La cha­cra in­vi­ta

En an­ti­guos es­ta­ble­ci­mien­tos del Va­lle se pue­de dis­fru­tar de un día en el en­torno ru­ral, al­mor­zar en la ca­so­na de ser­vi­cio de una bo­de­ga, to­mar el té cer­ca de los man­za­nos y dor­mir en el si­len­cio del cam­po.

Río Negro - Voy - - Portada - LO­RE­NA VINCENTY lvin­[email protected]­ne­gro.com.ar

Los an­ti­guos em­pren­di­mien­tos productivos de la re­gión ofre­cen al­ter­na­ti­vas en las que se pue­de sa­lir a al­mor­zar o me­ren­dar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za va­lle­ta­na, par­ti­ci­par de una co­se­cha o re­co­rrer los co­rra­les de los ani­ma­les de gran­ja.

Co­mer al­go ca­se­ro, aca­ri­ciar a un ani­mal de gran­ja, pa­sar un día al ai­re libre re­sul­ta ser un plan re­pa­ra­dor del buen áni­mo. Se pue­de co­mer un asa­do en­tre la ala­me­da en un me­dio­día de do­min­go. Las tor­tas de man­za­na de la abue­la re­vi­ven en al­gu­nas ca­sas de té de la zo­na y des­per­tar en el si­len­cio que so­lo rom­pe el can­to de los pá­ja­ros, son ex­pe­rien­cias úni­cas en las cha­cras. Pa­ra me­ter­se en es­tas cos­tum­bres, lo ideal es su­mer­gir­se en la di­ná­mi­ca ru­ral y pa­sar un día co­mo los pio­ne­ros que for­ma­ron los pue­blos de la re­gión.

Un buen al­muer­zo

En la an­ti­gua ca­so­na de ser­vi­cios de una bo­de­ga de Cipolletti fun­cio­na el res­tau­ran­te La Mi­no­ri­na, que se ca­rac­te­ri­za por la co­ci­na de fue­gos, la sen­ci­llez y el buen gus­to.

Agus­tín Bon­net es quien se en­car­ga de todo por allí y con­tó que abren los do­min­go al me­dio­día. “Es una quin­ta, hay ani­ma­les de gran­ja co­mo pa­tos, ove­jas, gan­sos. Es chi­ca pe­ro la gen­te vi­ne y dis­fru­ta el día. Se ti­ran en el cés­ped, hay una can­chi­ta de fút­bol, pue­den ir a los co­rra­les y los chi­cos tie­nen un par­que de jue­gos”, di­jo Agus­tín.

Los que desean ir de­ben con­tac­tar­se du­ran­te la se­ma­na por re­des so­cia­les pa­ra re­ser­var el lu­gar. Se ha­ce un me­nú fi­jo con op­ción de pa­rri­lla o pas­tas. Sa­le 520 pe­sos por per­so­na con la be­bi­da apar­te.

To­mar el té en Los Cha­lets

Los Cha­lets se en­cuen­tra en la zo­na ru­ral de Cen­te­na­rio, a 20 mi­nu­tos de Neu­quén. De­ba­jo de año­sos ár­bo­les se pue­de dis­fru­tar de la re­pos­te­ría artesanal tí­pi­ca he­re­da­da de los an­te­pa­sa­dos y una am­plia car­ta de tés, mien­tras se res­pi­ra na­tu­ra­le­za va­lle­ta­na.

En la cha­cra se pro­du­cen ci­rue­las, man­za­nas, pe­ras y fram­bue­sas y des­pués de la me­rien­da el re­co­rri­do a tra­vés de las plan­ta­cio­nes los lle­va a en­ten­der que se es­con­de de­trás de aque­lla fru­ta que la gen­te ve a dia­rio en la gón­do­la del su­per­mer­ca­do.

Un buen ju­go de fru­tos ro­jos

En Plot­tier, Los Gar­cía co­men­za­ron a pro­du­cir fru­tas fi­nas fres­cas y con­ge­la­das y lue­go de­ci­die­ron agre­gar va­lor a su ac­ti­vi­dad pa­ra ac­ce­der a nue­vos mer­ca­dos.

Así es que re­ci­ben en la ca­sa de té de su cha­cra a nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes atraí­dos por sus es­pe­cia­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas .

