Nue­vos y vie­jos mun­dos pe­tro­le­ros

“Río Ne­gro” ha­bló con una com­pany wo­man, un in­ge­nie­ro ju­bi­la­do y un su­pe­rin­ten­den­te de per­fo­ra­ción. Una mi­ra­da des­de aden­tro de la in­dus­tria que mue­ve al país. Los cam­bios con Va­ca Muer­ta.

Río Negro - Especiales - - 1 - FE­DE­RI­CO ARINGOLI fe­de­ri­co@rio­ne­gro.com.ar

La irrup­ción de Va­ca Muer­ta y las nue­vas tec­no­lo­gías mo­di­fi­ca­ron las for­mas de ope­rar y las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. El des­arrai­go en ver­sión mo­der­na.

“Creo que el tra­ba­jo se ha hu­ma­ni­za­do. No­so­tros ha­cía­mos 10 por cua­tro y en las ope­ra­do­ras lle­ga­ban a te­ner 12 por dos de des­can­so”. Car­los Al­ber­to So­rai­re (64), in­ge­nie­ro (UNC), ju­bi­la­do de la in­dus­tria pe­tro­le­ra.

Un día co­mo hoy, pe­ro ha­ce exac­ta­men­te 110 años, se in­for­ma­ba al go­bierno na­cio­nal de Jo­sé Fi­gue­roa Al­cor­ta so­bre el des­cu­bri­mien­to de pe­tró­leo en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via. On­ce años más tar­de el in­ge­nie­ro En­ri­que Cá­ne­pa re­pli­ca­ba el éxi­to en lo que lue­go se­ría el Oc­tó­gono Fis­cal en Neu­quén. Se sue­le re­pe­tir que Argentina es un país con pe­tró­leo y no un te­rri­to­rio pe­tro­le­ro, pe­ro la apa­ri­ción de Va­ca Muer­ta pu­so la fra­se en re­vi- sión una vez más.

Más allá del des­tino ener­gé­ti­co re­sul­tan­te cuan­do se pien­sa en la his­to­ria de cual­quier in­dus­tria, ade­más de los go­bier­nos, las em­pre­sas y los gre­mios, lo que apa­re­ce co­mo el hi­lo con­duc­tor son los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras. “Río Ne­gro” con­ver­só con una com­pany wo­man, un in­ge­nie­ro re­ti­ra­do y un su­pe­rin­ten­den­te de per­fo­ra­ción so­bre las nue­vas y vie­jas for­mas de ope­rar.

Lo que pri­me­ro sur­ge es la tri­lla­da idea de la su­pues­ta bo­nan­za eco­nó­mi­ca que ga­ran­ti­za tra­ba­jar en el pe­tró­leo, sin em­bar­go, y pe­se a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, los con­sul­ta­dos se­ña­la­ron que po­co se co­no­ce so­bre los es­fuer­zos y la de­di­ca­ción que exi­ge el tra­ba­jo pe­tro­le­ro.

Ma­ría Emi­lia Mo­reno tie­ne 29 años y es sal­te­ña. Egre­só co­mo in­ge­nie­ra en pe­tró­leo y des­de 2015 tra­ba­ja en YPF. Cum­ple fun­cio­nes en uno de los ya­ci­mien­tos no con­ven­cio­na­les con ma­yor desa­rro­llo, El Ore­jano, don­de se desem­pe- ña co­mo com­pany wo­man.

“Ca­si no co­noz­co Neu­quén. Mi dia­gra­ma es sie­te por sie­te (una semana de tra­ba­jo por una de des­can­so). Voy del ae­ro­puer­to al cam­pa­men­to y del cam­pa­men­to al ae­ro­puer­to”, cuen­ta. Du­ran­te las jor­na­das de tra­ba­jo des­can­sa en los trai­lers ins­ta­la­dos en el cam­po. Y los días de des­can­so los pa­sa en su Tar­ta­gal na­tal.

Re­co­no­ce que son po­cas las mu­je­res que tra­ba­jan en la in­dus­tria, pe­ro cree que en los úl­ti­mos años van ocu­pan­do pues­tos que an­tes só­lo es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra los hom­bres. Ase­gu­ra que si bien sus com­pa­ñe­ros “se cui­dan” en las char­las cuan­do es­tán con ella, no sien­te que la dis­cri­mi­nen o que le fal­ten el res­pe­to.

El des­arrai­go es ca­si una ma­te- ria obli­ga­da pa­ra los pe­tro­le­ros. Así lo vi­vió tam­bién Car­los So­rai­re (64) cuan­do, des­pués de gra­duar­se co­mo in­ge­nie­ro en pe­tró­leo en la UNC y ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar, con­si­guió tra­ba­jo en YPF, pe­ro al po­co tiem­po lo tras­la­da­ron a Río Ga­lle­gos.

