Pri­mer ma­pa de aco­sos y abu­sos: hay ya 127 de­nun­cias en so­lo dos me­ses

Lo ela­bo­ran on­li­ne con da­tos apor­ta­dos por las víc­ti­mas. Las im­pul­so­ras son tres es­tu­dian­tes de Cri­mi­no­lo­gía. Las en­cues­tas em­pe­za­ron ha­ce dos me­ses y ya hay 127 de­nun­cias.

Río Negro - - Portada - JU­LIA­NA MO­LI­NA jmo­li­[email protected]­ne­gro.com.ar

Pen­san­do en có­mo com­ba­tir el aco­so y el abu­so en Cipolletti , es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra de Cri­mi­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro (UNRN) lan­za­ron un pro­yec­to para re­gis­tra­ra es­ta cla­se de si­tua­cio­nes: el Ma­pa Interactivo del Aco­so y Abu­so (MIAA).

Lo crea­ron en La Pla­ta dos ar­qui­tec­tas in­tere­sa­das en sa­ber có­mo es­ta­ba pla­ni­fi­ca­da la ciu­dad bo­nae­ren­se des­de es­ta pers­pec­ti­va. Lue­go es­ta ex­pe­rien­cia se re­pli­có en San­ta Fe y des­de ha­ce dos me­ses se pu­so en mar­cha en Cipolletti, adap­ta­da a la ciu­dad por las tres es­tu­dian­tes.

El pro­yec­to fue lan­za­do en la se­de de la UNRN Cipolletti. “Ape­nas lo pu­si­mos on­li­ne la res­pues­ta de la gen­te fue in­me­dia­ta”, cuen­ta sor­pren­di­da Mar­cia Muñoz, una de las im­pul­so­ras. La es­tu­dian­te ase­gu­ra que jun­to a otras dos com­pa­ñe­ras com­par­tían la in­quie­tud e in­te­rés de tra- ba­jar so­bre te­mas re­la­cio­na­dos a la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y que cuan­do su­pie­ron de MIAA en­se­gui­da sin­tie­ron que era su gran opor­tu­ni­dad.

“A los po­cos mi­nu­tos de ha­ber pues­to el si­tio web en fun­cio­na­mien­to tu­vi­mos mu­chas res­pues­ta. No lo po­días creer”, cuen­ta Mar­cia aún asom­bra­da.

La pro­pues­ta lle­gó a sus oí­dos de ca­sua­li­dad. “Un ami­go nos con­tac­tó con las ar­qui­tec­tas de La Pla­ta. Y cuan­do nos co­mu­ni­ca­mos con ellas su­pi­mos que ha­blá­ba­mos un mis­mo idio­ma. Fue muy lo­co”, ase­gu­ra la es­tu­dian­te de Cri­mi­no­lo­gía.

Un año des­pués que es­ta pro­pues­ta fue lan­za­da en La Pla­ta lle­gó a Cipolletti de la mano de las tres es­tu­dian­tes de la UNRN. Ja- más cre­ye­ron que iba a te­ner tan bue­na re­cep­ti­vi­dad en la ciu­da­da­nía y que a po­co de ha­ber­lo pues­to on li­ne iban a co­se­char tan­tos re­la­tos. “Fue in­creí­ble có­mo em­pe­za­ron a su­mar­se re­la­tos de to­do ti­po e in­clu­so mu­chos nos lla­ma­ron la aten­ción por­que des­te­rra­ban eso que uno siem­pre cree, co­mo que el aco­so ocu­rre de no­che y en zo­nas ale­ja­das. To­do lo con­tra­rio por­que he­mos re­gis­tra­do que la ma­yo­ría de los ca­sos ocu­rren a ple­na luz del día en el cen­tro ci­po­le­ño”, ex­pli­có.

Dos eta­pas

Tras ha­ber pues­to en mar­cha el pro­yec­to se re­gis­tra­ron dos eta­pas. Se­gún cuen­tan sus im­pul­so­ras, en la pri­me­ra que­da­ron re­gis­tra­dos re­la­tos so­bre el aco­so ca­lle­je­ro o si­tua­cio­nes ocu­rri­das en la vía pú­bli­ca. En la se­gun­da, mu­chas mu­je­res se ani­ma­ron, por pri­me­ra vez, a con­tar que ha­bían si­do víc­ti­mas de abu­so.

“Lo que sur­gió ins­tan­tá­nea­men­te de los re­la­tos fue mu­cho so­bre aco­so ca­lle­je­ro. Con­ta­ban que pa­sa­ban por obras y que les gri­ta­ban al­go. Sue­le tra­tar­se de mi­ra­das o pi­ro­pos. Eso era lo más co­mún. Y des­pués, en un se­gun­do mo­men­to, tu­vi­mos más re­la­tos so­bre es­pa­cios de ac­ce­so pri­va­do co­mo ca­sas, bo­li­ches, con­sul­to­rios –obs­té­tri­co/ ki­ne­sio­ló­gi­cos–, en don­de con­ta­ban he­chos de to­ca­mien­tos in­de­bi­dos”, afir­mó Mar­cia.

