Re­pen­sar el en­gor­de bo­vino

Téc­ni­cos del INTA tra­ba­jan en mo­de­los al­ter­na­ti­vos de pro­duc­ción ga­na­de­ra, adap­ta­dos a los va­lles irri­ga­dos. El ob­je­ti­vo del no­ve­do­so sis­te­ma es re­du­cir cos­tos y ob­te­ner más ki­los de car­ne por hec­tá­rea, me­jo­ran­do la ren­ta­bi­li­dad.

Río Negro - Pulso - - Portada - VE­RÓ­NI­CA FA­VE­RE

El sis­te­ma de en­gor­de bo­vino que se ex­pan­dió en los úl­ti­mos años en Va­lle Me­dio se ba­só en un es­que­ma sim­ple, con un si­lo de au­to­con­su­mo pa­ra ali­men­tar al ani­mal por me­dio de una die­ta con un al­to por­cen­ta­je de grano (80-90%) y un con­cen­tra­do pro­tei­co (10-20%). En la fa­se ini­cial, du­ran­te el acos­tum­bra­mien­to en la eta­pa de re­cría se in­cor­po­ra­ban ro­llos o far­dos de me­dia­na ca­li­dad pa­ra su­mi­nis­trar fi­bra y “ter­mi­nar” los ani­ma­les con die­tas ba­sa­das ín­te­gra­men­te en grano de maíz de la Pam­pa Hú­me­da.

De es­ta ma­ne­ra se lo­gra­ban ga­nan­cias de pe­so en la ter­mi­na­ción, que en al­gu­nos ca­sos su­pe­ra­ban los 1,35 kg por ani­mal por día y, si se tra­ba­ja­ba en for­ma efi­cien­te y con bue­na uti­li­za­ción de re­cur­sos se po­dían ha­cer dos o más ci­clos de en­gor­de en el año. El sis­te­ma era tan sim­ple que po­día ser com­pa­ra­do a criar y en­gor­dar po­llos do­ble pe­chu­ga. Por su sen­ci­lla im­ple­men­ta­ción, ma­ne­jo y ba­jo cos­to de es­truc­tu­ra arro­ja­ba uti­li­da­des en­tre $3000 a $4000 por ani­mal en­gor­da­do, con una ren­ta­bi­li­dad anual su­pe­rior a la ta­sa de in­te­rés del mer­ca­do y una ro­ta­ción de di­ne­ro que no su­pe­ra­ba los 180 días.

El ten­ta­dor ne­go­cio se di­fun­dió en­tre los productores ba­jo rie­go e in­clu­si­ve de se­cano, que con pocas ins­ta­la­cio­nes es­ta­ban en con­di­cio­nes de en­gor­dar y co­mer­cia­li­zar ga­na­do pa­ra la fae­na en lu­gar de ven­der ter­ne­ros.

Sin em­bar­go, con la suba del dó­lar, el va­lor del grano pues­to en Va­lle Me­dio subió de $2.500 a $6.500 la to­ne­la­da, en tan­to que los con­cen­tra­dos pro­tei­cos ca­si du­pli­ca­ron su va­lor. Es­to pro­vo­có que en muy po­co tiem­po la ren­ta­bi­li­dad de es­tos sis­te­mas se vol­vie­ra nu­la o ne­ga­ti­va, y que al­gu­nos en­gor­da­do­res aban­do­na­ran el sis­te­ma, mien­tras otros si­guen bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra man­te­ner­se en la ca­de­na de la car­ne.

En es­te con­tex­to, y con la mi­ra­da pues­ta en brin­dar al­ter­na­ti­vas a los pe­que­ños y me­dia­nos productores ga­na­de­ros, des­de la Agen­cia de Ex­ten­sión Ru­ral Va­lle Me­dio del INTA se ana­li­zan sis­te- mas via­bles, ya pro­ba­dos en otros va­lles ba­jo rie­go y que re­quie­ren de una pro­duc­ción pro­pia de ali­men­to con me­no­res cos­tos, cu­yos va­lo­res es­tá sien­do ac­tua­li­za­dos. La ta­rea se rea­li­za jun­to al in­ge­nie­ro agró­no­mo Raúl Bar­ba­ros­sa, quien cuen­ta con una am­plia tra­yec­to­ria en el INTA Va­lle In­fe­rior. En los es­que­mas ana­li­za­dos se con­si­de­ra fun­da­men­tal el apor­te de los con­tra­tis­tas, pa­ra lo­grar en­si­la­dos en tiem­po y for- ma, afron­tar los cam­bios y se­guir en la ac­ti­vi­dad.

