Bu­ru­cúa en Se­ne­gal y los co­co­dri­los ca­lla­dos

Car­tas iné­di­tas. En mar­zo el en­sa­yis­ta via­jó in­vi­ta­do a un se­mi­na­rio en Dakar. Es­ta vez, su mu­jer re­ci­bió las cró­ni­cas de una in­ce­san­te “road-mo­vie” per­so­nal en la que se ima­gi­na co­mo un ve­te­rano Tin­tín.

Revista Ñ - - LITERATURA -

Dakar, 11 de mar­zo de 2017

Ma ché­ris­si­me,

aca­bo de lle­gar a Dakar, des­pués de 56 años. De­sem­bar­qué a las nue­ve y me­dia de la no­che. Es­ta­ba es­pe­rán­do­me Mor en el sec­tor de la en­tre­ga de equi­pa­jes. El ae­ro­puer­to Seng­hor es al­go pri­mi­ti­vo. Pa­re­ce el ae­ro­puer­to de Pi­co Trun­ca­do, pe­ro con ca­lor y más gran­de. De to­das ma­ne­ras, la sim­pa­tía y la be­ne­vo­len­cia de los se­ne­ga­le­ses com­pen­san la fal­ta de cual­quier mo­der­nis­mo a la vio­le­ta. No lo pue­do creer. Bas­tó que el gen­dar­me de mi­gra­cio­nes vie­se que des­em­bar­ca­ba in­vi­ta­do por la Uni­ver­si­dad Cheick An­ta Diop, pa­ra que no me to­ma­ra las fo­tos ni las im­pre­sio­nes di­gi­ta­les de ri­gor. Cada mi­nu­to que trans­cu­rre, me asom­bro más y más de la gentileza que cul­ti­van las per­so­nas de es­te país. Mor y Ba­ba­car me han or­ga­ni­za­do unas ex­cur­sio­nes mag­ní­fi­cas. A Mor, so­bre to­do, lo con­ven­cí de que, en nues­tro via­je a Tou­ba, pa­re­mos en la al­dea don­de él na­ció y aho­ra ejer­ce co­mo gran je­fe de su fa­mi­lia por ser el va­rón adul­to ma­yor que ha que­da­do vi­vo. Es un car­go de enor­me res­pon­sa­bi­li­dad. Lle­gó a re­co­ger­me al ae­ro­puer­to con un bou­bou de ga­la, un bou­bou ri­che, de un co­lor tur­que­sa cla­ro des­lum­bran­te, por­que ve­nía di­rec­ta­men­te de su pue­blo don­de ha­bía asis­ti­do a los fes­te­jos de un na­ci­mien­to y al fu­ne­ral de un pri­mo le­jano. Am­bos acon­te­ci­mien­tos exi­gen que Mor lle­ve al­go de co­mi­da, al­go ex­cep­cio­nal e im­por­tan­te, pues un je­fe de fa­mi­lia es un pro­vee­dor de do­nes an­tes que un prín­ci­pe que de­man­da ser­vi­cios, aun cuan­do, en ca­so de ne­ce­si­dad, es­tá cla­ro que pue­de so­li­ci­tar el au­xi­lium et con­si­lium de su pa­ren­te­la. (...) El vie­jo de­re­cho de los je­fes só­lo se ac­ti­va cuan­do al­gu­na ca­tás­tro­fe –una sequía, una cri­sis de tra­ba­jo, una epidemia– po­ne en pe­li­gro a las co­mu­ni­da­des. Pe­ro, los de­be­res ri­tua­les y so­cia­les de los je­fes no se han des­va­ne­ci­do, al con­tra­rio, la so­la ame­na­za de cri­sis, que aquí es­tá siem­pre en el ho­ri­zon­te, ha­ce que las ca­be­zas de fa­mi­lias de­ban re­for­zar su desem­pe­ño co­mo pro­tec­to­res de los su­yos. Ma­ña­na te cuen­to so­bre el bou­bou (ya sa­bés que soy el fe­liz pro­pie­ta­rio de uno, re­ga­lo del pro­pio Mor en Nan­tes), por­que las te­las que se usan en su con­fec­ción son to­do un in­di­cio de las ri­que­zas ma­te­ria­les y es­té­ti­cas de es­ta na­ción, a la que no le ha he­cho fal­ta más de tres ho­ras pa­ra cau­ti­var­me (...)

