Su­re­da: “Las ener­gías re­no­va­bles com­pi­ten con el sha­le”

No hay du­das de que el fu­tu­ro a lar­go pla­zo es de las re­no­va­bles, una vez que la alea­to­rie­dad en la in­ter­mi­ten­cia pue­da ser com­pen­sa­da a un cos­to so­cial­men­te acep­ta­ble. Pe­ro hoy, las ener­gías re­no­va­bles com­pi­ten con Va­ca Muer­ta.

Río Negro - Energía - - Portada - JO­SÉ LUIS SU­RE­DA * * El au­tor fue se­cre­ta­rio de Re­cur­sos Hi­dro­car­bu­rí­fe­ros del mi­nis­te­rio de Ener­gía de la Na­ción en­tre di­ciem­bre de 2015 y abril de 2017.

“Las re­no­va­bles tie­nen un fac­tor de uti­li­za­ción del or­den del 20% del tiem­po, por lo que el 80% res­tan­te hay que dis­po­ner de una fuen­te de ener­gía fir­me de res­pal­do”.

Se es­ti­ma que la es­pe­cie hu­ma­na tu­vo su ori­gen al­re­de­dor de 500.000 años atrás, y no fue has­ta 7.000 años An­tes de Cris­to que lo­gró apren­der a ma­ne­jar fuen­tes de ener­gía ex­ter­nas a su pro­pia ener­gía vi­tal. Has­ta en­ton­ces, el hom­bre so­la­men­te era ca­za­dor y re­co­lec­tor de fru­tos, sin po­der ge­ne­rar excedentes de ali­men­tos que le per­mi­tie­sen afron­tar los desafíos que la na­tu­ra­le­za le im­po­nía pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Con el ma­ne­jo de los ríos, el fue­go y los vien­tos el hom­bre pro­lon­gó su vi­da y la po­bla­ción mun­dial co­men­zó a cre­cer. Es­ta fue la pri­me­ra tran­si­ción ener­gé­ti­ca, y to­mó mas de 480.000 años en pro­du­cir­se. Es­to nos en­se­ña que la evo­lu­ción es un pro­ce­so de com­ple­ji­dad mo­nó­to­na cre­cien­te.

La ac­tual tran­si­ción ha­cia las ener­gías alea­to­ria­men­te in­ter­mi­ten­tes, el sol y el vien­to, im­po­ne cam­bios pro­fun­dos en nues­tro sis­te­ma ener­gé­ti­co.

A fin de “com­pen­sar” tal in­ter­mi­ten­cia, las ener­gías re­no­va­bles re­quie­ren de un ener­gé­ti­co que las “to­me de la mano” (ca­rrier) e in­tro­duz­ca en la ma­triz del país en cues­tión. Ar­gen­ti­na dis­po­ne del me­jor ca­rrier, el gas na­tu­ral. Y dis­po­ne de es­te ca­rrier en can­ti­da­des que ja­más lle­ga­re­mos a con­su­mir. Va­ca Muer­ta es hoy ape­nas un ejem­plo de es­te ca­rrier, aun­que es el me­jor que po­de­mos en­con­trar en nues­tro pla­ne­ta.

Vea­mos al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas del gas na­tu­ral y de las ener­gías re­no­va­bles.

El gas na­tu­ral es una for­ma de ener­gía me­nos den­sa que el pe­tró­leo, por es­to su cos­to de trans­por­te es en­tre 8 y 10 ve­ces más al­to que el del pe­tró­leo, lo que res­trin­ge la “dis­tan­cia eco­nó­mi­ca” a los mer­ca­dos ac­ce­si­bles. El desa­rro­llo del Gas Na­tu­ral Li­cua­do (GNL) ha he­cho que es­ta “dis­tan­cia eco­nó­mi­ca” au­men­te no­ta­ble­men­te y, en el fu­tu­ro, el GNL se­rá un com­mo­dity glo­bal y no re­gio­nal co­mo lo es hoy.

En Ar­gen­ti­na no exis­ten al­ma­ce­na­mien­tos sub­te­rrá­neos de gas por lo que el va­lor de la mo­lé­cu­la ex­ce­den­te de la de­man­da es ce­ro. Na­die con­su­mi­rá más gas só­lo por­que Ca­muz­zi ofrez­ca un des­cuen­to del 99% en ve­rano.

