El li­ba­nés que se acrio­lló y fes­te­ja co­mo ar­gen­tino

Río Negro - Especiales - - Especial Navidad - CO­RRES­PON­SA­LÍA JACOBACCI

Ma­quin­chao fue una de las que ma­yor afluen­cia de li­ba­ne­ses tu­vo a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do en la Re­gión Sur. Fa­mi­lias co­mo los Zgaib, Se­le­me, Ja­lil, Sade, Se­de y Sa­ber, en­tre otras, lle­ga­ron para tra­ba­jar la tie­rra en es­ta zo­na. La ma­yo­ría de ellas se de­di­ca­ron al co­mer­cio. Fue así que en épo­cas de gran es­plen­dor, cuan­do Ma- quin­chao era uno de los cen­tros co­mer­cia­les, cul­tu­ra­les y so­cia­les más im­por­tan­tes de la zo­na, se creó allí el Club So­cial Li­ba­nés, una ins­ti­tu­ción que du­ran­te dé­ca­das acu­nó no so­la­men­te a los li­ba­ne­ses sino a to­da la co­mu­ni­dad de Ma­quin­chao.

Elías Na­ya Ja­lil afir­ma que, a ex­cep­ción de una fa­mi­lia tur­ca que pro­fe­sa­ba la re­li­gión mu­sul­ma­na y que vi­vió muy po­co tiem­po, los ára­bes que lle­ga­ron a Ma­quin­chao co­mo al res­to de los pue­blos de la zo­na eran to­dos li­ba­ne­ses cristianos ma­ro­ni­tas. “Ha­bía mu­chí­si­mas fa­mi­lias ára­bes. Hoy que­da­mos al­gu­nos po­cos des­cen­dien­tes. Pe­ro cree­mos en el mis­mo Dios que los ca­tó­li­cos apos­tó­li­cos ro­ma­nos, te­ne­mos el mis­mo pa­pa, cree­mos en la vir­gen, en Jesús, etc. Y tam­bién ce­le­bra­mos la Na­vi­dad de la mis­ma for­ma. Con las mis­mas co­mi­das y be­bi­das que los ar­gen­ti­nos. An­tes ca­da fa­mi­lia li­ba­ne­sa ce­le­bra­ba en su ca­sa y des­pués nos jun­tá­ba­mos to­dos en la igle­sia, por­que so­mos pro­fun­da­men­te re­li­gio­sas. Hoy, no es que se ha­ya per­di­do eso, pe­ro so­mos me­nos los li­ba­ne­ses que que­da­mos en Ma­quin­chao”.

“Ce­le­bra­mos la Na­vi­dad igual que cual­quier fa­mi­lia cris­tia­na del mun­do”,

se­ña­la Elías Na­ya Ja­lil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.