He­ren­cia neu­qui­na, del Pozo 1 a Va­ca Muer­ta

Los cam­pa­men­tos fue­ron el pun­to de par­ti­da de las ciu­da­des.

Río Negro - Especiales - - Portada - FE­DE­RI­CO ARINGOLI fe­de­ri­co@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA NEU­QUÉN

“El Cam­pa­men­to Tres de Pla­za Huin­cul era co­no­ci­do co­mo el de los che­cos”. Es­ta­nis­lao Ma­sa­rik na­ció en un anexo del cam­pa­men­to, tra­ba­jó más de 40 años en YPF y se ju­bi­ló an­tes de la pri­va­ti­za­ción. Su pa­dre, Cons­tan­tino Ma­sa­rik, lle­gó en la dé­ca­da del 20 a Neu­quén pro­ve­nien­te de la Es­lo­va­quia de pos­gue­rra. Su hi­ja ma­yor es geó­lo­ga y tra­ba­ja pa­ra una ope­ra­do­ra in­ter­na­cio­nal, aho­ra vi­ve en Tai­lan­dia y des­de allá lo lla­ma, ca­da tan­to, pa­ra con­tar­le de su nie­ta.

Co­mo ocu­rrió con ca­si to­dos los in­mi­gran­tes, la Di­rec­ción de Mi­gra­cio­nes anotó mal (o co­mo pu­do) el nom­bre y el ape­lli­do de su pa­dre. El ape­lli­do ori­gi­nal se es­cri­bía con “y”. Y Cons­tan­tino ter­mi­nó sien­do el crio­llo de Kons­tan­tin.

El pro­ge­ni­tor de Es­ta­nis­lao lle­gó al país de la mano de la Di­vi­sión de Mi­nas del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, el or­ga­nis­mo que im­pul­só el desa­rro­llo pe­tro­le­ro en el país. La car­te­ra se nu­trió de es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros quie­nes, tras el pri­mer ha­llaz­go de cru­do, sa­lie­ron a re­co­rrer el mun­do en bus­ca de mano de obra apli­ca­da.

“Fue­ron a bus­car gen­te ho­nes­ta y tra­ba­ja­do­ra. Mi pa­pá era el ma­yor de cin­co her­ma­nos y acor­dó con sus pa­dres ve­nir­se a Pla­za Huin­cul. No a la Ar­gen­ti­na, a Pla­za Huin­cul”, re­cuer­da Es­ta­nis­lao con sus 81 años .

Lo que hoy se co­no­ce co­mo Pla­za Huin­cul fue el Cam­pa­men­to Uno que, tras el des­cu­bri­mien­to del in­ge­nie­ro En­ri­que Cá­ne­pa y la crea­ción es­ta­tal de YPF, fue con­ce­sio­na­do a la pe­tro­le­ra na­cio­nal. Allí se mon­tó un mo­de­lo de vi­vien­das pa­ra afin­car tra­ba­ja­do­res que lue­go se re­pli­có en la ma­yo­ría de las ope­ra­cio­nes.

Pa­ra evi­tar los con­flic­tos gre­mia­les, que el go­bierno na­cio­nal co­no­ció de cer­ca con la Pa­ta­go­nia

Tras el des­cu­bri­mien­to de 1918, la in­dus­tria ne­ce­si­tó de mano de obra lo­cal y ex­tran­je­ra. Los cam­pa­men­tos fue­ron la ba­se de las ciu­da­des neu­qui­nas.

Re­bel­de, YPF co­men­zó a mon­tar ins­ta­la­cio­nes com­ple­tas pa­ra sus ope­ra­rios. Lue­go aque­llos cam­pa­men­tos mu­ta­ron a ba­rrios, ci­nes, clu­bes y otras cons­truc­cio­nes que con­ta­ban con to­dos los ser­vi­cios de una ciu­dad pla­ni­fi­ca­da des­de ce­ro.

