Se­gún el fo­co con que se mi­re

Des­de ha­ce dé­ca­das, el rum­bo eco­nó­mi­co os­ci­la en­tre una es­truc­tu­ra que po­ne la mi­ra­da en el mer­ca­do in­terno u otra que se fo­ca­li­za en el ex­te­rior.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CIPOLLETTI

El tér­mino “grie­ta” tie­ne hoy en Ar­gen­ti­na un sig­ni­fi­ca­do mu­cho más pro­fun­do que el que qui­zá pu­do te­ner has­ta ha­ce ape­nas diez años. Cual­quier ar­gen­tino sa­be que la pa­la­bra se usa pa­ra des­cri­bir la an­ti­no­mia en­tre los ad­he­ren­tes al go­bierno an­te­rior, y sus de­trac­to­res. Sin em­bar­go, cir­cuns­cri­bir “la grie­ta” so­lo a la dispu­ta po­lí­ti­ca re­cien­te, es un re­duc­cio­nis­mo his­tó­ri­co.

La ver­da­de­ra grie­ta, vi­gen­te en el país des­de ha­ce al me­nos 70 años ( cuan­do los ac­tua­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos qui­zá to­da­vía no ha­bían na­ci­do), es la que di­vi­de las ideas en­tre quie­nes pre­fie­ren un país con in­dus­tria na­cio­nal, un mer­ca­do in­terno fuer­te, al­tos ni­ve­les de con­su­mo y pro­tec­ción del tra­ba­jo na­cio­nal, y un es­ta­do fuer­te; ver­sus aque­llos que pre­fie­ren fron­te­ras abier­tas a la li­bre en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les, bie­nes y ser­vi­cios, cu­ya ban­de­ra es la in­ver­sión ( en es­pe­cial la ex­tran­je­ra) y la pro­duc­ti­vi­dad, y cu­ya prio­ri­dad ex­clu­si­va es el fo­men­to de la ac­ti­vi­dad pri­va­da y la re­duc­ción del ta­ma­ño del es­ta­do. Se tra­ta de dos mo­de­los de país bien di­fe­ren­tes, uno con la mi­ra­da pues­ta en el in­te­rior, y otro con el fo­co pues­to en el ex­te­rior.

El re­sul­ta­do, es una eco­no­mía que os­ci­la en­tre una y otra vi­sión, de una ban­qui­na a la otra, sin que en tres cuar­tos de Si­glo, la so­cie­dad to­da y la di­ri­gen­cia que la re­pre­sen­ta, ha­ya lo­gra­do una sín­te­sis que per­mi­ta un ca­mino cer­te­ro y equi­li­bra­do, que con­tem­ple las vir­tu­des de am­bas vi­sio­nes. La dispu­ta po­lí­ti­ca te­ñi­da de per­so­na­lis­mos, co­rrup­ción e inep­ti­tud ha si­do en ese lap­so, el te­lón de fon­do del es­ce­na­rio.

Una mi­ra­da am­plia so­bre la co­yun­tu­ra ac­tual, per­mi­te ad­ver­tir con cla­ri­dad que la grie­ta en­tre mo­de­los de país, si­gue más vi­gen­te que nun­ca.

Con­su­mo y po­der ad­qui­si­ti­vo

La di­ná­mi­ca del con­su­mo, es un buen ter­mó­me­tro pa­ra me­dir el es­ta­do en que se en­cuen­tra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Cuan­do exis­te bo­nan­za, el con­su­mo es la com­po­nen­te de la de­man­da que reac­cio­na con ma­yor ve­lo­ci­dad. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do el ni­vel de ac­ti­vi­dad se des­ace­le­ra. La Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (Ca­me), lle­va ade­lan­te des­de ha­ce años un re­le­va­mien­to men­sual del con­su­mo mi­no­ris­ta. El mis­mo cuan­ti­fi­ca la evo­lu­ción de las ven­tas en can­ti­dad, eli­mi­nan­do la dis­tor­sión que pue­de ge­ne­rar la va­ria­ble pre­cio (in­fla­ción). Los re­sul­ta­dos son elo­cuen­tes. En 27 de los 30 me­ses de la ges­tión Ma­cri, el con­su­mo me­di­do en can­ti­dad se re­du­jo. La ten­den­cia so­lo se in­te­rrum­pió en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2017, cuan­do las ven­tas cre­cie­ron tí­mi­da­men­te.

Cuan­do se ob­ser­va lo su­ce­di­do du­ran­te los úl­ti­mos dos años del go­bierno an­te­rior, se re­gis­tra en pri­mer lu­gar un fuer­te re­tro­ce­so del con­su­mo du­ran­te 2014. El mis­mo pue­de atri­buir­se a la fuer­te de­va­lua­ción de enero de ese año, y a la ace­le­ra­ción de pre­cios re­sul­tan­te. Una cau­sa si­mi­lar pue­de atri­buir­se a lo ocu­rri­do en 2016, tras la sa­li­da del ce­po. En 2015 sin em­bar­go, se ob­ser­va una re­cu­pe­ra­ción de las ven­tas a lo lar­go de to­do el año. Di­cho re­bo­te es el que no se ve­ri­fi­có ni en 2017, ni en el pri­mer se­mes­tre de 2018. La caí­da de los úl­ti­mos dos años y me­dio, no pue­de ser atri­bui­da so­lo a la de­va­lua­ción.

