti o Ro­ca.

Con la nue­va can­cha de cés­ped, se re­no­va­ron las ener­gías y el en­tu­sias­mo en las com­pe­ten­cias de los equi­pos en los tor­neos de la Fe­de­ra­ción Rio­ne­gri­na .

“Hoy te­ne­mos unas 130 ju­ga­do­res prac­ti­can­do”, in­di­ca Eri­ka Váz­quez, una de las pro­fe­so­ras.

Las ca­te­go­rías van des­de los cin­co años has­ta las chi­cas de la pri­me­ra. En las for­ma­ti­vas es­tá la gran ma­yo­ría. Y mu­chas pe­que­ñas ju­ga­do­ras arran­ca­ron sin co­no­cer los tiem­pos del sa­cri­fi­cio cuan­do el pre­dio era de tie­rra.

“Ha­cía­mos subidi­tas al sin­té­ti­co du­ran­te el tiem­po que lle­vó el mon­ta­je de la can­cha. Era tan­to el en­tu­sias­mo que te­nían que no las po­día­mos fre­nar”, cuen­ta la pro­fe­so­ra.

No se ol­vi­da aque­lla vez que el vien­to ca­si se lleva la can­cha, an­tes de su inau­gu­ra­ción. “Fue de lo­cos, lla­ma­mos de ur­gen­cia a los pa­dres, y apa­re­cie­ron 30 ó 40. Ter­mi­na­mos to­dos mon­tan­do pie­dras arri­ba del sin­té­ti­co pa­ra que no se vo­la­ra”.

Eri­ka tu­vo pa­la­bras de elo­gio pa­ra la gen­te del rugby por “el fuer­te apo­yo que nos brin­da­ron pa­ra con­cre­tar es­te an­he­lo de las chi­cas, pa­dres y pro­fes. Tra­ba­ja­ron co­do a co­do”.

La al­fom­bra sin­té­ti­ca tie­ne una di­men­sión de 55 x 91,40 m, que son las me­di­das del cam­po, y el to­tal de la can­cha es de 60 m x 100 m. Cos­tó 1.500.000 pe­sos. Aho­ra res­ta la ilu­mi­na­ción y las co­lum­nas ya es­tán mon­ta­das.

“Ayu­da­mos en­tre to­dos a mon­tar las al­fom­bras de a po­co. Un día el vien­to ca­si se las lleva. Vi­nie­ron pa­pás y las fi­ja­mos con pie­dras”,

Eri­ka Gar­cia, pro­fe­so­ra de hoc­key, re­cuer­da una anéc­do­ta de la ins­ta­la­ción.

CÉSAR IZZA

La pro­fe y las pe­que­ñas. Con la can­cha de sin­té­ti­co, hu­bo una ex­plo­sión de ins­crip­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.