La his­to­ria y el fu­tu­ro de la cri­sis

La ac­ti­vi­dad emblema del Al­to Va­lle vio la luz ha­ce un si­glo. Tras dé­ca­das de de­te­rio­ro, el con­tex­to ac­tual im­po­ne la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas es­tra­té­gi­cas de re­con­ver­sión e in­ser­ción co­mer­cial.

Río Negro - Pulso - - Portada - ING. AGR. RI­CAR­DO D. EPI­FA­NIO Pre­si­den­te Cons. Prof. de Ing. Agr. de RN

Du­ran­te mu­chos años la ló­gi­ca uti­li­za­da fue ma­xi­mi­zar ga­nan­cias en ca­da ejer­ci­cio, sin plan­tear­se lo me­jor que le po­día pa­sar al sec­tor fru­tí­co­la en su con­jun­to.

Des­pués de la ter­mi­na­ción de la obra del di­que Ballester allá por el año 1916 y una vez ini­cia­do el desa­rro­llo de la red de ca­na­les secundarios, co­mien­za el desa­rro­llo de los cul­ti­vos de la al­fal­fa y la vi­ti­cul­tu­ra. Al­go más tar­de, ba­jo la or­ga­ni­za­ción de los in­gle­ses ( en­ton­ces due­ños del hoy Fe­rro­ca­rril Ge­ne­ral Ro­ca), a tra­vés de la AFD (Ar­gen­ti­ne Fruit Dis­tri­bu­tors ), se ini­cia una fruticultura con pro­ta­go­nis­mo de pro­duc­to­res lo­ca­les que en­tre­ga­ban su fru­ta pa­ra su em­pa­que, trans­por­te por tren y co­mer­cia­li­za­ción. Una vez ven­di­da se le li­qui­da­ba al pro­duc­tor el re­ma­nen­te de su ven­ta. No siem­pre los re­sul­ta­dos eran po­si­ti­vos, pe­ro se cuen­ta que las li­qui­da­cio­nes re­fle­ja­ban la reali­dad.

A par­tir de 1948 el Pre­si­den­te Pe­rón na­cio­na­li­za los fe­rro­ca­rri­les y los pro­duc­to­res no tie­nen a quién en­tre­gar­le la fru­ta y los ope­ra­do­res del mer­ca­do se que­dan sin la pro­vi­sión de la AFD, por lo cual és­tos co­mien­zan a acer­car­se a los pro­duc­to­res en for­ma di­rec­ta, to­man­do pau­la­ti­na­men­te el lu­gar de los in­gle­ses con la me­to­do­lo­gía de com­pra en fir­me o en el mon­te. Así, la fru­ta era ad­qui­ri­da al pro­duc­tor por los co­mer­cia­li­za­do­res (en prin­ci­pio pa­ra el mer­ca­do in­terno), quie­nes la em­pa­ca­ban y la man­da­ban por fe­rro­ca­rril prin­ci­pal­men­te a Bue­nos Ai­res. Es­te es­que­ma fue cre­cien­do a tra­vés del tiem­po en vo­lu­men y en mer­ca­dos, in­tro­du­cien­do me­jo­ras téc­ni­cas y ayu­da­do fun­da­men­tal­men­te por los go­bierno na­cio­na­les en dis­tin­tos pe­rio­dos, co­mo la in­cor­po­ra­ción de los fri­go­rí­fi­cos a par­tir de 1959 en un desa­rro­llo es­truc­tu­ral y técnico im­por­tan­te.

El sis­te­ma du­ró has­ta me­dia­dos de los 70. La fru­ta de los pro­duc­to­res era com­pra­da y ven­di­da a su vez por los co­mer­cia­li­za­do­res a bue­nos pre­cios en el Mer­ca­do In­terno, Bra­sil y Eu­ro­pa fun­da­men­tal­men­te. To­dos te­nían una ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va. Fue la épo­ca don­de los pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes po­seían apro­xi­ma­da­men­te el 70% de la pro­duc­ción y las em­pre­sas so­lo el 30%. To­dos eran ga­na­do­res.

En ese pro­ce­so al­gu­nos pro­duc­to­res co­men­za­ron a di­fe­ren­ciar­se, in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar sus mon­tes e in­te­grán­do­se de pro­duc­tor a em­pa­ca­dor y a co­mer­cia­li­za­dor mien­tras otros ha­cen el ca­mino in­ver­so, de co­mer­cia­li­za­do­res re­tro­ce- den ha­cia aba­jo en la ca­de­na. En los ‘80, los mer­ca­dos tan­to externos co­mo in­ter­nos co­men­za­ron a ser más com­ple­jos en cuan­to a va­rie­dad, ca­li­dad y sa­ni­dad.

