El IUPA se di­ri­ge ha­cia su me­ta so­ña­da

El Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Pa­ta­gó­ni­co de las Ar­tes mul­ti­pli­ca su ofer­ta edu­ca­ti­va y pro­yec­ción so­cial pa­ra que más per­so­nas ex­plo­ren y desa­rro­llen su ex­pre­si­vi­dad.

Río Negro - Especiales - - Suplemento Especial Educación -

Cuan­do te­nía do­ce años, Bo­ris le plan­teó a su ma­má que desea­ba es­tu­diar dan­za clá­si­ca. Así, tras con­ven­cer a la fa­mi­lia, de­jó su San Mar­tín de los An­des natal pa­ra es­tu­diar en el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Pa­ta­gó­ni­co de las Ar­tes (IUPA). El ado­les­cen­te par­tió ha­cia Ro­ca, a ini­ciar su for­ma­ción en es­ta pres­ti­gio­sa ca­sa de es­tu­dios que hoy al­ber­ga más 3.500 es­tu­dian­tes.

Ape­nas un par de años des­pués, la vi­da de Bo­ris dio otro sal­to, cuan­do re­sul­tó se­lec­cio­na­do, en­tre 160 par­ti­ci­pan­tes, pa­ra for­mar par­te de la com­pa­ñía de Dan­za Fe­de­ral, un pro­yec­to di­ri­gi­do ar­tís­ti­ca­men­te por Iña­ki Ur­le­za­ga. Así, de­bió ins­ta­lar­se de ma­ne­ra per­ma­nen­te en La Pla­ta. Lo hi­zo con ale­gría, a sa­bien­das de que su es­fuer­zo y ta­len­to le da­rían un lu­gar es­ta­ble en ese ba­llet.

La his­to­ria de Bo­ris es una de las tan­tas que al­ber­ga el IUPA, don­de cual­quier jo­ven o adul­to pue­de ex­plo­rar sus ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas, pe­ro ade­más, ob­te­ner un tí­tu­lo en ar­tes que no só­lo mues­tre su ta­len­to sino que acre­cien­te su for­ma­ción y su sen­ti­do de lo hu­mano. Se tra­ta del re­sul­ta­do de in­ten­sos años de ges­tión que fue­ron dan­do fru­tos, co­mo el re­co­no­ci­mien­to uni­ver­si­ta­rio de la ca­sa de es­tu­dios, lo­gra­do en 2015 por de­cre­to pre­si­den­cial.

Es­te avan­ce, co­mo otros tan­tos, han per­mi­ti­do al IUPA agi­gan­tar sus pa­sos ha­cia su me­ta so­ña­da: ser la uni­ver­si­dad pú­bli­ca de las ar­tes de la Pa­ta­go­nia.

El IUPA com­pren­de his­to­rias de vi­da co­mo la de Bo­ris, mu­chas con un gran sen­ti­do de in­clu­sión so­cial. De­ce­nas de alum­nos, do­cen­tes y ar­tis­tas lle­van su ar­te a cen­tros co­mu­ni­ta­rios, ONG, ho­ga­res de an­cia­nos, es­cue­las ru­ra­les, gra­cias a los pro­yec­tos de Ex­ten­sión.

En el mis­mo sen­ti­do, las be­cas de ayu­da eco­nó­mi­ca per­mi­ten que cien­tos de alum­nos pue­dan desa­rro­llar su sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca. Las me­jo­ras y am­plia­ción edi­li­cias co­la­bo­ran pa­ra que los es­tu­dian­tes hoy cuen­ten con au­las es­pe­cial­men­te ade­cua­das pa­ra sus prác­ti­cas.

Otras ar­ti­cu­la­cio­nes, co­mo los la­zos que tien­de la uni­ver­si­dad con otros cen­tros de es­tu­dio del país y del ex­te­rior, ha­cen al IUPA

un um­bral pa­ra que los es­tu­dian­tes y egre­sa­dos sal­gan al mun­do. Nue­vas ca­rre­ras co­mo tec­ni­ca­tu­ras, li­cen­cia­tu­ras y pro­fe­so­ra­dos, con pla­nes de es­tu­dio uni­ver­si­ta­rios, for­man par­te de ese ob­je­ti­vo. La crea­ción de sub­se­des, en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des rio­ne­gri­nas, es otra de las me­tas de la uni­ver­si-

dad, pa­ra que ca­da ni­ño, jo­ven o adul­to con in­tere­ses ar­tís­ti­cos ten­ga un lu­gar pa­ra for­mar­se y ex­pre­sar­se.

Los gran­des cam­bios que ha lle­va­do ade­lan­te el IUPA con­tie-

nen y acom­pa­ñan no só­lo a los es­tu­dian­tes, sino a to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va. El tiem­po ha de­mos­tra­do que es­ta ca­sa de es­tu­dios ha si­do con­si­de­ra­da co­mo una po­lí­ti­ca de es­ta­do a lo lar­go de su exis­ten­cia, por to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos y par­ti­da­rios. Va­lo­res co­mo la edu­ca­ción y la cul­tu­ra son la ba­se que sus­ten­ta a los mi­les de Bo­ris que hoy al­ber­ga el Ins­ti­tu­to.

GENTILEZA

Los jó­ve­nes apren­den tam­bién de la con­vi­ven­cia uni­ver­si­ta­ria.

Chi­cas y chi­cos de la re­gión cum­plen su sue­ño de bai­lar e in­clu­so, en va­rios ca­sos, for­mar par­te de pro­yec­tos ar­tís­ti­cos con­cre­tos en dis­tin­tos pun­tos del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.