La es­tu­dian­te in­di­có que mu­chas ve­ces quie­nes lle­nan la en­cues­ta ha­cen re­fe­ren­cia a que no han si­do víc­ti­mas de una so­la si­tua­ción, sino de va­rias. Pe­ro siem­pre re­co­mien­dan que de­nun­cien aque­lla que más les im­pac­tó, que que­dó re­gis­tra­da en su me­mo­ria y que aún re­cor­dán­do­la nue­va­men­te les in­co­mo­de.

Na­tu­ra­li­za­do

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo del pro­yec­to es po­der vi­si­bi­li­zar lo que ocu­rre en la ciu­dad, lo que mu­chas mu­je­res atra­vie­san a dia­rio y que no tie­nen a quién con­tár­se­lo, ni dón­de de­nun­ciar­lo.

Un se­gun­do pa­so se­rá po­der rea­li­zar es­ta­dís­ti­cas y así pro­po­ner un plan de po­lí­ti­cas pú­bli­cas al mu­ni­ci­pio. Pe­ro aho­ra se en­cuen­tra en la pri­me­ra eta­pa don­de es­tán re­ca­ban­do to­da la ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción po­si­ble.

“Lo bueno es vi­si­bi­li­zar es­to. En la ca­lle es­tá na­tu­ra­li­za­do. Mu­chos de los re­la­tos coin­ci­den en que cuan­do se les pre­gun­ta qué sen­sa­ción tu­vis­te so­bre lo que les pa­só, nos es­cri­ben: ‘Na­da, me pa­sa siem­pre’. Es­to nos da la pau­ta que to­das te­ne­mos muy na­tu­ra­li­za­do es­tas si­tua­cio­nes”, sub­ra­yó la fu­tu­ra cri­mi­nó­lo­ga.

A su vez, se­ña­ló que el ma­pa de­jó a la luz có­mo in­ter­pe­la a las mu­je­res por mu­cho tiem­po ha­ber si­do víc­ti­ma de aco­so. “Lo pa­ra­dó­ji­co es que es muy efí­me­ro el aco­so, pe­ro en nues­tra me­mo­ria que­da plas­ma­do. El ma­pa sir­vió

“Ape­nas pu­si­mos el si­tio web en fun­cio­na­mien­to la res­pues­ta fue in­me­dia­ta. Fue cues­tión de mi­nu­tos. No lo po­días creer”,

in­di­có Mar­cia Muñoz, es­tu­dian­te de la ca­rre­ra de Cri­mi­no­lo­gía.

“Los pri­me­ros fue­ron re­la­tos de aco­so ca­lle­je­ro. Des­pués lle­ga­ron los de to­ca­mien­tos in­de­bi­dos en ca­sas, bo­li­ches y con­sul­to­rios”.

mu­cho para vi­si­bi­li­zar. Hay re­la­tos de ha­ce 10 años y re­cuer­dan lo que les pa­só co­mo si fue­ra hoy y has­ta les in­co­mo­da pa­sar por ahí, evi­tan cier­tos lu­ga­res. Y has­ta pa­sa que mo­di­fi­can su con­duc­ta, de­jan de to­mar cier­tos trans­por­tes pú­bli­cos por lo que les pa­só y bus­can di­fe­ren­tes es­tra­te­gias para evi­tar es­tas si­tua­cio­nes”, acla­ró Mar­cia.

¿Que­rés con­tar lo que te pa­só? Po­dés ha­cer­lo in­gre­san­do al ma­pa interactivo que vas a en­con­trar en la pá­gi­na ofi­cial del pro­yec­to: miaa­ci­po­llet­ti.wix­si­te.com/miaa­ci­po­llet­ti o di­rec­ta­men­te en Facebook en la cuen­ta MIAA Cipolletti. To­da la in­for­ma­ción brin­da­da se ha­ce de ma­ne­ra anó­ni­ma y lo que se bus­ca es re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre si­tua­cio­nes de aco­so y abu­so para pro­po­ner es­tra­te­gias que ayu­den a des­te­rrar es­ta reali­dad.

Uno siem­pre cree que el aco­so ocu­rre de no­che y en zo­nas ale­ja­das. To­do lo con­tra­rio, he­mos re­gis­tra­do que la ma­yo­ría de los ca­sos su­ce­de a ple­na luz del día, en el cen­tro ci­po­le­ño”.

Mar­cia Muñoz, es­tu­dian­te avan­za­da de la ca­rre­ra de Cri­mi­no­lo­gía

PÁ­GI­NAS 24 Y 25

Mar­cia Muñoz, una de las im­pul­so­ras del pro­yec­to. La pla­za San Mar­tín, el si­tio con más de­nun­cias.

La en­cues­ta se com­ple­ta en la pá­gi­na web de MIAA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.