De eso no se ha­bla

Lla­ma­ti­va­men­te, las co­mi­sio­nes de pre­su­pues­to fue­ron ex­clui­das en el de­ba­te le­gis­la­ti­vo. El cos­to de la ley es mi­llo­na­rio e im­pac­ta­rá en las ar­cas pro­vin­cia­les.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CIPOLLETTI

Ha­blar de mon­tos de di­ne­ro cuan­do de por me­dio exis­te una pro­ble­má­ti­ca tan de­li­ca­da co­mo el abor­to pa­re­cie­ra va­nal. De­ba­tir so­bre el te­ma im­pli­ca te­ner en cuen­ta de­re­chos, li­ber­ta­des, la reali­dad de mi­llo­nes de per­so­nas, la salud pú­bli­ca y el rol del Es­ta­do co­mo mo­de­ra­dor, en tan­to de­be ve­lar por la in­te­gri­dad, se­gu­ri­dad y ac­ce­so a las pres­ta­cio­nes de to­dos los ciu­da­da­nos.

Las es­ta­dís­ti­cas de las que se dis­po­ne has­ta el mo­men­to son es­ca­sas y en su ma­yo­ría ses­ga­das. Pe­se a ello a lo lar­go del de­ba­te se ex­hi­ben al­gu­nos nú­me­ros co­mo cier­tos, sin si­quie­ra ve­ri­fi­car su ori­gen o ve­ro­si­mi­li­tud. Es­ta­ble­cer pa­rá­me­tros de va­lor pa­ra pres­ta­cio­nes que por años es­tu­vie­ron en­mar­ca­das en la clan­des­ti­ni­dad es muy com­pli­ca­do en tan­to hay po­cas se­ña­les de pre­cio. Aún así, con los ele­men­tos dis­po­ni­bles, no es im­po­si­ble ha­cer una es­ti­ma­ción me­dia­na­men­te cer­te­ra.

¿Cuán­tos abor­tos?

La dis­cu­sión acer­ca de cuán­tos abor­tos exis­ten ca­da año en Ar­gen­ti­na ha ocu­pa­do gran par­te del de­ba­te. Ha­bi­tual­men­te se afir­ma que exis­ten 500.000 abor­tos ca­da año, sin in­qui­rir en el ori­gen de la ci­fra. El da­to sur­ge de un es­tu­dio rea­li­za­do en el 2009 por Silvia Ma­rio y Edith Pan­te­li­des, dos in­ves­ti­ga­do­ras del Co­ni­cet, quie­nes es­ti­ma­ron que el nú­me­ro anual de abor­tos clan­des­ti­nos en Ar­gen­ti­na es de en­tre 370.000 y 522.000. Las pro­pias au­to­ras re­co­no­cen en el do­cu­men­to las li­mi­ta­cio­nes que pre­sen­ta la in­ves­ti­ga­ción, rea­li­za­da en ba­se a su­pues­tos muy fuer­tes, y ex­tra­po­lan­do da­tos des­de otros con­tex­tos por no con­tar en Ar­gen­ti­na con la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria. Aún así, se toma el ex­tre­mo su­pe­rior de la es­ti­ma­ción (lo ra­zo­na­ble se­ría uti­li­zar el pun­to me­dio) y se es­gri­me la ci­fra co­mo una ver­dad re­ve­la­da. El da­to im­pli­ca que la ta­sa de abor­to en Ar­gen­ti­na as­cien­de a 65,4 abor­tos por ca­da 1.000 mu­je­res de en­tre 15 y 49 años.

En Uru­guay, el abor­to es le­gal des­de el 2013. Ob­ser­var lo su­ce­di­do en el ca­so del país ve­cino per­mi­te ob­te­ner una pers­pec­ti­va cer­ca­na de las im­pli­can­cias que po­dría te­ner la le­ga­li­za­ción so­bre el sis­te­ma de salud pú­bli­ca en Ar­gen­ti­na. El in­fo­gra­ma ad­jun­to mues­tra la evo­lu­ción en la can­ti­dad de ca­sos y en la ta­sa de abor­to en Uru­guay en­tre 2013 y 2016. Se ob­ser­va que, una vez le­ga­li­za­do, la can­ti­dad de abor­tos cre­ció 19% el pri­mer año, 9,6% el se­gun­do y 3,8% el ter­ce­ro. De pun­ta a pun­ta, la can­ti­dad de abor­tos cre­ció 35% en tres años. La ta­sa de abor­tos si­gue una ten­den­cia si­mi­lar, pa­san­do de 8,6 a 11,5 abor­tos por ca­da 1.000 mu­je­res de en­tre 15 y 49 años. Al com­pa­rar con Ar­gen­ti­na, lla­ma la aten­ción que la ta­sa de abor­to re­gis­tra­da en Uru­guay es 6 ve­ces me­nor a la es­ti­ma­da por Ma­rio y Pan­te­li­des pa­ra un con­tex­to eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y de idio­sin­cra­sia muy si­mi­lar al uru­gua­yo.

