Gra­dua­lis­mo ver­de

El go­bierno apos­tó a que la co­ti­za­ción suba “de a po­co” y el BCRA ven­dió re­ser­vas pa­ra for­ta­le­cer la ofer­ta. El dó­lar au­men­tó igual y el cos­to de opor­tu­ni­dad fue al­tí­si­mo.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­[email protected]­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CIPOLLETTI

Ca­da 35 mi­llo­nes de pe­sos que des­ti­na­mos al fút­bol, sig­ni­fi­ca que pue­do ha­cer un jar­dín de in­fan­tes me­nos”. Co­rrían los pri­me­ros me­ses de 2016, la ges­tión es­ta­ba en pa­ña­les y tras do­ce años de kirch­ne­ris­mo, la ima­gen del fla­man­te man­da­ta­rio os­ten­ta­ba sus ni­ve­les más al­tos. En ese mar­co, el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ape­la­ba du­ran­te una no­ta pe­rio­dís­ti­ca, a una com­pa­ra­ción de cos­tos pa­ra fun­da­men­tar lo que más tar­de se­ría el fin del pro­gra­ma “Fút­bol pa­ra To­dos”, que per­mi­tía ver los par­ti­dos del tor­neo de pri­me­ra di­vi­sión de for­ma gra­tui­ta, y que du­ran­te el úl­ti­mo año de apli­ca­ción im­pli­có un gas­to de $1.800 mi­llo­nes al es­ta­do na­cio­nal.

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, la ape­la­ción del Pre­si­den­te, no es otra co­sa que un ejer­ci­cio de “cos­to de opor­tu­ni­dad”. Se en­tien­de por ello al va­lor de aque­lla op­ción de in­ver­sión a la que se re­nun­cia, a fin de co­lo­car los fon­dos en la op­ción ele­gi­da.

El cálcu­lo de cos­to de opor­tu­ni­dad pue­de rea­li­zar­se con ca­da una de las ac­cio­nes de go­bierno, ca­da vez que el es­ta­do asig­na un par­ti­da pa­ra de­ter­mi­na­da co­sa, y en ese mis­mo ac­to re­nun­cia a apli­car esos fon­dos a otra.

Sin pro­fun­di­zar de­ma­sia­do acer­ca del nú­me­ro de jar­di­nes de in­fan­tes cons­trui­dos des­de el fin de Fút­bol pa­ra To­dos, el da­to que hoy lla­ma la aten­ción, es la enor­me can­ti­dad de re­cur­sos que el es­ta­do na­cio­nal ha de­di­ca­do du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro me­ses pa­ra in­ten­tar de­te­ner la es­ca­la­da en el pre­cio del dó­lar.

La “in­ver­sión” no so­lo ha si­do mi­llo­na­ria en dó­la­res, sino que pu­do ha­ber ser­vi­do pa­ra so­bre­lle­var hol­ga­da­men­te el enor­me ajus­te de las cuen­tas del fis­co, al que el go­bierno se lan­zó más por im­po­si­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), que por con­vic­cio­nes pro­pias.

Atra­so es­truc­tu­ral

El atra­so del ti­po de cam­bio, ha si­do por más de un si­glo, la he­rra­mien­ta pre­fe­ri­da de los go­bier­nos que uti­li­za­ron el dó­lar co­mo an­cla pa­ra el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios, y pa­ra evi­tar que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de pro­duc­tos cla­ve co­mo com­bus­ti­bles o ali­men­tos, in­ci­dan en los pre­cios in­ter­nos. Ha si­do tam­bién la for­ma en que los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros, ins­tru­men­ta­ron his­tó­ri­ca­men­te des­de los tiem­pos del mo­de­lo agroex­por­ta­dor, la ren­ta fi­nan­cie­ra y la fu­ga de ca­pi­ta­les.

En di­ciem­bre de 2015, el atra­so del ti­po de cam­bio era más que evi­den­te, lue­go de cua­tro años de ce­po y res­tric­cio­nes a la sa­li­da de ca­pi­ta­les. Una se­ma­na tar­dó la ges­tión Ma­cri en anun­ciar el fin del ce­po y el pa­so a un “ti­po de cam­bio li­bre”. Ese día, el pre­cio del dó­lar sal­tó des­de $9,84 has­ta $13,95.

