“El go­bierno apues­ta a un mo­de­lo de sa­la­rios ba­jos y ren­ta fi­nan­cie­ra”

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CI­PO­LLET­TI

Fue uno de los po­cos es­pe­cia­lis­tas que ad­vir­tió de los des­ajus­tes ma­cro­eco­nó­mi­cos ha­ce más de un año, cuan­do la ges­tión pa­re­cía go­zar de su apo­geo. Eco­no­mis­ta jo­ven, Agustín D’At­te­llis es una voz crí­ti­ca del mo­men­to que atra­vie­sa la eco­no­mía na­cio­nal. En diá­lo­go con “Pul­so”, el es­pe­cia­lis­ta des­ta­có las in­con­sis­ten­cias del Pre­su­pues­to, y los erro­res de po­lí­ti­ca que a su en­ten­der ge­ne­ra­ron la cri­sis en cier­nes.

PRE­GUN­TA- ¿Qué im­pre­sión le pro­du­ce el Pre­su­pues­to 2019?

RES­PUES­TA- Mi po­si­ción ha si­do crí­ti­ca des­de que se pre­sen­tó el pro­yec­to. Con una eco­no­mía en ple­na re­ce­sión, su­mar un ajus­te de la mag­ni­tud que plan­tea el pre­su­pues­to, es una lo­cu­ra. Lo úni­co que va a ge­ne­rar es una pro­fun­di­za­ción de la re­ce­sión. Es un pre­su­pues­to don­de, pro­duc­to de las ma­las de­ci­sio­nes de los úl­ti­mos dos años, la se­gun­da par­ti­da más im­por­tan­te, es la de los in­tere­ses de la deu­da, al­go que no su­ce­día des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Por ca­da $ 100 que el pre­su­pues­to destina al pago de la deu­da, se des­ti­nan so­lo $ 25 a sa­lud, $ 11 a cien­cia y tec­no­lo­gía, y $0,1 a cues­tio­nes vin­cu­la­das a la in­dus­tria. To­da una de­fi­ni­ción del mo­de­lo que per­si­gue el go­bierno.

P- ¿Cuál es ese mo­de­lo?

R- Un mo­de­lo agroex­por­ta­dor y de ser­vi­cios, con sa­la­rios ba­jos, don­de ade­más se prio­ri­za la ren- ta fi­nan­cie­ra.

P- ¿Es via­ble ese mo­de­lo?

R- Es un mo­de­lo que en Ar­gen­ti­na siem­pre ha con­du­ci­do a enor­mes cri­sis. Pe­ro aun si lle­ga­ra a fun­cio­nar, es un mo­de­lo que ge­ne­ra ex­clu­sión y que im­pli­ca “de­jar afue­ra” a 20 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos. Sin po­lí­ti­cas in­dus­tria­les no hay for­ma de ge­ne­rar em­pleo.

P- ¿Son reales los pa­rá­me­tros del pre­su­pues­to?

R- Las me­tas ma­cro que plan­tea el pro­yec­to que­da­ron ob­so­le­tas an­tes de que el pre­su­pues­to se con­vier­ta en ley. Pre­vé 23% de in­fla­ción el año que vie­ne, cuan­do es­te año ter­mi­na­rá con una in­fla­ción del 50%. Es­pe­ra un dó­lar a $ 40 en pro­me­dio. Y un cre­ci­mien­to del -0,5%, cuan­do el pro­pio FMI ya an­ti­ci­pa al me­nos una caí­da del 1,6%.

P- ¿El FMI abrió la puer­ta pa­ra que el go­bierno reali­ce el ajus­te al que no se atre­vió en el 2016?

R- Creo que en efec­to, el go­bierno siem­pre cre­yó que era ne­ce­sa­rio un fuer­te ajus­te con me­di­das de shock, pe­ro ad­vir­tió que ne­ce­si­ta­ba go­ber­na­bi­li­dad, y en­ton­ces na­ció el gra­dua­lis­mo. Eso lle­vó a agra­var la si­tua­ción de dé­fi­cit, a fi­nan­ciar esos dé­fi­cit con en­deu­da­mien­to, y a una enor­me rue­da de es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra. La cri­sis que se ge­ne­ró pre­ci­pi­tó el pe­di­do de ayu­da al FMI, y hoy el FMI sir­ve co­mo ex­cu­sa pa­ra po­der apli­car es­tas po­lí­ti­cas de shock que no pu­do apli­car de en­tra­da.

P- ¿Shock o gra­dua­lis­mo son las úni­cas al­ter­na­ti­vas po­si­bles?