Los co­mer­cia­li­za­do­res em­pe­za­ron a asu­mir que la fru­ta que com­pra­ban a mu­chos de sus pro­vee­do­res te­nían pro­ble­mas de es­te ti­po y re­sul­ta­ba ca­ra. Por lo cual to­ma­ron la de­ci­sión de trans­for­mar­se en pro­duc­to­res im­por­tan­tes com­pran­do cha­cras fun­da­men­tal­men­te en blan­co y desa­rro­lla­ban sus pro­pias plan­ta­cio­nes de fru­ta­les con bue­nas va­rie­da­des pa­ra el mo­men­to y con la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía pa­ra con­trol de he­la­das, ma­qui­na­rias en­tre otros avan­ces; bus­can­do pro­du­cir lo que los dis­tin­tos mer­ca­dos le so­li­ci­ta­ban.

De es­ta ma­ne­ra ya no de­pen­de­rían en un 100% de la fru­ta del pro­duc­tor. Con el tiem­po, los co­mer­cia­li­za­do­res te­nían ca­da vez más pro­duc­ción pro­pia y com­pra­ban la me­jor ca­li­dad que en­con­tra­ban al me­nor pre­cio po­si­ble o se la re­ci­bían en con­sig­na­ción, pa­ra luego li­qui­dar­la.

Es­te he­cho agra­vó la si­tua­ción de los pro­duc­to­res no in­te­gra­dos quie­nes co­men­za­ron a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ca­rar el nue­vo pe­rio­do fru­tí­co­la trans­for­mán­do­se en un es­pi­ral des­cen­den­te. Al ob­te­ner me­nos re­torno, tie­nen cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar la ca­li­dad pa­ra ofre­cer a los aco­pia­do­res.

El sec­tor em­pa­ca­dor-co­mer­cia­li­za­dor a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes en lu­gar de ayu­dar al pro­duc­tor pri­ma­rio a ag­gio­nar­se de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de mer­ca­do, co­men­zó a trans­for­mar­se en pro­duc­tor-em­pa­ca­dor. La co­mer­cia­li­za­ción de­pen­día ca­da vez me­nos de la fru­ta del pro­duc­tor in­de­pen­dien­te. Tam­po­co el pro­duc­tor in­de­pen­dien­te y sus ins­ti­tu­cio­nes hi­cie­ron mu­cho pa­ra mo­di­fi­car la reali­dad que se ve­nía plan­tean­do.

El pro­ce­so fue acom­pa­ña­do por la lle­ga­da de in­ver­sio­nes im­por­tan­tes, al­gu­na de ellas ex­tran­je­ras, cu­yo ob­je­ti­vo era fun­da­men­tal­men­te com­prar fru­ta, y lo ha­cían en for­ma gra­vi­tan­te por dos mo­ti­vos 1) Su cos­to de pro­duc­ción era ma­yor que el del pro­duc­tor in­de­pen­dien­te, por ello equi­li­bra­ban sus ba­lan­ces con la fru­ta más ba­ra­ta que ad­qui­rían de és­tos y 2) La con­di­ción era te­ner par­te de pro­duc­ción pro­pia pa­ra no de­pen­der en un 100 %de la fru­ta del pro­duc­tor, por tal mo­ti­vo co­men­za­ron a re­ci­bir­la en con­sig­na­ción, al prin­ci­pio con un pre­cio mí­ni­mo ga­ran­ti­do y des­pués le li­qui­da­ban de acuer­do a sus re­sul­ta­dos, siem­pre pen­san­do en la ma­xi­mi­za­ción de sus be­ne­fi­cios. En es­tos ca­sos, las em­pre­sas eran ma­ne­ja­das por ge­ren­tes que in­fluían de­ci­di­da­men­te en sus en­ti­da­des es­pe­cí­fi­cas y so­bre los go­bier­nos pro­vin­cia­les y na­cio­na­les (de­pen­dien­do de la épo­ca) y res­pon­dían más a sus due­ños, ma­xi­mi­zan­do ga­nan­cias en ca­da ejer­ci­cio, sin plan­tear­se lo me­jor que le po­día pa­sar al sec­tor fru­tí­co­la en su con­jun­to. La res­pon­sa­bi­li­dad no era ex­clu­si­va de lo que ha­cían los ge­ren­tes, sino en úl­ti­ma ins­tan­cia de los que te­nían po­der po­lí­ti­co e igual los de­ja­ban ac­tuar.