Del Cam­pa­men­to Tres no que­dó na­da. Lo de­mo­lie­ron. Es­ta­nis­lao no re­cuer­da mu­chos de­ta­lles de aque­llas cons­truc­cio­nes bá­si­cas y con po­cas co­mo­di­da­des, sin em­bar­go no ol­vi­da que iban a la es­cue­la con an­ti­pa­rras pa­ra po­der so­por­tar la tie­rra y el vien­to en la ca­ra.

“Nun­ca llo­vía. Ca­da vez que llo­vía, las mu­je­res del Cam­pa­men­to Tres sa­lían con fuen­to­nes pa­ra jun­tar agua y la­var­se el pe­lo. El frío era se­co y a ve­ces ne­va­ba, pe­ro a eso es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos”,

Lo que se co­no­ció co­mo el Cam­pa­men­to Tres de YPF en Pla­za Huin­cul fue de­mo­li­do. En él se alo­ja­ron los in­mi­gran­tes que lle­ga­ron en la dé­ca­da de 1920.

“Nun­ca llo­vía. Ca­da vez que llo­vía las mu­je­res del Cam­pa­men­to Tres sa­lían con fuen­to­nes pa­ra jun­tar agua y la­var­se el pe­lo”.

Es­ta­nis­lao Ma­sa­rik, ju­bi­la­do de YPF. Su pa­dre fue pe­tro­le­ro y su hi­ja es geó­lo­ga

re­pa­sa sin pau­sas.

Es­ta­nis­lao apren­dió cas­te­llano re­cién en la es­cue­la pri­ma­ria. Su pa­dre, al igual que los cien­tos de ex­tran­je­ros re­clu­ta­dos, fue apren­dien­do el idio­ma por pa­la­bras. Pe­ro una vez den­tro del Cam­pa­men­to Tres, so­lo se ha­bla­ba en che­co: “el cam­pa­men­to de los che­cos”.

Sus pa­dres se co­no­cie­ron en una ca­sa de reunión pa­ra los che­cos en Bue­nos Ai­res. “Se co­no­cie­ron, pe­ro él se vino a tra­ba­jar. Pa­ra ca­sar­se tu­vo que acor­dar una re- nun­cia de una se­ma­na con la em­pre­sa. Fue a Bue­nos Ai­res, se ca­sa­ron y vol­vie­ron”, re­cuer­da.

Los via­jes en las fa­mi­lias pe­tro­le­ras son una cons­tan­te. La his­to­ria de Es­ta­nis­lao lo con­fir­ma. Cuan­do ter­mi­nó la pri­ma­ria acor­dó con su fa­mi­lia ins­ta­lar­se en La Pla­ta pa­ra cur­sar la se­cun­da­ria. En pa­ra­le­lo ini­ció los pa­pe­les pa­ra in­gre­sar a la re­fi­ne­ría de YPF en la ca­pi­tal bo­nae­ren­se.

Vol­vió a Pla­za Huin­cul con los dos ob­je­ti­vos cum­pli­dos. Los ta­lle­res de la ope­ra­do­ra lo es­pe­ra­ban pa­ra con­ver­tir­se en la se­gun­da ge­ne­ra­ción de pe­tro­le­ros de la fa­mi­lia. En pa­ra­le­lo de­ci­dió es­tu­diar: cur­só In­ge­nie­ría en Cha­lla­có, en lo que fue la gé­ne­sis de la Uni­ver­si­dad de Neu­quén y pos­te­rior­men­te la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue (UNC).

Du­ran­te va­rios años re­co­rrió los 22 ki­ló­me­tros de la Ru­ta 22 que se­pa­ran a Pla­za Huin­cul de Cha­lla­có. Jun­to a cua­tro com­pa­ñe­ros se al­ter­na­ban se­ma­nal­men­te pa­ra ma­ne­jar has­ta la fa­cul­tad. “Hi­ci­mos co­mo una coope­ra­ti­va de trans­por­te. To­dos te­nía­mos au­to y en­ton­ces nos tur­ná­ba­mos una se­ma­na ca­da uno”, re­pa­sa.

