Rum­bo con­fir­ma­do

El re­sul­ta­do elec­to­ral dio un vo­to de con­fian­za a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca e inau­gu­ró la eta­pa de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que pla­nea el go­bierno.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CI­PO­LLET­TI

La pri­me­ra no­ti­cia eco­nó­mi­ca po­se­lec­cio­nes lle­gó ape­nas unas ho­ras des­pués del cie­rre del co­mi­cio: 10% de in­cre­men­to en el pre­cio de los com­bus­ti­bles. Tan­to el im­pac­to en el bol­si­llo co­mo en los costos de la ca­de­na de dis­tri­bu­ción que­dan ab­so­lu­ta­men­te eclip­sa­dos por la con­fir­ma­ción del rum­bo eco­nó­mi­co ini­cia­do en di­ciem­bre de 2015.

Efec­ti­va­men­te, si hay una cer­te­za que de­jó la elec­ción le­gis­la­ti­va de 2017 es que el go­bierno de Cam­bie­mos re­sul­tó no­ta­ble­men­te for­ta­le­ci­do. La tra­duc­ción de ese im­pul­so en ma­te­ria eco­nó­mi­ca co­men­za­rá a ver­se plas­ma­da en la se­gun­da par­te del man­da­to de Mau­ri­cio Ma­cri, y sin du­das se­rá el tram­po­lín que fal­ta­ba pa­ra el lan­za­mien­to a una po­si­ble re­elec­ción en el 2019.

Pe­ro pa­ra en­ten­der la eco­no­mía lue­go de la elec­ción que con­fir­mó el li­de­raz­go del go­bierno hay dos as­pec­tos muy con­cre­tos a te­ner en cuen­ta.

El pri­me­ro tie­ne que ver con la con­fir­ma­ción del rum­bo. El triun­fo de la se­ma­na pa­sa­da es un vo­to de con­fian­za a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos dos años. En es­te acá­pi­te pue­de in­cluir­se la lu­cha con­tra la in­fla­ción, la ac­tua­li­za­ción de las ta­ri­fas, la co­rrec­ción cam­bia­ria y el sin­ce­ra­mien­to de la es­ta­dís­ti­ca pú­bli­ca.

El se­gun­do tie­ne que ver con el fu­tu­ro. El éxi­to elec­to­ral es tam­bién un vo­to po­si­ti­vo a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que el go­bierno tie­ne en car­pe­ta des­de siem­pre, pa­ra las cua­les no con­ta­ba con el su­fi­cien­te aval po­lí­ti­co-so­cial. Ese res­pal­do lle­gó el úl­ti­mo do­min­go.

“Ne­ce­si­ta­mos per­der de­fi­ni­ti­va­men­te el mie­do” y “En el día de ayer ga­nó el diá­lo­go” fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras del pre­si­den­te de la Na­ción en con­fe­ren­cia de pren­sa el día des­pués del ac­to elec­cio­na­rio. Pe­ro más allá de las frases co­mu­nes del vas­to li­bre­to de mar­ke­ting du­ran­bar­bis­ta, el man­da­ta­rio de­jó tam­bién una se­rie de pre­ci­sio­nes que per­mi­ten avi­zo­rar la hoja de ru­ta pa­ra el me­diano pla­zo.

Deu­da

“Mien­tras ha­ya dé­fi­cit, Argentina de­be­rá se­guir to­man­do deu­da”, sen­ten­ció el pre­si­den­te Ma­cri el día lu­nes. In­di­có ade­más que la lu­cha con­tra la in­fla­ción se­gui­rá sien­do la prio­ri­dad nú­me­ro uno. La reali­dad es que se­gún las pro­yec­cio­nes del pro­pio Pre­su­pues­to 2018 en­via­do por el Eje­cu­ti­vo al Con­gre­so de la Na­ción se pro­yec­ta una re­duc­ción pau­la­ti­na, pe­ro el dé­fi­cit fis­cal no se ter­mi­na­rá ni en el 2018 ni en el 2019. Es de­cir, el plan de ges­tión es se­guir en­deu­dán­do­se en el ex­te­rior. En los 22 me­ses de ges­tión, la emi­sión de deu­da ex­ter­na del go­bierno na­cio­nal su­pera lar­ga­men­te los 100.000 mi­llo­nes de dólares. Una ver­da­de­ra es­pa­da de Da­mo­cles, pues­to que el pe­so de los in­tere­ses co­mien­za a co­brar re­le­van­cia. El ro­jo en cuen­ta co­rrien­te ter­mi­na­rá en 4,8% del Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) es­te año, y lle­ga­ría al 5,3% en el 2018. “Des­ves­tir un san­to pa­ra ves­tir al otro” re­za­ba el re­frán de la abue­la. Na­da me­jor pa­ra des­cri­bir la di­ná­mi­ca que pre­ten­de re­du­cir el ro­jo fis­cal in­cre­men­tan­do el pe­so de los in­tere­ses de la deu­da.