El cos­to de la ley

Ob­te­ner un pre­cio es­ti­ma­do no es un ca­mino me­nos es­ca­bro- so. “Se sa­be” que las clí­ni­cas pri­va­das que rea­li­zan la prác­ti­ca clan­des­ti­na co­bran una ci­fra cer­ca­na a los $ 30.000. Un da­to in­com­pro­ba­ble al tra­tar­se de un “mer­ca­do ne­gro”.

Pa­ra co­no­cer el cos­to de la pres­ta­ción le­gal es ne­ce­sa­rio ar­mar un rom­pe­ca­be­zas. La prác­ti­ca mé­di­ca re­que­ri­da pa­ra un

abor­to en los tér­mi­nos que pro­po­ne la ley es se­mi­am­bu­la­to­ria. Sin em­bar­go no es­tá exen­ta de la in­ter­ven­ción de un ga­bi­ne­te de pro­fe­sio­na­les que ase­so­ra, de un mé­di­co que in­ter­vie­ne, de es­tu­dios mé­di­cos pre­vios (la­bo­ra­to­rio, eco­gra­fía), del me­di­ca­men­to uti­li­za­do (mi­zo­pros­tol), de un día de internación y de los con­tro­les mé­di­cos pos­te­rio­res. To­do ello tie­ne un cos­to y es cuan­ti­fi­ca­ble.

Só­lo el mi­so­pros­tol tie­ne hoy en nues­tro país un va­lor de mer­ca­do de $ 3.350. La pre­sen­ta­ción es de 12 com­pri­mi­dos y la prác­ti­ca re­quie­re al me­nos 8. En el no­men­cla­dor de salud de la Pro­vin­cia de Neu­quén, un día de internación en sa­la co­mún (só­lo ca­ma, sin in­su­mos ni ser­vi­cios) se co­ti­za $ 1.800. A ello hay que su­mar los ho­no­ra­rios pro­fe­sio­na­les an­tes, du­ran­te y des­pués, y el cos­to de los es­tu­dios. Un cálcu­lo de mí­ni­ma, sien­do aus­te­ros en el va­lor de las pres­ta­cio­nes, arro­ja un cos­to apro­xi­ma­do de $ 10.000 por abor­to. Na­tu­ral­men­te, al con­ver­tir­se en una pres­ta­ción le­gal, la su­ma es tres ve­ces me­nor a la que se ma­ne­ja de for­ma clan­des­ti­na.

Con es­tos da­tos, es po­si­ble rea­li­zar un cálcu­lo es­ti­ma­ti­vo del cos­to que ten­drá la im­ple­men­ta­ción de la ley. Pa­ra ello, se to­man co­mo pa­rá­me­tro los 500.000 abor­tos al año que ma­ne­jan los im­pul­so­res de la nor­ma. Se pre­vé ade­más, una evo­lu­ción si­mi­lar a la de Uru­guay en cuan­to a la can- ti­dad de ca­sos. Se toma co­mo re­fe­ren­cia un cos­to de $10.000 por abor­to, ac­tua­li­za­do por in­fla­ción un 30% el pri­mer año, 20% el se­gun­do y 10% el ter­ce­ro (a tono con las pre­vi­sio­nes ofi­cia­les, en cuan­to a la ten­den­cia de los pre­cios a la ba­ja). El re­sul­ta­do se re­fle­ja en el in­fo­gra­ma ad­jun­to, y mues­tra un cos­to de $5.000 mi­llo­nes de pe­sos el pri­mer año y de $11.600 mi­llo­nes ha­cia 2021.

¿Quién pa­ga?

La con­sig­na de los im­pul­so­res de la ley es “abor­to se­gu­ro, le­gal y gra­tui­to”. Lo real es que la pa­la­bra “gra­tui­to” es me­ta­fó­ri­ca. Por más que a par­tir de la le­ga­li­za­ción las mu­je­res lo­gren ac­ce­der a la pres­ta­ción sin pa­gar, al fi­nal del ca­mino al­guien pa­ga, y ese “al­guien” es el Es­ta­do. Es por ello que la no in­clu­sión de sen­das co­mi­sio­nes de Pre­su­pues­to du­ran­te el de­ba­te en Dipu­tados y Se­na­do­res es co­mo mí­ni­mo sor­pren­den­te. La pre­gun­ta ob­via es ¿con qué fon­dos se fi­nan­cia­rá el cos­to de apli­ca­ción de la ley? La si­tua­ción fis­cal del Es­ta­do na­cio­nal es ter­mi­nal, y puer­tas aden­tro del go­bierno se dis­cu­te cuá­les se­rán las par­ti­das a re­cor­tar pa­ra cum­plir con el ajus­te com­pro­me­ti­do en el acuer­do con el FMI. Só­lo un ejem­plo es el de las pen­sio­nes por dis­ca­pa­ci­dad, don­de se ana­li­za un re­cor­te de $ 8.000 mi­llo­nes.