En es­te sen­ti­do, hay dos ele­men­tos cla­ve que apor­ta­ron pa­ra for­ta­le­cer la ten­den­cia: los ta­ri­fa­zos a la ener­gía, y las al­tas ta­sas de in­te­rés do­més­ti­cas.

El in­fo­gra­ma ad­jun­to, re­ve­la el pe­so re­la­ti­vo de la ca­nas­ta de ser­vi­cios pú­bli­cos, en re­la­ción al sa­la­rio mí­ni­mo. Se ad­vier­te con cla­ri­dad el gol­pe al bol­si­llo del in­cre­men­to en el cos­to de los ser­vi­cios ele­men­ta­les co­mo gas, elec­tri­ci­dad y trans­por­te. El pa­go de los mis­mos re­pre­sen­ta­ba el 6% del sa­la­rio mí­ni­mo en 2015, y pa­só a sig­ni­fi­car el 17% en 2016. En la ac­tua­li­dad, la ca­nas­ta bá­si­ca de ser­vi­cios re­pre­sen­ta el 21% del sa­la­rio mí­ni­mo. En la com­pa­ra­ción re­gio­nal, so­lo Chi­le (23%) y Ve­ne­zue­la ( 33%) man­tie­nen una re­la­ción su­pe­rior en­tre cos­to de la ener­gía y sa­la­rio mí­ni­mo. Los da­tos de­mues­tran que el in­cre­men­to en el pre­cio de la ener­gía, inevi­ta­ble­men­te se tra­du­ce en un me­nor ni­vel de con­su­mo do­més­ti­co, es­pe­cial­men­te en­tre los ho­ga­res que cuen­tan con un ni­vel de in­gre­sos me­dio y me­dio ba­jo, y pe­se al es­fuer­zo ofi­cial por otor­gar la ta­ri­fa so­cial a los sec­to­res de ni­ve­les de in­gre­so mí­ni­mo.

Un se­gun­do in­fo­gra­ma, mues­tra la evo­lu­ción de la ta­sa de in­te­rés ac­ti­va en pe­sos del Ban­co de la Na­ción Ar­gen­ti­na, en­tre 2011 y 2018. El grá­fi­co re­ve­la que en épo­cas de ce­po cam­bia­rio, la ta­sa de in­te­rés in­ter­na en pe­sos se man­tu­vo “plan­cha­da” en 18%. El

pri­mer “sal­to” se re­gis­tra en 2014, lue­go de la de­va­lua­ción, pa­ra man­te­ner­se en 25% has­ta el cam­bio de go­bierno a fi­nes de 2015. La lle­ga­da del nue­vo go­bierno, im­pli­có la li­be­ra­ción del ti­po de cam­bio, y con ello lle­ga­ron las al­tas ta­sas de in­te­rés re­gis­tra­das en 2016 y en el pri­mer se­mes­tre de 2018.

La di­ná­mi­ca de ta­sas afec­tó es­pe­cial­men­te al con­su­mo, por las com­pras a cré­di­to y con tar­je­ta de cré­di­to. El co­no­ci­do “Plan Aho­ra 12” lan­za­do en la ges­tión an­te­rior, per­mi­tía fi­nan­ciar com­pras has­ta en do­ce cuo­tas sin in­te­rés. El ac­tual go­bierno man­tu­vo la mar­ca, pe­ro no la mo­da­li­dad, y la fi­nan­cia­ción “sin in­te­rés” des­apa­re­ció. El im­pac­to en las ven­tas de elec­tro­do­més­ti­cos, in­du­men­ta­ria y pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca, no tar­dó en apa­re­cer.

Un co­no­ci­do ana­lis­ta eco­nó­mi­co, sen­ten­ció ha­ce unos días que “era fá­cil man­te­ner al­tos ni­ve­les de con­su­mo en el go­bierno an­te­rior, con ta­ri­fas atra­sa­das y ta­sa de in­te­rés sub­si­dia­da”. No le fal­ta ra­zón. El pun­to es dón­de fue­ron a pa­rar los re­cur­sos que has­ta ha­ce dos años se de­di­ca­ban a sub­si­diar el con­su­mo. Los nú­me­ros son sor­pren­den­tes.