In­fla­ción

El go­bierno ha ele­gi­do la in­fla­ción co­mo su prin­ci­pal ob­je­ti­vo de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. To­das las de­más va­ria­bles que­dan ata­das al ob­je­ti­vo prin­ci­pal. Tan­to es así, que no im­por­ta el pre­cio a pa­gar en cuan­to a la pos­ter­ga­ción de otros ob­je­ti­vos co­mo in­cre­men­to de la in­ver­sión y rit­mo de la ac­ti­vi-

La elec­ción de me­dio tér­mino re­fren­dó el rum­bo eco­nó­mi­co ele­gi­do por el go­bierno. Co­mien­za la eta­pa de las gran­de re­for­mas es­truc­tu­ra­les.

dad eco­nó­mi­ca pro­duc­to de las al­tas ta­sas de in­te­rés. Ni si­quie­ra el al­tí­si­mo cos­to fi­nan­cie­ro que se pa­ga por la po­lí­ti­ca de es­te­ri­li­za­ción mo­ne­ta­ria que lle­va ade­lan­te el Ban­co Cen­tral (BCRA). Sólo por los in­tere­ses ge­ne­ra­dos con la emi­sión de Le­bac, la en­ti­dad mo­ne­ta­ria lle­va ero­ga­dos $ 270.000 mi­llo­nes en los úl­ti­mos 22 me­ses. Unos u$s 15.000 mi­llo­nes. “Stur­ze­neg­ger aca­ba de su­bir la ta­sa sólo has­ta 27,75% por­que es la más al­ta po­si­ble en tér­mi­nos po­lí­ti­cos”, ma­ni­fes­tó a es­te cronista un co­no­ci­do ana­lis­ta eco­nó­mi­co. In­ten­ta­ba ex­pli­car que, si el marco po­lí­ti­co lo per­mi­tie­ra, la ta­sa se­ría aun ma­yor. Es­tá de más de­cir­lo: las ta­sas al­tas, y por en­de las ga­nan­cias fi­nan­cie­ras en pe­sos, se man­ten­drán en el 2018.

Ti­po de cam­bio

Una pre­ci­sión más es que el ti­po de cam­bio se man­ten­drá atra­sa­do. Sen­ci­llo aná­li­sis en ba­se al “libre” jue­go de la ofer­ta y la de­man­da en el mer­ca­do cam­bia­rio: si la tó­ni­ca se­rá la en­tra­da per­ma­nen­te de dólares fi­nan­cie­ros des­de el ex­te­rior, ha­brá so­bre­ofer­ta de di­vi­sas y el ti­po de cam­bio se­gui­rá ba­ra­to. Ma­la no­ti­cia pa­ra las eco­no­mías re­gio­na­les y es­pe­cial­men­te pa­ra la fru­ti­cul­tu­ra, la cual no sólo ca­re­ce de un plan es­tra­té­gi­co es­truc­tu­ral, sino que de­be li­diar con la al­tí­si­ma com­pe­ti­ti­vi­dad de sus ri­va­les di­rec­tos en el mer­ca­do, y a un ti­po de cam­bio ba­jo.

Ta­ri­fas

“El 80% del gas­to pú­bli­co ar­gen­tino es in­fle­xi­ble a la ba­ja”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta en te­mas fis­ca­les Na­din Ar­ga­ña­raz en su vi­si­ta a Neuquén ha­ce una se­ma­na. Sig­ni­fi­ca que si el ob­je­ti­vo es re­du­cir el dé­fi­cit el úni­co ca­mino a la mano por el mo­men­to es se­guir re­cor­tan­do los sub­si­dios eco­nó­mi­cos. Al­go que tie­ne es­tre­cha re­la­ción con la bús­que­da de la efi­cien­cia y del sin­ce­ra­mien­to de los costos. La tra­duc­ción es que las ta­ri­fas de la ener­gía se­gui­rán ac­tua­li­zán­do­se has­ta que el pre­cio re­fle­je el cos­to de pro­duc­ción.

