“Ar­bol so­lo”, de Beatriz Vig­no­li

“Ár­bol so­lo” pro­lon­ga la obra de Beatriz Vig­no­li y la re­con­du­ce ha­cia lu­mi­no­sas zo­nas de ob­ser­va­cio­nes fu­gi­ti­vas y de una fuer­za arro­lla­do­ra .

Revista Ñ - - SUMARIO - DA­NIEL GIGENA

Ca­si siem­pre hay sol en los poe­mas de Ar­bol so­lo, el nue­vo li­bro de Beatriz Vig­no­li, pu­bli­ca­do es­te año en Ro­sa­rio. En va­rios tex­tos, al­gu­nos am­bien­ta­dos en esa ciu­dad, don­de vi­ve la es­cri­to­ra, el sol se fil­tra a la ho­ra en que los tra­ba­ja­do­res vuel­ven a sus ca­sas: “co­rrién­do­se ha­cia el fon­do,/ se­ño­res pa­sa­je­ros,/ ras­tros del ser en el de­cli­ve del día;/ ten­gan un buen re­torno a sus ho­ga­res,/ res­tos del hom­bre en las he­bras de la luz”.

Tam­bién da el sol en el rincón del jar­dín don­de re­po­san los res­tos de una mas­co­ta, a la que ron­da­ba un fan­tas­ma: “Nues­tro pe­que­ño hé­roe des­can­sa/ en cu­ni­ta de tie­rra ba­jo el pas­to/ de nues­tro an­ti­guo ba­rrio lleno de sol”. Sin em­bar­go, ese as­pec­to so­lar de la poe­sía de Vig­no­li es más ri­tual que fes­ti­vo, me­nos dio­ni­sia­co que ca­tár­ti­co. Así se anun­cia en “Eu­ge­ne­sia”, el pri­mer poe­ma-aren­ga del li­bro: “Us­te­des ha­cen poe­sía, yo ha­go ca­tar­sis;/ us­te­des ex­pre­san, yo exor­ci­zo”.

Una vez fi­ja­das de ese mo­do las coor­de­na­das de enun­cia­ción de la au­to­ra y ele­gi­dos los es­pa­cios pa­ra la per­for­man­ce poé­ti­ca, Ar­bol so­lo desata una fuer­za fu­gi­ti­va y arro­lla­do­ra, triun­fal in­clu­so en­tre las rui­nas de una vi­da, de una ge­ne­ra­ción, de un len­gua­je. “Res­tos ro­yen­do aún de lo que ar­dió”, se lee en “Lo ar­di­do”, don­de un sue­ño so­li­ta­rio se sue­ña par­te de al­go ma­yor. Por­que Ar­bol so­lo re­pre- sen­ta ade­más un do­cu­men­to, un tes­ti­mo­nio co­ral acer­ca de una for­ma co­mu­ni­ta­ria ex­tra­via­da de la que ape­nas que­dan so­bre­vi­vien­tes: “A los muer­tos la gloria./ A no­so­tros la bra­sa to­da­vía”.

De ese re­gis­tro, co­mo no po­día ser de otro mo­do, la poe­sía es­cri­ta por los ami­gos de Vig­no­li no es­tá au­sen­te. En “Le­yen­do a Ca­lle­ro mien­tras es­pe­ro el de­li­very”, el rit­mo del poe­ta en­tre­rriano Fer­nan­do Ca­lle­ro se fu­sio­na en una ele­gía a los tiem­pos idos: “y es co­mo ser ami­ga de Allen Gins­berg,/ que fue mi sue­ño de pi­ba de ca­tor­ce”.

Clá­si­ca y mo­der­na, la es­cri­tu­ra poé­ti­ca de Vig­no­li pa­re­ce apo­yar­se tan­to en mé­tri­cas gre­co­la­ti­nas co­mo en riffs del rock al­ter­na­ti­vo (a los que de­fi­ne co­mo “un al­ma en las lí­neas del ai­re”); ella reivin­di­ca las mi­ra­das de otros ar­tis­tas – Ed­gar­do Zot­to, Ma­nuel Mus­to– y la gran tra­di­ción de la poe- sía del Li­to­ral. Un poe­ma co­mo “Los sui­ci­das” hu­bie­ra fas­ci­na­do a Fran­cis­co Gan­dol­fo; “Li­so Santa Fe”, a Juan L. Or­tiz. Vig­no­li no só­lo se de­ja lle­var por la co­rrien­te que flu­ye del pa­sa­do (“Ah, cuan­do éra­mos jó­ve­nes y po­bres”), sino tam­bién por las de­li­cias que las po­si­bi­li­da­des aún guar­dan: “Pien­so a ve­ces en eso/ cuan­do el cie­lo del ba­rrio/ es pu­ra pro­me­sa y pu­ra luz”. Tres ver­sos de “Ce­ro” de­fi­nen su ar­te poé­ti­ca: “Jus­to en el bor­de, pe­ro/ no mar­gi­nal: ni aden­tro/ ni afue­ra”.

Se pue­de coin­ci­dir con la pri­me­ra sen­ten­cia de “Lu­gar”: “No es un lu­gar se­gu­ro pa­ra las pa­la­bras,/ la poe­sía: in­tem­pe­rie ba­jo vi­drio”. Ame­na­za­da por no­vios pa­ra­noi­cos con abue­las de mi­ra­da de vi­drio, ha­bi­tan­te de la fron­te­ra, res­guar­da­da de la jau­ría hu­ma­na por una pa­re­ja de ga­tos, Beatriz Vig­no­li, a la ma­ne­ra de una Ca­san­dra san­ta­fe­si­na, en­vía a los lec­to­res se­ña­les te­le­pá­ti­cas des­de el nau­fra­gio y con­vier­te men­sa­jes ha­lla­dos en una bo­te­lla (“la úl­ti­ma bo­te­lla de su sed”) en dia­man­tes ver­ba­les, tan res­plan­de­cien­tes co­mo los días so­lea­dos.

AR­BOL SO­LO Beatriz Vig­no­li Iván Ro­sa­do 40 págs. $ 160

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.