Una vi­da de­di­ca­da a la comunidad

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Chos Malal -

Mo­men­tos de su vi­da per­so­nal, pro­fe­sio­nal, su la­bor en la comunidad y en el queha­cer dia­rio hi­zo que dos mu­je­res re­ci­bie­ron ayer la dis­tin­ción de “ciu­da­da­nas ilus­tres”. Se tra­ta de Jua­na Álvarez y Jua­na Cis­ter­na, dos per­so­nas que hon­ran la vi­da y que han sa­bi­do te­ner com­pro­mi­so con el pue­blo des­de el rol que les ha to­ca­do vi­vir.

Jua­na Cis­ter­na tie­ne 84 años y cre­ció en el seno de la fa­mi­lia que la adop­tó. Ju­lia Ro­drí­guez y Manuel Co­ru­jo, am­bos de ori­gen español, fue­ron quie­nes le en­se­ña­ron las bue­nas cos­tum­bres y le die­ron la edu­ca­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ma­ne­jar­se por la vi­da.

Ma­dre de Gladys, Manuel y Li­lia­na, Jua­na ocu­pó una ban­ca en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te por el MPN en el pe­río­do 1973-76, la­bor que rea­li­zó ad ho­nó­rem.

Des­de esa fun­ción rea­li­zó ges­tio­nes pa­ra exi­mir de tri­bu­tos a la aso­cia­ción de Coo­pe­ra­do­ra del Hos­pi­tal Ru­ral Chos Ma­lal, de la cual fue miem­bro, e im­pul­só el tras­la­do de las ca­ba­lle­ri­zas de Gen­dar­me­ría, que se en­con­tra­ban en pleno cen­tro, a las afue­ras de la ciu­dad.

Es una mu­jer con vue­lo pro- pio, ca­ris­má­ti­ca, so­cia­ble y ha sa­bi­do ga­nar­se el apre­cio de in­nu­me­ra­bles amis­ta­des.

Se le­van­ta tem­prano y es­pe­ra en su ca­sa la lle­ga­da de sus hi­jos y nie­tos pa­ra com­par­tir el desa­yuno con tor­tas ela­bo­ra­das por ella mis­ma, tra­di­ción que se re­pi­te por las tar­des.

Cuan­do su ener­gía se lo per- mi­te, a Jua­na le gus­ta cul­ti­var hor­ta­li­zas en su huer­ta, cui­dar de sus flo­res y otras tan­tas ve­ces en­he­bra co­lo­ri­das al­fom­bras de to­to­ra, que más tar­de re­ga­la a sus se­res que­ri­dos

La vi­da de Jua­na Álvarez (92) es­tá li­ga­da a la his­to­ria mis­ma de Chos Ma­lal.

Per­te­ne­ce a la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Álvarez, so­bri­na de doc­tor Gre­go­rio Álvarez, una fi­gu­ra des­ta­ca­da de la his­to­ria de la pro­vin­cia de Neu­quén. Fue alum­na de la Es­cue­la Na­cio­nal Nº 15, a la que vol­ve­ría lue­go de es­tu­diar en Bue­nos Ai­res don­de ob­tu­vo el tí­tu­lo de maes­tra nor­mal na­cio­nal pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión.

Du­ran­te 41 años se de­di­có a la do­cen­cia, don­de su­po cul­ti­var no só­lo co­no­ci­mien­tos en sus alum­nos sino tam­bién ga­nar­se el ca­ri­ño de to­dos aque­llos que pasaron

Por su com­pro­me­ti­da la­bor, es­tas ve­ci­nas de Chos Ma­lal re­ci­bie­ron du­ran­te la ma­ña­na de ayer la má­xi­ma dis­tin­ción lo­cal.

por sus au­las, a quie­nes dis­pen­só amor co­mo si fue­ran sus hi­jos.

Do­ña Jua­ni­ta, co­mo la conocen, co­se­chó ami­gos, pe­ro es ade­más un li­bro abier­to a la ho­ra de rea­li­zar apor­tes re­fe­ren­tes a la his­to­ria del pue­blo.

La ca­sa en la que re­si­de per­te­ne­ció a su padre y aún con­ser­va la fa­cha­da ori­gi­nal de las cons­truc­cio­nes fun­da­cio­na­les de nuestra ciu­dad.

Su si­len­cio­so tra­ba­jo es con­si­de­ra­do un ejem­plo de vi­da pa­ra to­da comunidad lo­cal.

GEN­TI­LE­ZA

Jua­na Cis­ter­na (84) ocu­pó una ban­ca en el De­li­be­ran­te por MPN.

GEN­TI­LE­ZA

Jua­na Álvarez (92), docente du­ran­te cua­tro dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.