Ba­cio­ni, g.

Dakar, 22 de mar­zo de 2017

Mi que­ri­da A.,

hoy, sa­lí muy tem­prano. Atra­ve­sé una len­gua del Sahel que se me­te en Se­ne­gal y lle­ga has­ta el mar. Pa­sé por la sel­va pro­te­gi­da de Mbao, lle­na de mo­nos y de unas aves azules, lla­ma­das mir­los me­tá­li­cos. Po­drían apren­der a ha­blar, pe­ro sue­len mo­rir en cau­ti­ve­rio an­tes de ha­cer­lo. Hay le­yen­das ex­tra­or­di­na­rias so­bre los po­cos ejem­pla­res a los que se lo­gró en­se­ñar el len­gua­je. Di­cen que son muy lo­cua­ces e in­te­li­gen­tes. Lle­gué a la gran re­ser­va de Ban­dia a eso de las diez de la ma­ña­na y es­tu­ve allí unas tres ho­ras. Lo que vi lo ha­bía so­ña­do ya a los cua­tro años, cuan­do mi tío Ne­gro me con­ta­ba so­bre el “Afri­ca sal­va­je”. Han pa­sa­do 66 ci­clos so­la­res y, por fin, es­toy aquí. Las ji­ra­fas me vuel­ven lo­co de con­ten­to, de­bi­do a su cu­rio­si­dad y al ca­ri­ño mu­tuo que las une. Ca­mi­né al la­do de ellas co­mo si na­da. He sa­bi­do que mueren po­co des­pués de los 35 años: las ma­ta el reu­ma­tis­mo, pues tan­to les ha­ce do­ler sus pier­nas que se tum­ban y nun­ca más pue­den al­zar­se. Es­tos se­res gen­ti­les, ele­gan­tes, sim­pá­ti­cos, mueren de ham­bre y de sed. Si­guie­ron los ri­no­ce­ron­tes gri­ses. El ma­cho se man­tu­vo echa­do to­do el tiem­po y la hem­bra, mo­les­ta por la pre­sen­cia de un mono ver­de que se le acer­có, de­ci­dió pa­rar­se pa­ra ame­dren­tar­lo. A am­bos, les cor­ta­ron el cuerno con el fin de sal­var­los de los ca­za­do­res fur­ti­vos que po­drían ata­car­los, aun en un lu­gar pro­te­gi­do co­mo es­te. La ope­ra­ción no les ha­ce su­frir y el cuerno, de qui­ti­na igual que el pe­lo y nues­tras uñas, vuel­ve a cre­cer. Si, tra­di­cio­nal­men­te, el apén­di­ce ha si­do ob­je­to de ve­ne­ra­ción por sus pre­sun­tas pro­pie­da­des afro­di­sía­cas, en los úl­ti­mos tiem­pos, la no­ti­cia (in­fun­da­da) de sus po­de­res an­ti­can­ce­rí­ge­nos ha em­peo­ra­do las co­sas. Un cuerno de ri­no­ce­ron­te lle­ga a va­ler 30 mil eu­ros en el mer­ca­do clan­des­tino.

