“La acu­mu­la­ción de des­equi­li­brios tar­de o tem­prano tien­de a co­rre­gir­se”

Ru­bén Lo Vuo­lo, eco­no­mis­ta

Río Negro - Pulso - - Pulso | Entrevista - DIEGO PENIZZOTTO CO­RRES­PON­SA­LÍA CIPOLLETTI

die­go­pe­niz­zot­[email protected]­ne­gro.com.ar

Pre­cur­sor en la idea de un in­gre­so uni­ver­sal ciu­da­dano, que más tar­de se trans­for­mó en la AUH, el eco­no­mis­ta Ru­bén Lo Vuo­lo tie­ne una mi­ra­da par­ti­cu­lar so­bre la his­to­ria re­cien­te. En diá­lo­go con Pulso ex­pu­so sus im­pre­sio­nes so­bre la co­yun­tu­ra ac­tual, y so­bre la im­ple­men­ta­ción de la AUH.

PRE­GUN­TA- ¿Qué aná­li­sis tie­ne de la co­yun­tu­ra ac­tual?

RES­PUES­TA- Mi in­tui­ción es que el pro­gra­ma ac­tual es to­tal­men­te in­con­sis­ten­te. Es de­cir, no se ve­ri­fi­can re­la­cio­nes ló­gi­cas en­tre los pro­ble­mas y las po­lí­ti­cas ele­gi­das pa­ra aten­der­los. Por con­si­guien­te to­do in­di­ca que es de es­pe­rar una acu­mu­la­ción de des­equi­li­brios que en al­gún mo­men­to tien­den a co­rre­gir­se.

P- ¿Cuá­les son las in­con­sis­ten­cias?

R- A mi en­ten­der son cua­tro. La pri­me­ra es la lec­tu­ra res­pec­to a que la inflación es un pro­ble­ma mo­ne­ta­rio. El pro­ble­ma no es la ex­pan­sión de la ba­se mo­ne­ta­ria, sino la ex­pan­sión de la deu­da del Ban­co Cen­tral (BCRA) a al­tí­si­mas ta­sas de in­te­rés, lo cual ase­gu­ra fu­tu­ras emi­sio­nes de di­ne­ro pa­ra pa­gar esos in­tere­ses. La se­gun­da, es pre­ten­der que el pro­ble­ma fis­cal se va a so­lu­cio­nar con el dé­fi­cit pri­ma­rio ce­ro, cuan­do cla­ra­men­te el pro­ble­ma es el dé­fi­cit fi­nan­cie­ro, que ca­da vez se in­cre­men­ta más, co­mo re­sul­ta­do del pro­ce­so de en­deu­da­mien­to. En ter­cer lu­gar, el pro­ble­ma de la deu­da. El acuer­do con el FMI so­lo ase­gu­ra po­der cum­plir con los ven­ci­mien­tos el año que vie­ne. Pe­ro a par­tir de 2020 no es­tá cla­ro co­mo se ha­rá fren­te a los mis­mos, en un con­tex­to in­ter­na­cio­nal ca­da vez más difícil. Por úl­ti­mo, exis­te una in­con­sis­ten­cia pro­pia de la com­bi­na­ción de es­tas cues­tio­nes. Co­mo es­tá plan­tea­do el escenario, lo que ha­ría fal­ta es una ba­ja de ta­sas de in­te­rés y ti­po de cam­bio al mis­mo tiem­po. Muy com­pli­ca­do si se tie­ne en cuen­ta que hoy el ti­po de cam­bio so­lo es­tá con­te­ni­do por la ta­sa de in­te­rés.

P- ¿Te­nía otra al­ter­na­ti­va de ac­ción es­te go­bierno?

R- Creo que la he­ren­cia que re­ci­bió el go­bierno en 2015 era com­pli­ca­da, lo he di­cho re­pe­ti­da­men­te. Pe­ro a tres años del cam­bio de go­bierno, es­tá cla­ro que los ca­mi­nos ele­gi­dos pa­ra re­sol­ver­la, no han si­do los ade­cua­dos. Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en su mo­men­to se­ña­la­ba el go­bierno, han em­peo­ra­do. La inflación es mu­cho más gra­ve hoy que en 2015. Nos he­mos em­bar­ca­do hoy en un ajus­te irra­cio­nal, lue­go de dos años y me­dio en que se man­tu­vie­ron los dé­fi­cit he­re­da­dos. Es evi­den­te que lo que se vi­ve hoy en Ar­gen­ti­na es el re­sul­ta­do de las me­di­das que es­te go­bierno eli­gió pa­ra so­lu­cio­nar la he­ren­cia.

P- ¿Es po­si­ble es­ca­par al “pén­du­lo ar­gen­tino” que men­cio­na­ra al­gu­na vez Mar­ce­lo Dia­mand?