Las in­ver­sio­nes en gas na­tu­ral son rí­gi­das y de­di­ca­das. Una fá­bri­ca de ali­men­tos pue­de cam­biar de lu­gar si así lo dicta la con­ve­nien­cia, pe­ro un po­zo de gas no pue­de mo­ver­se. La in­ver­sión en gas só­lo pue­de re­cu­pe­rar­se ven­dien­do gas. Una fá­bri­ca de ali­men­tos pue­de pro­du­cir un gran nú­me­ro de es­tos en­tre los cua­les di­ver­si­fi­car su ries­go co­mer­cial.

Un ci­clo com­bi­na­do a gas na­tu­ral es in­trín­se­ca­men­te di­ver­so: en au­sen­cia de es­te pue­de que­mar GNL, Gas Oil o Bio­dié­sel. Y pue­de ins­ta­lar­se en la fuen­te de gas, en el cen­tro de la de­man­da, o en el pun­to eléc­tri­ca­men­te óp­ti­mo de la red. Las ener­gías re­no­va­bles de­ben ins­ta­lar­se don­de Dios lo de­ci­de.

Las ener­gías re­no­va­bles tie­nen un fac­tor de uti­li­za­ción del or­den del 20% del tiem­po, por lo que en el 80% del tiem­po res­tan­te hay que dis­po­ner de una fuen­te de ener­gía fir­me de res­pal­do. Y de com­bus­ti­ble lis­to pa­ra ser usa­do. Es­ta dis­mi­nu­ción en el tiem­po de uso del gas equi­va­le a una pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad que au­men­ta los cos­tos de ex­plo­ta­ción, por ra­zo­nes atri­bui­bles al uso de ener­gías re­no­va­bles, aun­que es­ta ex­ter­na­li­dad no sue­le pre­sen­tar­se co­mo par­te de los cos­tos de las re­no­va­bles.

En to­do sis­te­ma eléctrico, la ofer­ta y la de­man­da de­ben com­pen­sar­se con exac­ti­tud en tiem­po real, si no se desea te­ner un apa­gón. En ho­ras del amanecer y del cre­púscu­lo, la ener­gía so­lar es muy in­ter­mi­ten­te, y es­ta va­ria­bi­li­dad de­be ser com­pen­sa­da por una fuen­te fir­me y de al­tí­si­ma ve­lo­ci­dad de res­pues­ta: usi­nas o mo­to­res a gas na­tu­ral de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

La po­ten­cia de un ge­ne­ra­dor eó­li­co va­ría con el cu­bo de la ve­lo­ci­dad del vien­to, y es im­pac­ta­da por su di­rec­ción. El desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles exi­ge de un al­tí­si­mo gra­do de in­ter­co­nec­ti­vi­dad en un sis­te­ma eléctrico, a efec­tos de com­pen­sar su in­ter­mi­ten­cia, así co­mo tam­bién de un soft­wa­re de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra “ope­rar al sis­te­ma” an­te con­di­cio­nes de al­ta vo­la­ti­li­dad. Pa­ra al­can­zar el 20% de par­ti­ci­pa­ción de las re­no­va­bles de­be­ría­mos in­ver­tir 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res, so­la­men­te en lí­neas de al­ta ten­sión.

No hay du­das que el fu­tu­ro de lar­go pla­zo es de las ener­gías re­no­va­bles, una vez que la alea­to­rie­dad en la in­ter­mi­ten­cia pue­da ser com­pen­sa­da a un cos­to so­cial­men­te acep­ta­ble. Y na­die pue­de se­ria­men­te ob­je­tar los be­ne­fi­cios de su desa­rro­llo. Pe­ro hoy, las ener­gías re­no­va­bles com­pi­ten con Va­ca Muer­ta, ade­más de im­po­ner­le cos­tos ex­ter­nos a su ex­plo­ta­ción.

Ar­gen­ti­na pue­de con­tri­buir en un mo­do muy im­por­tan­te al com­ba­te con­tra las emi­sio­nes de gas de efec­to in­ver­na­de­ro ex­por­tan­do ma­si­va­men­te gas, ge­ne­ran­do ri­que­za y pros­pe­ri­dad gra­cias al re­ga­lo que Dios le hi­zo a los neu­qui­nos: Va­ca Muer­ta. Y no in­vir­tien­do hoy en una for­ma de ener­gía po­co efi­cien­te y cos­to­sa.

No hay que exa­ge­rar: pa­ra to­mar un va­so de le­che no ha­ce fal­ta com­prar una va­ca.

La pro­duc­ción de gas va en au­men­to de la mano de los desa­rro­llos en Va­ca Muer­ta que per­mi­tie­ron en el 2018 amor­ti­guar el im­pac­to de los cam­pos con­ven­cio­na­les.

GEN­TI­LE­ZA

En Vi­lla­rino ya fun­cio­na el par­que eó­li­co La Cas­te­lla­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.