Sin cla­ses, hay 32 co­me­do­res me­nos

Hay mi­les de chi­cos que al­muer­zan de lu­nes a viernes en las es­cue­las. Y para al­gu­nos es la úni­ca co­mi­da del día. La si­tua­ción so­cial en los ba­rrios con me­nos re­cur­sos de la ciudad es com­pli­ca­da y el des­em­pleo gol­pea a los pa­dres.

Río Negro - - Portada - LO­RE­NA RONCAROLO lron­ca­ro­[email protected]­ne­gro.com.ar

“A ve­ces, los mis­mos ne­nes en el au­la nos di­cen: ‘ha­ce co­mo tres días que no co­mo”, ad­mi­te Fla­via Cic­co­ne, vi­ce­di­rec­to­ra de la es­cue­la 343 del ba­rrio Unión.

Cien­tos, mi­les de fa­mi­lias sin tra­ba­jo que ras­gu­ñan ayu­da de don­de pue­den. Al­gu­nos bus­can suer­te en el ver­te­de­ro; otros van a los me­ren­de­ros o co­me­do­res más cer­ca­nos. El in­cre­men­to de pe­di­dos de asis­ten­cia en los Caat (Cen­tros de Aten­ción y Ar­ti­cu­la­ción Te­rri­to­rial) que de­pen­den del mu­ni­ci­pio tam­bién re­fle­ja una si­tua­ción so­cial que le­jos de ali­viar­se, se agra­va ca­da vez más.

Y al fin de año se su­ma una preo­cu­pa­ción ex­tra: la fi­na­li­za­ción de cla­ses a me­dia­dos de di­ciem­bre y por con­si­guien­te, el cie­rre de los 32 co­me­do­res es­co­la­res que re­ci­be a dia­rio a unos 4.000 es­tu­dian­tes so­lo de ni­vel pri­ma­rio.

“Siem­pre tu­vi­mos al­gu­na fa­mi­lia en si­tua­ción de ham­bre pe­ro aho­ra se ha ido in­cre­men­tan­do mu­cho. Te­ne­mos mu­chas fa­mi­lias com­pli­ca­das que han ve­ni­do, a lo lar­go del año, a pe­dir co­mi­da. He­mos te­ni­do que ayu­dar con al­gu­na ca­ja de ali­men­tos, jun­tan­do no­so­tros los do­cen­tes o pi­dien­do ayu­da a la pa­rro­quia”, re­la­tó Cic­co­ne.

Sin em­bar­go, pe­se a dar­les de co­mer a los 160 ni­ños que con­cu­rren a la es­cue­la 343, el edi­fi­cio no cuen­ta con un co­me­dor y los chi­cos de­ben co­mer en las au­las.

El ar­ma­do de ca­nas­tas ali­men­ta­rias o la re­cep­ción de ro­pa por par­te de los do­cen­tes tam­bién se re­pi­tió en mu­chos otros co­le­gios.

“Se han acer­ca­do pa­pás a de­cir que no tie­nen tra­ba­jo, que no sa­ben có­mo afron­tar la si­tua­ción del año pró­xi­mo para com­prar lo que los chi­cos ne­ce­si­ten. He­mos pa­sa­do mu­chos mo­men­tos ho­rri­bles en el 95, en el 2001. Por aho­ra, hay un col­chón pe­ro to­do se en­ca­mi­na a esa di­rec­ción”, re­mar­có Gabriela Pa­re­des, di­rec­to­ra de la es­cue­la 295, co­no­ci­da co­mo “Te­cho Ver­de”, don­de con­cu­rren 320 chi­cos. Unos 200 rea­li­zan la jor­na­da ex­ten­di­da y co­men en el co­le­gio.

Más com­pli­ca­cio­nes

Pa­re­des co­men­tó que es­te año mu­chas ac­ti­vi­da­des –co­mo sa­li­das– se com­pli­ca­ron en gran me- di­da. “To­dos los años, por ejem­plo, sép­ti­mo gra­do se iba a Las Grutas con el va­gón edu­ca­ti­vo. Es­te año no se pu­do ha­cer por­que las re­glas cam­bia­ron: los pa­sa­jes te­nían otro va­lor y ha­bía que bus­car alo­ja­mien­to. Las fa­mi­lias no pu­die­ron afron­tar eso; de mo­do que or­ga­ni­za­mos un cam­pa­men­to en la zo­na”, con­tó.

Los co­me­do­res de las es­cue­las brin­dan un me­nú de lo más va­ria­do con po­llo, gui­sos, tar­tas de ver­du­ra, ca­ne­lo­nes, en­tre otros, con pos­tres co­mo en­sa­la­das de fru­tas y ge­la­ti­nas. Por la ma­ña­na, se en­tre­ga un desa­yuno y por la tar­de, una me­rien­da que con­sis­te en le­che o ma­te co­ci­do con pan con dul­ce o que­so.

“Los chi­cos am­plían mu­cho su cam­po ali­men­ti­cio. Los que no co­mían ver­du­ra apren­den a co­mer­la. El me­nú es de lo más va­ria­do”.

Pao­la Er­vi­ti, di­rec­to­ra de la Es­cue­la Nº 154 del ba­rrio El Fru­ti­llar.

Pa­re­des re­co­no­ció que ya en va­rias oca­sio­nes pi­dió que se su­me más ver­du­ra, fru­ta y yo­gu­res co­mo re­fuer­zo del desa­yuno y la me­rien­da pe­ro no so­lo para quie­nes asis­ten a la jor­na­da com­ple­ta. Tam­bién para los alum­nos de la jor­na­da sim­ple.

“Nos ha pa­sa­do que hay chi­cos que in­gre­san más tar­de, des­pués del al­muer­zo, por­que fue­ron al

mé­di­co o por cual­quier otra even­tua­li­dad y nos di­cen: ‘se­ño, no co­mí”, con­tó Cic­co­ne.

Pao­la Er­vi­ti, di­rec­to­ra de la es­cue­la 154 del ba­rrio El Fru­ti­llar, re­mar­có que “la si­tua­ción que atra­vie­sa la es­cue­la no dis­ta mu­cho de la si­tua­ción del país. De to­dos mo­dos, te­ne­mos al­gu­nos ne­nes que di­cen ‘es­to no me gus­ta’. Eso nos mar­ca que eli­gen la co­mi- da por­que no les es­tá fal­tan­do. Pe­ro hay va­ria­das si­tua­cio­nes”.

La do­cen­te agre­gó que “los ne­nes que tie­nen ca­ren­cias des­de lo eco­nó­mi­co y la ali­men­ta­ción re­cu­rren a otras ins­ti­tu­cio­nes, co­mo cen­tros de abue­los o co­me­do­res. Nun­ca son su­fi­cien­tes pe­ro es­tán. Exis­ten es­tos pa­lia­ti­vos que cla­ra­men­te no son so­lu­cio­nes”.

AL­FRE­DO LEI­VA

AL­FRE­DO LEI­VA

Los me­ren­de­ros se pre­pa­ran para re­ci­bir más chi­cos a par­tir de la semana que vie­ne.

AL­FRE­DO LEI­VA

La so­li­da­ri­dad es cla­ve para man­te­ner co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios.

AL­FRE­DO LEI­VA

Los do­cen­tes ob­ser­van que la cri­sis gol­pea más a los que me­nos tie­nen.

AL­FRE­DO LEI­VA

Bea­triz Cu­rruhin­ca man­tie­ne con es­fuer­zos pro­pios un me­ren­de­ro en el ba­rrio Nahuel Hue.

MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

La es­cue­la Te­cho Ver­de, en el ba­rrio Las Mu­ti­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.