La re­ce­ta que via­jó de Es­pa­ña a San An­to­nio

Río Negro - Especiales - - Especial Navidad - CO­RRES­PON­SA­LÍA SAN AN­TO­NIO

Los Ló­pez se ins­ta­la­ron ha­ce años en San An­to­nio, tan­tos, que el de­rro­te­ro que si­guió el pa­pá de Norberto, que hoy es quien en­ca­be­za una de las fa­mi­lias más tra­di­cio­na­les de la ciu­dad, se pier­de en his­to­rias que se ori­gi­na­ron en Chi­le y mu­cho an­tes tu­vie­ron sus raí­ces en Es­pa­ña.

“De ese pa­sa­do tal vez que­den al­gu­nas tra­di­cio­nes, que fue­ron cam­bian­do y mo­der­ni­zán­do­se. Pe­ro es­tas fe­chas ( por No­che­bue­na y Na­vi­dad) siem­pre fue­ron im­por­tan­tes. Y lo si­guen sien­do. Ca­da vez que­da­mos me­nos, por­que mi es­po­sa El­sa fa­lle­ció ha­ce po­co. Pe­ro mis hi­jos y mis nie­tos es­tán para con­ti­nuar con to­do” con­tó el hom­bre de 75 años.

Norberto tie­ne tres hi­jos va­ro­nes ( Jorge, Pa­blo y Ge­rar­do) y seis nie­tos. En­tre ellos la úni­ca ni­ña na­ci­da has­ta aho­ra, Thia­ra, de nue­ve años, que es la “mi­ma­da” de la fa­mi­lia. Con res­pec­to a su ac­ti­vi­dad, aun­que por unos años la eco­no­mía de los Ló­pez se cen­tró en la ven­ta y pro­duc­ción de bal­do­sas, des­de ha­ce dé­ca­das se de­di­ca­ron a la pa­na­de­ría y hoy el lo­cal que es­tá pe­ga­di­to a la ca­sa pa­ter­na es uno de los co­mer­cios his­tó­ri­cos.

“Aho­ra la tra­di­ción pa­na­de­ra la si­gue mi hijo Pa­blo, el del me­dio” con­tó Norberto. Y en­tre esas tra­di­cio­nes que no cam­bian es­tá la de pre­pa­rar unos ex­qui­si­tos pa­nes dul­ces para en­ga­la­nar du­ran­te las Fies­tas la me­sa fa­mi­liar y la de los clien­tes. Y la de ce­rrar tem­prano en No­che­bue­na, Na­vi­dad y Año Nue­vo, para te­ner tiem­po de so­bra para pre­pa­rar el asa­do y la me­sa fría.

“A ve­ces, so­bre to­do en aque­llos años en los que la pa­na­de­ría es­ta­ba en el in­gre­so a la ciu­dad, los ve­ci­nos ve­nían a pe­dir­nos pres­ta­do el horno para co­ci­nar los le­cho­nes que com­pra­ban. Ha­bía que dar nú­me­ro y ade­más con­tro­lar­los du­ran­te la coc­ción, pe­ro no po­día­mos ne­gar­nos al pe­di­do de esos clien­tes que nos acom­pa­ña­ban du­ran­te to­do el año”, re­cor­da­ron los her­ma­nos.

Hoy, co­mo el que “to­mó la pos­ta” en la co­ci­na es Pa­blo, el jo­ven des­ta­có que el pan dul­ce que fa­bri­can “se ha­ce con ese se­cre­ti­to que le da un sa­bor es­pe­cial” y que pa­só de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Cla­ro que es­ta vez quien qui­so co­ci­nar para “Río Ne­gro” fue Norberto, que di­jo que “siem­pre es lin­do vol­ver a pre­pa­rar al­go para la fa­mi­lia y los ami­gos”.

Ro­dea­do de los su­yos, el ex­maes­tro pa­na­de­ro con­fió que para ellos no só­lo las fies­tas na­vi­de­ñas tie­nen su encanto. “Mi hijo Jorge (que es po­lí­ti­co e in­te­gra el Tri­bu­nal de Cuen­tas mu­ni­ci­pal) na­ció un 31 de di­ciem­bre, y des­de en­ton­ces ca­da fín de año ce­le­bra­mos tam­bién su cum­plea­ños”.

Con res­pec­to al ar­ma­do de la me­sa na­vi­de­ña, co­mo una de las tra­di­cio­nes es asis­tir a la mi­sa de ga­llo, los Ló­pez siem­pre prio­ri­zan los pla­tos fríos. “Arro­lla­dos, ma­tam­bre, vit­tel to­né y des­pués, cla­ro, chi­vi­to asa­do o lo que ha­ya­mos pre­pa­ra­do a la parrilla”, con­ta­ron or­gu­llo­sos los va­ro­nes, que se ha­cen car­go de esa ta­rea.

MAR­TÍN BRUNELLA

Norberto Ló­pez con sus hi­jos y nie­tos. Una de las fa­mi­lias más tra­di­cio­na­les de la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.