Da­tos ver­sus mi­tos

La in­for­ma­ción ofi­cial mues­tra que en los úl­ti­mos tres años se per­die­ron 83.000 pues­tos de tra­ba­jo pri­va­dos, y que el em­pleo pú­bli­co sigue cre­cien­do.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CI­PO­LLET­TI

La teo­ría eco­nó­mi­ca de­fi­ne la ‘es­tan­fla­ción’ co­mo aque­lla si­tua­ción eco­nó­mi­ca en que un país su­fre al mis­mo tiem­po una fuer­te des­ace­le­ra­ción del ni­vel de ac­ti­vi­dad, y un al­to y per­sis­ten­te au­men­to en el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios. Tal pa­re­ce ser el es­ce­na­rio al que se en­ca­mi­na la eco­no­mía na­cio­nal en los pró­xi­mos me­ses. Aun los ana­lis­tas más op­ti­mis­tas ob­ser­van pa­ra el pre­sen­te año una caída de al me­nos 2% en el Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) y al mis­mo tiem­po ya na­die du­da de que el pi­so de la in­fla­ción anual, os­ci­la­rá en torno al 40%.

El im­pac­to del úl­ti­mo sal­to en la co­ti­za­ción del dó­lar, co­mien­za a sen­tir­se no so­lo en los pre­cios, sino tam­bién en la mer­ma de con­su­mo, lo que a la lar­ga ge­ne­ra me­nos ac­ti­vi­dad, y co­mo co­ro­la­rio me­nos em­pleo.

Un da­to que ilus­tra la si­tua­ción, es la sen­si­ble mer­ma en los pa­ten­ta­mien­tos de 0 Km. En lo que va del mes de sep­tiem­bre, la ba­ja es del 35% res­pec­to al mis­mo mes de 2017, lo que se su­ma a la caída del 25% re­gis­tra­da en agos­to. La acu­mu­la­ción de stock de uni­da­des, ya se tra­du­ce en sus­pen­sio­nes de per­so­nal en las prin­ci­pa­les ter­mi­na­les au­to­mo­tri­ces, las cua­les se con­cen­tran hoy prin­ci­pal­men­te en el mer­ca­do de ex­por­ta­ción.

El im­pac­to en el em­pleo, tam­bién se re­fle­ja en la “En­cues­ta so­bre Ex­pec­ta­ti­vas de Em­pleo Q4 2018”, el tra­di­cio­nal in­for­me que la mul­ti­na­cio­nal Man­po­wer rea­li­za so­bre el mer­ca­do de tra­ba­jo ar­gen­tino, en ba­se a las pre­vi­sio­nes de las em­pre­sas más im­por­tan­tes del país. El es­tu­dio re­fle­ja la ex­pec­ta­ti­va ne­ta de crea­ción de em­pleo co­mo la di­fe­ren­cia en­tre aque­llas em­pre­sas que es­pe­ran un in­cre­men­to en su do­ta­ción de per­so­nal, y aque­llas que pla­nean una re­duc­ción. Ese di­fe­ren­cial era po­si­ti­vo en un 9% en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año. Por el con­tra­rio, pa­ra el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2018, la ex­pec­ta­ti­va as­cien­de ape­nas al 1%.

Mi­tos y da­tos

En me­dio de la cri­sis, los da­tos que arro­ja el mer­ca­do de tra­ba­jo en Argentina, per­mi­ten de­rri­bar al­gu­nos mi­tos que du­ran­te años se cons­tru­ye­ron en ba­se a pos­tu­ras dog­má­ti­cas, a las que la reali­dad vuel­ve a dar­les la es­pal­da.

El pri­mer mito en cues­tión, re­za que “es ne­ce­sa­rio abrir la eco­no­mía pa­ra que las in­ver­sio­nes que lle­guen des­de el ex­tran­je­ro, ge­ne­ren em­pleo de ca­li­dad”. Una de las prin­ci­pa­les ar­mas dis­cur­si­vas de quie­nes de­fien­den la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de la eco­no­mía, es que el sec­tor pri­va­do no ge­ne­ra nue­vos em­pleos en un con­tex­to de re­gu­la­cio­nes y pro­tec­cio­nis­mo. En es­te sen­ti­do se pos­tu­la­ba has­ta 2015, que Argentina no ha­bía ge­ne­ra­do nue­vos pues­tos de tra­ba­jo por cua­tro años.