Uno de los in­te­gran­tes de la “coope­ra­ti­va”, años des­pués, in­te­gró la trá­gi­ca lis­ta de los 34 ope­ra­rios fa­lle­ci­dos en el ac­ci­den­te del avión de YPF en Cu­tral Co.

Es­ta­nis­lao fue el pri­mer in­ge­nie­ro re­ci­bi­do de la ca­rre­ra. El 7 de octubre de 1970 sus com­pa­ñe­ros lo eli­gie­ron pa­ra que sea el pri­me­ro en de­fen­der el tra­ba­jo fi­nal. “Me to­có a mí por­que mis com­pa­ñe­ros eran pio­las y me di­je­ron: da­le vos, que ha­blás bien ”, re­cuer­da sin ex­ten­der la his­to­ria mu­cho más.

Su pa­dre al­can­zó el car­go de Je­fe de Pe­tró­leo. En Pla­za Huin­cul Es­ta­nis­lao fue Je­fe de Ta­lle­res y

En 1970 se re­ci­bió la pri­me­ra ca­ma­da de in­ge­nie­ros de la Fa­cul­tad de Cha­lla­có, el an­te­ce­den­te de la Uni­ver­si­dad de Neu­quén y la pos­te­rior UNC.

acu­mu­ló 41 años de tra­ba­jo de cam­po. An­tes de ter­mi­nar su ca­rre­ra en Bue­nos Ai­res tu­vo un pa­so por Men­do­za co­mo Ge­ren­te de Su­mi­nis­tros pa­ra Pro­duc­ción. “An­tes ter­mi­na­bas tu ac­ti­vi­dad en Bue­nos Ai­res ca­pa­ci­tan­do a los nue­vos pro­fe­sio­na­les”.

Re­cuer­da que cuan­do de­ci­dió ju­bi­lar­se, en 1998 en me­dio de la pri­va­ti­za­ción de YPF, se sor­pren­dió al ini­ciar los trá­mi­tes. “Cuan­do em­pe­cé los pa­pe­les me di­je­ron que me so­bra­ban años” (en la in­dus­tria pe­tro­le­ra los años de cam­po se mul­ti­pli­can por 2,5).

Es­ta­nis­lao se ca­só y tu­vo tres hi­jos, su hi­ja ma­yor si­guió par­te de sus pa­sos y tra­ba­ja en una pe­tro­le­ra in­ter­na­cio­nal en el área de geo- lo­gía. Cuan­do él in­gre­só a YPF la com­pa­ñía fo­men­ta­ba la in­cor­po­ra­ción de fa­mi­lia­res. Cuan­do su hi­ja po­dría ha­ber imi­ta­do su ca­mino, la ope­ra­do­ra apli­ca­ba la po­lí­ti­ca in­ver­sa: des­acon­se­ja­ba los víncu­los fa­mi­lia­res.

De los 100 años de his­to­ria del pe­tró­leo neu­quino, la fa­mi­lia de Es­ta­nis­lao, co­mo la de tan­tos otros hi­jos de in­mi­gran­tes y de crio­llos, fue par­te de ca­si to­do el tra­yec­to. Las fa­mi­lias pe­tro­le­ras se con­vir­tie­ron en la fi­bra ín­ti­ma de una in­dus­tria que re­pre­sen­ta tan­to la bo­nan­za co­mo la du­re­za de la vi­da en el ya­ci­mien­to. Sin ese tem­ple, in­vi­si­ble, qui­zá el pe­tró­leo neu­quino no hu­bie­se te­ni­do otro des­tino. O qui­zá otros 100 años.

GENTILEZA

Hi­jos de crio­llos e in­mi­gran­tes du­ran­te un re­creo en la es­cue­la de cam­pa­men­to en 1919, un año des­pués del des­cu­bri­mien­to.

El equi­po de pe­ro­ra­ción Fauck, lue­go re­bau­ti­za­do Patria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.