Gra­dua­lis­mo

Exis­te cier­to sec­tor de la cá­te­dra eco­nó­mi­ca más or­to­do­xa que tras ca­si dos años de ges­tión ma­cris­ta ex­pre­sa cier­to de­sen­can­to con la ges­tión eco­nó­mi­ca de Cam­bie­mos. Son aque­llos que en­dil­gan al in­cre­men­to del gas­to pú- bli­co to­dos los ma­les de la eco­no­mía na­cio­nal. No es que el go­bierno ten­ga una per­cep­ción di­fe­ren­te. Sen­ci­lla­men­te su­ce­de que ha op­ta­do por no rea­li­zar un ajus­te drás­ti­co y bru­tal de las par­ti­das de gas­to. El gra­dua­lis­mo fue en cam­bio la re­ce­ta ele­gi­da por el go­bierno, prio­ri­zan­do la paz so­cial y la go­ber­na­bi­li­dad por so­bre la re­duc­ción del ro­jo fis­cal. “Pa­ra 2018 es­tá pro­yec­ta­da la ma­yor in­ver­sión so­cial de la his­to­ria”, se ufa­nó el je­fe de Ga­bi­ne­te Mar­cos Peña al otro día de las elec­cio­nes. En efec­to, mien­tras el pro­yec­to de Pre­su­pues­to en­via­do al Po­der Le­gis­la­ti­vo pre­vé re­cor­tes en Trans­por­te, Ener­gía o Agroin­dus­tria, in­cre- men­ta las par­ti­das pa­ra Desa­rro­llo So­cial.

Re­for­mas es­truc­tu­ra­les

“En­tra­mos en una eta­pa de re­for­mis­mo per­ma­nen­te”, in­di­có Ma­cri el úl­ti­mo lu­nes. No se tra­ta en es­te caso de una va­cía con­sig­na de cam­pa­ña, sino de to­da una hoja de ru­ta. Has­ta el mo­men­to el go­bierno sólo ha cam­bia­do el mo­do de ges­tio­nar las es­truc­tu­ras que he­re­dó. La elec­ción del úl­ti­mo do­min­go mar­ca el hi­to pa­ra el ini­cio de los cam­bios pro­fun­dos que desea im­ple­men­tar Ma­cri. Den­tro de la lis­ta de trans­for­ma­cio­nes pen­dien­tes exis­te a la vez una agen­da ata­da a la via­bi­li­dad. Pa­ra lo in­me­dia­to se es­pe­cu­la con la re­for­ma fis­cal. Una nue­va es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria que per­mi­ta a las em­pre­sas ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, y a la eco­no­mía en ge­ne­ral co­men­zar eli­mi­nar la car­ga de im­pues­tos dis­tor­si­vos co­mo el im­pues­to a las Ga­nan­cias so­bre el sa­la­rio y re­vi­sar la do­ble im­po­si­ción que ge­ne­ran al­gu­nos tri­bu­tos pro­vin­cia­les co­mo In­gre­sos Bru­tos.

Pa­ra el me­diano pla­zo se es­pe­ra una re­for­ma la­bo­ral que per­mi­ta re­du­cir el cos­to del tra­ba­jo, me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad y ge­ne­rar em­pleo re­gis­tra­do ge­nuino. La cú­pu­la de la CGT hi­zo un tá­ci­to gui­ño po­lí­ti­co pa­ra dar luz ver­de a la re­for­ma cuan­do de­ci­dió le­van­tar el pa­ro ge­ne­ral que es­ta­ba pau­ta­do pa­ra me­dia­dos de sep­tiem­bre. Co­mo bo­tón de mues­tra, el go­bierno se afe­rra a los acuer­dos sec­to­ria­les al­can­za­dos en Va­ca Muer­ta o en el sec­tor au­to­mo­triz.

Pa­ra un po­si­ble se­gun­do man­da­to que­da­ría la re­for­ma pre­vi­sio­nal. La ley de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca apro­ba­da en el 2016 su­gie­re la ne­ce­si­dad de re­vi­sar los pa­rá­me­tros pa­ra la de­ter­mi­na­ción de las con­di­cio­nes en las que un tra­ba­ja­dor se re­ti­ra. Pa­ra de­cir­lo en cas­te­llano, ya se de­ba­te puer­tas aden­tro del go­bierno acer­ca de la ne­ce­si­dad de su­bir la edad ju­bi­la­to­ria. Adu­cen co­mo ar­gu­men­to que la vi­da la­bo­ral se ha ex­ten­di­do en el si­glo XXI y que la in­cor­po­ra­ción de 3.000.000 de nue­vos ju­bi­la­dos en los úl­ti­mos cinco años ha­ce in­via­ble el sis­te­ma de re­par­to en los pró­xi­mos 20 años.

Triun­fa­dor. Un Mau­ri­cio Ma­cri exul­tan­te tras el éxi­to elec­to­ral se brin­dó a las preguntas de los pe­rio­dis­tas el día lu­nes.

Abun­dan­cia. La in­ver­sión fi­nan­cie­ra lle­na la pla­za de dólares y pre­sio­na a la ba­ja el ti­po de cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.