La ca­sa ofre­cen un ser­vi­cio de pas­te­le­ría de ela­bo­ra­ción pro­pia con de­gus­ta­cio­nes de sus pro­duc­tos y ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. Tam­bién ven­den fru­tos ro­jos pa­ra lle­var. Lo más pe­di­do, son sus ju­gos de fru­tos ro­jos, ex­pri­mi­dos a ho­ras de se co­se­cha­dos de la plan­ta.

Hue­llas Ver­des

A la tar­de en Hue­llas Ver­des, cer­ca de Allen, los niños jue­gan con las ove­jas, va­cas, ca­ba­llos, pa­tos, gan­sos, ga­lli­nas, co­ne­jos y co­dor­ni­ces. Ade­más re­co­rren los cul­ti­vos.

Uno de los due­ños, Da­río Ri­ve­ro con­tó que “que­ría acer­car­le a la gen­te el cam­po ¿De dón­de sa­le una za­naho­ria? ¿Qué pa­sa con lo que nos da una va­ca? El hue­vo que po­ne la ga­lli­na ¿Tie­ne adentro un po­lli­to? Es al­go muy in­tere­san­te”, eran las pre­gun­tas que que­ría ayu­dar a res­pon­der a los que pa­sea­ran por su cha­cra.

Las vi­si­tas du­ran tres ho­ras e in­clu­yen ac­ti­vi­da­des, co­mo ama­sar pan y re­co­rrer. “Lue­go se ter­mi­na con una me­rien­da ca­se­ra con tar­tas dul­ces sa­la­das, dul­ce de le­che de ove­ja, yog­hurt y que­so un­ta­ble de ove­ja”, co­men­tó en­tu­sias­ma­do Da­río.

La en­tra­da cues­ta 350 pe­sos a par­tir de los 12 años y 250 pe­sos pa­ra los me­no­res de 12.

Po­sa­da Dul­ci­nea

Pa­ra pa­sar la no­che, la pro­pues­ta lle­va a los tu­ris­tas a la Po­sa­da Dul­ci­nea si­tua­da en Choe­le

La pri­ma­ve­ra es el mo­men­to ideal pa­ra ver la pro­duc­ción de fram­bue­sas, mo­ras y fru­ti­llas y pro­bar las fru­tas di­rec­ta­men­te de la plan­ta.

Choel. Se tra­ta de una ca­sa de cam­po con diez ca­mas, em­pla­za­da en cin­co hec­tá­reas que ofre­ce bi­ci­cle­tas de uso gra­tui­to y pi­le­ta al ai­re libre, zo­na de pa­rri­lla, jar­dín y te­rra­za.

Los hués­pe­des pue­den des­per­tar y des­pués de un con­tun­den­te desa­yuno de cam­po co­se­char fru­tos ro­jos, rea­li­zar ca­mi­na­tas en un en­torno de cha­cras. Los due­ños son pro­duc­to­res de uva Mal­bec y ofre­cen tam­bién en tiem­po de ven­di­mia, la po­si­bi­li­dad de elaborar vino pa­ra con­su­mo per­so­nal, des­de la co­se­cha has­ta la mo­lien­da.

“Es un ser­vi­cio de al­ta ga­ma. Hay par­que, pi­le­ta. La gen­te lo que más dis­fru­ta es des­can­sar, es­tar en el par­que, ha­cer un asa­do. Aho­ra inau­gu­ra­mos El bar de la cha­cra y la gen­te de la po­sa­da pue­de ir a al­mor­zar ahí”, di­jo el due­ño Guillermo Ma­se­berg.

“Que­ría acer­car­le el cam­po a la gen­te. El lu­gar es abier­to pa­ra vi­si­tas es­co­la­res y fa­mi­lias. La cha­cra es muy di­ver­si­fi­ca­da”.

Da­río Ri­ve­ro, pro­pie­ta­rio de La Hue­lla Ver­de, en Allen

EMILIANA CAN­TE­RA

Aca­ri­ciar a los ani­ma­les de gran­ja des­pués del al­muer­zo es al­go que se pue­de ha­cer en La Mi­no­ri­na.

Co­mer o me­ren­dar de­ba­jo de la parra es un clá­si­co.

EMILIANA CAN­TE­RA

Des­de ca­mi­nar en­tre los fru­ta­les has­ta ama­sar pan ca­se­ro son co­sas que se ha­cen en La Hue­lla Ver­de.

Las tor­tas de la abue­la con las fru­tas de la cha­cra.

El en­torno ru­ral en la Po­sa­da Dul­ci­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.