El aves­truz ma­cho es im­po­nen­te. Mi­de dos me­tros de al­tu­ra, pe­sa 200 ki­los. Sus plu­mas son ne­gras, a di­fe­ren­cia de las gri­ses de la hem­bra. Es épo­ca de ce­lo, por lo que el pi­co y las pa­tas del ma­cho ad­quie­ren un co­lor rojo in­ten­so. Una vez pa­sa­da la épo­ca del apa­rea­mien­to, ese rojo se des­va­ne­ce y re­gre­san los ne­gros y gri­ses. El ma­cho y la hem­bra em­po­llan los hue­vos por igual. Pa­sé ca­mi­nan­do muy cer­ca de un ni­do so­bre el que ya­cía una hem­bra. El ma­cho que me­ro­dea­ba se en­fu­re­ció y me ata­có. Co­rrí co­mo un co­bar­de has­ta el au­to y me sal­vé del pi­co­ta­zo. Veo en­se­gui­da ma­na­das de bú­fa­los ne­gros y ma­rro­nes (sen­si­ble­men­te más chi­cos que los de Afri­ca orien­tal), de ga­ce­las (im­pa­las) y de an­tí­lo­pes, el an­tí­lo­pe ca­ba­llo, el elán del Cabo y el elán de Derby, el más gran­de que exis­te, en pe­li­gro de ex­tin­ción. El ma­cho al­fa es ma­jes­tuo­so. Sus ra­yas ma­rro­nes son siem­pre dis­tin­tas, de in­di­vi­duo a in­di­vi­duo, tal cual ocu­rre con las ce­bras. Es­tas me fue­ron muy es­qui­vas. Siem­pre me die­ron la es­pal­da (el tra­se­ro, me­jor di­cho), pe­ro al­gu­na lo­gré fo­to­gra­fiar. Cuan­do apa­re­cie­ron los pha­co­chè­res, una va­rian­te del ja­ba­lí de ho­ci­co plano y col­mi­llos te­mi­bles, pu­se los pies en pol­vo­ro­sa. Hay tam­bién co­co­dri­los, tras­la­da­dos del Al­to Se­ne­gal. Me sor­pren­de ver­los dor­mir con la bo­ca abier­ta.

El guía me ex­pli­ca que es el me­dio pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra. An­du­ve de pa­pa­fri­ta, aquí y allá, en bus­ca de me­jo­res án­gu­los pa­ra las fo­tos. Se me acer­có un cro­co sin que me die­se cuen­ta. Me­nos mal que me avi­só uno de los guías. Me asom­bró la ca­ra de sor­na y de ban­di­do del rep­til. De to­dos mo­dos, el aves­truz ma­cho me asus­tó más. An­du­vi­mos bus­can­do las hie­nas y al­gu­na pi­tón, de esas de cin­co me­tros, pe­ro sin re­sul­ta­dos. Só­lo des­cu­bri­mos hue­llas del monstruo (la pi­tón), ba­jo un puen­te col­gan­te que me re­cor­dó las aven­tu­ras de Tar­zán. A ma­ne­ra de un Tin­tín vie­jo, po­sé pa­ra un re­tra­to jun­to al bao­bab, al que lla­man “ele­fan­te” por su per­fil pe­cu­liar, y a otro bao­bab ba­jo el cual han si­do se­pul­ta­dos va­rios griots, poe­tas am­bu­lan­tes a quie­nes sue­le ne­gar­se el en­tie­rro en cam­po­san­to. Me vino a la me­mo­ria que lo mis­mo su­ce­día con los ju­gla­res y bu­fo­nes en la Baja Edad Me­dia eu­ro­pea. Las tres ho­ras de Ban­dia han si­do de las más felices de to­da mi exis­ten­cia.

Só­lo me fal­tás vos, g.

Dakar, Mu­seo de Ar­te Afri­cano. Izq.: más­ca­ra del es­pí­ri­tu fe­me­nino D’mba, usa­da por los bo­ké en Gui­nea.Der.: la más­ca­ra es una Kum­ba­du­ba o Ban­da de los pue­blos Na­lu de Gui­nea, que ha­bi­tan las már­ge­nes del río Ní­ger. Fo­tos: JEB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.