Ma­tri­mo­nios cru­za­dos y un dios in­com­pren­si­ble

En su de­but en la fic­ción, la poe­ta Ca­ro­li­na Es­ses pre­sen­ta una his­to­ria de fa­mi­lia, ge­ne­ro­sa en in­te­rro­gan­tes y en­cru­ci­ja­das.

Revista Ñ - - LIBROS - PATRICIA SUAREZ

La ma­yor co­mu­ni­dad ju­día de la­ti­noa­mé­ri­ca vi­ve en Ar­gen­ti­na. Hay aquí al­re­de­dor de 300 mil per­so­nas que pro­fe­san la fe ju­día y, fie­les a ser el pue­blo del Li­bro, mu­chos se des­ta­ca­ron por sus tra­ba­jos en las ar­tes y la li­te­ra­tu­ra. No obs­tan­te, mu­chos au­to­res ju­díos no de­di­ca­ron su obra a ana­li­zar es­pe­cí­fi­ca­men­te su cul­tu­ra, pe­ro los que lo hi­cie­ron apor­ta­ron ver­da­de­ras jo­yas. Des­de Al­ber­to Ger­chu­noff con Los gau­chos ju­díos, a no­ve­las co­mo Mú­si­cos y re­lo­je­ros de Alicia Steim­berg, El li­bro de los re­cuer­dos de Ana Ma­ría Shua, al re­cien­te li­bro El sal­to de pa­pá de Mar­tín Si­vak, y aho­ra Un buen ju­dío de Ca­ro­li­na Es­ses.

Con un tono se­reno y una sin­ta­xis flui­da, la au­to­ra va re­cons­tru­yen­do los acon­te­ci­mien­tos en una fa­mi­lia, en la que de pron­to el pa­dre, Elías Faur, se des­com­po­ne y cae en co­ma el día del ca­sa­mien­to de su hi­jo. A tra­vés de las his­to­rias corales de sus hi­jos y su fla­man­te nue­ra, el lec­tor in- ten­ta­rá des­en­tra­ñar una res­pues­ta a por qué su­ce­dió al­go así jus­to ese día: to­do lec­tor tie­ne el vi­cio de leer una no­ve­la psi­co­ló­gi­ca co­mo un po­li­cial de enig­mas. Tal vi­cio ha­ce caer a mu­chos es­cri­to­res en la tram­pa de es­cri­bir una no­ve­la que in­ten­te ex­pli­car el mun­do y dar cuen­ta del por­qué de to­do, cuan­do, ya se sa­be, no hay ex­pli­ca­cio­nes pa­ra ello.

Es­ses, au­to­ra de tres li­bros de poe­mas, no cae en la tram­pa en es­ta, su pri­me­ra no­ve­la. So­la­men­te se li­mi­ta –si se pue­de ha­blar de li­mi­ta­ción en es­te caso– a ex­po­ner la cos­mo­vi­sión de la nue­ra, de la hi­ja ju­día or­to­do­xa y pe­lea­da por la trai­ción que le ha he­cho su pa­dre al ca­sar­se por se­gun­da vez con una mu­jer cris­tia­na y a la del hi­jo im­bui­do en su mun­do de ne­go­cios. Por más que los tres bus­quen al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos, o al­gu­na con­ca­te­na­ción de ti­po cau­sa y efec­to, la ver­dad es que na­die tie­ne res­pues­tas: el pa­dre irá em­peo­ran­do su sa­lud has­ta aba­tir la idea de un mi­la­gro.

Le­jos de ser una no­ve­la ini­ciá­ti­ca, la so­li­dez de Es­ses ame­na­za con con­ver­tir­se en una de las me­jo­res na­rra­do­ras ar­gen­ti­na. Un buen ju­dío se ins­ta­la co­mo un li­bro de la mo­der­ni­dad, de­ci­mo­nó­ni­co, de un tiem­po don­de la vo­rá­gi­ne del día a día no aca­ba con las pre­gun­tas, y en el meo­llo de esas pre­gun­tas –nun­ca des­nu­da­das por la au­to­ra– fun­da­men­ta­les y pro­pias tam­bién de una prác­ti­ca re­li­gio­sa: la muerte, Dios, el amor, la pla­ta, la lo­cu­ra.

De al­gu­na ma­ne­ra, se tra­ta del mis­mo uni­ver­so que ex­plo­tó Jill So­llo­way en su serie Trans­pa­rent, en la que un pa­dre de fa­mi­lia ju­día de Ca­li­for­nia un día de­ci­de trans­for­mar­se en mu­jer. Es­ses y So­llo­way pa­re­cen con­cluir: al fi­nal, no hay res­pues­ta cla­ra a las en­cru­ci­ja­das de la vi­da. Pue­de que se de­ba a que hay un Dios en el cie­lo que to­do lo sa­be y so­mos in­ca­pa­ces de com­pren­der sus de­sig­nios, o pue­de que las res­pues­tas que bus­ca­mos no exis­tan.

UN BUEN JUDIO Ca­ro­li­na Es­ses Bajo la Lu­na 160 págs. $ 260

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.