Cla­ves del desa­rro­llo de la ce­re­za

La aper­tu­ra del mer­ca­do chino sobre la ofer­ta ex­por­ta­ble de los va­lles de la nor­pa­ta­go­nia es un pa­so im­por­tan­te pa­ra la ac­ti­vi­dad, pe­ro no es lo que de­fi­ni­rá su fu­tu­ro.

Río Negro - - Portada - JA­VIER LOJO jlo­[email protected]­ne­gro.com.ar

La aper­tu­ra for­mal del mer­ca­do chino pa­ra la ce­re­za ar­gen­ti­na es sin du­da una muy bue­na no­ti­cia pa­ra la re­gión. El tra­ba­jo de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res de Ce­re­zas In­te­gra­dos (CAPCI) fue muy im­por­tan­te pa­ra agilizar el acuer­do comercial en­tre am­bos paí­ses.

To­do in­di­ca que el po­ten­cial de cre­ci­mien­to que pue­den te­ner los va­lles de la nor­pa­ta­go­nia con el desa­rro­llo de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad no tie­ne te­cho. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri se­ña­ló, se­ma­nas atrás, con un op­ti­mis­mo al­go des­bor­da­do que, en po­co tiempo más el sec­tor de­man­da­rá al­re­de­dor de 100.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

Des­de la ofer­ta del ne­go­cio se ob­ser­va que en los Valle de Río Ne­gro y Neu­quén exis­ten hoy más de 10.000 hec­tá­reas, con to­da su in­fra­es­truc­tu­ra de rie­go in­tac­ta, en es­ta­do de aban­dono y que en po­co tiempo pue­den po­ner­se en pro­duc­ción. Des­de la de­man­da, la aper­tu­ra de Chi­na y los mer­ca­dos asiá­ti­cos abre un ne­go­cio pa­ra abas­te­cer a más de 500 mi­llo­nes de per­so­nas, ávi­das por ad­qui­rir es­te fru­to. Las dos pun­tas, de­man­da y ofer­ta, co­mo en muy po­cos ne­go­cios, mues­tran to­do su po­ten­cial de cre­ci­mien­to. Pa­re­cie­ra que no hay for­ma de tor­cer los acon­te­ci­mien­tos, pe­ro no nos ol­vi­de­mos que es­ta­mos en la Ar­gen­ti­na, con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca den­tro de la historia de las eco­no­mías regionales.

Si bien los as­tros es­tán ali­nea­dos, mu­cho es el tra­ba­jo que que­da por ha­cer. Exis­ten an­te­ce­den­tes con gran- des triun­fos en la ma­te­ria. Chi­le, que ya en va­rias opor­tu­ni­da­des fue men­cio­na­do en es­tas mis­mas pá­gi­nas, es un ejem­plo pa­ra imi­tar. Las es­ta­dís­ti­cas ava­lan el ex­ce­len­te tra­ba­jo rea­li­za­do en ese país. Du­ran­te la tem­po­ra­da 1997/ 98 lo­gró ex­por­tar al mun­do 2.720 to­ne­la­das de ce­re­zas. Dos dé­ca­das des­pués, du­ran­te la co­se­cha 2017/18, los ni­ve­les de ven­tas ex­ter­nas al­can­za­ron las 186.702 to­ne­la­das, es de­cir las co­lo­ca­cio­nes se mul­ti­pli­ca­ron por 70 (ver in­fo­gra­ma ad­jun­to). Es­to re­fle­ja a las cla­ras que, si el país se lo pro­po­ne, se pue­de.

Hoy la nor­pa­ta­go­nia (don­de es­tán con­cen­tra­das las ex­plo­ta­cio­nes de ce­re­zas) ex­por­ta al­go más de 4.600 to­ne­la­das, ni­ve­les si­mi­la­res a los de Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, pe­ro le­jos de nues­tro ve­cino tras­an­dino.

¿Qué ne­ce­si­tó Chi­le pa­ra dar se­me­jan­te sal­to?

