Nue­vo escenario re­gio­nal

El cam­bio de go­bierno y la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca en el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial ar­gen­tino po­ne por de­lan­te desafíos iné­di­tos de ca­ra a lo que vie­ne.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIEGO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­[email protected]­ne­gro.com.ar

Cien­tos de teo­rías se te­jie­ron du­ran­te el úl­ti­mo mes pa­ra in­ten­tar ex­pli­car el triun­fo elec­to­ral de Jair Bol­so­na­ro en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil. Un ex mi­li­tar que año­ra y reivin­di­ca la dic­ta­du­ra, de­cla­ra­da­men­te ho­mó­fo­bo y ma­chis­ta, ad­mi­ra­dor de Do­nald Trump y con fuer­te in­cli­na­ción a la xe­no­fo­bia.

La pre­gun­ta que car­co­me des­de ha­ce días a po­li­tó­lo­gos, po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas que du­ran­te años hi­cie­ron ga­la del pro­gre­sis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, es ¿cuá­les son las cau­sas que ex­pli­can el as­cen­so de un per­so­na­je de ta­les cua­li­da­des?

Cues­ta a de­cir ver­dad, en­con­trar una res­pues­ta úni­ca y aca­ba­da. Es una ob­vie­dad se­ña­lar que el nor­mal pro­ce­so de­mo­crá­ti­co del ve­cino país fue in­te­rrum­pi­do con el im­peach­ment a la ex pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, des­ti­tui­da en 2016 por ac­tos de co­rrup­ción en un pro­ce­so con­du­ci­do por jue­ces y le­gis­la­do­res acu­sa­dos de peo­res cau­sas de co­rrup­ción que las que cau­sa­ron la des­ti­tu­ción.

Un se­gun­do ele­men­to no me­nor, es la pros­crip­ción que pe­sa so­bre el po­lí­ti­co con ma­yor in­ten­ción de vo­to en Bra­sil, el ex pre­si­den­te Iná­cio Lu­la Da Sil­va, pre­so por una cau­sa de co­rrup­ción e in­ha­bi­li­ta­do pa­ra par­ti­ci­par en las elec­cio­nes po­co an­tes del co­mi­cio. Aun así, cues­ta com­pren­der la ra­zón por la que el cau­dal de vo­tos de Lu­la no lo­gró tor­cer el rum­bo de la elec­ción a fa­vor de su pro­pio can­di­da­to, pa­ra evi­tar el pro­fun­do ses­go ideo­ló­gi­co li­be­ral de Bol­so­na­ro.

Una ter­ce­ra teo­ría, adu­ce que el triun­fo de Bol­so­na­ro obe­de­ce a la so­cie­dad del ex ca­pi­tán del ejér­ci­to con la Igle­sia Uni­ver­sal, la cual os­ten­ta un enor­me po­de­río eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co en el ve­cino país, don­de ha­ce años cuen­ta con un blo­que pro­pio en el Con­gre­so. El ar­gu­men­to sin em­bar­go, tam­po­co es su­fi­cien­te por sí so­lo. Si el po­der de una so­la or­ga­ni­za­ción fue­ra su­fi­cien­te pa­ra ga­nar una elec­ción, el in­te­rro­gan­te es por qué tal or­ga­ni­za­ción no lo­gró pre­via­men­te im­pe­dir el avan­ce del PT. La lec­tu­ra so­cial, per­mi­te más bien ad­ver­tir cier­to har­taz­go so­cial pa­ra con el gi­ro del pro­gre­sis­mo en el con­ti­nen­te.

Por lo pron­to, la asun­ción de Bol­so­na­ro es in­mi­nen­te, y an­te tal escenario es bueno co­no­cer los da­tos eco­nó­mi­cos del país que re­ci­be, la po­si­ble di­ná­mi­ca por ve­nir en la re­la­ción bi­la­te­ral con Ar­gen­ti­na.

