El true­que reúne a los ve­ci­nos

Dos días a la se­ma­na, la po­bla­ción de dis­tin­tos ba­rrios se da ci­ta en la tra­di­cio­nal feria del true­que. El even­to lle­va más de dos dé­ca­das y ha fun­cio­na­do en dis­tin­tos pun­tos de la lo­ca­li­dad.

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Cinco Saltos -

Cien­tos de per­so­nas, de to­dos los ba­rrios de la ciu­dad, se con­cen­tran dos días por se­ma­na en la zo­na cén­tri­ca pa­ra re­co­rrer la feria del true­que. Los cin­con­sal­ten­ses asisten a la ex es­ta­ción del fe­rro­ca­rril en bus­ca de pre­cios y un am­plio aba­ni­co de pro­duc­tos que van des­de in­du­men­ta­ria, ar­te­sa­na­les y ali­men­ti­cios. La ac­ti­vi­dad cuen­ta con más de dos dé­ca­das de his­to­ria.

Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res lle­gan a ese lu­gar con sus ca­rri­tos y bol­sas de te­las pa­ra guar­dar la com­pra del día, y por qué no de la se­ma­na tam­bién. Los pre­cios son ac­ce­si­bles en to­dos los ru­bros: jar­di­ne­ría, fru­tas y ver­du­ras.

Ana Mu­ñoz tie­ne 66 años y jun­to a su es­po­so César Ja­ra acu­den a la es­ta­ción ha­ce más de un año pa­ra po­der ven­der pren­das de ves­tir usa­das. Esa ga­nan­cia, ex­pli­ca, los ayu­da con los gas­tos dia­rios.

Al la­do de su pues­to se en­cuen­tra Elia­na Ma­bel Can­dia, del ba­rrio Te­sa­ri. Ella va al true­que con su nie­ta. Jun­tas ven­den va­rios pro­duc­tos, en­tre ellos, ar­te­sa­nías en de­co­upa­ge. Con una son­ri­sa ama­ble re­mar­có que se vi­ve un lin­do am­bien­te “to­dos son muy ca­ri­ño­sos”, agre­gó.

En el pa­seo de la es­ta­ción tam­bién se pue­den en­con­trar una gran va­rie­dad de plan­tas, ofre­ci­das por Germán Sal­vo (66) que en­con­tró ese es­pa­cio pa­ra co­mer­cia­li­zar sus pro­duc­tos y un am­bien­te ameno pa­ra com­par­tir en­tre pa­res.

Es dia­bé­ti­co, ex­pli­ca, en­ton­ces op­ta por man­te­ner­se ac­ti­vo y por es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con la gen­te. “Es­to me mo­ti­va y me gus­ta. Ven­go con mi es­po­sa”, di­ce mien­tras aco­mo­da al­gu­nos plan­ti­nes y cac­tus.

Una feria que se trans­for­mó

La feria del true­que no siem­pre fue lo que es hoy. Co­men­zó a fun­cio­nar ha­ce más de dos dé­ca­das y a lo lar­go de los años, se fue desa­rro­llan­do en di­ver­sos es­pa­cios de la ciu­dad, co­mo lo fue­ron la pla­za cén­tri­ca y la pla­zo­le­ta de la Me­mo­ria. Ac­tual­men­te, la ex es­ta­ción del tren es el pun­to de en­cuen­tro.

Jua­na Co­rrea y El­ci­ra Gue­rre­ro son al­gu­nas de las tes­ti­gos de es­ta trans­for­ma­ción. Des­de los ini­cios par­ti­ci­pa­ban co­mer­cia­li­zan­do sus tor­tas dul­ces y por­cio­nes de piz­za.

Am­bas tie­nen de­ce­nas de anéc­do­tas com­par­ti­das. En­tre ellas, el re­cuer­do de cuan­do la feria fun­cio­na­ba efec­ti­va­men­te co­mo true­que y de los “pa­pe­li­tos” que eran co­mo mo­ne­da pa­ra com­prar den­tro de esa feria. A lo lar­go de los años, se ca­pa­ci­ta­ron con ta­lle­res y cur­sos pa­ra con­tar con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra la ela­bo­ra­ción de sus pro­duc­tos.

“Ven­go por­que me gus­ta la feria. Es una ma­ne­ra de que el di­ne­ro lle­gue de ma­ne­ra di­rec­ta a los ven­de­do­res y sin in­ter­me­dia­rios”, ex­pre­só Adria­na Giu­liano, quien vi­si­ta fre­cuen­te­men­te la feria lo­cal.

“Siem­pre vi­si­to la feria. Ven­go a com­prar ropa y tam­bién hue­vos fres­cos.

Me gus­ta mu­cho el am­bien­te”, re­sal­tó Gladis Edith Con­tre­ras, del ba­rrio Cen­tro.

FO­TOS: FLO­REN­CIA SAL­TO

La ex es­ta­ción del fe­rro­ca­rril se ha con­ver­ti­do en un pa­seo de com­pras pa­ra gran­des y chi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.