Ri­tua­les co­ti­dia­nos con mú­si­ca y rit­mo

San­dro Nun­zia­ta y Vir­gi­nia Ra­ven­na, pa­re­ja en la dan­za y en el amor, cuen­tan có­mo fue tras­la­dar la in­ti­mi­dad del ho­gar a la es­ce­na.

Revista Ñ - - ESCENARIOS - LAU­RA FALCOFF

Ha­ce al­go más de diez años San­dro Nun­zia­ta y Vir­gi­nia Ra­ven­na –bai­la­rín y ac­tor él, bai­la­ri­na ella– so­lían fre­cuen­tar se­pa­ra­da­men­te Vi­lla Mal­com, una ce­le­bra­da mi­lon­ga del ba­rrio de Vi­lla Cres­po. El es­ti­lo de tan­go que pre­do­mi­na­ba en la pis­ta era el lla­ma­do “tan­go nue­vo”, na­ci­do al­go más de una dé­ca­da atrás y que se ha­bía ex­ten­di­do con­si­de­ra­ble­men­te en­tre bai­la­ri­nes afi­cio­na­dos a las des­tre­zas fí­si­cas. Vir­gi­nia y San­dro so­lían bai­lar jun­tos; al­gu­na vez, al sa­lir, des­cu­brie­ron que eran ve­ci­nos.

No pa­só de­ma­sia­do tiem­po has­ta que la pa­re­ja de bai­le de­vino en pa­re­ja amo­ro­sa y en pa­pás de un ni­ño; años des­pués crea­ron una obra que al me­nos en su tí­tu­lo re­mi­te en par­te a aque­lla coin­ci­den­cia: Ex­tra­ña ve­cin­dad. La pie­za es­tá con­ce­bi­da, di­ri­gi­da e in­ter­pre­ta­da por los dos y fue es­tre­na­da en un ám­bi­to muy pe­cu­liar, prác­ti­ca­men­te ín­ti­mo, en mar­zo de 2015. Aho­ra ha­rá una tem­po­ra­da de ocho fun­cio­nes en el Cen­tro Cul­tu­ral Rojas.

Di­ce Vir­gi­nia: “en nues­tro en­cuen­tro de en­ton­ces to­do se dio más o me­nos al mis­mo tiem­po: co­no­cer­nos, bai­lar, em­pe­zar a dar cla­ses jun­tos. Fue un en­cuen­tro ‘ideo­ló­gi­co’, tan­to por la afi­ni­dad que des­cu­bri­mos co­mo por el len­gua­je que am­bos com­par­tía­mos, el tan­go y la dan­za con- tem­po­rá­nea. Pe­ro tam­bién nos unió esa co­mi­ci­dad que los dos en­con­trá­ba­mos en el es­ti­lo del tan­go nue­vo”.

–¿Qué en­con­tra­ban de có­mi­co en el tan­go nue­vo? La pa­re­ja que bai­la es­te es­ti­lo pa­re­ce muy se­ria­men­te ocu­pa­da en eje­cu­tar pa­sos com­pli­ca­dos. –San­dro Nun­zia­ta: Am­bos pa­sa­mos de lo que con­si­de­rá­ba­mos la so­lem­ni­dad de las mi­lon­gas tra­di­cio­na­les a las pis­tas del tan­go nue­vo; que por su­pues­to tie­nen mu­chos va­lo­res, co­mo su ri­que­za de pa­sos, pe­ro que tam­bién nos per­mi­tió ver nues­tros de­fec­tos co­mo bai­la­ri­nes: las exa­ge­ra­cio­nes, los ama­ne­ra­mien­tos, el re­go­deo en las ha­bi­li­da­des téc­ni­cas.

–Vir­gi­nia Ra­ven­na: Al­go que ha­bía apa­re­ci­do co­mo una rup­tu­ra con el acar­to­na­mien­to del tan­go tra­di­cio­nal, ter­mi­na­ba sien­do, de otra ma­ne­ra, tam­bién acar­to­na­do en el tan­go nue­vo. Por­que la ma­yo­ría de las pa­re­jas que se veían en la pis­ta de Vi­lla Mal­com eran bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les; no se tra­ta­ba de un es­ti­lo que pu­die­ra ha­cer cual­quier mi­lon­gue­ro. A par­tir de aquel en­cuen­tro fue­ron sur­gien­do pro­yec­tos jun­tos, nú­me­ros nue­vos o adap­ta­cio­nes de otros que San­dro ya ha­bía crea­do pe­ro que fue­ron alar­gán­do­se y to­man­do otro pe­so, co­mo Una pa­re­ja bien ave­ni­da, que pre­sen­ta­mos en el Fes­ti­val Cam­ba­la­che.