- Una pro­duc­ción de ce­re­zas com­pe­ti­ti­va, de ca­li­dad y con va­rie­da­des que de­man­de el mun­do.

- Acuer­dos en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­dos pa­ra lo­grar la me­jor for­ma de abrir los mer­ca­dos ex­ter­nos.

- Re­glas eco­nó­mi­cas lo­ca­les de lar­go pla­zo cla­ras pa­ra una ac­ti­vi­dad que ne­ce­si­ta lo­grar ren­ta­bi­li­dad en sus ci­clos de pro­duc­ción.

Tres va­ria­bles que de­be­rían ser cla­ves pa­ra una ac­ti­vi­dad con po­ten­cial de desa­rro­llo. Pe­ro es­ta­mos en la Ar­gen­ti­na, un lu­gar don­de ser em­pre­sa­rio es un te­ma com­ple­jo.

Sobre el pri­mer pun­to que men­cio­na­mos, la nor­pa­ta­go­nia

es­tá en con­di­cio­nes de pro­du-

Los fun­cio­na­rios ase­gu­ran que Mer­co­sur aco­ta mu­cho las po­si­bi­li­da­des de fir­mar acuer­dos bi­la­te­ra­les de libre co­mer­cio que be­ne­fi­cien al país.

cir ca­li­dad y va­rie­da­des que de­man­da el mer­ca­do. Eso ya se de­mos­tró en es­tos úl­ti­mos años con los proyectos pues­tos en mar­cha.

Los rui­dos ya co­mien­zan en el re­qui­si­to si­guien­te. Es po­co lo que se avan­za en la re­la­ción Es­ta­do sec­tor pri­va­do a la ho­ra de ha­blar de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra abrir nue­vos mer­ca­dos. Los fun­cio­na­rios ase­gu­ran que Mer­co­sur aco­ta mu­cho las po­si­bi­li­da­des de fir­mar acuer­dos bi­la­te­ra­les de libre co­mer­cio que be­ne­fi­cien al país. Pe­ro tam­bién es­tá la bu­ro­cra­cia es­ta­tal que no ter­mi­na de com­pren­der la di­ná­mi­ca que pre­sen­tan las eco­no­mías regionales, li­de­ra­das por el sec­tor pri­va­do, y no da se­ña­les cla­ras ten­dien­tes a cam­biar el rum­bo de es­ta historia.

La ter­ce­ra va­ria­ble es la más com­pli­ca­da de es­pe­rar. Pa­re­cie­ra que el go­bierno na­cio­nal, que ya lle­va más de tres años en el po­der,

¿Por qué las gran­des fru­tí­co­las no in­vier­ten?

“El pro­ble­ma de la fru­ti­cul­tu­ra no pa­sa por di­ver­si­fi­car­se den­tro de la mis­ma ac­ti­vi­dad. Es mu­cho más pro­fun­do”, sen­ten­ció un im­por­tan­te ex­por­ta­dor de po­má­ceas, que pre­fi­rió man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to, al ser con­sul­ta­do por lo que de­be­ría ser un bri­llan­te ne­go­cio co­mo es la ce­re­za.

“Chi­le ya nos ga­nó en la ca­rre­ra de la ce­re­za, pe­ro eso no es muy im­por­tan­te en es­te aná­li­sis. En el ve­cino país pro­du­cir pe­ras y man­za­nas ge­ne­ra retornos pro­me­dio por hec­tá­reas de más de 5.000 dó­la­res. Acá to­da­vía es­ta- no quie­re dar la dis­cu­sión de fon­do pa­ra sa­car al país de la cri­sis en la que es­tá su­mer­gi­da. La pro­duc­ción es un pi­lar clave pa­ra es­to. Y el ca­so de la ce­re­za pue­de lle­gar a ser un ejem­plo más de otro ca­so de fra­ca­so ar­gen­tino. Es­tán da­das mos pe­lean­do to­dos los años pa­ra ver si le po­de­mos ga­nar a los cos­tos de pro­duc­ción”, sen­ten­ció.