El pri­mer in­fo­gra­ma ad­jun­to mues­tra la evo­lu­ción de los em­pleos pri­va­dos re­gis­tra­dos en ca­da se­mes­tre, des­de 2011 en ade- lan­te. La es­ta­dís­ti­ca es con­fia­ble, en tan­to sur­ge del Sis­te­ma In­te­gra­do Pre­vi­sio­nal Ar­gen­tino (SIPA), el cual re­le­va la can­ti­dad efec­ti­va de apor­tan­tes al sis­te­ma pre­vi­sio­nal en ca­da pe­rio­do. Los da­tos mues­tran que en efec­to, el em­pleo pri­va­do se ‘ame­se­tó’ en­tre 2011 y 2015, con una pro­fun­da caída en el año 2014 que se com- pen­só al año si­guien­te. El pun­to en cues­tión, es que lue­go de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca en 2016, to­dos los re­gis­tros del mer­ca­do de tra­ba­jo son me­no­res al má­xi­mo

re­gis­tra­do en ju­nio de 2011 (6.369.640 em­pleos pri­va­dos re­gis­tra­dos) y me­no­res al úl­ti­mo pi­co de la se­rie en ju­nio de 2015 (6.343.185). El úl­ti­mo da­to co­no­ci­do, es el de ju­nio de 2018, el cual no con­si­de­ra el im­pac­to de la de­va­lua­ción más fuer­te re­gis­tra­da des­de agos­to, ni el que la mis­ma ten­drá in­de­fec­ti­ble­men­te en el ni­vel de ac­ti­vi­dad. Aun así, el da­to im­pli­ca que en los úl­ti­mos tres años se per­die­ron 83.483 pues­tos de tra­ba­jo.

El se­gun­do mito que du­ran­te años se ha es­ta­ble­ci­do, es que “los go­bier­nos po­pu­lis­tas ge­ne­ran un es­ta­do gran­de, con una es­truc­tu­ra fa­raó­ni­ca, el cual se con­vier­te en una as­pi­ra­do­ra de re­cur­sos del sec­tor pri­va­do”.

El si­guien­te in­fo­gra­ma, mues­tra que en efec­to, la can­ti­dad de em­plea­dos es­ta­ta­les en Argentina, pa­só de 1.307.384 en ju­nio de 2011 a 1.513.460 en di­ciem­bre de 2015. Un in­cre­men­to del 15% en 4 años en la plan­ta de tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos. El da­to pa­re­cie­ra con­fir­mar la pre­mi­sa ini­cial. Sin em- bar­go, re­sul­ta que des­de 2016 en ade­lan­te, pe­rio­do en que di­fí­cil­men­te se pue­da ca­ta­lo­gar al go­bierno co­mo “po­pu­lis­ta”, el em­pleo pú­bli­co si­guió cre­cien­do. Le­jos de re­du­cir­se, la plan­ta de tra­ba­ja­do­res del es­ta­do as­cen­dió has­ta 1.521.346 en ju­nio de es­te año, lo que im­pli­ca 7.886 em­pleos pú­bli­cos más que en di­ciem­bre de 2015. Co­mo ate­nuan­te, se ob­ser­va que el rit­mo de cre­ci­mien­to del em­pleo pú­bli­co es mu­cho me­nor. Tan cier­to co­mo que un go­bierno que intenta pre­ciar­se de so­cial de­mo­cra­cia mo­der­na, y que guar­da es­tre­chos víncu­los con los sec­to­res más con­ser­va­do­res del país, pa­re­ce sen­tir­se có­mo­do con la enor­me es­truc­tu­ra del es­ta­do que le he­re­da­ra el po­pu­lis­mo.

