Va­lio­sas mu­je­res mi­gran­tes

Río Negro - - Opinión - CLAU­DIO PRESMAN*

En 10 de enero se re­cor­dó el Día de las Mu­je­res Mi­gran­tes, a par­tir de la san­ción de la ley 4409 de la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña. Esa fe­cha se fi­jó en me­mo­ria de Mar­ce­li­na Me­ne­ses, una mu­jer de na­cio­na­li­dad bo­li­via­na quien el 10 de enero de 2001 fue arro­ja­da del tren jun­to con su be­bé Joshua tras ha­ber si­do in­sul­ta­da. Tris­te y co­bar­de su­ce­so, pe­ro opor­tuno pa­ra re­fle­xio­nar sobre la si­tua­ción de mi­les de mu­je­res que eli­gen nues­tro país pa­ra reha­cer sus vi­das.

Se­gún el in­for­me anual de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral sobre el Plan Es­tra­té­gi­co 2011-2017 de ONU Mu­je­res, en el 2016 en to­do el mun­do, fue el año que más mu­je­res mi­gra­ron pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les y so­cia­les. Pa­ra ellas el pro­ce­so mi­gra­to­rio apor­ta ex­pec­ta­ti­vas y po­si­bi­li­da­des de una me­jor y más dig­na ca­li­dad de vi­da.

Pa­ra otras, el he­cho de mi­grar no so­lo tie­ne un de­jo de es­pe­ran­za sino que in­clu­ye el afron­tar ries­gos en don­de la vi­da se en­cuen­tra en pe­li­gro, pu­dién­do­se en­fren­tar si­tua­cio­nes aso­cia­das a la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y la ex­tre­ma ne­ce­si­dad de sus­ten­ta­ción. Es­te des­am­pa­ro con­lle­va en al­gu­nos ca­sos a la ex­plo­ta­ción en de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos, la vul­ne­ra­bi­li­dad an­te la vio­len­cia o in­clu­so una po­si­ble cap­ta­ción pa­ra con­for­mar re­des de pros­ti­tu­ción.

En par­ti­cu­lar en nues­tro país, la reali­dad arro­ja al­gu­nas cifras a te­ner en cuen­ta: se­gún los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por la ONU en la Ar­gen­ti­na hay 2.164.524 in­mi­gran­tes, lo que su­po­ne un 5% de la po­bla­ción. La in­mi­gra­ción fe­me­ni­na es su­pe­rior a la mas­cu­li­na, con 1.168.208 mu­je­res, lo que su­po­ne el 54 % del to­tal de mi­gran­tes, fren­te a los 996.316 in­mi­gran­tes va­ro­nes, que son el 46%. Si se ob­ser­va en com­pa­ra­ción el ran­king de mi­gra­ción, ve­mos que nues­tro país ocu­pa el 86º pues­to del mun­do en por­cen­ta­je de in­mi­gra­ción. Los prin­ci­pa­les paí­ses de pro­ce­den­cia de la mi­gra­ción en Ar­gen­ti­na son Pa­ra­guay con el 34%, le si­gue Bo­li­via en un 21% y Chi­le con 11%. En los úl­ti­mos años, el nú­me­ro de in­mi­gran­tes que vi­ven en Ar­gen­ti­na ha au­men­ta­do en 78.222 per­so­nas, es de­cir ha cre­ci­do en un ca­si 4%.

Si bien es­tos da­tos son sig­ni­fi­ca­ti­vos, las cifras no ex­pli­can las in­nu­me­ra­bles his­to­rias que hay de­trás de las mis­mas. Su­pera­ción, es­pe­ran­za, desafíos, te­mo­res y mie­dos que con­for­man la reali­dad de­trás de los nú­me­ros. Mi­les de mu­je­res que de­jan sus fa­mi­lias en los paí­ses de ori­gen pa­ra em­pren­der una nue­va vi­da en me­jo­res cir­cuns­tan­cias. Al ver es­tos procesos mi­gra­to­rios no po­de­mos de­jar de re­mon­tar­nos al pa­sa­do cen­te­na­rio de la Ar­gen­ti­na. En don­de mi­llo­nes de per­so­nas vi­nie­ron a es­te país a em­pren­der nue­vas vi­das en un mun­do que era to­tal­men­te dis­tin­to. Pe­ro en don­de las cau­sas que lle­va­ron a las mu­je­res eran si­mi­la­res: gue­rras, ham­bru­na, per­se­cu­ción re­li­gio­sa o po­lí­ti­ca. Pa­re­cie­ra que la historia se re­pi­te en las cau­sas y los pa­de­ci­mien­tos. Con so­lo re­mon­tar­nos a dos o tres ge­ne­ra­cio­nes atrás, to­dos so­mos des­cen­dien­tes de es­tas mu­je­res que eli­gie­ron es­te país, tal vez con el mis­mo va­lor y desafío de em­pren­der una vi­da nue­va ale­ja­da de sus tie­rras na­ta­les. To­dos no­so­tros de­be­mos un re­co­no­ci­mien­to a ellas co­mo anó­ni­mas for­ma­do­ras de una es­truc­tu­ra so­cial de va­lo­res, cul­tu­ras y tra­ba­jo que en­ri­que­ció y for­mó nues­tra Na­ción, y nos edu­ca­ron en esos prin­ci­pios.

La si­tua­ción ac­tual en­fren­ta nue­vos desafío a la ho­ra de pro­te­ger y res­pe­tar de­re­chos bá­si­cos de la vi­da hu­ma­na. Trai­go la fra­se de la an­tro­pó­lo­ga, Ja­ne Goo­dall, quien di­ce que “El ma­yor pe­li­gro que nos de­pa­ra el fu­tu­ro es la apa­tía”. Por eso, an­te la in­di­fe­ren­cia del su­fri­mien­to de las mu­je­res mi­gran­tes, de su con­di­ción de in­jus­ti­cia, abu­so, ex­plo­ta­ción, de­ri­va­da por el he­cho de su mi­gra­ción, el Ina­di tra­ba­ja jun­to a otras or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Or­ga­ni­za­ción pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM) pa­ra vi­si­bi­li­zar sus his­to­rias, com­ba­tir pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos y ayu­dar a cual­quier mu­jer que por su con­di­ción de mi­gran­te su­fra el cer­ce­na­mien­to de al­guno de sus de­re­chos esen­cia­les.

Es ob­je­ti­vo del go­bierno na­cio­nal y el Ina­di en par­ti­cu­lar, en cuan­to a la po­lí­ti­ca an­ti­dis­cri­mi­na­to­ria, ve­lar por los de­re­chos de to­da la po­bla­ción de es­te país di­ver­so y plu­ral.

*In­ter­ven­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal con­tra la Dis­cri­mi­na­ción, la Xe­no­fo­bia y el Ra­cis­mo (Ina­di)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.