Flan ver­de

La eco­no­mía vi­vió su peor se­ma­na en la ges­tión Ma­cri. Nin­gu­na de las se­ña­les del go­bierno pa­re­ce con­for­mar a los mer­ca­dos. Pe­se a ello, se man­tie­ne el rum­bo.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CI­PO­LLET­TI

Fe­nó­me­nos pro­pios de la era de las re­des so­cia­les, la fra­se “que­re­mos flan” tar­dó ape­nas unas po­cas ho­ras pa­ra con­ver­tir­se en vi­ral, lue­go de que el his­trió­ni­co ac­tor Al­fre­do Ca­se­ro la pro­nun­cia­ra en un pro­gra­ma del pri­me ti­me te­le­vi­si­vo.

En po­cas pa­la­bras, Ca­se­ro re­la­tó una his­to­ria en la que un pa­dre de fa­mi­lia de­be eva­cuar la vi­vien­da de ur­gen­cia jun­to a su fa­mi­lia, de­bi­do a que la ca­sa se in­cen­dia, y fi­nal­men­te se de­rrum­ba. En ese mar­co, los hi­jos se acer­can al pa­dre que ob­ser­va el desas­tre, y le cla­man a gri­tos: ¡Que­re­mos flan!

La ale­go­ría, su­gie­re que hay gen­te que pi­de dis­fru­tar mien­tras la ca­sa se que­ma. Tra­ta de re­pre­sen­tar que qui­zá hay mu­chos ( sin es­pe­ci­fi­car quie­nes, pe­ro dán­do­lo a en­ten­der), que tal vez tie­nen mal ubi­ca­das las prio­ri­da­des. A to­das lu­ces, la in­ten­ción del ac­tor fue de­mos­trar que el Pre­si­den­te Ma­cri tie­ne que re­sol­ver un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de­ma­sia­do gra­ve, y que al mis­mo tiem­po se le exi­gen re­sul­ta­dos que podrían con­si­de­rar­se su­per­fluos.

Cu­rio­si­da­des so­cio­ló­gi­cas si las hay, la me­tá­fo­ra de Ca­se­ro pa­re­ció ser mal in­ter­pre­ta­da por los ad­he­ren­tes al go­bierno, por re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo, e in­clu­so por el pro­pio Pre­si­den­te.

Los asis­ten­tes a la mar­cha en la que se re­cla­ma­ba pa­ra que el Se­na­do ha­bi­li­te los alla­na­mien­tos a la ex Pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez, abra­za­ron la con­sig­na “que­re­mos flan” y la con­vir­tie­ron en ban­de­ra. No ad­vir­tie­ron que en el relato de Ca­se­ro, quie­nes pe­dían flan eran los equi­vo­ca­dos.

Al día si­guien­te del sketch te­le­vi­si­vo, un gru­po de dipu­tados del ofi­cia­lis­mo se reunió con Ma­cri en la Quinta de Oli­vos, y al mo­men­to de la fo­to gru­pal se fil­ma­ron al gri­to de “que­re­mos flan”. Tam­po­co pa­re­cie­ron ad­ver­tir el sig­ni­fi­ca­do de la his­to­ria.

Más lla­ma­ti­va aún, fue la su­ge­ren­te fo­to da­da a co­no­cer por el equi­po de pren­sa del Pre­si­den­te, en la que se lo ve co­mien­do un flan. En ese ca­so el in­te­rro­gan­te no so­lo es si el man­da­ta­rio com­pren­dió la ale­go­ría. El me­ta men­sa­je pue­de ser tam­bién in­ter­pre­ta­do co­mo “yo sí pue­do co­mer flan mien­tras la ca­sa se que­ma”.

Co­mo sea, la me­tá­fo­ra del flan pue­de ser­vir tam­bién pa­ra sig­ni­fi­car la fra­gi­li­dad de la eco­no­mía na­cio­nal. El flan en ge­ne­ral es blan­do y pre­sen­ta una es­truc­tu­ra fle­xi­ble que lo ha­ce frá­gil. La en­de­blez que mues­tran las fi­nan­zas y el es­ca­so po­der de fue­go de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pa­ra tor­cer el rum­bo, bien podrían re­pre­sen­tar­se con di­cha fi­gu­ra.

Flan de con­fian­za

La fra­gi­li­dad que ex­hi­be por es­tos días la ecua­ción fi­nan­cie­ra ar­gen­ti­na, es di­fí­cil de di­men­sio­nar. La mues­tra más aca­ba­da de ello, fue la in­efi­ca­cia del es­cue­to dis­cur­so pre­si­den­cial del úl­ti­mo miér­co­les, en que se anun­ció el acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). En las pa­la­bras del pro­pio Pre­si­den­te, el anun­cio bus­ca­ba “ge­ne­rar con­fian­za”. El efec­to fue exac­ta­men­te el con­tra­rio, y du­ran­te los si­guien­tes dos días el pre­cio del dó­lar se dis­pa­ró un 30%.

La lec­tu­ra del mer­ca­do, fue la fal­ta de sus­tan­cia del men­sa­je pre­si­den­cial, que no dió de­ta­lles del nue­vo acuer­do con el FMI, y vol­vió a ape­lar a con­sig­nas blan­das, más en cla­ve de cam­pa­ña elec­to­ral, que en len­gua­je de un es­ta­dis­ta al man­do en me­dio de una cri­sis.