Es­tos con­cep­tos de­fi­nen lo que sig­ni­fi­ca pro­du­cir en la Ar­gen­ti­na. Hoy la ce­re­za de ex­por­ta­ción ar­gen­ti­na ob­tie­ne retornos de 4 dó­la­res pro­me­dio por ki­lo. Con la aper­tu­ra de Chi­na ga­na­ría un dó­lar adi­cio­nal. ¿Qué pa­sa­rá cuan­do el pro­duc­to se acer­que en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal al com­por­ta­mien­to de un com­mo­di­ties por una ofer­ta ca­da vez ma­yor en las gón­do­las? Se­gu­ra­men­te los va­lo­res co­men­za­rán a caer por de­ba­jo de los 4 dó­la­res por ki­lo. En Chi­le es­te pre­cio se- las con­di­cio­nes eda­fo­ló­gi­cas y cli­ma­to­ló­gi­cas pa­ra de­sa­rro­llar la ofer­ta, es­tá la de­man­da po­ten­cial en Asia pa­ra ad­qui­rir el pro­duc­to, pe­ro no lle­gan las in­ver­sio­nes (ni lo­ca­les ni ex­ter­nas) pa­ra ini­ciar es­te sal­to en la re­gión de la nor­pa- gui­rá generando retornos po­si­ti­vos pa­ra el pro­duc­tor; en nues­tro país no, en cuan­to y en tan­to la ma­cro­eco­no­mía lo­cal no se ajus­te a las ne­ce­si­da­des de la ac­ti­vi­dad.

“Ha­cer in­ver­sio­nes en plan­ta­cio­nes de ce­re­zas no es­tá en nues­tra agen­da. Son enor­mes su­mas de di­ne­ro sobre las que no sa­be­mos que mar­gen de retornos va­mos a ob­te­ner. Hoy el ne­go­cio en la Ar­gen­ti­na si­gue sien­do in­ver­tir en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Es difícil con­ven­cer a los due­ños del di­ne­ro que in­vier­tan en la fru­ti­cul­tu­ra en es­te con­tex­to”, agre­gó otros de los ex­por­ta­do­res fru­tí­co­las de la re­gión.

ta­go­nia. Pen­se­mos fría­men­te, sin des­me­re­cer el enor­me es­fuer­zo rea­li­za­do pa­ra abrir el mer­ca­do chino, ¿quién pue­de aso­mar­se a in­ver­tir en un país con una in­fla­ción es­truc­tu­ral cer­ca­na al 30% pa­ra es­te año, ta­sas de in­te­rés arri­ba del 55% anual, un ti­po de cam­bio al­ta­men­te vo­lá­til, cam­bios en las car­gas im­po­si­ti­vas que mo­di­fi­can las ecua­cio­nes de cual­quier pro­yec­to sus­ten­ta­ble y un ries­go país que ha­ce in­via­ble el desa­rro­llo de cual­quier mo­de­lo eco­nó­mi­co? En de­fi­ni­ti­va, con la aper­tu­ra del mer­ca­do chino la ce­re­za ar­gen­ti­na ha da­do un pa­so im­por­tan­te pe­ro le­jos es­tá de ser el de­fi­ni­ti­vo pa­ra orien­tar el desa­rro­llo del sec­tor.

Se­guir avan­zan­do

Mu­chos son los em­pre­sa­rios y pro­duc­to­res que apos­ta­ron en los va­lles de Río Ne­gro y Neu­quén a la pro­duc­ción de ce­re­zas en to­do es­te úl­ti­mo tiempo. La ma­yor par­te de ellos no pue­den des­en­si­llar de es­tas in­ver­sio­nes y con­ti­nua­rán bus­can­do to­dos y ca­da uno de los re­cur­sos pa­ra se­guir ga­nan­do com­pe­ti­ti­vi­dad en los mer­ca­dos mun­dia­les.

El desafío que tie­nen por de­lan­te es enor­me y sus ex­pec­ta­ti­vas se man­tie­nen fren­te al com­ple­jo es­ce­na­rio eco­nó­mi­co del país.