Deu­da ex­ter­na y fu­ga de ca­pi­ta­les

Na­die po­dría ima­gi­nar a un car­pin­te­ro que uti­li­za el se­rru­cho pa­ra mar­ti­llar, bar­ni­zar, li­jar, me­dir y cor­tar. Uti­li­zar una so­la he­rra­mien­ta pa­ra la mul­ti­pli­ci­dad de ap­ti­tu­des y ma­ti­ces que re­quie­re una pro­fe­sión, pa­re­ce co­mo mí­ni­mo rús­ti­co. Pe­se a ello, una gran par­te de la cá­te­dra eco­nó­mi­ca y de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca, uti­li­za una so­la va­ria­ble pa­ra ex­pli­car la mul­ti­pli­ci­dad de fa­ce­tas de la macroeconomía de un país: la ecua­ción fis­cal. Se­gún es­ta vi­sión, el gas­to del Es­ta­do, es la raíz de to­dos los ma­les.

El ac­tual go­bierno, ad­hie­re des­de la re­tó­ri­ca a es­ta pos­tu­ra. Una y otra vez, el Mi­nis­tro de Ha­cien­da Ni­co­lás Du­jov­ne, se en­car­ga de re­sal­tar en pú­bli­co la re­duc­ción del dé­fi­cit pri­ma­rio. La pre­gun­ta es ¿ Dón­de que­da­ron los re­cur­sos que el Es­ta­do Na­cio­nal aho­rró pro­duc­to de la re­duc­ción de sub­si­dios a la ener­gía? ¿No al­can­zó la re­duc­ción del gas­to en sub­si­dios a la ener­gía pa­ra al­can­zar el equi­li­brio fis­cal? Si ya no se gas­ta en sub­si­dios ¿en qué se gas­ta? Las res­pues­tas sur­gen al ob­ser­var las cuen­tas pú­bli­cas, y ad­ver­tir que el dé­fi­cit fi­nan­cie­ro del Es­ta­do Na­cio­nal, aquel que con­si­de­ra tam­bién el pa­go de los in­tere­ses de la deu­da pú­bli­ca, se ha du­pli­ca­do en so­lo dos años. El en­deu­da­mien­to mul­ti­mi­llo­na­rio en dó­la­res asu­mi­do por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, im­pli­ca en pri­mer lu­gar, que la ma­triz de gas­to pú­bli­co no se ha mo­di­fi­ca­do. El go­bierno asu­me des­de el dis­cur­so la ne­ce­si­dad de re­du­cir el Es­ta­do, pe­ro en los he­chos ha man­te­ni­do la es­truc­tu­ra he­re­da­da. En se­gun­do lu­gar, im­pli­ca que el pe­so de los in­tere­ses, más que com­pen­sa la re­duc­ción del gas­to por la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios.

El ter­cer in­fo­gra­ma, mues­tra la evo­lu­ción del pa­go de in­tere­ses rea­li­za­do por el Es­ta­do Na­cio­nal, en tér­mi­nos reales a pre­cios del año 2011. Una cuen­ta sen­ci­lla, arro­ja que en los tres pri­me­ros años de la ges­tión Ma­cri, el pa­go de in­tere­ses es un 74% ma­yor al de los úl­ti­mos tres años de la ges­tión Fer­nán­dez.

El da­to que­da con­fir­ma­do con la es­ta­dís­ti­ca que pro­por­cio­na el pro­pio Ban­co Cen­tral ( BCRA) res­pec­to a la for­ma­ción de ac­ti­vos ex­ter­nos del sec­tor pri­va­do no fi­nan­cie­ro ar­gen­tino, lo que co­mún­men­te se co­no­ce co­mo “fu­ga de ca­pi­ta­les”. Los da­tos re­ve­lan que so­lo du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2018, “sa­lie­ron” del país u$s 16.676 mi­llo­nes, un 117% más que en la pri­me­ra mi­tad de 2017. En los 30 pri­me­ros me­ses de la ac­tual ges­tión, la sa­li­da de ca­pi­ta­les as­cien­de a $48.775 mi­llo­nes. La ci­fra equi­va­le al 82% de las Re­ser­vas que man­tie­ne en la ac­tua­li­dad el BCRA.

Al unir las pun­tas del aná­li­sis, el re­sul­ta­do se tra­ta li­sa y lla­na­men­te de una re­dis­tri­bu­ción re- gre­si­va del in­gre­so, en la cual los mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que se qui­tan del bol­si­llo de la cla­se me­dia ar­gen­ti­na, im­pac­tan­do de lleno en el con­su­mo, van a pa­rar a los bol­si­llos de los gran­des in­ver­so­res ex­tran­je­ros, con asi­dua re­pre­sen­ta­ción ver­ná­cu­la en­tre ban­que­ros, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos.

Con­su­mo EVO­LU­CIÓN DE LAS VEN­TAS MI­NO­RIS­TAS EN CAN­TI­DAD

En caí­da li­bre. Las can­ti­da­des de bie­nes y ser­vi­cios consumidas por los ar­gen­ti­nos son ca­da vez me­no­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.