Pie­zas es­cri­tas pa­ra los ob­je­tos de una ca­sa

Mues­tra. La ar­tis­ta ro­sa­ri­na Eu­ge­nia Cal­vo ex­po­ne en Ga­le­ría Ha­che fo­to­gra­fías co­di­fi­ca­das a par­tir de lu­ces y par­ti­tu­ras pa­ra los mue­bles de una ca­sa.

Revista Ñ - - ARTE - JU­LIA VILLARO

Las co­sas es­tá­ti­cas son las más di­ver­ti­das”, di­ce la ar­tis­ta ro­sa­ri­na Eu­ge­nia Cal­vo, mien­tras su voz se re­cor­ta con­tra el so­ni­do de un gru­po de ven­ta­nas que se abren y se cie­rran de un mo­do al­go vio­len­to, ge­ne­ran­do un rit­mo, una ca­den­cia, e in­vir­tien­do, de al­gún mo­do, el sen­ti­do de las co­sas: si los así de­no­mi­na­dos por­ta­zos se pro­du­cen, en teo­ría, cuan­do una co­rrien­te de ai­re en­tra de gol­pe en una ca­sa y agi­ta los um­bra­les de for­ma ines­pe­ra­da, en su “Sin­fo­nía de ce­lo­sías”, el gol­pe vie­ne des­de aden­tro, des­de el in­te­rior mis­mo de la ca­sa, don­de un gru­po de per­so­nas, im­per­cep­ti­bles a los ojos de los es­pec­ta­do­res, abren y cie­rran de for­ma pre­ci­sa (se­gún una par­ti­tu­ra es­pe­cial­men­te com­pues­ta, a pe­di­do de la ar­tis­ta, por el mú­si­co ro­sa­rino Lu­ciano Schi­lla­gi) las ho­jas de ca­da ven­ta­na del fren­te de una vi­vien­da, has­ta dar con al­go así co­mo un rit­mo, una ca­den­cia, cier­ta pre­sen­cia de mú­si­ca, o en to­do ca­so de dis­cur­so.

Los so­ni­dos que ha­bi­tual­men­te en­tran a las casas por las ven­ta­nas acá sa­len (y sur­gen) de ellas. Los chi­rri­dos se fu­sio­nan con el can­to de al­gún pá­ja­ro, los ve­ci­nos cu­rio­sos con los es­pec­ta­do­res de­li­be­ra­dos del ines­pe­ra­do con­cier­to, en el cual el eje de la aten­ción, por lo atí­pi­co de los ob­je­tos y sus usos, se ha co­rri­do del in­tér­pre­te al ins­tru­men­to eje­cu­ta­do. Cal­vo re­gis­tra la se­cuen­cia con una cá­ma­ra fi­ja fren­te a la fa­cha­da. Su vi­deoins­ta­la­ción se lla­ma “La mar­cha de las fun­cio­nes” , y pue­de ver­se, jun­to a al­gu­nas otras obras, en su mues­tra ho­mó­ni­ma en ga­le­ría Ha­che.

Ven­ta­nas, ro­pe­ros, me­sas, lámparas. Ob­je­tos ba­na­les, de la es­ce­na co­ti­dia­na, vuel­tos a la vi­da ba­jo la mi­ra­da –y los pre­ci­sos ins­truc­ti­vos– de Cal­vo. Pró­xi­ma al es­pí­ri­tu de aque­llos ar­tis­tas con­cep­tua­les que al­gu­nas dé­ca­das atrás ci­men­ta­ban su obra en el pro­yec­to en sí, más allá de la po­si­bi­li­dad o no de su desa­rro­llo ma­te­rial, las obras que in­te­gran es­ta mues­tra con­sis­ten en un ti­po par­ti­cu­lar de par­ti­tu­ras que la ar­tis­ta rea­li­za con co­la­bo­ra­ción de la di­se­ña­do­ra gráfica Joa­qui­na Par­ma, y en las cua­les, a tra­vés de un có­di­go de pun­tos y ra­yas es­ta­ble­ci­do por ellas mis­mas, se pre­ci­san una se­rie de ac­cio­nes pa­ra que los ob­je­tos lle­ven a ca­bo.

Un ro­pe­ro que bai­la por el pe­rí­me­tro de un cuar­to, un gru­po de se­rru­chos que se mue­ve, fre­né­ti­co, has­ta ampu­tar­le las pa­tas a una me­sa. En la obra de Cal­vo sue­len en­con­trar­se va­rias de es­tas ac­cio­nes per­for­má­ti­cas pa­ra ob­je­tos in­ani­ma­dos. Ca­si co­mo un la­do b del asun­to, aho­ra es el turno de sus ins­truc­cio­nes. Es­que­má­ti­cas, sencillas co­mo los mo­bi­lia­rios de los que se va­len, en las par­ti­tu­ras el di­bu­jo de los ob­je­tos se acom­pa­ña siem­pre de ins­truc­cio­nes es­cri­tas en un len­gua­je des­po­ja­do y li­te­ral, cha­to, di­ría­mos. Pe­ro esa de­li­be­ra­da cha­tu­ra con­tras­ta con la ima­gen po­ten­cial, ofre­ci­da a nues­tra ima­gi­na­ción, de esos ob­je­tos arri­ma­dos a la vi­da y a la ac­ción, su­ble­va­dos de su con­di­ción de uti­li­dad, siem­pre también des­po­ja­da, li­te­ral, cha­ta.