Fue un error im­por­tan­te, que no fue “ad­ver­ti­do” por el go­bierno pro­vin­cial ( el más di­rec­ta­men­te in­tere­sa­do), ni por los fun­cio­na­rios na­cio­na­les de esa épo­ca. El enemi­go del mo­de­lo de fruticultura que el país ha­bía ele­gi­do, es­ta­ba aden­tro, y los que te­nían po­der de de­ci­sión des­de los Es­ta­dos, na­da hi­cie­ron en for­ma es­truc­tu­ral. La so­lu­ción se li­mi­tó a sub­si­diar al pro­duc­tor en la co­yun­tu­ra, con re­sul­ta­dos ca­da vez peo­res.

Hu­bo in­ten­tos de re­ver­tir es­ta si­tua­ción, que se pro­fun­di­za­ba pro­gre­si­va­men­te. Un ejem­plo son los vie­jos ope­ra­ti­vos de Cor­po­frut, em­pa­can­do en es­ta­ble­ci­mien­tos de ter­ce­ros la fru­ta del pro­duc­tor pri­ma­rio, trans­por­tán­do­la y co­mer­cia­li­zán­do­la. Va­rios de los di­rec­ti­vos de ese mo­men­to die­ron des­pués ori­gen a lo que hoy es PAI (Pro­duc­to­res Ar­gen­ti­nos In­te­gra­dos).

Años des­pués (1985/86) des­de Cor­po­frut, con la ayu­da del go­bierno Na­cio­nal y con la pro­pie­dad del 40% del fri­go­rí­fi­co del puer­to de San An­to­nio, se pre­sen­tó un pro­yec­to al Mi­nis­tro de Eco­no­mía de la Pro­vin­cia pa­ra in­cor­po­rar pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes co­mo so­cios en las em­pre­sas en­deu­da­das con el Ban­co Pro­vin­cia de Río Ne­gro y se in­ten­tó avan­zar con un pro­yec­to pro­pio pa­ra co­mer­cia­li­zar la fru­ta en el Mer­ca­do In­terno. Al fi­nal del re­co­rri­do, quie­nes im­pul­sa­ban la idea, fue­ron des­pla­za­dos de la con­duc­ción con los vo­tos de los di­rec­to­res ofi­cia­les. Más tar­de des­gua­za­ron la en­ti­dad.

La eta­pa de de­ca­den­cia del pro­duc­tor in­de­pen­dien­te, du­ró apro­xi­ma­da­men­te has­ta 2012. Los pro­duc­to­res pri­ma­rios en nues­tra pro­vin­cia, dis­mi­nu­ye­ron apro­xi­ma­da­men­te de 8.300 a 2.000. A es­ta al­tu­ra los pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes po­seían só­lo el 30 % de la fru­ta y las em­pre­sas el 70%.

Du­ran­te to­do es­te tiem­po, los dis­tin­tos go­bier­nos pro­vin­cia­les y na­cio­na­les, nun­ca im­ple­men­ta­ron una pro­pues­ta in­te­gral que lle­va­ra al cam­bio es­truc­tu­ral pa­ra el desa­rro­llo de un sec­tor fru­tí­co­la pu­jan­te, con agri­cul­to­res exi­to­sos ca­pa­ces de rein­ver­tir en tec­no­lo­gía que me­jo­ra­ra su pro­duc­ción y en con­se­cuen­cia su pro­duc­ti­vi­dad.

En re­su­men, es­ta eta­pa fue sig­na­da por po­cos ga­na­do­res y mu­chos per­de­do­res.