“Co­no­cí mu­chos com­pa­ñe­ros que sus hi­jos cre­cie­ron en las ciu­da­des don­de fue­ron tras­la­da­dos y cuan­do se qui­sie­ron vol­ver, tu­vie­ron que ha­cer­lo so­los”, cuen­ta So­rai­re, ju­bi­la­do des­de ha­ce al­gu­nos años, quien pa­ra re­gre­sar a Neu­quén tu­vo que re­nun­ciar.

So­rai­re es­tu­vo a car­go de Pro-

“Es un tra­ba­jo que exi­ge sa­cri­fi­cios en tér­mi­nos de tiem­po de de­di­ca­ción y dis­tan­cias a re­co­rrer dia­ria­men­te”. Fran­cis­co Fer­nán­dez (38), su­pe­rin­ten­den­te de per­fo­ra­ción pa­ra PAE.

“To­da­vía cau­sa sor­pre­sa. A ve­ces en­tran al trái­ler, me ven y me pre­gun­tan: ‘¿Es­tá el com­pany man?’. Yo soy, les res­pon­do”. Ma­ría Emi­lia Mo­reno (29), com­pany wo­man pa­ra YPF en El Ore­jano.

duc­ción en El Tra­pial y lue­go fue ge­ren­te de ac­ti­vos en Río Ne­gro pa­ra Che­vron, en­tre otros car­gos que ocu­pó en su ex­ten­sa ca­rre­ra. “De­ci­dí re­ti­rar­me cuan­do vi que mis pro­yec­tos, pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción y desa­rro­llar los cam­pos que te­nía a car­go, no te­nían es­pa­cio den­tro de las prio­ri­da­des, co­mo sue­le ocu­rrir, de una com­pa­ñía que mira glo­bal­men­te”, cuen­ta.

Fran­cis­co Fer­nán­dez (38) es in­ge­nie­ro en pe­tró­leo, egre­sa­do de la Universidad de Cu­yo, tra­ba­ja des­de ha­ce 12 años en PAE y ac­tual­men­te es el res­pon­sa­ble de la sa­la WAR (si­glas en in­glés de tra­ba­jo, ac­ción y re­sul­ta­dos), el sec­tor des­de don­de se mo­ni­to­rea en for­ma re­mo­ta el tra­ba­jo de las to­rres de per­fo­ra­ción, mi­nu­to a mi­nu­to.

Coin­ci­de con Ro­me­ro y So­rai­re al se­ña­lar que su tra­ba­jo tie­ne un plus: par­ti­ci­par de la in­dus­tria que mue­ve al mun­do. La ener­gía es un re­cur­so es­tra­té­gi­co pa­ra cual­quier país y, al igual que otras in­dus­trias, a lo lar­go de la his­to­ria mo­di­fi­có sus mo­dos de ope­rar.

“La in­dus­tria del pe­tró­leo lle­va más de cien años en Argentina y su evo­lu­ción es cons­tan­te. Hoy se tra­ba­ja de una ma­ne­ra más se­gu­ra gra­cias a pro­ce­sos ope­ra­ti­vos ri­gu­ro­sos y la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía”, ex­pli­ca.

Fer­nán­dez re­mar­ca que la tec­no­lo­gía tam­bién sir­vió pa­ra mi­ti­gar, en par­te, el des­arrai­go. Pa­ra cu­brir su car­go tra­ba­ja con un dia­gra­ma de 14 días por 14 de des­can­so, lo que lo obli­ga a que­dar­se en el cam­pa­men­to du­ran­te sus fun­cio­nes. “Con la ayu­da de la tec­no­lo­gía uno pue­de es­tar más en con­tac­to con la fa­mi­lia y ha­cer más lle­va­de­ro el día a día”, di­jo.

Si bien hay coin­ci­den­cias en se­ña­lar que el tra­ba­jo se hu­ma­ni­zó con me­jo­res con­di­cio­nes en el cam­po y ma­yor se­gu­ri­dad, la irrup­ción de los no con­ven­cio­na­les, con Va­ca Muer­ta co­mo re­fe­ren­cia, obli­gó a in­ten­si­fi­car al­gu­nas prác­ti­cas. De he­cho se fir­mó una fle­xi­bi­li­za­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en bus­ca de op­ti­mi­zar los tiem­pos en las ope­ra­cio­nes pa­ra me­jo­rar los cos­tos.

Pe­se a la in­cor­po­ra­ción de más tec­no­lo­gías y la au­to­ma­ti­za­ción de va­rios de los pro­ce­sos, la hue­lla del hom­bre en la in­dus­tria pe­tro­le­ra qui­zá no ten­ga otro cen­te­na­rio, pe­ro sin du­das que aún pue­de me­dir­se en de­ce­nas.

La se­gu­ri­dad en los ya­ci­mien­tos es uno de los bie­nes más pre­cia­dos pa­ra las ope­ra­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.