El go­bierno na­cio­nal de­be to­mar no­ta que po­co apor­tó en es­tos tres años de po­bre ges­tión pa­ra in­du­cir a in­gre­sar en un circu­lo vir­tuo­so a las pro­duc­cio­nes de las eco­no­mías regionales del país. Sin los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción, la pro­duc­ción de ce­re­zas pa­sa­rá a ser par­te de la lar­ga lis­ta de frus­tra­das ini­cia­ti­vas ge­ne­ra­das des­de los va­lles de la nor­pa­ta­go­nia. Los pro­ble­mas de la Ar­gen­ti­na no es­tán afue­ra, los te­ne­mos aden­tro.

Sor­tear la cua­ren­te­na sa­ni­ta­ria, el otro gran pa­so pa­ra la ac­ti­vi­dad

En­tre prin­ci­pios de no­viem­bre y me­dia­dos de di­ciem­bre de ca­da tem­po­ra­da, el va­lor de una caja de ce­re­zas de cin­co ki­lo­gra­mos lle­ga a to­car los 160 dó­la­res en los mer­ca­dos chi­nos.

A me­di­da que se acer­ca la ofer­ta de ce­re­zas a fin de año, los pre­cios caen has­ta ter­mi­nar de es­ta­bi­li­zar­se en una co­ti­za­ción del or­den de los 50 dó­la­res por caja (ver in­fo­gra­ma) .

Hoy el úni­co país que ac­ce­de con vo­lu­men a es­ta ven­ta­na comercial de al­tas co­ti­za­cio­nes es Chi­le. Nues­tra re­gión to­da­vía no lo pue­de ha­cer por­que no es­tá con­si­de­ra­da co­mo libre de la pla­ga Mos­ca de los Fru­tos. En po­cas se­ma­nas más vol­ve­rá a la Pa­ta­go­nia una nue­va co­mi­ti­va chi­na con agen­tes sa­ni­ta­rios de ese país pa­ra eva­luar la po­si­bi­li­dad de li­be­rar la cua­ren­te­na pa­ra la ex­por­ta­ción de ce­re­zas y per­mi­tir que la fru­ta de la re­gión lle­gue en for­ma di­rec­ta por avión a los mer­ca­dos asiá­ti­cos, lo­gran­do los pre­cios men­cio­na­dos párrafos arri­ba. Sin du­das que po­der lo­grar es­te nue­vo sta­tus sa­ni­ta­rio cam­bia­ría po­si­ti­va­men­te la ecua­ción de ren­ta­bi­li­dad del sec­tor lo­cal. La ma­yor par­te de la co­se­cha de ce­re­zas en to­da la re­gión ter­mi­na a fi­nes de di­ciem­bre por lo que una im­por­tan­te pro­por­ción de la pro­duc­ción po­dría lle­gar a los mer­ca­dos chi­nos en una ven- ta­na comercial de 100 dó­la­res por caja pro­me­dio.

Pe­ro la ac­ti­vi­dad se en­cuen­tra aquí fren­te a otro gran desafío: con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra y la lo­gís­ti­ca ade­cua­da pa­ra que la fru­ta sal­ga del valle de Río Ne­gro y Neu­quén en for­ma rá­pi­da y man­ten­ga sus ca­rac­te­rí­ti­cas de ca­li­dad cuan­do lle­gue a des­tino. En los úl­ti­mos 50 años po­co se ha he­cho en la ma­te­ria sobre to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Ha­brá que es­pe­rar in­ver­sio­nes lo­ca­les en ru­tas y ae­ro­puer­tos pa­ra po­der ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad en es­te com­ple­jo mer­ca­do asiá­ti­co. Sin ello, la ac­ti­vi­dad se­gui­rá co­rrien­do de atrás res­pec­to del res­to de los paí­ses pro­duc­to­res de ce­re­zas.

Ins­pec­to­res chi­nos ve­ri­fi­can­do la pro­duc­ción re­gio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.