La idea de es­cri­bir los pro­yec­tos, que en un pri­mer mo­men­to era só­lo una for­ma de ba­jar­los al pa­pel, una suer­te de exor­cis­mo, una vi­sua­li­za­ción mí­ni­ma y al­ter­na­ti­va que exi­mía a la ar­tis­ta de la ar­dua ta­rea de re­unir los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra “lle­var­los a ca­bo”; la idea, en­ton­ces, se vol­vió obra. Y co­mo los lí­mi­tes en­tre obra, idea y ma­te­ria son siem­pre in­son­da­bles, la mues­tra en­te­ra –en la que con­ver­gen las par­ti­tu­ras de ideas ya rea­li­za­das, co­mo la men­cio­na­da per­for­man­ce de las ce­lo­sías, jun­to a otras to­da­vía por rea­li­zar­se, o me­jor aún, irrea­li­za­bles– se vuel­ve una opor­tu­ni­dad pa­ra re­pen­sar esos lí­mi­tes, al­gu­nas ve­ces me­ras re­sis­ten­cias, otras fron­te­ras fér­ti­les don­de pue­den, co­mo en es­te ca­so, ani­dar pro­yec­tos.

Fren­te a las par­ti­tu­ras se en­cuen­tra una se­rie de fo­tos de fa­cha­das de casas. Otra vez lo do­més­ti­co, el es­pa­cio co­ti­diano. So­bre la ima­gen de esas casas en pe­num­bras un có­di­go ci­fra men­sa­jes, fra­ses cor­tas que Cal­vo ex­tra­jo de los li­bros y las ca­lles (“la cul­tu­ra con­fun­de”, “no son de la re­vo­lu­ción sino de la con­quis­ta”, “hay que re­cor­dar el sue­ño” son al­gu­nas de ellas) y que ori­gi­na­ria­men­te pen­sa­ba ha­cer­les de­cir a las lu­ces de esas fa­cha­das, o me­jor aún, a sus in­ter­mi­ten­cias. Un abecedario or­ga­ni­za­do a par­tir de en­cen­di­dos y apa­ga­dos fu­ga­ces, un có­di­go al que los es­pec­ta­do­res de­be­rán ape­lar o aban­do­nar­se, una per­for­man­ce rít­mi­co-lu­mí­ni­ca que, al re­que­rir de la ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad de sus al­re­de­do­res –con­di­ción si­ne qua non pa­ra po­der vi­sua­li­zar el ir y ve­nir de las lu­ces en cues­tión–, fue im­po­si­ble de rea­li­zar. Las fo­tos, es­tá­ti­cas, fun­cio­nan en­ton­ces co­mo evo­ca­ción y re­la­to de lo que pu­do ha­ber si­do.

“Mú­si­ca pa­ra lámparas de cris­tal –es­cri­be La­ra Mar­mor, cu­ra­do­ra de la mues­tra– que se mue­ven de un la­do pa­ra el otro co­mo un pén­du­lo alo­ca­do de un re­loj an­ti­guo y gi­gan­te. Blan­cas, cor­cheas, be­cua­dros y si­len­cios dic­tan el rit­mo que in­ter­pre­ta­ron en el pa­sa­do o lo ha­rán en el fu­tu­ro, de ma­ne­ra si­gi­lo­sa o de­ján­do­nos sor­dos, bi­chos, plan­tas y mue­bles”.

La de Cal­vo es, co­mo la de John Ca­ge, la mú­si­ca del rui­do. También la del si­len­cio que to­da par­ti­tu­ra en­mar­ca­da y col­ga­da en las pa­re­des de una ga­le­ría de ar­te en­cie­rra. Y la de su ver­da­de­ra im­po­si­bi­li­dad de eje­cu­ción. (¿O aca­so al­guien ha du­da­do, por un se­gun­do, de la con­di­ción in­ani­ma­da de los mue­bles?). En eso ra­di­ca su más be­lla idea, tan li­te­ra­ria co­mo vi­sual, si es que to­da­vía ca­be, a es­ta al­tu­ra del par­ti­do, en­tre es­tas dos ra­mas al­gu­na di­fe­ren­cia. En ju­gar a es­cri­bir la mú­si­ca que na­die, nun­ca, po­drá ja­más oír.

Las ven­ta­nas can­tan. En la “Sin­fo­nía de ce­lo­sías” de Eu­ge­nia Cal­vo los so­ni­dos no en­tran por las ven­ta­nas de la ca­sa, sino que son pro­du­ci­dos por ellas.

El do­mi­nio del mun­do. Im­pre­sión so­bre pa­pel de al­go­dón, 2014. La par­ti­tu­ra in­di­ca el mo­vi­mien­to que si­gue la lám­pa­ra en la per­for­man­ce idea­da por la ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.