“No hay que te­mer al in­gre­so de ca­pi­ta­les, hay que tra­ba­jar pa­ra que no se va­yan”

Río Negro - Pulso - - Entrevista - CORRESPONSALÍA CI­PO­LLET­TI

De am­plia tra­yec­to­ria co­mo eco­no­mis­ta, con­sul­tor in­ter­na­cio­nal y ex fun­cio­na­rio del área eco­nó­mi­ca, Ma­nuel So­la­net adhiere al rum­bo ele­gi­do por el go­bierno, pe­ro cree que los cam­bios plan­tea­dos fue­ron a un rit­mo de­ma­sia­do len­to. En dia­lo­gó con Pul­so, ex­pu­so su vi­sión de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual.

PRE­GUN­TA- ¿Cual es su pri­me­ra im­pre­sión de la co­yun­tu­ra?

RES­PUES­TA- La no­ti­cia prin­ci­pal es el acuer­do lo­gra­do con el FMI. Par­te de ese di­ne­ro se es­tá uti­li­zan­do pa­ra con­te­ner la evo­lu­ción del dó­lar. Es­to se ha lo­gra­do con un fuer­te au­men­to de las ta­sas de in­te­rés, apli­ca­do ini­cial­men­te a la Le­bacs y aho­ra tam­bién a los tí­tu­los emi­ti­dos por el Te­so­ro. Es un re­me­dio muy fuer­te, y no se pue­de apli­car por mu­cho tiem­po, por­que im­pac­ta so­bre el ni­vel de ac­ti­vi­dad.

P- ¿Có­mo se lo­gra una sen­da vir­tuo­sa a lar­go pla­zo?

R- La so­lu­ción es­truc­tu­ral pa­sa por po­ner en or­den las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas, en par­ti­cu­lar la si­tua­ción fis­cal. Es­to re­quie­re tiem­po.

P- ¿La ‘con­fian­za’ de­be ocu­par el lu­gar que el go­bierno le ha da­do?

R- Es muy di­fí­cil re­cu­pe­rar rá­pi­da­men­te la con­fian­za. Lo de­mues­tra el pro­pio mer­ca­do con la va­lo­ri­za­ción de los tí­tu­los pú­bli­cos emi­ti­dos por el Te­so­ro. Ha­bía una fuer­te des­va­lo­ri­za­ción, hu­bo una te­nue re­cu­pe­ra­ción, y en la úl­ti­ma se­ma­na vol- vie­ron a caer. Ello de­mues­tra que to­da­vía es­ta­mos en una si­tua­ción en­de­ble, y que la con­fian­za ne­ce­si­ta­rá to­da­vía de ‘mas da­tos’ pa­ra re­cu­pe­rar­se. Ello es cla­ve pa­ra que co­mien­ce a ve­ri­fi­car­se un flu­jo de in­ver­sio­nes di­rec­tas, que son las que ver­da­de­ra­men­te im­por­tan.

P- ¿Fue de­ma­sia­do op­ti­mis­ta pen­sar que el gra­dua­lis­mo era po­si­ble?

R- Si, hu­bo de­ma­sia­do op­ti­mis­mo. Eso hi­zo que se pier­da el tiem­po ini­cial, ese que dis­po­ne un go­bierno pa­ra apli­car las me­di­das de ma­yor cos­to po­lí­ti­co. El go­bierno no fue lo su­fi­cien­te­men­te sin­ce­ro res­pec­to a la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ban las cuen­tas fis­ca­les. Se ne­ce­si­ta­ba una ci­ru­gía, más que un tra­ta­mien­to con as­pi­ri­nas.

P- ¿Se sub­es­ti­mó el pro­ble­ma? R- Se es­pe­cu­la­ba con el que el cré­di­to se iba a sos­te­ner por mu­cho más tiem­po, y que el mun­do iba a se­guir res­pon­dien­do a la va­lo­ri­za­ción del go­bierno ar­gen­tino, que sin du­da al­gu­na in­tro­du­jo una me­jo­ra en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y en la éti­ca pú­bli­ca. Pe­ro eso no fue su­fi­cien­te. Y ocu­rrió al­go que po­día su­po­ner­se, y es el au­men­to de ta­sas en EE.UU., lo que reorien­tó el flu­jo de ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ros ha­cia una ma­yor se­gu­ri­dad. Ello per­ju­di­có a to­das las eco­no­mías emer­gen­tes, y so­bre to­do a las que es­tán más ex­pues­tas, co­mo Ar­gen­ti­na.

