La fa­mo­sa Eva Duar­te se con­vier­te en Evi­ta

En un fron­do­so tra­ba­jo, César Ma­rang­he­llo ar­ma una bio­gra­fía de la ac­triz en la que los sue­ños ar­tís­ti­cos van di­se­ñan­do un fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Revista Ñ - - IDEAS - DIA­NA PA­LA­DINO Pa­la­dino es in­ves­ti­ga­do­ra de ci­ne ar­gen­tino.

Eva Duar­te, más allá de tan­ta pe­na (Eu­de­ba) es una ex­haus­ti­va bio­gra­fía so­bre el as­pec­to me­nos co­no­ci­do de la vi­da de Evi­ta: su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. La his­to­ria de la jo­ven que bus­ca tra­ba­jo, lu­cha por so­bre­vi­vir en la ciu­dad, sus sue­ños y los por­me­no­res de su tra­yec­to­ria ac­to­ral hi­lan la his­to­ria de es­ta mu­jer al tiem­po que cons­tru­yen la prehis­to­ria de otra. El his­to­ria­dor de ci­ne ar­gen­tino, César Ma­rang­he­llo, con­si­gue una mag­ní­fi­ca pin­tu­ra del mun­do del es­pec­tácu­lo y de la ra­dio por­te­ña en los años trein­ta y cua­ren­ta. “No que­ría ha­cer un tra­ba­jo aca­dé­mi­co –ex­pli­ca Ma­rang­he­llo y agre­ga–: Es un lar­go flash­back, al­go que Evi­ta le cuen­ta a Pe­rón en la no­che an­te­rior a su asun­ción co­mo pre­si­den­te. Eso me per­mi­tió una se­rie de li­ber­ta­des in­ter­nas y me per­mi­tió in­tro­du­cir da­tos, anéc­do­tas, co­sas que de otro mo­do se hu­bie­ran per­di­do. Mi idea era ir cre­cien­do jun­to con ella, no sa­ber más de lo que el per­so­na­je sa­be”.

–Eva lle­ga so­la a Bue­nos Ai­res, la gran ciu­dad, a los 15 años.

–Fue en el ve­rano de 1935. Es­tá so­la y de­be in­ser­tar­se en el me­dio. Apren­de muy rá­pi­do có­mo mo­ver­se: a qué tea­tros ir a pe­dir tra­ba­jo, qué ba­res fre­cuen­tar pa­ra to­mar con­tac­to con chi­cas que le avi­sa­ban si al­gu­na ac­triz se ha­bía en­fer­ma­do. Des­cu­bre que de­be te­ner “un pa­drino”. Eso la lle­va a Agus­tín Ma­gal­di, que era “el can­tor de las ma­dres”. Con él tie­ne uno de sus pri­me­ros con­tac­tos con una ideo­lo­gía iz­quier­dis­ta, por­que él era una es­pe­cie de anar­quis­ta ro­mán­ti­co. –Otro de sus pro­tec­to­res fue Emi­lio Kars­tu­lo­vic.

–Ella per­ci­bió rá­pi­da­men­te con quién le con­ve­nía re­la­cio­nar­se. El era el due­ño de la re­vis­ta Sin­to­nía, que jun­to con Ra­dio­lan­dia ha­bía si­do su bi­blia de la in­fan­cia. Así co­no­ció el mun­do al que que­ría in­gre­sar. Tam­bién bus­có la pro­tec­ción de ac­tri­ces ve­te­ra­nas que le re­co­men­da­ban có­mo ves­tir­se, dón­de com­prar ro­pa con des­cuen­to por­que a las ac­tri­ces que apor­ta­ban su ves­tua­rio les pa­ga­ban más.

–En el li­bro hay mu­cha do­cu­men­ta­ción so­bre los tra­ba­jos tea­tra­les de Evi­ta, las com­pa­ñías en las que par­ti­ci­pó, las crí­ti­cas, las gi­ras.

–Ella hi­zo mu­cho tea­tro. Era una épo­ca di­fí­cil. El sai­ne­te ha­bía de­caí­do y es­ta­ba en apo­geo la co­me­dia sen­ti­men­tal: obras por en­car­go pa­ra ac­to­res co­mo Olin­da Bo­zán o Pa­rra­vi­ci­ni. Es­cri­tas con ce­le­ri­dad pa­ra cu­brir el re­cam­bio se­ma­nal de la car­te­le­ra y con po­co va­lor ar­tís­ti­co. La gen­te pre­fe­ría que­dar­se en ca­sa es­cu­chan­do ra­dio, que es­ta­ba en su esplendor.