Uno de los mo­de­los es­tu­dia­dos y re­co­men­da­dos por los téc­ni­cos del INTA se ba­sa en un ci­clo pro­duc­ti­vo don­de se em­plea el 70% de la su­per­fi­cie ga­na­de­ra con pas­tu­ras en ba­se a al­fal­fa y el 30% res­tan­te con do­ble cul­ti­vo, pen­san­do en ha­cer un en­si­la­do de ce­real de in­vierno (Tri­ti­ca­le) y lue­go maíz pa­ra en­si­la­je (2/3) y co­se­cha (1/3).

A tra­vés de es­te es­que­ma, los ter­ne­ros in­gre­san en pri­ma­ve­ra (oc­tu­bre) so­bre las pas­tu­ras y se los su­ple­men­ta con 1,5 kg de grano de maíz por ani­mal, por día. En tan­to, el pas­to­reo se ex­tien­de has­ta el oto­ño (mar­zo), lo que ase­gu­ra ga­nan­cias de pe­so pro­me­dio de 650 gra­mos por ani­mal, por día en ese pe­rio­do. Pos­te­rior­men­te se pro­por­cio­na una ra­ción de si­lo de maíz y una su­ple­men­ta­ción pro­tei­ca, por ejem­plo, ex­pe­ler de gi­ra­sol (15%), con una ta­sa de con­su­mo del 3% dia­rio. Los ani­ma­les se “ter­mi­nan” gor­dos en sep­tiem­bre, pa­ra co­men­zar un nue­vo ci­clo en pri­ma­ve­ra.

Se tra­ta de un sis­te­ma sim­ple y fá­cil de im­ple­men­tar, que pre­vé un pas­to­reo ro­ta­ti­vo de pas­tu­ras y la in­cor­po­ra­ción de una re­ja pa­ra co­mer el si­lo de plan­ta en­te­ra. El ex­pe­ler de gi­ra­sol y el grano de maíz se pue­den su­ple­men­tar di­rec­ta­men­te so­bre el lo­te.

Con es­te mo­de­lo, en una su­per­fi­cie de 40 has don­de se pro­duz­can 26 has de pas­tu­ras con­so­cia­das en ba­se a al­fal­fa y 14 de do­ble cul­ti­vo, se­rá po­si­ble en­gor­dar a 280 ani­ma­les, con un cos­to de ali­men­ta­ción de $29 por ki­lo pro­du­ci­do. Co­mo re­sul­ta­do se ob­ten­drá una pro­duc­ción de car­ne de 2000 kg por hec­tá­rea, con una car­ga de 7 ani­ma­les en esa su­per­fi­cie, que in­gre­san con 160 kg y egre­san con 430.

Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción, ’co­mu­ni­car­se con la Agen­cia Va­lle Me­dio del INTA al 02946-481126 o es­cri­bir a fa­ve­re.ve­ro­ni­[email protected]

“El con­tex­to ac­tual re­quie­re sis­te­mas que per­mi­tan op­ti­mi­zar la ecua­ción eco­nó­mi­ca y su­per­fi­cies cul­ti­va­bles ocio­sas”.

Ve­ró­ni­ca Fa­ve­re, INTA,

Al­to Va­lle

Ac­ti­vi­dad ex­ten­di­da. El en­gor­de bo­vino es des­de ha­ce tiem­po una bue­na al­ter­na­ti­va en re­gio­nes ba­jo rie­go.

In­su­mo cla­ve. Los gra­nos son de­ter­mi­nan­tes en la ecua­ción eco­nó­mi­ca del en­gor­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.