El cui­da­do del fo­rra­je na­tu­ral

Río Negro - Pulso - - Portada - JUAN MA­NUEL TO­RRES Be­ca­rio INTA-AUDEAS-UNRN

“Si se ago­tan los re­cur­sos se ter­mi­na la pro­duc­ción ga­na­de­ra ex­ten­si­va, por ello es esen­cial pre­ve­nir el so­bre­pas­to­reo”. Juan Ma­nuel To­rres, be­ca­rio INTA - Au­dea­sUNRN

Con es­te ob­je­ti­vo, en la zo­na de se­cano de Río Ne­gro se efec­túa un re­le­va­mien­to de la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na que sir­ve co­mo ali­men­to pa­ra la ga­na­de­ría. Pro­pi­ciar su con­ser­va­ción es vi­tal pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad a ni­vel re­gio­nal.

En con­tra­po­si­ción al au­ge de la pro­duc­ción bo­vi­na re­gio­nal y las po­si­bi­li­da­des de aper­tu­ra a los mer­ca­dos que im­pli­ca ser te­rri­to­rio li­bre de af­to­sa, en los cam­pos del Nor­te de la Pa­ta­go­nia la se­quía y el so­bre­pas­to­reo es­tán cau­san­do la pér­di­da de al­gu­nas es­pe­cies de plan­tas fo­rra­je­ras. Una vez que es­tos re­cur­sos na­tu­ra­les se ago­tan es im­po­si­ble re­cu­pe­rar­los, por lo cual es ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de los pas­ti­za­les na­tu­ra­les, pa­ra po­ner en la ba­lan­za el ci­clo re­cur­sos- pro­duc­tos, so­bre to­do en la zo­na de se­cano.

En es­te sen­ti­do, des­de oc­tu­bre de 2017 has­ta la fe­cha, a tra­vés de un con­ve­nio en­tre el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agropecuaria (INTA), la Aso­cia­ción Uni­ver­si­ta­ria de Edu­ca­ción Su­pe­rior Agropecuaria (Audeas) y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro (UNRN) se lle­va ade­lan­te un re­le­va­mien­to de gru­pos de ve­ge­ta­ción en bar­das, pla­ni­cie de me­se­tas y de va­lles y zo­na de ri­be­ra en la to­ta­li­dad del De­par­ta­men­to Ave­lla­ne­da, con el fin de iden­ti­fi­car es­pe­cies, medir el ni­vel de pas­to­reo y sis­te­ma­ti­zar mo­di­fi­ca­cio­nes en el am­bien­te.

Uno de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, fue la ca­rac­te­ri­za­ción del pai­sa­je de las pla­ni­cies de me­se­ta, zo­nas de cría que de­pen­den en­te­ra­men­te de las pre­ci­pi­ta­cio­nes. Allí se iden­ti­fi­ca­ron sie­te es­pe­cies de im­por­tan­cia co­mo re­cur­sos fo­rra­je­ros es­pon­tá­neos: el al­pa­ta­co, el llau­llín, la zam­pa, el ju­me, el coirón poa, el plu­me­ri­to y la fle­chi­lla.

El al­pa­ta­co (Pro­so­pis al­pa­ta­co) brin­da sus­ten­to a la pro­duc­ción gra­cias a sus chau­chas, que fruc­ti­fi­can en pri­ma­ve­ra-ve­rano pe­ro son con­su­mi­das la ma­yor par­te del año, so­bre to­do cuan­do es­tán se­cas y pre­sen­tan una ma­yor con­cen­tra­ción de azú­car. En for­ma si­mi­lar, el llau­llín (Ly­cium chi­len­se, Ly­sium gi­llie­sia­num) ge­ne­ra me­dian­te su flo­ra­ción y fruc­ti­fi­ca­ción en la mis­ma épo­ca otro re­cur­so de va­lor nu­tri­ti­vo. Am­bas es­pe­cies re­quie­ren de las llu­vias pri­ma­ve­ra­les pa­ra ma­xi­mi­zar su desa­rro­llo.