–Y Evi­ta par­ti­ci­pa de esa ra­dio.

–Sí, y muy pron­to. Ma­gal­di su­po que en Ra­dio Pa­rís bus­ca­ban una chi­ca que re­ci­ta­ra un poe­ma o hi­cie­ra una pre­sen­ta­ción ca­da me­dia ho­ra. Le con­si­guió tam­bién un pa­pel de re­par­to en la com­pa­ñía de Fran­cis­co Mas­tan­drea. Ga­na­ba 100 pe­sos por los mi­cro­pro­gra­mas y 60 co­mo ac­triz de re­par­to. Fue una eta­pa en la que apren­dió mu­chí­si­mo: a leer pa­ra­da an­te el mi­cró­fono, a res­pi­rar bien, a mo­du­lar el vo­lu­men (los que te­nían el pri­mer plano so­no­ro eran los pro­ta­go­nis­tas y a los ac­to­res de re­par­to se los es­cu­cha­ba más le­jos). Ella ha­bla­ba pa­ra aden­tro, co­mo los bo­nae­ren­ses, y en la ra­dio apren­dió a pro­yec­tar la voz. En ese pe­río­do tam­bién tra­ba­jó co­mo ex­tra en Ayú­da­me a vi­vir y La ley que ol­vi­da­ron las dos con Li­ber­tad La­mar­que, e in­ter­vino en La mu­cha­cha del cir­co, Mel­ga­re­jo y Se­gun­dos afue­ra. –¿Cuán­do des­pe­ga su ca­rre­ra?

–En 1938 em­pie­za a te­ner mu­cho más tra­ba­jo. En enero la con­tra­ta Ra­dio Bel­grano y lle­ga a tra­ba­jar, en­tre agos­to y sep­tiem­bre, en cua­tro ra­dio­tea­tros a la vez. Ade­más, to­do el año ha­ce tea­tro en la com­pa­ñía de Pie­ri­na Dea­les­si. Son pe­que­ños pa­pe­les que le per­mi­ten al­gún lu­ci­mien­to, co­mo en su in­ter­pre­ta­ción del tan­go “Pa­ra que el be­bé se duer­ma” (obra de Mal­fat­ti y De Las Llan­de­ras), don­de fue muy aplau­di­da. Ella va ga­nan­do se­gu­ri­dad y se pro­yec­ta co­mo “una ac­triz con con­di­cio­nes”. Pe­ro Pie­ri­na no la con­tra­ta pa­ra el año si­guien­te. En 1939 ac­túa con Ca­mi­la Qui­ro­ga en ve­rano, y en abril, la con­tra­ta ra­dio Prieto pa­ra su pri­mer pro­ta­gó­ni­co ra­dio­tea­tral. Eran no­ve­las ro­mán­ti­cas es­cri­tas por Héc­tor P. Blom­berg. Las re­vis­tas la es­ti­mu­lan y la re­bau­ti­zan “la fi­gu­ra del mo­men­to”. Apa­re­ce por pri­me­ra vez en ta­pa de Sin­to­nía y de An­te­na. Sin em­bar­go, Rai­mun­do Ló­pez –su pro­tec­tor en­ton­ces– re­ti­ra el aus­pi­cio de Ja­bón Ra­di­cal y, en oc­tu­bre, dan de baja al ci­clo.