Vir­gi­nia Ra­ven­na tie­ne una for­ma­ción en dan­za con­tem­po­rá­nea con di­fe­ren­tes maes­tros, es do­cen­te, co­reó­gra­fa, di­rec­to­ra de su pro­pio gru­po de dan­za-tea­tro e in­tér­pre­te con dis­tin­tos co­reó­gra­fos. San­dro Nun­zia­ta fue in­vi­ta­do a for­mar par­te del Ba­llet Con­tem­po­rá­neo del Tea­tro San Martín en 1978; en 1979 fue con­tra­ta­do con “una es­ta­bi­li­dad ines­ta­ble por­que al año si­guien­te ya no es­ta­ba” y lue­go re­gre­só a la com­pa­ñía en 1983 y la aban­do­nó en 1987. En 1986 creó con Luis Ziem­brows­ki, Car­los Li­psic y Luis He­rre­ra el re­cor­da­do gru­po La Pis­ta 4, que en­tre otras co­sas fu­sio­na­ba tea­tro y acro­ba­cia.

–¿Có­mo na­ció Ex­tra­ña ve­cin­dad? –S.N.: Na­ció de no­so­tros mis­mos co­mo pa­re­ja pe­ro tam­bién, muy con­cre­ta­men­te, de la ca­sa don­de so­le­mos dar cla­ses de tan­go. El es­pa­cio ha­bía si­do una vi­vien­da y con­ser­va­ba su co­ci­na, una ba­cha, una es­ca­le­ra, un en­tre­pi­so. Te­nía al­go de la pro­pia: el pa­tio, las plan­tas, la dis­po­si­ción de ca­sa-cho­ri­zo. Fue ahí don­de em­pe­za­mos a en­sa­yar y en un mo­men­to da­do le di­je a Vir­gi­nia: “¿Por qué no ha­cer la obra aquí? Sin es­ce­no­gra­fía o, me­jor di­cho, con la es­ce­no­gra­fía que es la pro­pia del lu­gar”. Y tra­ba­ja­mos en­ton­ces so­bre una idea que traía­mos de nues­tra pro­pia ca­sa, ese es­pa­cio com­par­ti­do, re­du­ci­do, don­de uno se tro­pie­za to­do el tiem­po con el otro. Y tam­bién su­ma­mos a la obra múl­ti­ples ac­cio­nes do­més­ti­cas. Pre­pa­ra­mos y to­ma­mos ca­fé de ver­dad, Vir­gi­nia pi­ca una ce­bo­lla y la sal­tea de ver­dad con otras ver­du­ras. En al­gún mo­men­to cam­bia­mos la ce­bo­lla por ajo por­que a al­gu­nas per­so­nas les mo­les­ta­ba el olor.

–V.R.: Hi­ci­mos un es­treno no ofi­cial en 2015 en esa ca­so­na de Cha­ca­ri­ta y des­pués mu­chas fun­cio­nes pa­ra ami­gos. Siem­pre es­tu­vi­mos enamo­ra­dos de la mú­si­ca de Car­la Pu­glie­se –nie­ta de Os­val­do– y ha­bía­mos he­cho ya al­gu­nas co­sas cor­tas so­bre ella. Pe­ro yo te­nía ga­nas de usar­la en una obra com­ple­ta. Hay, ade­más, otros so­ni­dos que pro­du­ci­mos no­so­tros y que sur­gen de ac­cio­nes co­ti­dia­nas eje­cu­ta­das de una ma­ne­ra rít­mi­ca y so­no­ra. Tam­bién su­ma­mos tex­tos de Cla­ri­ce Lis­pec­tor y al­gu­nos poe­mas de la bai­la­ri­na Iris Scac­che­ri, que to­mé de un li­bro pu­bli­ca­do po­co an­tes de que mu­rie­ra.

–S.N.: La obra tie­ne una cier­ta pre­ten­sión su­rrea­lis­ta y tam­bién bec­ket­tia­na. En reali­dad, lo que se ve son dos per­so­nas que lle­gan a su ca­sa y eje­cu­tan cier­tas ac­cio­nes nor­ma­les pe­ro he­chas de un mo­do par­ti­cu­lar. Es de­cir, lo di­fe­ren­te es el tra­ta­mien­to que les da­mos a es­tas ac­cio­nes. –V.R.: Y al mis­mo tiem­po la es­ce­no­gra­fía es tre­men­da­men­te na­tu­ra­lis­ta. Hay mu­chas ma­ne­ras de trans­for­mar ac­cio­nes ri­tua­les. Al­go tan sim­ple, por ejem­plo, co­mo to­mar­se un ca­fé.