Otra plan­ta a des­ta­car es la zam­pa (Atri­plex lam­pa), pre­sen­te en sue­los are­no­sos y con ele­va­da sa­li­ni­dad. Los ani­ma­les sue­len co­mer du­ran­te to­do el año sus bro­tes tier­nos, de al­to con­te­ni­do pro­tei­co y ba­jos en fi­bra.

Por su par­te, el ju­me o “vi­drie­ra” (Suae­da di­va­ri­ca­ta) cre­ce en sue­los sa­lo­bres y es fuen­te im­por­tan­te de so­dio, cal­cio, po­ta- sio, sul­fa­tos y clo­ru­ros. Jun­to a la zam­pa cons­ti­tu­yen un buen re­cur­so fo­rra­je­ro pa­ra el in­vierno, pe­ro por su al­to con­te­ni­do en so­dio su con­su­mo es­tá li­mi­ta­do a la dis­po­ni­bi­li­dad de agua dul­ce. También du­ran­te esa es­ta­ción el coirón poa (Poa li­gu­la­ris) es un gran sus­ten­to de­bi­do a su al­to va­lor nu­tri­ti­vo y pa­la­ta­bi­li­dad. En cam­pos muy pas­to­rea­dos so­lo cre­ce ba­jo los ar­bus­tos.

Du­ran­te el ve­rano, épo­ca de ma­yor de­man­da fo­rra­je­ra, una plan­ta fun­da­men­tal por su va­lor nu­tri­cio­nal y ap­ti­tud pa­ra el pas­to­reo di­rec­to es el “plu­me­ri­to” (Tr­hi­chlo­ris cri­ni­ta), que to­le­ra las ba­jas pre­ci­pi­ta­cio­nes y se adap­ta a sue­los sa­li­nos y ar­ci­llo­sos. Otra no tan pa­la­ta­ble es el pas­to cres­po (Aris­ti­da spp), que cre­ce en los cam­pos ári­dos, a me­nu­do en­tre ja­ri­llas y cha­ña­res. Por úl­ti­mo, la “fle­chi­lla” (Nas­se­lla te­nuis) es bas­tan­te re­sis­ten­te al pas­to­reo, pe­ro de mo­de­ra­do ni­vel de pre­fe­ren­cia pa­ra el ga­na­do.

Es­te co­no­ci­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra pen­sar en la pre­ser­va­ción de re­cur­sos y en dis­tin­tas es­tra­te­gias de pre­ven­ción del so­bre­pas­to­reo, que ya es­tá afec­tan­do el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de al­gu­nas es­pe­cies. Un in­di­ca­dor na­tu­ral de es­te pro­ble­ma es el au­men­to de la pre­sen­cia de “pe­lu­di­lla” (Plan­ta­go pa­ta­gó­ni­co) en los cam­pos.

Pa­ra adop­tar medidas con­tra el pas­to­reo ex­ce­si­vo y la so­bre­car­ga ani­mal, una es­tra­te­gia vá­li­da es la ro­ta­ción de po­tre­ros, que tie­ne la fi­na­li­dad de de­jar “des­can­sar” al­gu­nas áreas del cam­po. Cual­quier me­di­da de­be­rá te­ner en cuen­ta que la re­cep­ti­vi­dad de nues­tros cam­pos, es de­cir, su ca­pa­ci­dad pa­ra “dar de co­mer” os­ci­la ac­tual­men­te en­tre las 20 y 25 hec­tá­reas por ca­da equi­va­len­te va­ca (va­ca con ter­ne­ro has­ta el des­te­te), in­di­ca­dor que irá en au­men­to a me­di­da que se ago­ten los pas­ti­za­les na­tu­ra­les.

So­bre­pas­to­reo. El ries­go que se co­rre si no se tra­ba­ja en la ad­mi­nis­tra­ción del fo­rra­je na­tu­ral.

Pro­so­pis al­pa­ta­co. Una de las es­pe­cies ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.