La es­té­ti­ca del de­seo en la era de las má­qui­nas.

Acer­ca de la mues­tra de ob­je­tos y pin­tu­ras de Ali­cia Herrero

Revista Ñ - - EL ESPEJO - ANA MA­RIA BATTISTOZZI

En el úl­ti­mo me­dio si­glo dos fac­to­res de ín­ti­mo pa­ren­tes­co le apor­ta­ron al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta enor­mes be­ne­fi­cios que le per­mi­tie­ron re­no­var su po­der de se­duc­ción an­te sus cí­cli­cas cri­sis. Uno de ellos tie­ne que ver con la ha­bi­li­dad con que lo­gró con­fis­car to­do lo que, na­ci­do del de­seo y el ocio, po­día ser con­ver­ti­do en fuen­te mul­ti­pli­ca­do­ra de di­ne­ro. Bas­ta echar una ojea­da a los nú­me­ros que pro­du­ce el fút­bol, el de­por­te en ge­ne­ral, el rock y las dis­tin­tas ver­sio­nes fun­da­das en la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y la crea­ti­vi­dad hu­ma­na. Y el otro re­mi­te a la na­tu­ra­li­dad con que se ha lo­gra­do amal­ga­mar la es­té­ti­ca, la mo­da, la pro­duc­ción en se­rie y los ne­go­cios fi­nan­cie­ros, dos es­fe­ras que du­ran­te lar­go tiem­po per­ma­ne­cie­ron con­tra­pues­tas. Atrás que­dó la épo­ca en que la pro­duc­ción in­dus­trial y la cul­tu­ral re­mi­tían a uni­ver­sos ra­di­cal­men­te irre­con­ci­lia­bles. Hoy el es­ti­lo y el di­se­ño se im­po­nen, a un pun­to tal que, co­mo afir- man Gian­ni Vat­ti­mo y otros teó­ri­cos, aque­llo que so­ña­ron las van­guar­dias co­mo uto­pías fi­nal­men­te fue con­cre­ta­do por el ca­pi­ta­lis­mo triun­fan­te.

De es­tas en­tre otras cues­tio­nes se ocu­pa el pro­yec­to de Ali­cia Herrero Una teo­ría vi­sual de la dis­tri­bu­ción que se ex­hi­be en Hen­ri­que Fa­ría. Del po­der, del de­seo y de la cre­cien­te es­te­ti­za­ción del ca­pi­ta­lis­mo ac­tual que se po­ne de ma­ni­fies­to de in­fi­ni­tas for­mas, en­tre ellas los grá­fi­cos que mi­den la enor­me trans­fe­ren­cia de ri­que­za que hi­zo po­si­ble to­do es­to.

Se tra­ta de dos nú­cleos que sos­tie­nen con­cep­tual­men­te su pro­yec­to de ma­ne­ra se­pa­ra­da aun­que com­ple­men­ta­ria. Uno de ellos se ex­pre­sa en la for­ma de una re­lec­tu­ra ac­tua­li­za­da del fa­mo­so “Gran Vi­drio” (co­no­ci­do tam­bién con el her­mé­ti­co tí­tu­lo de “La no­via pues­ta al des­nu­do por sus sol­te­ros –mis­mos”) y se pre­sen­ta co­mo una suer­te de re­edi­ción es­que­má­ti­ca de la pie­za con me­di­das si­mi­la­res al ori­gi­nal. Pa­ra­fra­sean­do una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del tí­tu­lo en la mis­ma tó­ni­ca de los jue­gos lin­güís­ti­cos que tan­to fas­ci­na­ban a Du­champ, Herrero uti­li­za ese so­por­te pa­ra “po­ner al des­nu­do y trans­pa­ren­tar” da­tos de la economía y la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za de acuer­do a la in­for­ma­ción de “la pi­rá­mi­de de la ri­que­za mun­dial” pro­por­cio­na­da por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Cre­di­te Suis­se a fi­nes de 2016.

Si el “Gran Vi­drio” en que tra­ba­jó Du­champ en­tre 1915 y 1923 apun­ta­ba por un la­do a la na­tu­ra­le­za del so­por­te a tra­vés de una pre­sen­ta­ción que in­ten­ta­ba ir más allá de los es­car­ceos que ha­bía per­se­gui­do el pro­gra­ma de la pin­tu­ra mo­der­na al des­mon­tar si­glos de fic­ción re­pre­sen­ta­ti­va, a su vez pro­po­nía una re­fle­xión so­bre el de­seo en la era de las má­qui­nas. La com­ple­ja re­la­ción que Du­champ ar­ti­cu­ló en­tre “la no­via y los sol­te­ros” con­ce­bi­dos co­mo má­qui­nas pro­duc­ti­vas des­po­ja­das de to­do ero­tis­mo, cla­ra­men­te es­ta­ba ins­pi­ra­da en la ló­gi­ca del ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial en sin­to­nía con el mo­men­to en que el ar­tis­ta con­ci­bió la obra. Po­día in­ter­pre­tar­se que allí el ám­bi­to del de­seo era mo­de­la­do se­gún la ló­gi­ca del sis­te­ma de pro­duc­ción in­dus­trial.