R: Yo creo que no. Que una eco­no­mía co­mo la ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta­ba en­fren­tar la res­tric­ción ex­ter­na que se ma­ni­fes­ta­ba en 2015 con po­lí­ti­cas ac­ti­vas de ofer­ta, con po­lí­ti­cas in­dus­tria­les, con un rol ac­ti­vo del Es­ta­do.

P- ¿Es sustentable un pro­gra­ma mo­ne­ta­rio res­tric­ti­vo con au­men­tos si­mul­tá­neos en ta­ri­fas y com­bus­ti­ble?

R- Es el pro­ble­ma que ha te­ni­do el go­bierno des­de el ini­cio de la ges­tión. Con­ven­ci­dos de que la in­fla­ción es un pro­ble­ma ne­ta­men­te mo­ne­ta­rio, in­ten­ta­ron ha­cer po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con­trac­ti­va vía al­tas ta­sas de in­te­rés y as­pi­ran­do pe­sos vía Le­bac. Lla­ma­ti­va­men­te por lo con­tra­dic­to­rio, al mis­mo tiem­po au­men­ta­ron las ta­ri­fas, do­la­ri­za­ron el pre­cio en ori­gen de los com­bus­ti­bles y la ener­gía eléc­tri­ca, y des­re­gu­la­ron el mer­ca­do de com­bus­ti­bles. En de­fi­ni­ti­va ge­ne­ra­ron in­fla­ción de cos­tos por un la­do, y apli­ca­ron res­tric­ción mo­ne­ta­ria por el otro.

P- ¿La in­fla­ción so­lo ba­ja con re­ce­sión?

R- Evi­den­te­men­te un ajus­te de las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas que ge­ne­re una fuer­te re­ce­sión, a la lar­ga per­mi­te con­tro­lar el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio. La pre­gun­ta es ‘has­ta don­de’ la so­cie­dad ar­gen­ti­na va a so­por­tar el ajus­te. La va­ria­ble cla­ve pa­ra el go­bierno es la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de los ajus­ta­dos.

P- ¿Sir­ve el re­em­pla­zo de Le­bacs con Le­liq?

R- La úni­ca ven­ta­ja que ex­hi­ben las Le­liq, es que so­lo las pue­den ope­rar los ban­cos. Pe­ro del otro la­do de los ban­cos, es­tán los de­pó­si­tos. Y en al­gún mo­men­to, la bo­la de in­tere­ses que cre­ce al rit­mo de es­tas letras, al­guien la va a te­ner que pa­gar. Es la mis­ma si­tua­ción que an­tes. Se con­ge­la la ba­se mo­ne­ta­ria hoy en tér­mi­nos no­mi­na­les, a cam­bio de ha­cer­la cre­cer ex­po­nen­cial­men­te en un fu­tu­ro cer­cano. Los de­po­si­tan­tes to­da­vía creen. Pe­ro pue­de lle­gar el mo­men­to en que se den cuen­ta de que no hay cré­di­to por­que subie­ron los en­ca­jes, y esos en­ca­jes es­tán re­mu­ne­ra­dos con una le­tra que ca­pi­ta­li­za se­ma­nal­men­te al 74% anual, lo cual po­dría ge­ne­rar un se­rio pro­ble­ma de fal­ta de con­fian­za.

P- ¿Có­mo an­ti­ci­pa que pue­de ser el fin de año de 2018?

R- No veo un es­ce­na­rio de caos o de es­ta­lli­do. Sin em­bar­go es­tá cla­ro que va a ser un fin de año muy di­fí­cil. En tér­mi­nos de in­di­ca­do­res re­fe­ri­dos al mer­ca­do in­terno, co­mo in­dus­tria, co­mer­cio, o con­su­mo, va a ser dra­má­ti­co. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca va a se­guir ca­yen­do, por­que hay que con­si­de­rar que la com­pa­ra­ción in­ter­anual es con los me­jo­res me­ses de 2017, con lo cual el con­tras­te se­rá una caí­da muy fuer­te. Y por otra par­te, hay que con­tem­plar el cre­ci­mien­to de la con­flic­ti­vi­dad so­cial, es­pe­cial­men­te en el co­nur­bano bonaerense. En­tien­do que el go­bierno bus­ca­rá con­te­ner la si­tua­ción me­dian­te las par­ti­das es­pe­cia­les de gas­to so­cial acor­da­das con el FMI. Y pa­ra los sec­to­res me­dios se­rá ca­da vez más vi­si­ble la si­tua­ción de ajus­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.