El nue­vo llamado al FMI, im­pli­ca que cuan­do aun no trans­cu­rrie­ron tres me­ses del pri­mer des­em­bol­so de u$s 15.000 mi­llo­nes, se so­li­ci­ta el ade­lan­to de los des­em­bol­sos com­pro­me­ti­dos en 2019. Los es­pe­cia­lis­tas es­ti­man que las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el año pró­xi­mo podrían lle­gar a los u$s 12.000 mi­llo­nes. Esa es la to­ta­li­dad de los

fon­dos com­pro­me­ti­dos con el or­ga­nis­mo pa­ra el año pró­xi­mo.

El gran pro­ble­ma que en­fren­tan las fi­nan­zas na­cio­na­les, es que los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les han vuel­to a ce­rrar­se, y el pre­cio a pa­gar pa­ra ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to me­dian­te la co­lo­ca­ción de deu­da, es in­clu­so más al­to que el que se abo­na­ba a fi­nes de 2015. El in­fo­gra­ma ad­jun­to mues­tra la sen­da del ries­go país en el úl­ti­mo año. Se tra­ta de la so- bre tasa que pa­gan los bo­nos ar­gen­ti­nos, por so­bre la tasa que pa­gan los bo­nos del Te­so­ro de los EEUU. El in­cre­men­to del cos­to del cré­di­to, es se­ñal inequí­vo­ca de que los mer­ca­dos no con­fían en el rum­bo eco­nó­mi­co ele­gi­do por el go­bierno y en es­te mar­co, di­fí­cil­men­te vuel­van a pres­tar a la Ar­gen­ti­na en los ni­ve­les re­gis­tra­dos du­ran­te 2016 y 2017.

Le­jos de que­rer in­gre­sar al país, los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros pug- nan por sa­lir. Pe­ro in­clu­so los ca­pi­ta­les ar­gen­ti­nos mi­ran la puer­ta de sa­li­da. El se­gun­do in­fo­gra­ma, re­ve­la la evo­lu­ción de la for­ma­ción de ac­ti­vos ex­ter­nos de los re­si­den­tes ar­gen­ti­nos. Es lo que co­mún­men­te se de­no­mi­na “fu­ga de ca­pi­ta­les”. La in­for­ma­ción que pro­por­cio­na el Banco Cen­tral (BCRA), mues­tra que en lo que va de la ges­tión Ma­cri, se fue­ron del país u$s 52.126 mi­llo­nes. Lo preo­cu­pan­te es que en so­lo 7 me­ses de 2018, ya sa­lie­ron u$s 20.027 mi­llo­nes. Una su­ma si­mi­lar a la re­gis­tra­da en to­do el año 2017, y que re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to del 97% res­pec­to a la sa­li­da de los pri­me­ros sie­te me­ses del año pa­sa­do.

Flan de ac­ti­vi­dad

El pa­no­ra­ma por de­lan­te hoy, es mu­cho más in­cier­to que cuan­do co­men­zó la co­rri­da cam­bia­ria pro­me­dian­do el pri­mer se­mes- tre del año.

La eco­no­mía real ya ve­nía re­sen­ti­da pre­vio al cim­bro­na­zo cam­bia­rio. El in­fo­gra­ma ad­jun­to mues­tra la evo­lu­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca du­ran­te el úl­ti­mo año. El de­rrum­be es evi­den­te des­de el mes de mar­zo, y se pro­fun­di­za en ju­nio. Ese mes se­gún el In­dec, la ac­ti­vi­dad ca­yó un 6,7% in­ter­anual. Cuan­ti­fi­car el efec­to que ten­drá la nue­va dis­pa­ra­da del dó­lar so­bre la ac­ti­vi­dad, se­ría un ejer­ci­cio de fu­tu­ro­lo­gía. Lo que sí se pue­de pre­ver, es que el efec­to in­me­dia­to se ve­rá en los pre­cios, y ello im­pac­ta­rá de lleno en el ni­vel de con­su­mo.

A di­fe­ren­cia de los tres epi­so­dios de fuer­te de­va­lua­ción re­gis­tra­dos en abril, en ma­yo y en ju­nio, es­ta vez el sal­to en la co­ti­za­ción del dó­lar fue gran­de y de gol­pe, y el tras­la­do a pre­cios em­pie­za a pe­gar de lleno en los pre­cios mi­no­ris­tas. Du­ran­te la fie­bre cam­bia­ria del jue­ves, dos de las au­to­mo­tri­ces más gran­des del país anun­cia­ron la sus­pen­sión de las ven­tas de au­tos 0 km has­ta tan­to se tran­qui­li­ce el dó­lar, y una de las em­pre­sas de la in­dus­tria ali­men­ti­cia más im­por­tan­tes del país, pa­ra­li­zó la dis­tri­bu­ción al in­te­rior has­ta ajus­tar las lis­tas de pre­cio de acuer­do a los nue­vos pa­rá­me­tros.

A es­tas al­tu­ras, la me­tá­fo­ra de Ca­se­ro lu­ce co­mo una pre­mo­ni­ción. De re­pen­te la ca­sa pa­re­ce de­rrum­bar­se. Lo que Ca­se­ro omi­tió en su relato es cuál es el ori­gen del in­cen­dio. El pa­dre que sa­le y ob­ser­va la ca­tas­tró­fi­ca es­ce­na ¿no pue­de ha­cer na­da pa­ra apa­gar el fue­go? ¿ No tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na en el si­nies­tro? Tal vez los hi­jos le re­co­no­cen au­to­ri­dad, y es por eso que se atre­ven a pe­dir­le flan: con­fían en él. Al­go que los ami­gos del pa­dre, esos que has­ta ayer le pres­ta­ban pla­ta, ya no le dis­pen­san.

La con­fian­za es el ma­yor dé­fi­cit de la ges­tión. El mer­ca­do le dio la es­pal­da de­fi­ni­ti­va­men­te al plan eco­nó­mi­co, y se im­po­nen cam­bios de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.