Pe­dro Can­ta­rut­ti, un maes­tro que de­jó hue­llas im­bo­rra­bles

Río Negro - - Tu Opinión -

Un edu­ca­dor, un pe­da­go­go, un hom­bre de bien. To­dos es­tos ad­je­ti­vos y más lle­va­ba so­bre sus es­pal­das don Pe­dro Can­ta­rut­ti, quien nos de­jó fí­si­ca­men­te ha­ce po­cos días, pe­ro sus hue­llas en es­ta pro­vin­cia son in­de­le­bles. Pe­dro era hi­jo de Mar­fi­sa Ro­sa Fur­na­ri –de des­cen­den­cia ita­lia­na–, na­ci­da en Vi­cu­ña Mac­ken­na (Cór­do­ba), de pro­fe­sión ama de ca­sa; y de Fran­cis­co Can­ta­rut­ti, ita­liano na­ci­do en Ip­plis di Pre­ma­riac­co, Udi­ne. Lle­gó muy jo­ven­ci­to a la Ar­gen­ti­na des­pués de pa­de­cer la gue­rra. Lo­gró ser un gran maes­tro de obra en cons­truc­cio­nes en la ciu­dad de San Luis. De esa unión na­ció Vicente Pe­dro el 2 de sep­tiem­bre de 1936 en Vi­cu­ña Mac­ken­na. Pos­te­rior­men­te na­ció su her­mano Ar­man­do en Mendoza en 1945. Cur­sa­ron los es­tu­dios en la Es­cue­la Nor­mal Su­pe­rior de Maes­tros Juan Pas­cual Prin­gles de la ciu­dad de San Luis.

A los 15 años, y a pe­di­do de su ma­má, de­jó San Luis y la es­cue­la para in­cor­po­rar­se al Co­le­gio Mi­li­tar de la Na­ción, de­bi­do a que el sue­ño de ella era que su hi­jo fue­ra mi­li­tar. Es­tu­vo allí ca­si dos años y en sep­tiem­bre de 1953 su pa­pá le in­for­mó que su ma­má te­nía una gra­ve en­fer­me­dad, y por es­te mo­ti­vo re­gre­só a San Luis. Lue­go de ser ope­ra­da fa­lle­ció ese mis­mo año. Trans­cu­rri­do dos años su pa­pá con­tra­jo nue­va­men­te ma­tri­mo­nio con Ma­ría Ian­ne­llo (él la lla­ma­ba La Grin­ga), una si­ci­lia­na que con gran amor se de­di­có a la crian­za de los hi­jos de su es­po­so (so­bre to­do del me­nor que era aún muy pe­que­ño), y de esa unión na­ció en 1955 Ma­ría An­gé­li­ca, úni­ca her­ma­na mu­jer y a la que qui­so en­tra­ña­ble­men­te, quien vi­ve aún en San Luis.

A tra­vés de una char­la con su pa­pá, Pe­dro le con­fe­só que su vo­ca­ción era ser maes­tro, por lo que re­gre­só a San Luis y con­ti­nuó sus es­tu­dios. Una vez re­ci­bi­do en la pro­vin­cia “cu­na de maes­tros” y an­te la ne­ce­si­dad de cu­brir car­gos en el sur, su pa­pá ac­ce­dió a un via­je a es­tas tie­rras en tren con un aus­te­ro equi­pa­je.

Así lle­gó a Allen un 23 de mar­zo de 1959.

Fue ahí que co­no­ció a quien se­ría su com­pa­ñe­ra de to­da la vi­da, Ali­cia Na­ti­vi­dad Lo­ren­te, oriun­da de esa lo­ca­li­dad, y se ca­sa­ron el 10 de di­ciem­bre de 1960. Al año si­guien­te lo de­sig­na­ron maes­tro en la Es­cue­la Nº 126 de Sa­ñi­co, su­plen­te. Es­tu­vo un cor­to tiem­po por­que en ju­lio de 1961 has­ta fi­nes de 1970 lo nom­bra­ron maes­tro en una es­cue­la de Hua­ren­chen­que. De su ma­tri­mo­nio con Ali­cia na­cie­ron sus hi­jos Nel­son Da­vid, Clau­dio Fa­bián y la fa­lle­ci­da hi­ja Lu­cia­na, a quien has­ta sus úl­ti­mos mo­men­tos ja­más de­jó de re­cor­dar. Sus

Su la­bor por y para la edu­ca­ción neu­qui­na : di­rec­tor del Co­le­gio Don Bos­co; vo­cal de pri­ma­ria del CPE; par­te del Plan Edu­ca­ti­vo Pro­vin­cial de los ‘80.

nie­tos: Sha­mir, Ca­mi­la, Aldana, Flo­ren­cia y Chia­ra. Y ló­gi­ca­men­te su pa­sión por Bo­ca Ju­niors. En la es­cue­la ru­ral de Hua­ren­chen, él siem­pre con­ta­ba que ha­bía con­se­gui­do ca­mi­se­tas de Bo­ca Ju­niors para los dos equi­pos y no ha­bía otras, por lo tan­to am­bos se en­fren­ta­ron con la mis­ma ca­mi­se­ta pe­ro para di­fe­ren­ciar­se uno de los equi­pos ju­gó con la ca­mi­se­ta da­da vuel­ta. La la­bor de don Pe­dro por y para la edu­ca­ción neu­qui­na es de una sin­gu­lar im­por­tan­cia: fue di­rec­tor del Co­le­gio Don Bos­co –ra­ma pri­ma­ria– jun­to a la re­cor­da­da Sra. De­lia P. de Or­te­ga; vo­cal de ra­ma pri­ma­ria del CPE; in­te­gró el equi­po del Plan Edu­ca­ti­vo Pro­vin­cial de los 80 co­mo ejem­plo pe­da­gó­gi­co para otras co­mu­ni­da­des ar­gen­ti­nas; es­tu­vo a car­go de la presidencia del Con­se­jo Pro­vin­cial de Edu­ca­ción; fue sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción y se­cre­ta­rio téc­ni­co en el CPE. Im­po­si­ble de re­su­mir en es­te es­pa­cio su vas­ta la­bor edu­ca­ti­va. Só­lo nos que­da ren­dir­le es­te pe­que­ño ho­me­na­je a un gran hom­bre que hi­zo de la ta­rea edu­ca­ti­va su ba­luar­te y nos de­ja co­mo he­ren­cia su ejem­plo para las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de maes­tros.

Bea­triz Ca­ro­li­na Chá­vez

DNI 6.251.256

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.