Fin de fies­ta: aho­ra el gran dilema

Río Negro - - Opinión - DIE­GO LO TÁRTARO

El fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Ri­ver y Bo­ca se de­fi­ni­rá en Es­pa­ña, se frus­tró lo que de ella se es­pe­ra­ba que fue­ra: una fies­ta y un es­pec­tácu­lo que nos per­mi­tie­ra un pa­rén­te­sis den­tro de la de­pre­sión aními­ca en que es­ta­mos in­mer­sos los ar­gen­ti­nos. Só­lo po­de­mos con­ta­bi­li­zar los bo­chor­nos y es­can­da­lo­sos he­chos de vio­len­cia acon­te­ci­dos que só­lo nos mos­tra­ron y de­mos­tra­ron el ni­vel de agre­si­vi­dad, con­flic­ti­vi­dad y co­rrup­ción que do­mi­na el fút­bol ar­gen­tino y par­te de nues­tra so­cie­dad, al igual que la inope­ran­cia e in­ca­pa­ci­dad de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, y una Jus­ti­cia que na­da ve.

El G20 lle­gó a su fin, se aven­ta­ron fun­da­dos te­mo­res, las me­di­das de se­gu­ri­dad fue­ron acer­ta­das y tan efi­ca­ces que per­mi­tie­ron dar­le bri­llo al acon­te­ci­mien­to, des­fi­la­ron por Bue­nos Ai­res las per­so­na­li­da­des más po­de­ro­sas del mundo. Por su par­te el pre­si­den­te Ma­cri lo­gró la tan am­bi­cio­na­da y ne­ce­sa­ria pos­tal que oxi­ge­na su ali­caí­da ima­gen.

El es­pec­tácu­lo y la emo­ción fi­na­li­za­ron, el hu­mo se di­si­pa y aho­ra que­da só­lo el va­cío de la realidad, la vi­da con­ti­núa y los gra­ves pro­ble­mas que nos ago­bian, cir­cuns­tan­cial­men­te anes­te­sia­dos, hoy se reac­ti­van y agol­pan con pre­mu­ra im­po­nién­do­nos so­lu­cio­nes que por im­pe­ri­cia no se su­pie­ron aten­der.

Pa­ra­le­la­men­te co­men­zó la pu­ja elec­to­ral. Los go­bier­nos tan­to nacional co­mo pro­vin­cia­les se en­cuen­tran su­mer­gi­dos en el gran dilema de có­mo ha­cer las elec­cio­nes del año pró­xi­mo, unos la quie­ren ade­lan­ta­das y des­do­bla­das de las pre­si­den­cia­les, co­mo los in­ten­den­tes de Bue­nos Ai­res y al­gu­nos go­ber­na­do­res con el pro­pó­si­to de des­pe­gar­se de Cris­ti­na Kirch­ner, a quien abo­rre­cen; y otros por el te­mor al arras­tre de vo­tos por par­te de ella en con­tra de Ma­cri que les ha­ga per­der la elec­ción.

Ver­gon­zo­so y pa­té­ti­co. Só­lo es­tán pen­san­do en su con­ve­nien­cia per­so­nal cuan­do de­bie­ran gobernar. De­be­mos ter­mi­nar con las re- elec­cio­nes in­de­fi­ni­das, dos pe­rio­dos es su­fi­cien­te. Mu­chí­si­mos go­ber­na­do­res, in­ten­den­tes y po­lí­ti­cos son un frau­de, an­tes de ir­se a sus ca­sas de­be­rían pa­sar por los juz­ga­dos pe­na­les, al igual que cier­tos jue­ces, gre­mia­lis­tas y em­pre­sa­rios.

Bas­ta de lo mis­mo, bas­ta del “vi- va la pe­pa”, “vi­va el so­borno”, “vi­va la coima”, “vi­va la co­rrup­ción”, que pa­re­cie­ra ser nues­tra iden­ti­dad. En no­so­tros es­tá el cam­bio: si bien so­mos la ma­yo­ría si­len­cio­sa, te­ne­mos el de­ber de ha­cer oír nues­tra po­si­ti­va voz de sen­sa­tez.

La gran pa­ra­do­ja es que los dos can­di­da­tos con ma­yo­res po­si­bi­li- da­des de ser elec­tos re­sul­ten ser la ex­pre­si­den­ta, so­bre quien pe­san jui­cios y de­nun­cias por co­rrup­ción, y un pre­si­den­te que, aun­que ver­bal­men­te ex­pre­se lo con­tra­rio, en los he­chos só­lo pue­de ex­hi­bir pro­me­sas in­cum­pli­das y ma­la ges­tión. Aquí hay co­rres­pon­sa­bi­li­da­des de to­dos los ar­gen­ti­nos, que con­fun­di­mos el fun­cio­na­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción de la co­sa pú­bli­ca con la ma­la pra­xis y el lu­cro per­so­nal, am­bos siem­pre des­po­ja­dos de prin­ci­pios éti­cos y mo­ra­les.

Lle­va­mos más de una dé­ca­da de de­rrum­be eco­nó­mi­co, que po­ten­ció in­vo­lun­ta­ria­men­te por im­pe­ri­cia la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri. Se in­ten­si­fi­có la po­bre­za y el cre­ci­mien­to de los de­socu­pa­dos, es in­con­tro­la­ble la in­fla­ción, se mul­ti­pli­ca­ron las quie­bras de las py­mes, se agra­vó el de­rrum­be de las eco­no­mías re­gio­na­les, se ins­ti­tu­cio­na­li­zó el ol­vi­do de los ju­bi­la­dos, se aban­do­nó la edu­ca­ción, con­ti­nuó in­con­tro­la­da la in­se­gu­ri­dad y per­sis­te la vo­ra­ci­dad del Es­ta­do en apro­piar­se del tra­ba­jo me­dian­te un sis­te­ma tri­bu­ta­rio con­fis­ca­to­rio. Una le­gis­la­ción la­bo­ral que ni si­quie­ra se in­si­nuó su ag­gior­na­mien­to para ser com­pe­ti­ti­vos a ni­vel in­ter­na­cio­nal y un en­deu­da­mien­to ex­terno a ni­ve­les que nos po­nen nue­va­men­te an­te un even­tual de­fault.

Ha­ce tres años que se in­vo­ca al li­be­ra­lis­mo para de­fi­nir el ac­cio­nar eco­nó­mi­co de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri. Tremenda fa­la­cia, só­lo es po­pu­lis­mo ves­ti­do de tra­je sin cor­ba­ta y bue­nos mo­da­les, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es la con­ti­nua­ción sin rum­bo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner. Nin­gu­na de las ne­ce­sa­rias y ur­gen­tes me­di­das es­truc­tu­ra­les se to­ma­ron o se in­si­nua­ron. El va­lien­te ca­mino de ma­nos lim-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.