El día que el río ca­si se lle­vó a Fot­he­ring­ham

Una anéc­do­ta y un mo­mu­men­to in­ten­tan dar cuen­ta de la lle­ga­da del ge­ne­ral Ro­ca a te­rri­to­rio neu­quino.

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Neuquén - MA­RIO RO­JAS ma­rio­ro­[email protected]­ne­gro.com.ar

¿Ha­brá pi­sa­do tie­rra neu­qui­na el ge­ne­ral Ju­lio Ar­gen­tino Ro­ca? La res­pues­ta puede ir des­de el cues­tio­na­mien­to a la di­vi­sión del te­rri­to­rio que en 1879 no exis­tía has­ta la anéc­do­ta que se fo­ca­li­zó en el río Neu­quén el 11 de ju­nio de ese año.

La pi­rá­mi­de, de por lo me­nos una de­ce­na de me­tros, que se yer­gue a po­cos me­tros del puen­te fe­rro­via­rio en­tre Neu­quén y Ci­po­llet­ti se inau­gu­ró el 3 de fe­bre­ro de 1947, se­gún la re­co­pi­la­ción que hi­zo Ri­car­do Koon en “Acon­te­ci­mien­tos y Pro­ta­go­nis­tas de la His­to­ria del Neu­quén”. Se des­co­no­ce a su cons­truc­tor más allá de que es­tá he­cha de ce­men­to y la­dri­llo y que, ha­ce por lo me­nos una dé­ca­da, te­nía pla­cas que ha­cían re­fe­ren­cia a quien ho­me­na­jea­ba.

El si­tio es cer­cano al for­tín 1ª Di­vi­sión y se su­po­ne que fue el lu­gar don­de, des­pués de vi­si­tar la con­fluen­cia del Li­may con el Neu­quén –si­tua­da a un par de ki­ló­me­tros se inau­gu­ró en 1947.

al sur–, lle­gó el Ejér­ci­to en el co­lo­fón de la Cam­pa­ña del De­sier­to. Por la geo­gra­fía era el lu­gar don­de el río se ha­cía es­tre­cho y, pe­se a los diez gra­dos ba­jo ce­ro, al me­nos tres militares se re­ta­ron a cru­zar­lo a na­do.

Koon ubi­ca el cru­ce a las 12 ho­ras, cuan­do lle­gan des­de Choele Choel. La es­tre­chez del río era usa­da pa­ra va­dear­lo con al­gu­na pre­ca­ria em­bar­ca­ción. “El ge­ne­ral Ro­ca ma­ni­fes­tó de­seos de co­no­cer el pa­so, ofre­cién­do­se pa­ra ha­cer­lo el te­nien­te (Ig­na­cio Ha­mil­ton) Fot­he­ring­ham, el sar­gen­to Fá­bre­gas y un sol­da­do, quie­nes au­to­ri­za­dos se lan­za­ron al va­do y fue­ron sa­ca­dos de sus ca­bal­ga­du­ras por la fuer­te co­rren­ta­da”, res­ca­tó. Agre­gó que Fot­he­ring­ham fue lle­va­do 400 me­tros aguas aba­jo y los sol­da­dos con­si­guie­ron sa­lir fren­te al ce­rri­to en cu­ya ci­ma hoy se le­van­ta el mo­nu­men­to re­cor­da­to­rio de la ges­ta ex­pe­di­cio­na­ria.

La his­to­ria­do­ra Elsa Be­ze­rra res­ca­tó un tex­to del te­nien­te co­ro­nel Ma­nuel Olas­coa­ga, quien es­tu­vo en ese lu­gar y fue años más tar­de el pri­mer gobernador del te­rri­to­rio. Des­cri­be con de­ta­lles la geo­gra­fía con men­ción de la ba­rran­ca nor­te del río y la pre­sen­cia de le­ña y pas­to. Men­cio­na tam­bién el co­lor rojo de la ar­ci­lla de las ba­rran­cas des­pro­vis­ta de ve­ge­ta­ción,el que atri­bu­ye a la pre­sen­cia de óxi­do de hie­rro o des­com­po­si­cio­nes de “azo­gue” o mer­cu­rio.

Olas­coa­ga cuen­ta en su dia­rio el re­co­rri­do des­de la con­fluen­cia has­ta el lu­gar don­de apa­re­ce un si­tio en for­ma de pro­mon­to­rio, que lue­go fue bau­ti­za­do con el nom­bre de Sie­rra Ro­ca. De allí que se es­pe­cu­le con que el ge­ne­ral pu­do ha­ber pi­sa­do tie­rra de lo que, pos­te­rior­men­te, fue de­cla­ra­do co­mo te­rri­to­rio neu­quino.

La his­to­ria­do­ra tam­bién ha­ce men­ción al li­bro “La vi­da de un sol­da­do”de Fot­he­ring­ham y, al re­fe­rir­se a las mis­mas cir­cuns­tan­cias, ex­pre­sa:“No era muy ten­ta­dor el ba­ño en esas aguas tur­bu­len­tas que to­rren­to­sas se lan­za­ban por tan an­cho le­cho y un frío de diez o más gra­dos ba­jo ce­ro”.

La gran du­da que la his­to­ria no re­sol­vió es si real­men­te el ge­ne­ral Ro­ca cru­zó el po­de­ro­so río Neu­quén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.