–¿Hay un con­flic­to en Ex­tra­ña ve­cin­dad o es más bien un re­co­rri­do por es­tas si­tua­cio­nes?

–S.N.: No hay exac­ta­men­te un con­flic­to, en to­do ca­so es un de­ve­nir. Sí ocu­rre que es­ta pa­re­ja pa­re­ce no po­der sa­lir de su ca­sa. Hay al­go que los atra­pa allí y que po­dría lla­mar­se “con­flic­ti­vo”.

–¿Y el tí­tu­lo?

–S.N.: Más allá de la anéc­do­ta de Vi­lla Mal­com, Ex­tra­ña ve­cin­dad fue en reali­dad el nom­bre de la pri­me­ra pues­ta que tu­vo la obra. Em­pe­za­ba con un so­lo de Vir­gi­nia que di­ri­gía Rhea Vo­lij, des­pués un gru­po de mú­si­ca to­ca­ba en el pa­tio y, mien­tras tan­to, yo aco­mo­da­ba las si­llas pa­ra ha­cer la pie­za que fue el ger­men de Ex­tra­ña ve­cin­dad. Pe­ro eso que era só­lo una per­for­man­ce fue cre­cien­do, alar­gán­do­se, pri­me­ro a vein­te mi­nu­tos, des­pués a cua­ren­ta, y to­man­do una con­sis­ten­cia que nos lle­vó a pen­sar en ha­cer­la co­mo una obra in­de­pen­dien­te. Y de­ci­di­mos de­jar­le exac­ta­men­te ese mis­mo tí­tu­lo.

–¿Qué tu­vie­ron que mo­di­fi­car pa­ra adap­tar­la al Cen­tro Cul­tu­ral Rojas? –V.R.: Las fun­cio­nes las ha­ce­mos en la sa­la Bi­blio­te­ca, un lu­gar tam­bién ín­ti­mo y, por lo tan­to, bueno pa­ra la obra. San­dro cons­tru­yó to­da la es­ce­no­gra­fía: el en­tre­pi­so, la es­ca­le­ra, la ala­ce­na, la ba­cha; só­lo las hor­na­llas y el horno son más pe­que­ños y fun­cio­nan con elec­tri­ci­dad –el Rojas nos pi­dió que no usá­ra­mos fue­go–, pe­ro las me­di­das son idén­ti­cas a las que te­nía el es­pa­cio ori­gi­nal. La mú­si­ca y las lu­ces las ma­ne­ja­mos no­so­tros mis­mos en es­ce­na. –¿Qué hay de tan­go en la obra?

–V.R.: Es sin du­da una obra de tan­go, la mú­si­ca lo es, aun­que en al­gún mo­men­to apa­re­ce un te­ma cu­bano, y tie­ne cla­ra­men­te una at­mós­fe­ra ur­ba­na. Por otra par­te es una pa­re­ja que se pre­pa­ra pa­ra ir a bai­lar, aun­que va­ya de­mo­rán­do­se, y quie­re pro­bar al­gu­nos pa­si­tos an­tes. Y ya so­bre el fi­nal, bai­la­mos un tan­go lar­go. Pe­ro re­cu­rri­mos en la obra a to­do aque­llo con lo que nos for­ma­mos: la dan­za con­tem­po­rá­nea, el tea­tro, la acro­ba­cia en el ca­so de San­dro. E in­clu­so a aque­llo en lo que no nos for­ma­mos, co­mo cuan­do nos ani­ma­mos a es­bo­zar una can­ción.

Fi­cha Ex­tra­ña ve­cin­dad San­dro Nun­zia­ta y Vir­gi­nia Ra­ven­na

Lu­gar: Cen­tro Cul­tu­ral Rojas(Ave­ni­da Co­rrien­tes 2038) Fun­cio­nes: vier. y sáb. de mar­zo y sáb. 1 de abril a las 21. En­tra­da: $80

JUAN MA­NUEL FOGLIA

Pro­ta­go­nis­tas. El bai­le co­mo un mo­do de na­rrar la pro­pia vi­da en “Ex­tra­ña ve­cin­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.