Una te­ra­pia de abra­zos con pul­pi­tos te­ji­dos a cro­chet

Río Negro - Aniversario - - Aniversario De Cutral Co -

Son co­lo­ri­dos, sua­ves, los hay más de­li­ca­dos y con som­bre­ro, y otros, en cam­bio, tie­nen an­te­ojos ne­gros. Son los “pul­pi­tos” que te­jen las en­fer­me­ras y que es­tán des­ti­na­dos a los be­bés pre­ma­tu­ros que es­tán en el hos­pi­tal de Com­ple­ji­dad Me­dia de Cu­tral Co. Nin­gún ni­ño pre­ma­tu­ro se va del no­so­co­mio, sin su pul­pi­to te­ji­do.

Los ten­tácu­los de co­lo­res y la tex­tu­ra sua­ve -se ha­cen con hi­lo pe­ruano- les per­mi­te a los be­bés avan­zar en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. De es­te mo­do, Cu­tral Co, des­de el sis­te­ma pú­bli­co, se su­mó a la ten­den­cia que sur­gió en Di­na­mar­ca y que a tra­vés de las re­des so­cia­les, lle­gó a los ojos de la en­fer­me­ra Lau­ra Es­pi­no­sa que tra­ba­ja en el ser­vi­cio de es­te­ri­li­za­ción del hos­pi­tal lo­cal.

“Le pre­gun­ta­mos al pe­dia­tra Da­niel Mot­tier si exis­tía al­gu­na con­tra­in­di­ca­ción y cuan­do nos di­je­ron que no ha­bía pro­ble­ma, em­pe­za­mos”, re­la­tó Lau­ra. Jun­to a las de­más en­fer­me­ras Sara Mén­dez, El­sa Bas­cu­ñán, Clau­dia Es­pe­rón y Cris­ti­na Ca­ta­lán, pu­sie­ron ma­nos a la obra y de a po­co, los pul­pos co­men­za­ron a acom­pa­ñar a los be­bés.

“Em­pe­za­ron con la­na pe­ro la pe­lu­sa no le tie­ne que in­gre­sar a las na­ri­nas, así que aho­ra usan hi­lo pe­ruano que sí es ap­to pa­ra el be­bé por­que es hi­poa­ler­gé­ni­co”, ex­pli­có la je­fa del ser­vi­cio de

“Nos brin­dan el ins­truc­ti­vo don­de se nos in­for­ma có­mo y de qué ma­ne­ra hay que ha­cer los mu­ñe­cos, has­ta otros con­se­jos”, co­men­tó Lau­ra Es­pi­no­za, una de las en­fer­me­ras.

En­fer­me­ría, Ma­bel Sepúlveda. El ve­llón que tie­ne el cuer­po del pe­que­ño mu­ñe­co es si­li­co­na­do.

Des­de mar­zo has­ta aho­ra, ya te­jie­ron mu­chos y con la de­no­mi­na­da téc­ni­ca “ami­gu­ru­mi” al­gu­nos se fue­ron al hos­pi­tal Cas­tro Ren­dón y a San Martín de los An­des.

El mu­ñe­co an­tes de ser en­tre­ga­do, son la­va­dos -a 60 gra­dos- y lue­go co­lo­ca­dos en las bol­sas her­mé­ti­cas. De es­te mo­do, se bus­ca que es­tén es­te­ri­li­za­dos, sin otro pro­ce­so.

“Siem­pre tie­nen que ser be­bés pre­ma­tu­ros. A ellos se los da­mos, y la in­ten­ción es que al tiem­po que se van de acá, se sa­quen una fo­to con los pul­pi­tos pa­ra que se vea su evolución”, sos­tu­vo Ma­bel.

Un equi­po com­pro­me­ti­do con la sa­lud de los ni­ños pre­ma­tu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.