He­ren­cia

La com­bi­na­ción de cri­sis po­lí­ti­ca y re­ce­sión, ha si­do una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que lle­vó a Bra­sil al lu­gar en que hoy se en­cuen­tra. Ni la ges­tión del PT he­re­da­da por Dil­ma, ni el go­bierno de Te­mer, lo­gra­ron en­de­re­zar la na­ve de la eco­no­mía, que mues­tra da­tos ne­ga­ti­vos al me­nos des­de 2014.

Un re­cien­te in­for­me de la con­sul­to­ra Ma­cro­view, re­ve­la los da­tos más im­por­tan­tes de la econo- mía bra­si­le­ña en los úl­ti­mos cua­tro años, lo que per­mi­te a la vez tra­zar un pa­ra­le­lo con la co­yun­tu­ra que en el mis­mo pe­rio­do atra­ve­só la Ar­gen­ti­na.

Una pri­me­ra mi­ra­da arro­ja que en los úl­ti­mos cua­tro años el Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) se con­tra­jo un 18%. Una caí­da fe­no­me­nal en uno de los paí­ses que has­ta la dé­ca­da pa­sa­da era se­ña­la­do co­mo uno de los emer­gen­tes más di­ná­mi­cos a ni­vel glo­bal. La se­cuen­cia pue­de ob­ser­var­se en el pri­mer grá­fi­co que acom­pa­ña la no­ta. El mis­mo mues­tra la evo­lu­ción del PBI per cá­pi­ta con ba­se 100 en el año 2013. El in­di­ca­dor que ha­bi­tual­men­te se uti­li­za pa­ra ana­li­zar cre­ci­mien­to y dis­tri­bu­ción, re­tro­ce­dió ca­si 9 pun­tos en­tre 2013 y 2016, pa­ra re­cu­pe­rar­se mar­gi­nal­men­te en los úl­ti­mos dos años. El gi­ro aper­tu­ris­ta y li­be­ral que Te­mer in­ten­tó dar a la eco­no­mía tras la sa­li­da de Dil­ma, no al­can­zó pa­ra

lo­grar un re­bo­te del ni­vel de ac­ti­vi­dad.

Pe­se a ello, el se­gun­do da­to re­le­van­te, es que a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Ar­gen­ti­na, el ve­cino país lo­gró que la re­ce­sión se tra­duz­ca en un con­trol ade­cua­do del ni­vel de pre­cios. Al ob­ser­var la di­ná­mi­ca de la inflación, la mis­ma se ha man­te­ni­do con ci­fras de un dí­gi­to en cua­tro de los úl­ti­mos cin­co años, y mues­tra una sen­si­ble ba­ja pa­san­do del 10% en 2015 al 4% ac­tual.

En es­te sen­ti­do, un ter­cer ele­men­to es cla­ve en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca bra­si­le­ña, y es la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal lle­va­da a ca­bo por el go­bierno de Te­mer. El ter­cer grá­fi­co mues­tra el cre­ci­mien­to del ro­jo fis­cal fi­nan­cie­ro co­mo por­cen­ta­je del PBI du­ran­te el úl­ti­mo tra­mo del go­bierno de Dil­ma, y la fuer­te caí­da des­de el año 2016.

El úl­ti­mo da­to que des­cri­be la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca bra­si­le­ña, es la no­ta­ble re­duc­ción del dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te co­mo por­cen­ta­je del PBI, que tie­ne lu­gar des­de el año 2014. En es­te as­pec­to, un da­to no me­nor, es que la deu­da pú­bli­ca bra­si­le­ña se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te en su to­ta­li­dad no­mi­na­da en reales. El stock to­tal de deu­da pú­bli­ca en dó­la­res as­cien­de ape­nas a u$s 40.000 mi­llo­nes.

Ar­gen­ti­na y lo que vie­ne

Si bien la his­to­ria de Ar­gen­ti­na y Bra­sil es­tu­vo his­tó­ri­ca­men­te em­pa­ren­ta­da por cul­tu­ra, idio­sin­cra­sia y po­lí­ti­ca, ha­ce al me­nos tres dé­ca­das que to­do lo que su­ce­de en Bra­sil, re­per­cu­te de for­ma di­rec­ta en nues­tro país, pri­mor­dial­men­te en el área eco­nó­mi­ca.