Con buen tino al­guien po­dría su­ge­rir que bue­na par­te del cos­to se­rá ab­sor­bi­do por las obras so­cia­les. Sin em­bar­go, los im­pul­so­res de la ley adu­cen que la ur­gen­cia de la nor­ma, ra­di­ca en la de­sigual­dad que pa­de­cen mi­les de mu­je­res po­bres, que no pue­den ac­ce­der a la pres­ta­ción por no po­der pa­gar. Esas mis­mas mi­les de mu­je­res no cuen­tan con obra so­cial ni con pre­pa­ga, y acu­di­rán al sis­te­ma pú­bli­co de salud.

El pun­to es to­da­vía más de­li­ca­do cuan­do se com­pren­de que el ser­vi­cio de salud pú­bli­ca en Ar­gen­ti­na es­tá a car­go de las pro­vin­cias. Es de­cir que gran par­te del cos­to fis­cal re­cae­rá so­bre los pre­su­pues­tos pro­vin­cia­les. El da­to no pa­re­ce ha­ber si­do con­si­de­ra­do ni por los le­gis­la­do­res na­cio­na­les que re­pre­sen­tan a las pro­vin­cias y vo­ta­ron a fa­vor, ni por los go­ber­na­do­res que apor­ta­ron los vo­tos so­bre la ho­ra pa­ra la me­dia san­ción en Dipu­tados.

Uno de los le­gis­la­do­res na­cio­na­les de la zo­na ex­pre­só es­ta se­ma­na du­ran­te un en­cuen­tro in­for­mal que “si se aprue­ba la ley, la na­ción de­be­rá asis­tir fi­nan­cie­ra­men­te a las pro­vin­cias, e in­cluir en el Pre­su­pues­to 2019 las par­ti­das co­rres­pon­dien­tes”. No lu­ce co­mo el es­ce­na­rio más pro­ba­ble, da­das las cir­cuns­tan­cias que atra­vie­sa la eco­no­mía na­cio­nal.

El ne­go­cio pri­va­do

Un ele­men­to in­sos­la­ya­ble es el lobby pri­va­do que se mo­vi­li­za de­trás de la ley de abor­to. En es­te sen­ti­do hay dos da­tos cla­ves.

En pri­mer lu­gar, el mi­so­pros­tol es ela­bo­ra­do en Ar­gen­ti­na por un so­lo la­bo­ra­to­rio. La pro­vin­cia de San­ta Fe anun­ció es­te año que co­men­za­rá a fa­bri­car­lo en el la­bo­ra­to­rio pro­vin­cial, pe­ro has­ta el mo­men­to la pre­sen­ta­ción co­mer­cial de la dro­ga ( Oxa­prost) pro­vie­ne de una so­la em­pre­sa, que ope­ra en una po­si­ción cua­si mo­no­pó­li­ca. El re­sul­ta­do se ob­ser­va en la evo­lu­ción del pre­cio ( ver in­fo­gra­ma ad­jun­to). En­tre 2015 y 2018, el pre­cio del Oxa­prost cre­ció un 500%. No es ne­ce­sa­rio adi­vi­nar que una vez apro­ba­da la ley, y an­te el in­cre­men­to en la de­man­da, el pre­cio po­dría su­bir to­da­vía más. Con el pre­cio ac­tual ($ 3.350) y ha­cien­do una pro­yec­ción ini­cial de 500.000 abor­tos, re­sul­ta una fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los $ 1.600 mi­llo­nes.

En se­gun­do lu­gar, exis­te un uni­ver­so de clí­ni­cas pri­va­das que rea­li­zan abor­tos de for­ma clan­des­ti­na. La ley pre­vé la in­clu­sión de la pres­ta­ción de abor­to en el Plan Mé­di­co Obli­ga­to­rio (PMO), lo que obli­ga­rá a las obras so­cia­les a cu­brir la pres­ta­ción. Ello im­pli­ca por un la­do que las clí­ni­cas que ya rea­li­zan abor­tos clan­des­ti­nos po­drán fac­tu­rar la pres­ta­ción “en blan­co”, y por el otro desem­bo­ca en pro­ba­bles nue­vos au­men­tos en la ta­ri­fa de las pre­pa­gas, cuan­do las mis­mas se vean com­pe­li­das a am­pliar la co­ber­tu­ra.

La ex­clu­sión del pre­su­pues­to en el de­ba­te lu­ce irra­cio­nal en un con­tex­to eco­nó­mi­co tan frá­gil.

Fue­ra del de­ba­te. Pe­se al fuer­te im­pac­to pre­su­pues­ta­rio, am­bas Cá­ma­ras de­ci­die­ron no ha­blar de los fon­dos ne­ce­sa­rios.

A fa­vor y en con­tra. El de­ba­te en torno al abor­to di­vi­de a la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.