Có­mo pre­ve­nir la to­xe­mia

La prin­ci­pal cau­sa es el mal ma­ne­jo nu­tri­cio­nal que re­ci­ben las ma­dres pre­ña­das, y pue­de ter­mi­nar con la muer­te del ani­mal. En los úl­ti­mos dos años, cua­tro bro­tes en Río Ne­gro y Neu­quén de­mues­tran el im­pac­to ne­ga­ti­vo de la en­fer­me­dad en la ga­na­de­ría.

Río Negro - Pulso - - Portada - MÉD. VET. AGUS­TÍN MAR­TÍ­NEZ MÉD. VET. CAR­LOS ROBLES INTA EEA BA­RI­LO­CHE

La to­xe­mia de la pre­ñez en ove­jas es una en­fer­me­dad que no es pro­du­ci­da por agen­tes in­fec­cio­sos o pa­ra­si­ta­rios, sino que se de­be a un des­ba­lan­ce ener­gé­ti­co des­en­ca­de­na­do por una pre­ñez avan­za­da que pue­de ser do­ble o tri­ple, com­bi­na­do con una baja in­ges­ta de ali­men­tos, tan­to en ca­li­dad y can­ti­dad, baja tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal, tor­men­tas de nie­ve y llu­via.

An­te es­ta si­tua­ción, el ani­mal no al­can­za a com­pen­sar la ener­gía que gas­ta con lo que co­me, por lo que em­pie­za a con­su­mir sus pro­pias re­ser­vas de gra­sa ubi­ca­das en el te­ji­do sub­cu­tá­neo, riñón, co­ra­zón y gra­sa me­sen­té­ri­ca con el fin de pro­du­cir ener­gía. Co­mo con­se­cuen­cia, el hí­ga­do no al­can­za a me­ta­bo­li­zar to­da la gra­sa, y en­ton­ces se acu­mu­la en for­ma de “go­ti­tas” de gra­sa den­tro de las cé­lu­las del hí­ga­do. Por otra par­te el or­ga­nis­mo em­pie­za a sin­te­ti­zar “cuer­pos ce­tó­ni­cos” que en ni­ve­les al­tos, producen in­to­xi­ca­ción afec­tan­do al sis­te­ma ner­vio­so, lo que ex­pli­ca los sín­to­mas ob­ser­va­dos du­ran­te el trans­cur­so de la en­fer­me­dad.

En los úl­ti­mos dos años el Sis­te­ma Re­gio­nal de Salud Ani­mal (Sir­sa) ha diag­nos­ti­ca­do cua­tro bro­tes de la en­fer­me­dad en Río Ne­gro y Neu­quén. En ju­lio de 2017 en un es­ta­ble­ci­mien­to cer­cano a la lo­ca­li­dad de Co­ma­llo, mu­rie­ron 7 ove­jas Me­rino, de una ma­ja­da de 60 ani­ma­les (11.6 %). Pre­vio a la muer­te, los ani­ma­les mos­tra­ron sín­to­mas de de­cai­mien­to, no co­mían, pa­re­cían cie­gos e in­cli­na­ban la ca­be­za ha­cia arri­ba. Las ove­jas es­ta­ban muy fla­cas con una con­di­ción cor­po­ral en­tre 1 y 2 (es­ca­la 1 al 5). La ma­ja­da se en­con­tra­ba en un en­cie­rre a co­rral don­de se les da­ba por ani­mal so­lo 320 gra­mos por día de ali­men­to (maíz en­te­ro, ce­ba­da y ali­men­to ba­lan­cea­do co­mer­cial pa­ra ovinos). Por la tar­de se lar­ga­ban a pas­to­rear a un po­tre­ro con una muy baja ofer­ta fo­rra­je­ra. Los ani­ma­les ha­bían re­ci­bi­do ser­vi­cio an­ti­ci­pa­do en el mes de fe­bre­ro-mar­zo.

