La bi­ci co­mo guía

Los ci­clo­tu­ris­tas pe­da­lean des­de la are­na de las pla­yas fren­te al mar a la me­se­ta de So­mun­cu­ra. Pa­san por po­zos de pe­tró­leo, lle­gan a las mon­ta­ñas de la cor­di­lle­ra y al nor­te neu­quino. ¿Va­mos con ellos?

Río Negro - Voy - - Portada -

Del mar a la cor­di­lle­ra el ci­clo­tu­ris­mo se afian­za y lle­va a los vi­si­tan­tes a lu­ga­res que los tu­ris­tas tra­di­cio­na­les no se en­te­ran que exis­ten. En los pa­seos, los ci­clis­tas to­man sus cas­cos, acei­tan las ca­de­nas, se re­la­cio­nan con la gen­te de los lu­ga­res que vi­si­tan, se sor­pren­den y vuel­ven fe­li­ces.

Va­rios cir­cui­tos se mar­can con la del­ga­da hue­lla de la bi­ci­cle­ta en la re­gión. Se pue­de pe­da­lear fren­te al mar, o en la me­se­ta de So­mun­cu­ra, en­tre po­zos de pe­tró­leo, el Nor­te Neu­quino, o las mon­ta­ñas de la cor­di­lle­ra.

Pa­ra arran­car se ne­ce­si­ta bi­ci­cle­ta, an­te­ojos de sol, cas­co y pro­tec­tor so­lar. To­das las pro­pues­tas im­pli­can un desafío fí­si­co y men­tal, pe­ro abren la puer­ta a experiencias inol­vi­da­bles.

El Nor­te Neu­quino

Es­tá re­ga­do de pai­sa­jes in­hós­pi­tos y agres­tes lle­nos de sor­pre­sas. En Bu­ta Ran­quil se pue­de pe­da­lear en­tre pro­fun­dos ca­ña­do­nes, sal­tos y de­ce­nas de ver­tien­tes de agua, an­ti­guas mi­nas de as­fal­ti­ta usa­das por ale­ma­nes y has­ta crá­te­res mo­no­gé­ni­cos.

“Las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res ba­jo la mi­ra­da del vol­cán Tro­men, que nos acom­pa­ña en ca­da pe­da­lea­da”, di­jo Luis Re­yes, guía de Moun­tain Bi­ke de la zo­na y re­co­men­dó un re­co­rri­do de 45 km en el que se pa­sa por un va­lle de cac­tus (Pe­quen­co) se pe­da­lea por ca­mi­nos ru­ra­les, en­tre ca­ña­do­nes y sen­de­ros de arrie­ros y per­mi­te ac­ce­der al aflo­ra­mien­to de ye­so más gran­de de la pro­vin­cia.

Man­zano Amar­go tam­bién pro­po­ne un cir­cui­to pa­ra des­cu­brir la Cas­ca­da Es­con­di­da. Se sa­le de la pla­za. “Por Ru­ta 54 avan­za­mos 500 me­tros de sen­de­ro por bos­ques con di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir una vis­ta pa­no­rá­mi­ca del vol­cán Do­mu­yo, la cas­ca­da las Fra­guas, el bos­que na­ti­vo Los Llao Llao. Son 18 ki­ló­me­tros que se ha­cen en 6 ho­ras”, di­jo Jo­sé Al­fa­ro, guía de esa zo­na.

Bariloche

A va­rios ki­ló­me­tros de allí, tie­ne pa­seos in­creí­bles pe­ro pa­ra an­dar en bi­ci­cle­ta los tu­ris­tas eli­gen el Cir­cui­to Chi­co, una ma­ne­ra exi­gen­te y aven­tu­re­ra de aden­trar­se en el bos­que y te­ner bue­nos mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar la­gos y mon­ta­ñas.

Se pue­de lle­var la bi­ci­cle­ta o al­qui­lar­la, en la puer­ta del cir­cui­que to que hay al me­nos dos lo­ca­les. El pa­seo tie­ne 25 ki­ló­me­tros as­fal­ta­dos y exi­gen­tes subidas y ba­ja­das, por lo que hay que es­tar pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te.

Par­tien­do de la ro­ton­da del ki­ló­me­tro 18, la pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­da es fren­te al ho­tel Llao Llao pa­ra to­mar la clásica pos­tal del com­ple­jo. Si el cie­lo es­tá des­pe­ja­do se pue­de ver des­de allí el ce­rro Tro­na­dor, la pe­nín­su­la Llao Llao y el la­go Mo­reno.

El re­co­rri­do con­ti­núa ha­cia el in­gre­so del Par­que Mu­ni­ci­pal Llao Llao. La ru­ta es­tá cu­bier­ta de cen­te­na­rios ár­bo­les que dan la sen­sa­ción de es­tar pe­da­lean­do den­tro del bos­que. Hay bi­fur­ca­cio­nes del ca­mino cen­tral pa­ra co­no­cer la pla­ya de Vi­lla Ta­cul so­bre el la­go Nahuel Hua­pi, el puen­te Ro­mano o el la­go Es­con­di­do.

Pa­ra la fo­to ideal se de­be hacer un stop en el Pun­to Pa­no­rá­mi­co, que tie­ne un re­no­va­do mi­ra­dor des­de don­de se ven los la­gos Mo­reno y Nahuel Hua­pi, y la pe­nín­su­la Llao Llao. La vuel­ta cir­cu­lar del pa­seo con­ti­núa has­ta pa­sar el puen­te que di­vi­de el la­go Mo­reno. Es un buen lu­gar pa­ra ba­jar a la cos­ta y re­cu­pe­rar fuer­zas pa­ra el tra­mo fi­nal. Y de vuel­ta otra vez en el ini­cio, en la ro­ton­da del ki­ló­me­tro 18 de la ave­ni­da Bus­ti­llo.

El mar

En el otro ex­tre­mo, la op­ción los tu­ris­tas eli­gen pa­ra dis­fru­tar en Las Grutas es re­co­rrer la cos­ta­ne­ra y se­guir has­ta Pie­dras Co­lo­ra­das, 5 km al sur. Des­de la Pri­me­ra Ba­ja­da se avan­za por la cos­ta­ne­ra has­ta la Sép­ti­ma, don­de se pue­de des­cen­der a la pla­ya por el ca­ña­dón que flan­quea la al­dea de los pul­pe­ros. El pu­ña­do de ca­si­tas pre­ca­rias ofre­cen sus fres­cas mer­can­cías. Fren­te a él, la en­tra­da de un tra­di­cio­nal ba­rrio pri­va­do con­tras­ta con la rús­ti­ca pos­tal.

Al lle­gar al bal­nea­rio Pie­dras Co­lo­ra­das ten­der­se en la are­na es la me­jor op­ción pa­ra re­cu­pe­rar­se del pe­da­leo y se­guir dis­fru­tan­do de la pla­ya.

PA­TRI­CIO RO­DRI­GUEZ

PA­TRI­CIO RO­DRI­GUEZ

La Ru­ta 40. Pa­ra in­ter­nar­se en sen­de­ros y bos­ques. Aquí, a 3 km de San Mar­tín de los An­des.

GENTILEZA

Pai­sa­jes úni­cos en el nor­te neu­quino.

GENTILEZA ANDESX3

El Ca­mino de los Sie­te La­gos, en la cer­ca­nías del Falk­ner.

MAR­TIN BRUNELA

Pa­seo fren­te al mar de la pri­me­ra ba­ja­da a Pie­dras Co­lo­ra­das.

GENTILEZA

A ex­plo­rar la me­se­ta de So­mun­cu­ra, en con­vi­ven­cia con su gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.