Le­jos de Kiev re­co­bró sus raí­ces or­to­do­xas

Ta­ma­ra y su es­po­so lle­ga­ron al país en la pos­gue­rra hu­yen­do del co­mu­nis­mo que les prohi­bió la ce­le­bra­ción de la Na­vi­dad. Ya jun­to al Nahuel Hua­pi re­cu­pe­ra­ron los ri­tos de su Ucra­nia na­tal.

Río Negro - Especiales - - Especial Navidad - LEO­NAR­DO CA­RRI­ZO leo­nar­do­ca­rri­[email protected]­ne­gro.com.ar

Ta­ma­ra Schu­rowsky lle­gó al país un día des­pués de la Na­vi­dad de 1948. Su ma­dre eli­gió Su­da­mé­ri­ca para ol­vi­dar los peo­res años del ré­gi­men co­mu­nis­ta que sos­tu­vo Ió­sef Stalin, el mis­mo que se en­car­gó de su­pri­mir la li­ber­tad de cul­to y, con ella, la ce­le­bra­ción por la lle­ga­da de Cris­to.

“Se fes­te­ja­ba Año Nue­vo más que na­da. Re­li­gión no exis­tía. Era prohi­bi­da”, re­cuer­da con una pro­nun­cia­ción que acer­ca los bos­ques pa­ta­gó­ni­cos has­ta el río Dnié­per en Kiev, don­de pa­só sus pri­me­ros años de vi­da.

Con las igle­sias ce­rra­das, y un fuer­te víncu­lo cris­tiano or­to­do­xo, mu­chas fa­mi­lias de­ci­die­ron to­mar el ries­go y con­ti­nuar sus tra­di­cio­nes en for­ma ocul­ta. “Yo apren­dí el Pa­dre Nues­tro en el ex­tran­je­ro”, re­cuer­da acer­ca de la de­ci­sión del Es­ta­do de en­viar a Si­be­ria a miles de sa­cer­do­tes.

Cuan­do lle­gó al puer­to de Bue­nos Ai­res te­nía 21 años. An­tes de cru­zar el Atlán­ti­co se ca­só con Vík­tor Be­letzky, un co­le­ga so­li­da­ris­ta (gru­po po­lí­ti­co so­cial an­ti­co­mu­nis­ta) que ya no te­nía mo­ti­vos para que­dar­se en la Eu­ro­pa de la pos­gue­rra.

Ya ins­ta­la­dos a la vera del Ria­chue­lo en una hu­mil­de ca­sa de Vi­lla Dia­man­te, en el ba­rrio por­te­ño de La­nús, la jo­ven pa­re­ja to­mó con­tac­to con otros miem­bros de la co­lec­ti­vi­dad ru­sa y se re­en­con­tra­ron con las tra­di­cio­nes de su pue­blo.

A di­fe­ren­cia de los cristianos de Oc­ci­den­te, en Ru­sia los or­to­do­xos man­tie­nen el ca­len­da­rio ju­liano y ce­le­bran No­che­bue­na el 6 de enero. Ta­ma­ra cum­plió al pie de la le­tra. Las me­sas se agran­da­ron, la co­ci­na em­pe­zó a to­mar otra im­pron­ta, sur­gie­ron nue­vos in­gre­dien­tes y los sa­bo­res les per­mi­tie­ron vol­ver a co­nec­tar­se con sus an­te­pa­sa­dos.

Ru­sos en la cor­di­lle­ra

Con el tiem­po la fa­mi­lia cre­ció y en 1979 de­ci­die­ron asen­tar­se en Ba­ri­lo­che y co­men­za­ron a asis­tir a la úni­ca ca­pi­lla or­to­do­xa que exis­te en la península San Pe­dro, a unos 20 ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad.

De allí en más, ca­da fin de año Ta­ma­ra y su fa­mi­lia lle­va­ron un ku­litsch (biz­co­cho es­pon­jo­so) para que sea ben­de­ci­do y lue­go lle­var­lo a ca­sa. To­da la fa­mi­lia co­men­zó a re­unir­se al­re­de­dor de una úni­ca me­sa en la que se com­par­te un tí­pi­co jue­go ru­so que in­clu­ye hue­vos co­ci­dos pin­ta­dos a mano. Ca­da in­te­gran­te de­be to­mar uno, gol­pear­lo con otro por las pun­tas y, en caso de que se rom­pa, se lo tie­ne que co­mer. El ga­na­dor si­gue la ron­da con es­pa­cio su­fi­cien­te para otras delicias.

En es­ta épo­ca tam­po­co fal­tan las matryosh­kas –mal lla­ma­das ma­musch­kas– en cu­yos cuer­pos se guar­dan ilustraciones que evo­can his­to­rias de Orien­te para ser con­ta­das a los ni­ños.

Así Ta­ma­ra fue re­cu­pe­ran­do las son­ri­sas ol­vi­da­das y has­ta se ani­mó a crear su pro­pia tra­di­ción a par­tir in­clu­so de las re­ce­tas. Ca­da año, en la ce­le­bra­ción anual que ha­cen las co­lec­ti­vi­da­des eu­ro­peas en Ba­ri­lo­che, el stand ru­so ofre­ce rip­ki, una tos­ta­da con man­te­ca, ma­yo­ne­sa, an­choa, mo­rrón y ce­bo­lli­tas de ver­deo, que sir­ve para “ha­cer ba­se” y so­por­tar de for­ma au­daz los efec­tos del vod­ka du­ran­te los fes­te­jos.

FO­TOS MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

Las matryosh­kas de Ta­ma­ra, en cu­yos cuer­pos se guar­dan ilustraciones que evo­can his­to­rias de Orien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.