Co­no­ci­do es lo que su­ce­dió des­de ese en­ton­ces. El ma­si­vo in­gre­so de ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros que bus­ca­ban apro­ve­char el carry tra- de, ge­ne­ró una enor­me ofer­ta de di­vi­sas, y el pe­so vol­vió a apre­ciar­se. Fiel a su vi­sión ‘li­bre­cam­bis­ta’, el go­bierno no in­ter­vino, y apro­ve­chó el atra­so pa­ra con­tra­pe­sar el efec­to de los ta­ri­fa­zos en los pre­cios.

Lle­ga­do el mes de abril de 2018, pre­vio a la co­rri­da cambiaria, el pre­cio del dó­lar a va­lo­res de di- ciem­bre de 2015, era equi­va­len­te a $11,35, un 18% por de­ba­jo del pre­cio re­gis­tra­do lue­go de la sa­li­da del ce­po. Tras el sal­to cam­bia­rio de ma­yo, cuan­do el dó­lar se es-

ta­cio­nó en torno a $25, el pre­cio era equi­va­len­te en tér­mi­nos reales al de enero de 2016. Tras la nue­va suba re­gis­tra­da en agos­to, con la co­ti­za­ción en $31,4 el ti­po de cam­bio real es un 12% más al­to que re­gis­tra­do al ini­cio de la ges­tión Ma­cri.

No es ne­ce­sa­rio ser eco­no­mis­ta pa­ra ad­ver­tir, que si un pre­cio re­la­ti­vo se man­tie­ne por mu­cho tiem­po atra­sa­do en re­la­ción al pro­me­dio ge­ne­ral, lo más pro­ba­ble es que di­cho pre­cio tien­da a re­cu­pe­rar­se tar­de o tem­prano. So­lo ha­ce fal­ta que al­gu­na cir­cuns­tan­cia in­ter­na o ex­ter­na, dis­pon­ga las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que el pre­cio re­to­me la sen­da del equi­li­brio.

En el ca­so del dó­lar, las cir­cuns­tan­cias pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del pre­cio se pre­sen­ta­ron a fi­nes de abril, cuan­do los in­ver­so­res co­men­za­ron a eva­luar la po­si­bi­li­dad de sa­lir del país. En ese mo­men­to, la sen­da al­cis­ta del ti­po de cam­bio se con­vir­tió en pre­vi­si­ble. ¿Era ló­gi­co se­guir ven­dien­do re­ser­vas a pre­cio de ofer­ta?

Gra­dua­lis­mo cam­bia­rio

Des­de que la co­rri­da cambiaria se desató, y an­te un pa­no­ra­ma in­cier­to en cuan­to al pre­cio de equi­li­brio de la di­vi­sa, la pri­me­ra reac­ción del Ban­co Cen­tral (BCRA), fue co­men­zar a uti­li­zar re­ser­vas pa­ra aten­der la de­man­da. La in­ter­ven­ción de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria pa­ra for­ta­le­cer la ofer­ta y evi­tar que el pre­cio suba de gol­pe, es una me­di­da que des­de el va­mos, va en di­rec­ción opues­ta al pos­tu­la­do de ‘li­bre mer­ca­do’ al que ad­hie­re el go­bierno. Pe­ro aun su­po­nien­do que la co­yun­tu­ra re­que­ría aban­do­nar po­si­cio­nes dog­má­ti­cas, re­sul­ta que pe­se a la fuerte in­ter­ven­ción ofi­cial en el mer­ca­do, la co­ti­za­ción ac­tual es un 53% más al­ta que al ini­cio de la co­rri­da.

El pri­mer in­fo­gra­ma ad­jun­to, re­ve­la con elo­cuen­cia la ba­ja en las re­ser­vas del BCRA des­de el mes de ma­yo, la cual so­lo se in­te­rrum­pe por el in­gre­so de los u$s 15.000 mi­llo­nes del pri­mer des­em­bol­so del FMI, a me­dia­dos de ju­nio. De in­me­dia­to, se re­to­ma la ten­den­cia a la ba­ja.