R- Creo que el error es ha­ber creí­do que la di­co­to­mía en­tre po­pu­lis­mo y or­to­do­xia, es po­lí­ti­ca. Lo que se­ña­la Dia­mand, y yo ad­hie­ro, es que hay una in­con­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca en las dos ver­tien­tes, y lo vol­ve­mos a com­pro­bar hoy. El ex­pan­sio­nis­mo po­pu­lis­ta, ter­mi­na in­de­fec­ti­ble- men­te en pro­ce­sos de dé­fi­cit e inflación. Ello da lu­gar a una eta­pa de aper­tu­ris­mo y co­ne­xión fi­nan­cie­ra neo­li­be­ral, que tar­de o tem­prano trae apa­re­ja­da cri­sis en el sec­tor ex­terno y la pre­emi­nen­cia de la ren­ta fi­nan­cie­ra por so­bre el sec­tor pro­duc­ti­vo.

P- ¿Es cier­to que la au­to­ría in­te­lec­tual de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH) le per­te­ne­ce?

R- No­so­tros es­cri­bi­mos por pri­me­ra vez del “in­gre­so ciu­da­dano” en el 1995. La pri­me­ra que nos con­vo­ca es la dipu­tada ra­di­cal Eli­sa Car­ca, y más tar­de se su­ma la dipu­tada Ca­rrio. Ellas son las que pre­sen­tan en el año 1998 un pro­yec­to ti­tu­la­do “in­gre­so ciu­da­dano pa­ra la ni­ñez”, de nues­tra au­to­ría. La AUH na­ce una dé­ca­da des­pués, y es una va­rian­te de nues­tra pro­pues­ta, pe­ro no es nues­tra pro­pues­ta. P- ¿Cuál es la di­fe­ren­cia?

R- Lo que no­so­tros pro­po­nía­mos era uni­fi­car to­tal­men­te el sis­te­ma de asig­na­cio­nes for­ma­les en un so­lo pro­gra­ma, in­con­di­cio­nal. Pe­se a lla­mar­se “uni­ver­sal”, la AUH si­gue dis­cri­mi­nan­do en­tre em­plea­dos for­ma­les, in­for­ma­les y des­em­plea­dos. Se­gun­do, se es­ta­ble­cen una se­rie de con­di­cio­na­li­da­des aso­cia­das al cum­pli­mien­to de con­di­cio­nes de sa­lud, ac­ce­so a la edu­ca­ción, y tam­bién a los ni­ve­les de in­gre­so.

P- Si no exis­tie­ra con­di­cio­na­li­dad, ¿no se ase­me­ja­ría a un sub­si­dio tra­di­cio­nal?

R- Yo sos­ten­go la idea de que el de­re­cho a in in­gre­so bá­si­co, de­be ser in­con­di­cio­nal, co­mo cual­quier otro de­re­cho que per­mi­te sub­sis­tir en so­cie­dad, co­mo el de­re­cho a la sa­lud o a la edu­ca­ción. La con­di­cio­na­li­dad lo que ha­ce es en­tre­gar al po­lí­ti­co de turno el po­der de dis­cri­mi­na­ción y se­lec­ción. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, la con­di­cio­na­li­dad lo úni­co que lo­gra es el efec­to con­tra­rio. Si pa­ra re­ci­bir un be­ne­fi­cio, la con­di­ción es un in­gre­so me­nor a de­ter­mi­na­do mon­to, lo que se pro­mue­ve es que la gen­te no de­cla­re in­gre­sos por en­ci­ma de ese mon­to, al­go que se lla­ma “tram­pa de la po­bre­za”. Por otra par­te la AUH exi­ge ser in­for­mal pa­ra re­ci­bir el be­ne­fi­cio. La in­for­ma­li­dad es una ca­te­go­ría ile­gal en Ar­gen­ti­na. Con lo cual se le otor­ga un de­re­cho le­gal a una si­tua­ción ile­gal. Por ello la gen­te que con­si­gue tra­ba­jo pre­fie­re no de­cla­rar­lo, lo que sig­ni­fi­ca se­guir fo­men­tan­do la in­for­ma­li­dad.

P- ¿Acuer­da con que la AUH des­in­cen­ti­va el in­gre­so al mer­ca­do la­bo­ral?

R- No, yo no afir­mo eso. Lo que sí creo, es que se fo­men­ta una for­ma en par­ti­cu­lar de in­gre­so al mer­ca­do la­bo­ral.

P- Otro mi­to, es que la AUH in­cen­ti­va a te­ner hi­jos...

R- Es­tá pro­ba­do que lo que de­ter­mi­na la con­duc­ta re­pro­duc­ti­va de las per­so­nas tie­ne que ver con las po­lí­ti­cas de sa­lud re­pro­duc­ti­va. Ha­cien­do un ejer­ci­cio con­tra­fác­ti­co, an­tes de que exis­ta la AUH ya exis­tía el ré­gi­men de asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, que so­lo pa­ga­ba a los tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos. Sin em­bar­go, los tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos, co­bran­do el be­ne­fi­cio, te­nían me­nos hi­jos que los sec­to­res pos­ter­ga­dos que no re­ci­bían na­da. En­tra­mos en­ton­ces en una dis­cu­sión don­de los com­por­ta­mien­tos se re­la­cio­nan con las cla­ses so­cia­les, y eso par­te de una vi­sión pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.