RUM­BO A LOS RE­FU­GIOS DE BARILOCHE

Bariloche ofre­ce una red de trek­king pa­ra to­dos los ni­ve­les. In­clu­ye 180 sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos y seis re­fu­gios de mon­ta­ña que en ve­rano tie­nen la ca­pa­ci­dad al to­pe. Lo que hay que sa­ber pa­ra su­bir.

Río Negro - Voy - - Portada - SO­LE­DAD MA­RA­DO­NA so­le­dad­ma­ra­do­[email protected]­ne­gro.com.ar

Pro­tec­tor so­lar, go­rra, cam­pe­ra im­permea­ble, za­pa­ti­llas có­mo­das, fru­tas, ce­rea­les, agua y un so­bre de ju­go pa­ra ase­gu­rar la hi­dra­ta­ción y por su­pues­to en­tu­sias­mo. Ese es el lis­ta­do bá­si­co pa­ra po­ner un pie en la mon­ta­ña y no ago­tar­se en el in­ten­to.

Bariloche tie­ne una red de trek­king pa­ra to­dos los ni­ve­les. El cir­cui­to in­clu­ye 180 sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos y seis re­fu­gios de mon­ta­ña que en ve­rano tie­nen la ca­pa­ci­dad al to­pe.

El trek­king es una de las ac­ti­vi­da­des que atrae a los tu­ris­tas ca­da tem­po­ra­da y así lo re­fle­jan las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo que in­di­can que en el ve­rano pa­sa­do un 36,39% de los vi­si­tan­tes que lle­ga­ron a Bariloche hi­cie­ron caminatas y sen­de­ris­mo, mien­tras que un 3,18%, con ma­yor ex­pe­rien­cia, reali­zó ac­ti­vi­da­des de al­ta mon­ta­ña.

Pa­ra sa­lir se­gu­ros a la mon­ta­ña des­de ha­ce va­rios años el Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi im­ple­men­tó un re­gis­tro de trek­king pa­ra que el an­di­nis­ta in­for­me el re­co­rri­do que se va a ha­cer, los días pre­vis­tos, la pre­pa­ra­ción fí­si­ca, el equi­pa­mien­to y con­tac­tos an­te cual­quier even­tua­li­dad.

Ade­más el Club An­dino Bariloche, que se creó ha­ce 87 años pa­ra pro­mo­ver el es­pí­ri­tu de mon­ta­ña, siem­pre es­tá dis­po­ni­ble pa­ra con­sul­tas y re­co­men­da­cio­nes, una de las in­dis­pen­sa­bles es no ir so­lo a la mon­ta­ña y te­ner a mano el nú­me­ro de emer­gen­cia (103 Pro­tec­ción Ci­vil).

Pa­ra los prin­ci­pian­tes la meDes­de jor op­ción es co­men­zar de a po­co. Por eso la pri­me­ra re­co­men­da­ción son los sen­de­ros de me­nor di­fi­cul­tad y más cer­ca­nos a la ciu­dad co­mo el Va­lle del Chall­hua­co (ubi­ca­do al sur de la Cir­cun­va­la­ción) o una ca­mi­na­ta por el ce­rro Ot­to (se pue­de ir des­de el km 1 por ca­mino de au­to o lle­gar en vehícu­lo a la cum­bre y ca­mi­nar has­ta la pie­dra de Habs­bur­go).

Con la de­ci­sión de una ca­mi­na­ta más lar­ga y de co­no­cer el ver­da­de­ro es­pí­ri­tu de mon­ta­ña, el re­fu­gio Frey es la pri­me­ra op­ción. Es­tá ubi­ca­do en el ce­rro Ca­te­dral (el ca­mino co­mien­za jun­to al es­ta­cio­na­mien­to de la mon­ta­ña) con un des­ni­vel de 700 msnm y una dis­tan­cia de 10 ki­ló­me­tros que en pro­me­dio se re­co­rren en 4 ho­ras. El Club An­dino lo ca­li­fi­ca de di­fi­cul­tad fá­cil. El tra­mo más com­ple­jo es lue­go de pa­sar el re­fu­gio Pie­dri­tas por eso es una clá­si­ca pa­ra­da pa­ra des­can­sar, hi­dra­tar­se y co­mer un snack.