Cuan­do a fi­nes del mes de ju­nio el pre­cio se ‘es­ta­bi­li­zó’ en torno a $28, los fun­cio­na­rios, tan­to de Ha­cien­da co­mo del BCRA, se en­car­ga­ron de ‘ins­ta­lar’ que la in­ten­ción del go­bierno era un dó­lar a $30 a fin de año, en lo que po­dría de­no­mi­nar­se co­mo una es­pe­cie de “gra­dua­lis­mo cam­bia­rio”. La idea era que el pre­cio de la di­vi­sa con­ver­ja len­ta­men­te a ese va­lor.

Bas­tó una ma­la no­ti­cia des­de el ex­te­rior, pa­ra que la in­cer­ti­dum­bre se re­ins­ta­le en agos­to, y el BCRA vuel­va a in­ter­ve­nir. Tal co­mo su­ce­dió en las tres oca­sio­nes an­te­rio­res, no al­can­zó y el pre­cio subió de to­das for­mas.

El pri­mer in­te­rro­gan­te que sur­ge al ver la se­cuen­cia com­ple­ta, es quie­nes fue­ron los que ga­na­ron con la po­lí­ti­ca gra­dua­lis­ta. Quie­nes se hi­cie­ron con las re­ser­vas que el BCRA ven­dió en ma­yo, cuan­do to­da­vía Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger co­man­da­ba la na­ve y pre­ten­día que el pre­cio no se dis­pa­re, ape­nas tres me­ses des­pués, han ganado al me­nos 50%. So­lo por dar un ejem­plo, la ban­ca JP Mor­gan se hi­zo con $850 mi­llo­nes a $20 en una so­la rue­da a me­dia­dos de ma­yo. Es­tá cla­ro que los gran­des fon­dos de in­ver­sión del ex­tran­je­ro, fue­ron am­plia­men­te be­ne­fi­cia­dos.

La se­gun­da in­cóg­ni­ta es cuál es la ra­zón pa­ra se­guir li­qui­dan­do los dó­la­res a un pre­cio in­fe­rior al de equi­li­brio, cuan­do to­das las se­ña­les in­di­can que el pre­cio de mer­ca­do se­gui­rá en as­cen­so.

Los in­fo­gra­mas ad­jun­tos mues­tran la di­ná­mi­ca del pre­cio de la di­vi­sa en los cua­tro epi­so­dios de fuerte de­va­lua­ción que tu­vie­ron lu­gar des­de fin­des de abril, y el mon­to de las ven­tas del BCRA du­ran­te esos mis­mos epi­so­dios. So­lo en­tre la se­gun­da y la ter­ce­ra se­ma­na de agos­to, la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria ven­dió di­vi­sas por u$s 3.009 mi­llo­nes.

Si se con­ta­bi­li­zan las di­vi­sas que el BCRA ven­dió en es­tas fe­chas (lo cual no in­clu­ye lo su­ce­di­do en el res­to de las rue­das cam­bia­rias del año), se li­qui­da­ron u$s 7.793 mi­llo­nes so­lo pa­ra in­ten­tar que el pre­cio no suba. Ese mon­to al ti­po de cam­bio ac­tual, es equi­va­len­te a $244.700 mi­llo­nes. La ci­fra es un 63% ma­yor al ajus­te de las cuen­tas pú­bli­cas anun­cia­do por el go­bierno pa­ra 2019, lo cual es de por sí, una bue­na me­di­da de cos­to de opor­tu­ni­dad.

En la mis­ma di­rec­ción, otra bue­na re­la­ción en cuan­to al cos­to de opor­tu­ni­dad, se­ría in­da­gar cuán­tos jar­di­nes de in­fan­tes pu­die­ron ha­ber­se cons­trui­do con di­cho mon­to.

“Ne­ce­si­ta­mos que el ti­po de cam­bio sea tal que la tía de­je de com­prar dó­la­res y los ca­de­tes de­jen de via­jar a Ita­pa­ri­ca y a South Beach”. Car­los Mel­co­nian, eco­no­mis­ta y ex­pre­si­den­te de Ban­co Na­ción

El gra­dua­lis­mo apli­ca­do pa­ra in­ten­tar con­te­ner la co­ti­za­ción fue in­efi­caz pa­ra evi­tar la de­va­lua­ción, e im­pli­có un al­tí­si­mo cos­to de opor­tu­ni­dad.

Dó­lar. En el cen­tro de la es­ce­na de la eco­no­mía na­cio­nal, des­de ha­ce cua­tro me­ses.

Ti­mo­nel. Capu­to pre­si­de el des­tino de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.