Un gri­to de tin­ta gra­ba­do en los ojos,

Li­bro de ar­te. Una pu­bli­ca­ción anó­ni­ma y co­lec­ti­va reúne los gra­ba­dos que ilus­tran la cam­pa­ña “Vi­vas nos que­re­mos”.

Revista Ñ - - EL ESPEJO - por Ju­lia Villaro.

Siem­pre, o des­de ha­ce mu­cho tiem­po, la téc­ni­ca del gra­ba­do re­sul­tó, ade­más de una dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca, una efec­ti­va es­tra­te­gia del dis­cur­so. Sin lu­gar a du­das es­to se de­be a con­di­cio­nes téc­ni­cas que per­mi­ten, de­pen­dien­do de la es­pe­ci­fi­ci­dad del ma­te­rial de su ma­triz, re­pro­du­cir una mis­ma imagen una can­ti­dad de ve­ces. Pe­ro hay al­go más, al­go que sin du­das vie­ron Go­ya, Kat­he Koll­witz, Jo­sé Ara­to o Abraham Vi­go, al­gu­nos de sus re­fe­ren­tes in­sos­la­ya­bles de to­dos los tiem­pos. Al­go que qui­zás no se des­pren­da de sus con­di­cio­nes téc­ni­cas (o sí, pe­ro no de for­ma tan di­rec­ta). Al­go en el mo­do en que la tin­ta im­preg­na la ho­ja por la fuer­za de la pren­sa, en el blan­co y negro de esos tra­zos, en la blan­du­ra o du­re­za de la mano que ta­lla, en el áci­do que muer­de la cha­pa. Al­go con­fi­na su sin­gu­lar poé­ti­ca, una poé­ti­ca de la po­ten­cia.

Aún hoy, en me­dio de blan­das imá­ge­nes di­gi­ta­les al al­can­ce de to­dos, el gra­ba­do si­gue sien­do por eso una he­rra­mien­ta vi­sual de re­sis­ten­cia, y es en es­ta oca­sión la téc­ni­ca ele­gi­da pa­ra ho­me­na­jear a mu­chas de las víc­ti­mas de fe­mi­ci­dios (en Ar­gen­ti­na y en otros lu­ga­res) y cla­mar por paz y jus­ti­cia, que pro­po­ne la cam­pa­ña “Vi­vas nos que­re­mos”, que vie­ne pi­san­do fuer­te (fuer­za, por otro la­do, di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la vio­len­cia con que, a su vez, tan­tas mu­je­res vie­nen sien­do –y han si­do– pi­so­tea­das) y que con­cen­tra la pu­bli­ca­ción que re­cien­te­men­te coedi­ta­ron las coope­ra­ti­vas por­te­ñas Mu­chas nue­ces y El Chi­rim­bo­te y de la edi­to­rial El co­lec­ti­vo.

Vi­vas nos que­re­mos, cam­pa­ña grá­fi­ca es bá­si­ca­men­te un li­bro de imá­ge­nes: a los re­tra­tos –de la ac­ti­vis­ta hon­du­re­ña Ber­ta Cá­ce­res ase­si­na­da por si­ca­rios en mar­zo de 2016; de la mi­li­tan­te y pe­rio­dis­ta trans Aman­cay Dia­na Sa­ca­yán apu­ña­la­da en su ca­sa en Bue­nos Ai­res en no­viem­bre de 2015; de la asis­ten­te so­cial Lau­ra Igle­sias, vio­la­da y ase­si­na­da en Mi­ra­mar en ma­yo de 2013– se su­man otras que sin re­fe­rir a na­die en par­ti­cu­lar –o pre­ci­sa­men­te por eso– re­fie­ren a to­do un co­lec­ti­vo, en el que mu­je­res y trans se her­ma­nan con la na­tu­ra­le­za, pri­mer úte­ro del mun­do, igual de diez­ma­do y ul­tra­ja­do. Un co­lec­ti­vo que só­lo co­no­ce una di­fe­ren­cia: la que se­pa­ra opre­so­res de opri­midxs.

El li­bro re­co­no­ce el an­te­ce­den­te de las me­xi­ca­nas de MuG­re (Mu­je­res Gra­ban­do Re­sis­ten­cias), pri­me­ras en uti­li­zar el gra­ba­do y or­ga­ni­zar la cam­pa­ña “Vi­vas nos que­re­mos”, que des­pués fue re­pli­ca­da en Ar­gen­ti­na. Ros­tros y cuer­pos en blan­co so­bre negro y vi­ce­ver­sa, a los que se su­man dis­tin­tas le­yen­das: “Es­toy har­ta de tu vio­len­cia”; “Ni muer­ta ni en el hos­pi­tal”; “No me chi­fles, ca­brón” o “Mue­ro por sa­car tu mo­ral de mi vi­da”, son al­gu­nas de ellas, las más ori­gi­na­les, las que ca­si po­drían des­pren­der­se del dis­cur­so co­ti­diano de al­guien que, ya can­sa­da de na­tu­ra­li­zar el cal­va­rio, co­mien­za a vis­lum­brar que otro mo­do de vi­da no só­lo le es po­si­ble, si no tam­bién pro­pio por de­re­cho.

“An­te la ne­ga­ti­va vi­sual que nos bom­bar­dea, de­ci­di­mos uti­li­zar el gra­ba­do pa­ra crear imá­ge­nes con men­sa­jes cla­ros, con la con­sig­na de ser po­si­ti­vas, de apos­tar a la vi­da en me­dio de tan­ta muer­te”, cuen­tan en el li­bro las ac­ti­vis­tas de MuG­re. Es que la ver­da­de­ra “co­sa de mu­je­res” siem­pre ha si­do la or­ga­ni­za­ción pa­ra la pro­pia de­fen­sa. Y des­de la con­vo­ca­to­ria ar­gen­ti­na agre­gan: “las imá­ge­nes son de li­bre cir­cu­la­ción y re­pro­duc­ción y desafían la ló­gi­ca de los cir­cui­tos ar­tís­ti­cos tra­di­cio­na­les-pa­triar­ca­les. Anó­ni­ma, ca­lle­je­ra y a dis­po­si­ción de quien quie­ra mul­ti­pli­car­la, la cam­pa­ña es de todxs”.

El li­bro es, en­ton­ces, el do­cu­men­to ne­ce­sa­rio de al­go mu­cho más po­de­ro­so, en tan­to tras­cien­de la in­ti­mi­dad del plie­go y de la pá­gi­na, que par­tien­do de una imagen so­bre pa­pel se vuel­ve ca­lle, cuer­po, mu­ro. “Las es­tam­pas –ex­pli­can– via­jan de mano en mano, las pe­ga­mos o las pin­ta­mos en los mu­ros, se con­vier­ten en una ac­ción per­for­má­ti­ca cuan­do mar­cha­mos to­das jun­tas usan­do nues­tros cuer­pos co­mo so­por­te de esos gra­ba­dos”. En­tre tan­ta es­te­ti­za­ción de la política y po­lí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas, aso­ma es­te gri­to es­pon­tá­neo, a con­tra­pe­lo de la era di­gi­tal y sus en­vi­tes de be­lle­za la­va­da y vio­len­cia so­bre to­das las co­sas, un gri­to que de­be­ría gra­bar­se a tin­ta en las pu­pi­las de to­dos no­so­tros.

Gra­ba­do. Uno de los que in­te­gran el li­bro.

El Chi­rim­bo­te; Mu­chas nue­ces; Edi­to­rial El co­lec­ti­vo128 págs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.