“Los dos es­ce­na­rios po­si­bles son hi­per­re­ce­sión o me­ga­de­va­lua­ción”

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CIPOLLETTI

Es uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes de la re­gión en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y re­fe­ren­te en el ám­bi­to aca­dé­mi­co, po­see­dor de una mi­ra­da pro­fun­da­men­te crí­ti­ca en cuan­to a la di­ná­mi­ca de la ac­tual ges­tión eco­nó­mi­ca. En diá­lo­go con “Pul­so”, el economista Pa­blo Ala Rue com­par­tió su pers­pec­ti­va en re­la­ción a la co­yun­tu­ra de la eco­no­mía na­cio­nal.

PRE­GUN­TA- ¿Qué sen­sa­cio­nes le de­ja lo acon­te­ci­do du­ran­te los úl­ti­mos tres me­ses?

RES­PUES­TA- Lo que uno ob­ser­va es que no hay nin­gu­na pers­pec­ti­va de re­ver­sión de es­te pro­ce­so. Las in­ver­sio­nes no se con­cre­tan. Por la vía de las ex­por­ta­cio­nes hay un de­te­rio­ro cre­cien­te y ade­más ya se sa­be que por más que el dó­lar ha­ya me­jo­ra­do eso no va a ge­ne­rar una me­jo­ra de las ex­por­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­va, a lo su­mo va a me­jo­rar la ba­lan­za co­mer­cial por una re­duc­ción de las im­por­ta­cio­nes. Y si­gue la de­pre­sión del con­su­mo que re­pre­sen­ta el grue­so de la de­man­da. To­do in­di­ca que el pro­ce­so se va a pro­fun­di­zar.

P- ¿Qué opi­nión tie­ne de la ges­tión eco­nó­mi­ca?

R- A mí me re­sul­ta di­fí­cil re­cons­truir la ló­gi­ca de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, por­que mi­ro la eco­no­mía des­de otro pa­ra­dig­ma. Pe­ro si la idea es la que el go­bierno tras­mi­te, res­pec­to a que el or­de­na­mien­to ma­cro eco­nó­mi­co o la re­duc­ción del gas­to van a ge­ne- rar un re­bo­te en el ni­vel de ac­ti­vi­dad vía in­ver­sión, eso pa­re­ce por lo me­nos in­ge­nuo. Y ade­más in­su­fi­cien­te, por­que si no hay acom­pa­ña­mien­to del con­su­mo, la in­ver­sión no es su­fi­cien­te co­mo pa­ra trac­cio­nar nin­gún pro­ce­so de crecimiento. Por otra par­te, ya es­tá en mar­cha una fuer­te re­trac­ción de la in­ver­sión pu­bli­ca, con lo cual es di­fí­cil en­ten­der por don­de pa­sa­ría el re­bo­te vir­tuo­so.

P- ¿Qué opi­na de la pre­mi­sa que se­ña­la a la ecua­ción fis­cal co­mo la raíz de to­dos los ma­les?

R- La si­tua­ción fis­cal ge­ne­ral du­ran­te es­te go­bierno, no so­lo que no me­jo­ró, sino que em­peo­ró. La me­jo­ra mar­gi­nal en re­la­ción al gas­tó, se ‘más que com­pen­só’ con las ero­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras y los ser­vi­cios de la deu­da.

P- ¿Pue­de de­te­ner­se el de­te­rio­ro?

R- Por es­te ca­mino, la si­tua­ción es cre­cien­te­men­te peor. La res­tric­ción externa que es his­tó­ri­ca en Ar­gen­ti­na, y el es­tran­gu­la­mien­to ex­terno que es nues­tra no­ta dis­tin­ti­va des­de ha­ce dé­ca­das, no re­ci­be nin­gu­na res­pues­ta des­de el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, por­que tam­po­co hay en pa­ra­le­lo nin­gún pro­ce­so de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes o de fo­men­to de las ex­por­ta­cio­nes, o al­gu­na po­lí­ti­ca in­dus­trial que per­mi­ta pen­sar que en un fu­tu­ro cer­cano no­so­tros va­mos a te­ner ma­yor ca­pa­ci­dad de re­pa­go vía ex­por­ta­cio­nes, de la deu­da cre­cien­te.

P- ¿Es ade­cua­do el gra­do de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca apli­ca­do por el go­bierno? R- No, to­do lo con­tra­rio. P- ¿Por qué?