En­tre ju­nio y ju­lio del 2017, ocu­rrie­ron dos bro­tes en la zo­na de Pi­cún Leu­fú. Los ani­ma­les afec­ta­dos eran hem­bras con pre­ñe­ces múl­ti­ples en el úl­ti­mo mes de ges­ta­ción. A di­fe­ren­cia de los ca­sos de Co­ma­llo, los ani­ma­les te­nían bue­na con­di­ción cor­po­ral ( 2,5 CC) y es­ta­ban ali­men­ta­dos con al­fal­fa y fes­tu­ca de las pro­pias cha­cras y 50 gr de maíz por ani­mal. Una se­ma­na pre­via a la apa­ri­ción de los ca­sos, las tem­pe­ra­tu­ras am­bien­ta­les fue­ron muy ba­jas, con mí­ni­mas de -5 º C y vien­tos fuer­tes con rá­fa­gas de has­ta 60 km/ h. Los ani­ma­les afec­ta­dos re­chi­na­ban los dien­tes y te­nían alien­to con olor a ace­to­na. En el pri­mer ca­so se vie­ron afec­ta­dos 3 ove­jas de un lo­te de 20 (15 %), y en el se­gun­do só­lo 2 de 70 (2,8 %). Sin em­bar­go, la mor­ta­li­dad ocu­rrió en uno de los cam­pos, ya que en el otro se pro­ce­dió al tra­ta­mien­to y los ani­ma­les se re­cu­pe­ra­ron.

En es­te in­vierno, en un es­ta­ble­ci­mien­to cer­cano a El Sau­ce, se pro­du­jo la muer­te de 16 ove­jas de un to­tal de 610 ani­ma­les (2,6%). En es­te ca­so lo que se des­ta­ca es que la ma­ja­da era de ra­za Pam­pin­ta, la cual po­see un com­por­ta­mien­to re­pro­duc­ti­vo y re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les más exi­gen­tes que el Me­rino. Mu­chas ove­jas ha­bían que­da­do pre­ña­das en fe­bre­ro y al­gu­nas que mu­rie­ron te­nían ges­ta­cio­nes has­ta de cua­tri­lli­zos. Ade­más es­ta­ban con es­ca­so su­ple­men­to de fo­rra­je de ma­la ca­li­dad.

¿Por qué es­tas ove­jas se en­fer­ma­ron y mu­rie­ron por To­xe­mia de la Pre­ñez?

En los cua­tro bro­tes las ma­ja­das tu­vie­ron al­tos re­que­ri­mien­tos ener­gé­ti­cos por una ges­ta­ción avan­za­da y/o múl­ti­ple con pre­sen­cia de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras du­ran­te el in­vierno. El ser­vi­cio ade­lan­ta­do (enero-fe­bre­ro) y la escasa pla­ni­fi­ca­ción nu­tri­cio­nal son las prác­ti­cas de ma­ne­jo que lle­va­ron a la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad.

Lo que se re­co­mien­da, es pro­gra­mar el ser­vi­cio de las ove­jas pa­ra lle­gar al pe­rio­do del pre­par­to con bue­na dis­po­ni­bi­li­dad fo­rra­je­ra o ase­gu­rar­se de con­tar con su­ple­men­ta­ción de ca­li­dad y ofre­cer­la en can­ti­dad ade­cua­da. Ade­más se su­gie­re te­ner en cuen­ta los pronósticos de in­cle­men­cias cli­má­ti­cas (nie­ve, frío, vien­tos, llu­vias), pa­ra an­ti­ci­par­se y lo­grar un ajus­te de los com­po­nen­tes ener­gé­ti­cos de la die­ta y/o pro­veer re­fu­gio a los ani­ma­les en tin­gla­dos o co­ber­ti­zo an­te la pre­sen­cia de even­tos cli­má­ti­cos se­ve­ros.

En los ani­ma­les con sin­to­ma­to­lo­gía clí­ni­ca y de­pen­dien­do del avan­ce de la en­fer­me­dad se pue­de in­ten­tar el tra­ta­mien­to, sin em­bar­go es com­ple­jo y la efi­cien­cia de­pen­de­rá del es­ta­do de de­pre­sión en que se en­cuen­tre el ani­mal.

Es re­co­men­da­ble que el ma­ne­jo de los ani­ma­les en tra­ta­mien­to sea su­per­vi­sa­do por un mé­di­co ve­te­ri­na­rio.

“La to­xe­mia de la pre­ñez es muy sen­ci­lla de pre­ve­nir: buen ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo y ade­cua­da ali­men­ta­ción”.

Agus­tín Mar­tí­nez, mé­di­co ve­te­ri­na­rio INTA Ba­ri­lo­che

Se re­co­mien­da pro­gra­mar el ser­vi­cio de las ove­jas, pa­ra lle­gar al pe­río­do del pre­par­to con bue­na dis­po­ni­bi­li­dad fo­rra­je­ra.

Nu­tri­ción. La cla­ve con­tra la to­xe­mia de la pre­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.