A par­tir de allí y has­ta la úl­ti­ma co­se­cha, en abril de 2018, la

Tras la co­se­cha de 2018 co­mien­za un pe­rio­do don­de co­exis­ti­rán tres sec­to­res bien di­fe­ren­cia­dos, que el Es­ta­do de­bie­ra aten­der con fir­me­za.

cri­sis se pro­fun­di­zó en for­ma alar­man­te, fun­da­men­tal­men­te por los cos­tos al­tí­si­mos de pro­duc­ción, una pre­sión im­po­si­ti­va en au­men­to y un dó­lar ba­jo que ha he­cho re­tro­ce­der a la fruticultura de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, tan­to en los mer­ca­dos de fru­ta fres­ca, co­mo pa­ra in­dus­tria. Es­ta di­ná­mi­ca tu­vo lu­gar so­bre una es­truc- tu­ra pro­duc­ti­va que pa­de­ce la fal­ta de re­con­ver­sión y la cri­sis eco­nó­mi­ca/fi­nan­cie­ra, la cual ya ve­nía im­pac­tan­do so­bre la pro­duc­ción pri­ma­ria y otros sec­to­res de la ca­de­na.

Co­mo a esa al­tu­ra la ma­sa crí­ti­ca de fru­ta del pro­duc­tor in­de­pen­dien­te ha­bía dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te las em­pre­sas gran­des com­pra­do­ras co­men­za­ron a re­ti­rar­se.

Es­ta úl­ti­ma, es una eta­pa de to­dos per­de­do­res.

Tras la co­se­cha de es­te año co­mien­za un nue­vo pe­rio­do don­de co­exis­ti­rán tres sec­to­res bien di­fe­ren­cia­dos, que el Es­ta­do a tra­vés del go­bierno pro­vin­cial y na­cio­nal, de­bie­ra aten­der con fir­me­za, si la in­ten­ción es pa­sar de una po­lí­ti­ca financiero-es­pe­cu­la­ti­va a una po­lí­ti­ca de pro­duc­ción y ex­por­ta­ción, con va­lor agre­ga­do.

Los tres sec­to­res men­cio­na­dos son los si­guien­tes:

a) Pro­duc­to­res que si­guen en el sec­tor (ca­si en su to­ta­li­dad in­te­gra­dos), los cua­les in­ten­tan me­jo­rar su efi­cien­cia in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía en ca­da una de las eta­pas, pa­ra po­der com­pe­tir en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ca­da vez mas com­pe­ti­ti­vo y com­ple­jo. Has­ta aquí han re­ci­bi­do al- gu­na ayu­da del go­bierno, con pos­ter­ga­ción de im­pues­tos, cré­di­tos pa­ra in­cor­po­rar tec­no­lo­gía y de evo­lu­ción. Mu­chos de ellos to­da­vía no han sa­li­do de la cri­sis, pe­ro avi­zo­ran un fu­tu­ro me­jor.

b) Pro­duc­to­res y/o em­pa­ca­do­res que no es­tán in­te­gra­dos y ten­drían po­si­bi­li­da­des pa­ra se­guir, pe­ro no tie­nen la ayu­da que ne­ce­si­tan. Si no se ha­ce al­go por ellos des­de los go­bier­nos, se­gui­rán la suer­te de aque­llos otros pro­duc­to­res que de­ja­ron de exis­tir co­mo ta­les. La de­ci­sión po­lí­co-es­tra­té­gi­ca im­pli­ca bus­car una in­te­gra­ción ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal que les per­mi­ta no des­pren­der­se de su fru­ta has­ta lle­gar a los ca­na­les fi­na­les de ven­ta, o una alian­za es­tra­té­gi­ca con los que ya es­tán in­te­gra­dos

c) Los ex pro­duc­to­res con sus cha­cras aban­do­na­das que no pue­den se­guir en la fruticultura. Es­tos la­men­ta­ble­men­te es­tán en caí­da li­bre y los go­bier­nos en for­ma ur­gen­te de­bie­ran pre­sen­tar pro­pues­tas que les per­mi­tan in­te­grar­se en la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va ya sea en la hor­ti­cul­tu­ra, o co­mo pro­duc­to­res de fru­tos se­cos, pro­duc­tor de le­gu­mi­no­sas, gra­mí­neas; o en la ga­na­de­ría. De no ser así y aun­que ven­gan nue­vos in­ver­so­res a me­diano pla­zo, la es­pe­cu­la­ción por la tie­rra y el de­te­rio­ro de par­te de las es­truc­tu­ras de em­pa­que y frío ha­rá des­apa­re­cer a mu­chos de ellos, lo que im­pli­ca un re­tro­ce­so y un al­to cos­to so­cial, ab­so­lu­ta­men­te evi­ta­ble.

Tra­yec­to­ria. La de Ri­car­do Epi­fa­nio en la ac­ti­vi­dad fru­tí­co­la.

Emblema. La pro­duc­ción de pe­ras si­gue sien­do la más di­ná­mi­ca de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.