R- Si se par­te de la ba­se de que el pro­ble­ma es­truc­tu­ral es la res­tric­ción externa, es ne­ce­sa­rio ad­mi­nis­trar el fac­tor es­ca­so, que son las di­vi­sas. Eso im­pli­ca orien­tar las di­vi­sas a la in­ver­sión, a la com­pra de in­su­mos, de ma­qui­na­rias, obli­ga­to­rie­dad en la li­qui­da­ción de las ex­por­ta­cio­nes, re­du­cir el ac­ce­so por vía del ate­so­ra­mien­to, res­tric­ción a la li­bre mo­vi­li­dad de ca­pi­ta­les. Po­lí­ti­cas que per­mi­tan al Es­ta­do ha­cer­se de las di­vi­sas ne­ce­sa­rias.

P- ¿Exis­te una ne­ce­si­dad ver­ná­cu­la de ex­tra­po­lar mo­de­los eco­nó­mi­cos idea­dos pa­ra otro con­tex­to?

R- Su­ce­de que no so­lo nues­tra reali­dad es di­fe­ren­te, sino que en mu­chos ca­sos es fal­so que esas mis­mas po­lí­ti­cas se apli­quen en los paí­ses cen­tra­les en los que fue­ron idea­dos los mo­de­los. El ca­so más cla­ro es el del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, don­de his­tó­ri­ca­men­te se exi­ge la li­be­ra­li­za­ción de los pro­duc­tos en los que exis­te com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses desa­rro­lla­dos, y se man­tie­nen los ni­ve­les de pro­tec­ción en aque­llos pro­duc­tos don­de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na tie­ne ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad. Lo mis­mo su­ce­de en cuan­to al dé­fi­cit fis­cal. Se le exi­ge equi­li­brio fis­cal a la Ar­gen­ti­na, mien­tras que la ma­yo­ría de los paí­ses cen­tra­les man­tie­ne un dé­fi­cit fis­cal muy al­to. P- ¿Hay un ti­po de mo­de­lo que se im­po­ne me­diá­ti­ca­men­te? R- Hay co­mo una ins­ta­la­ción de un discurso de po­lí­ti­ca eco­nó­mi- ca des­de la “ra­cio­na­li­dad”, que la so­cie­dad ab­sor­be, pe­ro que a la vez no lo­gra mos­trar re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en nin­gún otro lu­gar.

P- El go­bierno y la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas in­sis­ten en que la in­fla­ción es un fla­ge­lo ne­ta­men­te mo­ne­ta­rio, ¿qué opi­na?

R- El pro­ble­ma mo­ne­ta­rio, es de­ri­va­do de la in­fla­ción, y no al re­vés. Los pro­ce­sos in­fla­cio­na­rios son mu­cho más es­truc­tu­ra­les en la Ar­gen­ti­na, y eso ge­ne­ra co­rres­pon­den­cias en el plano mo­ne­ta­rio que acom­pa­ñan esos pro­ce­sos, pa­ra no ge­ne­rar es­tas es­tam­pi­das de ta­sa de in­te­rés que es­ta­mos ob­ser­van­do. Asig­nar­le a la in­fla­ción un ori­gen so­la­men­te mo­ne­ta­rio, es sub­es­ti­mar un pro­ble­ma mu­cho más com­ple­jo, y los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta.

P- ¿Dón­de desem­bo­ca la cri­sis fi­nan­cie­ra da­ta­da en los úl­ti­mos tres me­ses?

R- No soy pa­ra na­da op­ti­mis­ta. Creo que hay dos es­ce­na­rios pro­ba­bles. El pri­me­ro es mar­char a una hi­per­re­ce­sión. Ese se­rá el re­sul­ta­do si se si­gue sos­te­nien­do la si­tua­ción en ba­se a au­men­to de ta­sas y de en­ca­jes ban­ca­rios, a re­duc­ción del cir­cu­lan­te, a com­pre­sión de la de­man­da y au­men­to de ta­ri­fas. El se­gun­do ca­mino, que tam­bién desem­bo­ca­ría en una fuer­te cri­sis, es que aun con to­das esas he­rra­mien­tas mo­ne­ta­rias no se lo­gre con­tro­lar el dó­lar y ha­ya una de­va­lua­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va, que es la for­ma en que siem­pre se re­sol­vie­ron las co­sas cuan­do no hu­bo ad­mi­nis­tra­ción del ti­po de cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.