P- ¿Fue bueno eli­mi­nar to­dos los con­tro­les de ca­pi­tal de gol­pe? R- La eco­no­mía ar­gen­ti­na si­gue sien­do de las más ce­rra­das del mun­do. In­tro­du­cir res­tric­cio­nes em­peo­ra la si­tua­ción, más que fa­vo­re­cer­la. No hay que te­ner mie­do al in­gre­so de ca­pi­ta­les, pen­san­do que así co­mo lle­gan se van. Lo que hay que ha­cer es crear las con­di­cio­nes pa­ra que no se va­yan.

P- ¿Cuál fue el prin­ci­pal error en re­la­ción a la po­lí­ti­ca an­ti­in­fla­cio­na­ria?

R- El error fue no ata­car el pro­ble­ma es­truc­tu­ral de fon­do, que es la si­tua­ción fis­cal. El go­bierno si­gue to­da­vía pa­de­cien­do la gra­ve­dad de la he­ren­cia que re­ci­bió. Lo que no hi­zo fue in­ten­tar co­rre­gir­la con ma­yor pro­fun­di­dad y ur­gen­cia. Es allí don­de se ori­gi­nan la cri­sis de con­fian­za y la co­rri­da so­bre el ti­po de cam­bio. Pe­se a ello, el pass trougth ha si­do mo­de­ra­do. Pen­se­mos que hu­bo una de­va­lua­ción del 50% en los úl­ti­mos tres me­ses.

P- ¿Es de­cir que la ten­den­cia al al­za de los pre­cios con­ti­nua­rá?

R- Pro­ba­ble­men­te en los pró­xi­mos me­ses vea­mos va­lo­res de in­fla­ción men­sual si­mi­la­res a los de ju­nio. Se ha ro­to la ten­den­cia que mos­tra­ba una ba­ja en la ta­sa de in­cre­men­to del ni­vel ge­ne­ral de pre­cios.

P- Te­nien­do en cuen­ta las al­tas ta­sas de in­te­rés y la pro­xi­mi­dad de un año elec­to­ral ¿que es­pe­ra del ni­vel de ac­ti­vi­dad y del em­pleo?

R- Ya es­ta­mos vien­do que el cre­ci­mien­to se ha mo­ri­ge­ra­do. Pro­ba­ble­men­te el año cul­mi­ne con un cre­ci­mien­to por de­ba­jo del 1% del Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI). Lo que su­ce­da el año pró­xi­mo de-

pen­de­rá de que el go­bierno lo­gre re­cu­pe­rar la con­fian­za, y se em­pie­ce a ver que el pro­gra­ma de re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal es efec­ti­vo. Cuan­do ello ocu­rra, po­dre­mos ver una re­duc­ción de las ta­sas de in­te­rés acom­pa­ñan­do una re­duc­ción en la in­fla­ción.

P- ¿To­do se re­du­ce a la ba­ja del dé­fi­cit fis­cal?

R- Ha­cen fal­ta tra­ba­jar tam­bién so­bre otros as­pec­tos de la eco­no­mía. Me re­fie­ro por ejem­plo a una re­for­ma la­bo­ral que re­duz­ca los cos­tos por en­ci­ma del sa­la­rio, y que per­mi­ta au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y ba­jar los ries­gos de to­mar em­plea­dos. Me re­fie­ro tam­bién a una jus­ti­cia más efi­cien­te. Tam­bién a un sen­de­ro de es­ta­bi­li­dad que des­alien­te to­da po­si­bi­li­dad de se­guir au­men­tan­do im­pues­tos, ge­ne­ran­do con­di­cio­nes ad­ver­sas pa­ra el in­ver­sor pri­va­do.

P- ¿Hay mar­gen so­cial pa­ra ese ti­po de re­for­mas?

R- Hay más mar­gen y so­por­te so­cial, que po­lí­ti­co. Por­que las me­di­das de co­rrec­ción ad­mi­ten amor­ti­gua­ción so­cial. La co­rrec­ción ta­ri­fa­ria por ejem­plo, que si­gue sien­do ne­ce­sa­ria pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit ener­gé­ti­co, se pue­de com­pen­sar pa­ra quie­nes tie­nen me­nor ni­vel de in­gre­sos, me­dian­te la tar­je­ta Sube, que ya es de uso ex­ten­di­do. Al­go si­mi­lar se pue­de ha­cer en el ca­so de la elec­tri­ci­dad o el gas pa­ra los ho­ga­res ca­ren­cia­dos. Se pue­de tra­ba­jar y ser crea­ti­vos, sin que eso im­pli­que afec­tar a los que más su­fren. Hay que apli­car mu­cha in­te­li­gen­cia y ha­cer­lo con mu­cho cui­da­do, pe­ro es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.