A la luz de am­bos da­tos (em­pleo pú­bli­co y pri­va­do), aque­lla sen­ten­cia de que “so­lo el sec­tor pú­bli­co ge­ne­ra em­pleo”, man­tie­ne la mis­ma vi­gen­cia que la que te­nía has­ta 2015. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de años an­te­rio­res la di­ná­mi­ca ac­tual mues­tra una caída ace­le­ra­da del em­pleo pri­va­do, y un len­to cre­ci­mien­to del em­pleo pú­bli­co. Co­mo re­sul­ta­do, mi­les de tra­ba­ja­do­res op­tan por ‘ in­de­pen­di­zar­se’ ini­cian­do un em­pren­di­mien­to co­mo mo­no­tri­bu­tis­tas o co­mo tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos. Efec­ti­va­men­te, en­tre enero de 2016 y ju­nio de 2018 se re­gis­tra­ron 173.276 nue­vos mo­no­tri­bu­tis­tas y 175.164 nue­vos au­tó­no­mos.

Un ter­cer mito que se es­gri­me en cuan­to al mer­ca­do de tra­ba­jo, es que “la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca ge­ne­ra mejores re­mu­ne­ra­cio­nes, pro­duc­to de la ma­si­va en­tra­da de in­ver­sio­nes que in­cre­men­ta la de­man­da de em­pleo”. En cuan­to a las in­ver­sio­nes, es cla­ro que los ca­pi­ta­les que lle­ga­ron, lo hi­cie- ron pa­ra po­si­cio­nar­se en el sec­tor fi­nan­cie­ro. Pe­ro mu­cho más elo­cuen­te aun, es lo su­ce­di­do en ma­te­ria de sa­la­rio real.

El ter­cer in­fo­gra­ma, mues­tra la evo­lu­ción del sa­la­rio pro­me­dio del sec­tor pri­va­do re­gis­tra­do, de­flac­ta­do a va­lo­res de di­ciem­bre de 2015 en ba­se al Ín­di­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor de la Pro­vin­cia de Neu­quén. La grá­fi­ca re­fle­ja con cla­ri­dad la fuer­te caída del sa­la­rio real en los años de al­ta in­fla­ción. Es el es­ce­na­rio que se ve­ri­fi­có en 2016, y que re­apa­re­ce es­te año. El re­sul­ta­do es­te año es un sa­la­rio pro­me­dio de $21.840, que se ubi­ca en tér­mi­nos reales un 5,9% por de­ba­jo de los $23.204 re­gis­tra­dos en di­ciem­bre de 2015. Nue­va­men­te, se tra­ta de un da­to que aun no con­si­de­ra el im­pac­to de la ace­le­ra­ción in­fla­cio­na­ria que tie­ne lu­gar des­de agos­to, y se man­ten­drá has­ta fin de año.

Pro­ba­ble­men­te quie­nes sos­tie­nen que la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da es la so­lu­ción a los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mía na­cio­nal, po­drán de­cir que ‘la aper­tu­ra no es su­fi­cien­te’ y que los re­sul­ta­dos de la mis­ma se ve­ri­fi­can ‘a lar­go pla­zo’. Por lo pron­to, mien­tras la aper­tu­ra se pro­fun­di­za y el lar­go pla­zo lle­ga, el re­sul­ta­do so­bre el mer­ca­do de tra­ba­jo y el po­der ad­qui­si­ti­vo, mues­tra efec­tos ne­ga­ti­vos.

“Es un mo­men­to di­fí­cil pa­ra la Argentina y al­gu­nos quie­ren apro­ve­char es­ta co­yun­tu­ra pa­ra tra­tar de sa­car ven­ta­ja po­lí­ti­ca”. Jorge Tria­ca, secretario de Tra­ba­jo de la Na­ción

En cri­sis. Quie­nes quedan afue­ra su­fren la fal­ta de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

Tria­ca. El aho­ra secretario de Tra­ba­jo, jun­to al je­fe de Ga­bi­ne­te Mar­cos Pe­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.