El re­fu­gio Ló­pez es otra de las pro­pues­tas pa­ra una pri­me­ra ex­pe­rien­cia. Aun­que es­te re­fu­gio no per­te­ne­ce al cir­cui­to del Club An­dino y es pri­va­do, el sen­de­ro se pue­de rea­li­zar li­bre­men­te comenzando a me­tros del arro­yo Ló­pez. El re­co­rri­do de­man­da unas 4 hs y tie­ne una di­fi­cul­tad me­dia por­que el des­ni­vel es am­plio y exi­gen­te. El ali­cien­te es que al lle­gar al re­fu­gio la vis­ta pa­no­rá­mi­ca es im­pac­tan­te y blo­quea las do­len­cias de la ca­mi­na­ta.

Una ca­mi­na­ta más pro­lon­ga­da, de 18 ki­ló­me­tros, que lle­va unas 6 ho­ras y con di­fi­cul­tad me­dia, te per­mi­te lle­gar al re­no­va­do re­fu­gio Ja­kob (San Mar­tín) que tras su­frir un in­cen­dio vo­raz, en abril del año pa­sa­do fue inau­gu­ra­do con un nue­vo edi­fi­cio.

El es­pí­ri­tu es el mis­mo pe­ro en ca­sa nue­va y ese es un buen mo­ti­vo pa­ra vi­si­tar­lo par­tien­do des­de Ca­sa de Pie­dra. Una vez arri­ba, ade­más de la la­gu­na es­pe­ja­da que lo ro­dea muy cer­ca hay una la­gu­na de tém­pa­nos de hie­lo.

Co­lo­nia Sui­za se pue­de lle­gar por un sen­de­ro de di­fi­cul­tad me­dia a la­gu­na Ne­gra, otro re­fu­gio tra­di­cio­nal que es uno de los pre­di­lec­tos de los an­di­nis­tas y co­no­ce­do­res de la zo­na. Son 14 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia con 800 msnm de des­ni­vel. Pa­ra lle­gar se de­be cru­zar el arro­yo Go­ye más arri­ba y atra­ve­sar una zo­na de des­ni­vel im­por­tan­te en for­ma de ca­ra­col que de­man­da mu­cha exi­gen­cia fí­si­ca y car­día­ca.

En el ce­rro Tro­na­dor hay dos re­fu­gios de al­ta de­man­da en ve­rano por­que tie­nen en­can­tos par­ti­cu­la­res y que par­ten de un mis­mo sen­de­ro en Pam­pa Lin­da, en la zo­na del lago Mas­car­di.

El re­fu­gio Ot­to Mei­ling es­tá ubi­ca­do so­bre los gla­cia­res de al­ta mon­ta­ña y en el úl­ti­mo tra­mo de la ca­mi­na­ta se de­be tran­si­tar so­bre la nie­ve, por eso el buen cal­za­do es una de las pre­mi­sas a te­ner en cuen­ta. De­man­da en­tre 5 y 7 ho­ras de trek­king y co­mo per­li­ta se pue­de en­con­trar al­gún cón­dor so­bre­vo­lan­do la cum­bre.

Frey, La­gu­na Ne­gra, Ja­kob, Ot­to Mei­ling y Agos­tino Roc­ca son los cin­co re­fu­gios de al­ta mon­ta­ña con­ce­sio­na­dos por el Club An­dino Bariloche. Se su­ma el ce­rro Ló­pez (pri­va­do).

La otra al­ter­na­ti­va pa­ra te­ner la vis­ta del Tro­na­dor es el re­fu­gio Agos­tino Roc­ca, más co­no­ci­do co­mo Pa­so de las Nu­bes, el más mo­derno del cir­cui­to y con me­nor pen­dien­te ya que lle­ga a 530 msnm de des­ni­vel.

ARCHIVO

El re­fu­gio Ot­to Mei­ling es­tá ro­dea­do de gla­cia­res de al­ta mon­ta­ña en la ci­ma del ce­rro Tro­na­dor.

En abril del año pa­sa­do el Club An­dino Bariloche inau­gu­ró la nue­va es­truc­tu­ra del Ja­kob.

Un sen­de­ro por el Tro­na­dor.

Lle­gar al re­fu­gio Mei­ling de­man­da en­tre 5 y 7 ho­ras de ca­mi­na­ta. El úl­ti­mo tra­mo es so­bre nie­ve.

El re­fu­gio Frey es el más vi­si­ta­do y la la­gu­na Ton­cek ubi­ca­da al pie se col­ma ca­da ve­rano.

Ir en gru­po, una de las cla­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.