A prio­ri, los pi­la­res que guían el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co de Bol­so­na­ro, son muy si­mi­la­res a los que des­de la re­tó­ri­ca siem­pre es­gri­mió el Pre­si­den­te Ma­cri. A sa­ber, lo­grar una ma­yor in­ser­ción de Bra­sil en el mun­do, des­re­gu­lar los mer­ca­dos y re­du­cir la in­je­ren­cia del es­ta­do en la eco­no­mía, y rea­li­zar una re­for­ma pro­fun­da del es­ta­do que in­clu­ya la cues­tión pre­vi­sio­nal y la re­ba­ja de im­pues­tos. Con suer­te di­ver­sa, el pri­mer man­da­ta­rio ar­gen­tino se pro­pu­so una agen­da muy si­mi­lar en su arri­bo al po­der. Na­tu­ral­men­te, al­can­zar el éxi­to de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res, en­tre ellos la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ini­cial, el pla­fón so­cial pa­ra acep­tar es­te ti­po de me­di­das, y la re­la­ción de fuer­za en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. En cuan­to a es­to úl­ti­mo, el da­to más im­por­tan­te es que Bol­so­na­ro no con­ta­rá con ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, y se ve­rá obli­ga­do a al­can­zar acuer­dos pa­ra lle­var ade­lan­te re­for­mas pro­fun­das.

El pun­to más ál­gi­do sin em­bar­go, pa­sa por co­no­cer la orien­ta­ción del go­bierno de Bol­so­na­ro en re­la­ción al Mer­co­sur y a la Ar­gen­ti­na. Pau­lo Gue­des, quien se per­fi­la co­mo el fu­tu­ro Mi­nis­tro de Ha­cien­da, afir­mó la se­ma­na pa­sa­da que “el Mer­co­sur no se­rá prio­ri­dad pa­ra el nue­vo go­bierno”. El eco­no­mis­ta es ti­tu­lar de un fon­do de in­ver­sión y es doc­tor en eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, lo que sin du­da da­rá a la ges­tión eco­nó­mi­ca bra­si­le­ra un fuer­te ses­go mo­ne­ta­ris­ta.

Se­gún el in­for­me de Ma­cro­view, en ba­se a las pa­la­bras del fu­tu­ro fun­cio­na­rio, es muy po­si­ble que la es­tra­te­gia bra­si­le­ña con­sis­ta en pro­po­ner que el Mer­co­sur pa­se de ser una ‘unión adua­ne­ra’ don­de exis­te un aran­cel co­mún a la im­por­ta­ción des­de fue­ra del blo­que, a ser una ‘zo­na de libre co­mer­cio’, que so­lo con­tem­pla aran­cel ce­ro ha­cia den­tro del blo­que, pe­ro ha­bi­li­ta a los paí­ses a ini­ciar in­di­vi­dual­men­te ne­go­cia­cio­nes bi­la­te­ra­les con paí­ses fue­ra del blo­que. Si se cum­plie­ra el pro­nós­ti­co, ello im­pli­ca­ría en pri­mer lu­gar un de­bi­li­ta­mien­to del blo­que, y en se­gun­do tér­mino que Ar­gen­ti­na de­je de ser prio­ri­dad pa­ra las im­por­ta­cio­nes bra­si­le­ñas. En ese mar­co, una di­ná­mi­ca de ex­pan­sión de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Bra­sil, no ten­dría el re­bo­te que su­po te­ner en otras épo­cas en Ar­gen­ti­na.

Fes­te­jos. Los par­ti­da­rios del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, fes­te­jan­do el triun­fo elec­to­ral.

Elec­to. Un pre­si­den­te que abre una nue­va eta­pa bi­la­te­ral.

Fuen­te: Ma­cro­views en ba­se a Mi­nis­te­rio de Fa­zen­da.

“RÍO NE­GRO ”

Fuen­te: Ma­cro­views en ba­se a BCB

“RÍO NE­GRO ”

Fuen­te: Ma­cro­views en ba­se a Mi­nis­te­rio de Fa­zen­da.

“RÍO NE­GRO ”

Fuen­te: Ma­cro­views en ba­se a BCB

“RÍO NE­GRO ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.