Co­mo Du­champ, Herrero se va­le de la par­ti­ción de la obra en dos pa­ne­les de vi­drio; en es­te ca­so, sin frac­tu­ras, por lo que pa­re­cie­ra eli­mi­nar el azar, cla­ve en la otra obra. En la par­te su­pe­rior, con­sig­na aque­llo que el sis­te­ma es­ta­ble­ce en la ci­ma: la zo­na de má­xi­ma acu­mu­la­ción re­pre­sen­ta­da por una fran­ja mi­nús­cu­la, la me­nor de to­das. Lo su­fi­cien­te­men­te dis­tan­te del res­to que re­pre­sen­ta dis­tin­tos nú­cleos de acu­mu­la­ción in­fe­rior.

Hay aquí un cam­bio que po­dría apun­tar a una lec­tu­ra de la par­ti­ci­pa­ción del po­der des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. La ar­tis­ta no ubi­ca en es­ta zo­na lo fe­me­nino sino la par­te mas­cu­li­na que en la obra de Du­champ se en­cuen­tra en la zo­na in­fe­rior. Res­pon­dien­do pro­ba­ble­men­te a un es­que­ma productivo de ma­qui­na­rias de va­por im­pul­sa­das por la com­bus­tión que hoy ha per­di­do vi­gen­cia.

En la tras­po­si­ción que Herrero rea­li­za po­nien­do al día el es­ta­dío del ca­pi­ta­lis­mo en el pre­sen­te, el pa­nel in­fe­rior co­rres­pon­de a la ri­que­za per­ci­bi­da por la ma­yor par­te de la po­bla­ción mun­dial. Es de­cir y tal co­mo lo des­cri­be la ar­tis­ta, por la ba­se que sos­tie­ne el sis­te­ma, cu­ya dis­tri­bu­ción es de­ter­mi­na­da por al­go­rit­mos eco­nó­mi­co­fi­nan­cie­ros.

La re­lec­tu­ra que Herrero ha­ce de Du­champ vie­ne acom­pa­ña­da de nu­me­ro­sas coin­ci­den­cias in­ter­pre­ta­ti­vas a par­tir de su pa­so por Bue­nos Ai­res en 1919. Pe­ro tam­bién se ocu­pa de la otra par­te del pa­ren­tes­co se­ña­la­do en el con­jun­to de obras que ha­cen fo­co en el di­se­ño de los grá­fi­cos. So­bre to­do a la re­pre­sen­ta­ción de las me­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que res­pon­den a esa ten­den­cia de es­te­ti­zar­lo to­do, pro­pia del “ca­pi­ta­lis­mo ar­tís­ti­co”, co­mo lo de­no­mi­nan Gi­lles Li­po­vetsky y Jean Se­rroy.

Así la ar­tis­ta mues­tra có­mo las ex­plo­ra­cio­nes for­ma­les na­ci­das del ar­te geo­mé­tri­co y tras­la­da­das al di­se­ño, se pres­tan a esa ope­ra­ción que in­ten­ta re­fle­jar las dis­tin­tas va­ria­bles del mun­do real en una sín­te­sis for­ma­lis­ta des­po­ja­da de sus­tan­cia o co­rres­pon­den­cia fí­si­ca o his­tó­ri­ca. Cur­vas, par­ti­cio­nes y tor­tas que re­mi­ten a me­di­cio­nes es­ca­lo­frian­tes de la reali­dad y sin em­bar­go se pre­sen­tan co­mo be­llos di­se­ños que por mo­men­tos pue­den ser pai­sa­jes o mo­bi­lia­rios de se­duc­to­res to­nos pas­tel.

Por­cen­ta­jes. Las ci­fras del mun­do en una sa­la de ar­te con­tem­po­rá­neo.

Sa­la. Obras de las se­ries “Mo­bi­lia­rio” e “Ins­tru­men­tal”, de 2016 y 2017.

Sin tí­tu­lo. De la se­rie “Ins­tru­men­tal”. Acrí­li­co y pin­tu­ra so­bre MDF, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.