La fa­mi­lia, la fuerza po­li­cial y la vo­ca­ción: sus tres pi­la­res

Río Negro - - Policiales -

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la di­vi­sión de Nar­có­ti­cos es com­ba­tir la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes ile­ga­les en la pro­vin­cia y la de tra­ba­jar sobre la pre­ven­ción.

La co­mi­sa­rio ins­pec­to­ra es­tá con­ven­ci­da que pu­do ac­ce­der a los más al­tos car­gos den­tro de la po­li­cía por su edu­ca­ción y de­di­ca­ción. “Mu­cho se los de­bo a mis pa­dres y a mi fa­mi­lia”, sub­ra­yó. A po­co de co­men­zar a tra­ba­jar en Nar­có­ti­cos sos­tie­ne que “to­do pue­de lo­grar­se”, siem­pre y cuan­do el es­fuer­zo y la vo­ca­ción si­gan de su la­do. “Ca­da vez que em­pren­do al­go, de­jo to­do”, con­clu­yó.

A po­co de ha­ber­se ca­sa­do tu­vo a su pri­me­ra hi­ja, Verónica, y cin­co años des­pués iba a lle­gar Ga­briel, su se­gun­do hi­jo. Am­bos, fie­les a la vo­ca­ción que sien­ten sus pa­dres por la Po­li­cía, si­guie­ron sus pa­sos.

“Mi hi­jo es­tá den­tro del Coer y mi hi­ja en el sec­tor de re­ti­ros de pen­sio­nes. Tie­nen san­gre azul, to­dos la te­ne­mos”, ase­gu­ró. Fa­bi cuen­ta que creía que iban a se­guir al­gu­na pro­fe­sión más con­ven­cio­nal, que los dos in­ten­ta­ron, pe­ro que lue­go se vol­ca­ron ha­cia sus raí­ces: “La fuerza ti­ra”, ad­mi­te.

Lle­va 28 años ca­sa­da y afir­ma que ha si­do muy difícil por­que por mo­men­tos la pa­re­ja pasó por si­tua­cio­nes muy du­ras. “A ve­ces dis­cu­ti­mos por el tra­ba­jo, pe­ro en­ten­di­mos que te­ne­mos que se­pa­rar las co­sas y así co­men­za­mos a en­ten­der­nos mu­cho me­jor. Ade­más, siem­pre nos tu­vi­mos mu­cha con­fian­za y eso es im­por­tan­tí­si­mo”, re­sal­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.