–Una ca­rre­ra con mu­chos al­ti­ba­jos... –Pe­ro es muy te­so­ne­ra. En 1940 vuel­ve a ha­cer cas­tings pa­ra ci­ne. Con­si­gue pa­pe­les bre­ves en La car­ga de los va­lien­tes, El más in­fe­liz del pue­blo y Una no­via en apuros. Que­ría ser ac­triz de ci­ne, no ca­ben du­das. Su ideal era Nor­ma Shea­rer y des­pués Greer Gar­son, que re­em­pla­zó a la Shea­rer en pa­pe­les ro­mán­ti­cos. Evi­ta que­ría ser una di­va de Holly­wood, pe­ro acá, en su país. Ocu­rre que al dar­se cuen­ta de que, por más es­fuer­zo que hi­cie­ra en ci­ne y tea­tro no iba a ser más que una ac­triz se­cun­da­ria, vuel­ca to­da su de­di­ca­ción a la ra­dio, don­de se­rá una es­tre­lla. En 1942 tra­ba­ja en El Mun­do y, cuan­do es­ta­lla el gol­pe en 1943, por in­ter­me­dio de su cu­ña­do mi­li­tar, con­si­gue una re­co­men­da­ción pa­ra Ra­dio Bel­grano. En­ton­ces lo­gra su gran ra­dio­tea­tro, que se­rá Gran­des bio­gra­fías de la his­to­ria.

–¿Cuán­to del apren­di­za­je le va a ser­vir des­pués co­mo Eva Pe­rón? –Mu­chí­si­mo. In­ter­pre­ta a Eleonora Du­se, a rei­nas co­mo Jua­na de Aus­tria o Ca­ta­li­na la Gran­de. A per­so­na­jes de mu­cho po­der, que dis­cur­sean, ha­cen aren­gas, apo­yan a sus hom­bres. A Eli­sa Lynch, que si­gue al Ma­ris­cal Solano Ló­pez al Pa­ra­guay. –Exis­te la idea de que Evi­ta era des­co­no­ci­da has­ta que co­no­ce a Pe­rón.

–No es así. Los dos eran fi­gu­ras en pleno as­cen­so. El, co­mo lí­der po­lí­ti­co y ella co­mo es­tre­lla ra­dial. Cier­to es que, a par­tir de que se co­no­ce esa re­la­ción, em­pie­zan a ofre­cer­le más tra­ba­jos en ci­ne. Pe­ro no hi­zo fal­ta la in­ter­ven­ción de Pe­rón, en to­do ca­so, él ac­tua­ba por pre­sen­cia. Por otra par­te, ella tam­bién ayu­da a Pe­rón en su ca­mino a la pre­si­den­cia. A me­dia­dos de 1944 ha­ce el pro­gra­ma Ha­cia un fu­tu­ro me­jor en Ra­dio Bel­grano. Ahí trans­mi­te la idea que Pe­rón te­nía de la Ar­gen­ti­na. Dis­cur­sos in­fla­ma­dos de ideo­lo­gía, que es­cri­be ella mis­ma con Mu­ñoz Az­pi­ri. Y ese pro­gra­ma se emi­tía por la ca­de­na na­cio­nal de Bel­grano y de Ra­dio del Es­ta­do. En el in­te­rior, se co­no­ce el pen­sa­mien­to de Pe­rón a tra­vés de la voz de su mu­jer. –¿Por qué cree que Evi­ta in­sis­te en ha­cer el fil­me La pró­di­ga aun in­tu­yen­do que no po­dría es­tre­nar­se? –Ter­mi­nó de fil­mar­se en enero de 1946, en me­dio de la gi­ra elec­to­ral por el país. Pe­ro Evi­ta, que no te­nía pro­ta­gó­ni­cos en ci­ne, que­ría te­ner “su” pe­lí­cu­la. Si per­dían las elec­cio­nes, se­ría el rease­gu­ro de un mó­di­co es­tre­lla­to, gra­cias al ta­len­to de Ma­rio Sof­fi­ci. De lo con­tra­rio la ex­hi­bi­ría en la Re­si­den­cia a ami­gos co­mo Fanny Na­va­rro, Dis­cé­po­lo, Sil­va­na Roth o Al­ber­to Clo­sas. La pró­di­ga mar­có el bro­che fi­nal de la ca­rre­ra ar­tís­ti­ca de Eva Duar­te, y el na­ci­mien­to de­fi­ni­ti­vo de Eva Pe­rón.

RE­VIS­TA SIN­TO­NIA

Mo­de­lo. En el cor­to­me­tra­je “La lu­na de miel de Inés”.

AR­CHI­VO CLARIN

1940. Eva cuan­do ha­ce pa­pe­les bre­ves en ci­ne.

EVA DUAR­TE, MAS ALLA DE TAN­TA PE­NA César Ma­rang­he­llo Editorial Eu­de­ba 896 págs. $380

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.