Me­jor nu­tri­ción, más pro­duc­ción

La ela­bo­ra­ción de es­tra­te­gias de su­ple­men­ta­ción pa­ra la pro­duc­ción ovi­na es de­ter­mi­nan­te. La co­rrec­ta nu­tri­ción en ca­da etapa, la asig­na­ción de lo­tes y los tiem­pos de pas­to­reo per­mi­ten mul­ti­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad de los ani­ma­les.

Río Negro - Pulso - - Portada - JUAN ANTENAO antenao.juan@inta.gob.ar INTA

En los sis­te­mas de pro­duc­ción ovi­na so­bre pas­ti­za­les na­tu­ra­les la toma de de­ci­sio­nes res­pec­to al ajus­te de car­ga ani­mal, asig­na­ción de lo­tes por ca­te­go­rías, o tiem­po de pas­to­reo, pue­den con­tri­buir de ma­ne­ra po­si­ti­va so­bre la via­bi­li­dad pro­duc­ti­va y eco­nó­mi­ca del sis­te­ma pro­duc­ti­vo

Da­da la im­por­tan­cia de es­tas de­ci­sio­nes y el efec­to que pue­den te­ner en la pro­duc­ti­vi­dad, es ne­ce­sa­rio con­tar con la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de in­for­ma­ción, tan­to de la ofer­ta fo­rra­je­ra o com­por­ta­mien­to del pas­ti­zal, co­mo de los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías ani­ma­les.

Los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les se pue­den cla­si­fi­car en dos gru­pos; los de man­te­ni­mien­to y los de pro­duc­ción, ya que es­tos im­pli­can di­fe­ren­tes de­man­das dia­rias de ener­gía, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Exis­ten ta­blas de re­que­ri­mien­tos, don­de en­con­trar las de­man­das dis­cri­mi­na­das por ca­te­go­rías.

Los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de los ani­ma­les en pro­duc­ción (ove­jas), va­rían se­gún el es­ta­do fi­sio­ló­gi­co en el que se en­cuen­tren, y se de­be pro­cu­rar que en ca­da etapa re­ci­ban las ne­ce­si­da­des co­rres­pon­dien­tes. Los tres pe­rio­dos más im­por­tan­tes son ser­vi­cio, úl­ti­mo ter­cio de ges­ta­ción y lac­tan­cia.

Ser­vi­cio

Pre­vio al in­gre­so de los car­ne­ros a la ma­ja­da, y a fin de me­jo­rar la ta­sa ovu­la­to­ria, es im­por­tan­te que las ove­jas se en­cuen­tren en buen es­ta­do nu­tri­cio­nal.

La téc­ni­ca de su­ple­men­ta­ción pre­vio a la en­car­ne­ra­da “flus­hing pre­ser­vi­cio”, per­mi­ti­ría al­can­zar una con­di­ción cor­po­ral de 3 a 3,5 pun­tos en la es­ca­la de 1 al 5, au­men­tan­do la po­si­bi­li­dad de par- tos múl­ti­ples. La su­ple­men­ta­ción pue­de ser pro­tei­ca en el ca­so de que los ani­ma­les se es­tén ali­men­tan­do de fo­rra­je de ba­ja ca­li­dad (pas­to se­co) o ener­gé­ti­ca si se en­cuen­tra pas­to­rean­do fo­rra­je de me­dia­na a bue­na ca­li­dad, co­mo pue­de ser una pas­tu­ra o re­bro­te de pas­ti­zal na­tu­ral.

Ges­ta­ción

La ges­ta­ción im­pli­ca el crecimiento de la pla­cen­ta, el úte­ro, flui­dos y el fe­to. Se di­vi­de a la ges­ta­ción en ter­cios. Du­ran­te el pri­mer ter­cio el crecimiento es mí­ni­mo y por lo tan­to los re­que­ri­mien­tos tam­bién son ba­jos, en el se­gun­do se pro­du­ce el crecimiento de la pla­cen­ta y co­mien­za el desa­rro­llo del fe­to, a par­tir de es­te mo­men­to y prin­ci­pal­men­te en el úl­ti­mo ter­cio, don­de el cor­de­ro lo­gra el 70 % del pe­so fi­nal, se de­ben ajus­tar al má­xi­mo los con­tro­les nu­tri­cio­na­les y me­jo­rar de ser ne­ce­sa­rio.

El su­mi­nis­trar ener­gía, es­pe­cial­men­te a tra­vés del agre­ga­do de grano en la die­ta a ma­dres en la úl­ti­ma etapa de ges­ta­ción, es­tá di­ri­gi­da a au­men­tar el ta­ma­ño y las re­ser­vas del cor­de­ro, evi­tar par­tos dis­tó­ci­cos, dis­mi­nuir el tiem­po que de­mo­ra el cor­de­ro en pa­rar­se y ma­mar; y au­men­tar la ca­li­dad y can­ti­dad de ca­los­tro.

Lac­tan­cia

Du­ran­te la pa­ri­ción los re­que­ri­mien­tos con­ti­núan su ten­den­cia cre­cien­te y al­can­zan su má­xi­mo ni­vel en la lac­tan­cia. La co­rrec­ta nu­tri­ción has­ta el fi­nal de la lac­tan­cia, per­mi­te dis­mi­nuir las pér­di­das pe­ri­na­ta­les y lo­grar lo­tes de corderos con con­di­cio­nes ho­mo­gé­neas.

La pro­duc­ción de le­che au­men­ta des­de el par­to has­ta al­can­zar su má­xi­mo apro­xi­ma­da­men­te a las 3 o 4 se­ma­nas, au­men­tan­do los re­que­ri­mien­tos que de­ben ser cu­bier­tos con heno, gra­nos o con­cen­tra­dos, y ase­gu­ran­do el apor­te de mi­ne­ra­les y pro­teí­nas. Al­re­de­dor del mes de edad, el cor­de­ro co­men­za­rá a con­su­mir fo­rra­je, por lo que ya no de­pen­de­rá ex­clu­si­va­men­te de la ma­dre. La su­ple­men­ta­ción al pie de la ma­dre es una al­ter­na­ti­va pa­ra ter­mi­nar corderos cuan­do la ca­li­dad del fo­rra­je no lo per­mi­te.

Pro­duc­ti­vi­dad. La me­jo­ra es evi­den­te con bue­na nu­tri­ción.

Es­tra­te­gia. La clave pa­ra una bue­na su­ple­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.