Ca­mus de­be mo­rir, de Gio­van­ni Ca­te­lli

Un li­bro recién tra­du­ci­do al cas­te­llano ex­plo­ra la po­si­bi­li­dad de que Al­bert Ca­mus ha­ya su­fri­do un aten­ta­do.

Revista Ñ - - SUMARIO - ANA PRIE­TO

Es di­fí­cil re­sis­tir­se a una teo­ría cons­pi­ra­ti­va, más aun si in­vo­lu­cra a los ser­vi­cios se­cre­tos de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, tan pro­cli­ves a en­ve­ne­nar, dis­pa­rar por la es­pal­da o in­clu­so co­me­ter al­gún au­to­aten­ta­do con tal de su­pri­mir al enemi­go. Im­po­si­ble re­sis­tir­se, ade­más, si la víc­ti­ma es el No­bel de Li­te­ra­tu­ra Al­bert Ca­mus, un hom­bre cu­ya ca­pa­ci­dad pa­ra desafiar las pa­sio­nes pú­bli­cas lo vol­vía una ra­ra avis en­tre los in­te­lec­tua­les po­li­ti­za­dos de su tiem­po. No de­jar­se lle­var por ven­da­va­les ideo­ló­gi­cos, sin em­bar­go, no lo vol­vía me­nos crí­ti­co. Pa­ra él opo­ner­se al au­to­ri­ta­ris­mo de la URSS, a sus “ser­mo­nes, vi­da gris y ca­te­cis­mo de la pro­pa­gan­da”, no era tan­to ser “an­ti­co­mu­nis­ta” co­mo un ser hu­mano con al­gu­na in­te­gri­dad mo­ral. Y esa, se­gún al­gu­nos, fue la ac­ti­tud que lo lle­vó a la tum­ba.

Edi­to­rial Bä­ren­haus aca­ba de pu­bli­car en la Ar­gen­ti­na Ca­mus de­be mo­rir, no fic­ción es­cri­ta por el es­la­vis­ta y poe­ta ita­liano Gio­van­ni Ca­te­lli, que des­plie­ga una ex­pli­ca­ción al­ter­na­ti­va al ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co del 4 de enero de 1960 en el que mu­rie­ron el au­tor de La Pes­te y, tras al­gu­nos días de in­ter­na­ción, su ami­go Mi­chel Ga­lli­mard. El li­bro sa­lió en Ita­lia en 2013, pe­ro la pri­me­ra vez que la ver­sión dio la vuel­ta al mun­do fue el 1 de agos­to de 2011, cuando el Co­rrie­re de­lla Se­ra pu­bli­có el bre­ve ar­tícu­lo “Il gia­llo Ca­mus” (“El po­li­cial Ca­mus”), don­de se cuen­ta que Gio­van­ni Ca­te­lli des­cu­brió un pa­sa­je en los dia­rios del poe­ta y tra­duc­tor che­co Jan Zá­bra­na (1931–1984) que, lla­ma­ti­va­men­te, no ha­bía si­do tra­du­ci­do en las ver­sio­nes re­du­ci­das al ita­liano y al fran­cés. El pa­sa­je di­ce: “De un hom­bre que sa­be mu­chas co­sas, y tiene fuen­tes por las cua­les co­no­cer­las, he oí­do una co­sa muy ex­tra­ña. Él afir­ma que el ac­ci­den­te vial en que en 1960 mu­rió Ca­mus es­tu­vo or­ga- ni­za­do por el es­pio­na­je so­vié­ti­co”. Con ese da­to, Ca­te­lli se pu­so so­bre los hom­bros la ta­rea de in­ves­ti­gar más so­bre la muer­te de Ca­mus y el mis­te­rio­so in­for­man­te de Zá­na­bra.

No tu­vo éxi­to. Reuni­do con Ma­rie Zá­bra­no­vá, es­po­sa del es­cri­tor che­co, ano­ta al­gu­nos pro­ba­bles sos­pe­cho­sos, pe­ro dos han muer­to y el otro nie­ga sa­ber na­da al res­pec­to. An­te el ca­lle­jón sin sa­li­da, en lu­gar de re­sig­nar­se a la fal­ta de tes­ti­mo­nios y de prue­bas no es­pe­cu­la­ti­vas (Oli­vier Todd, bió­gra­fo de Ca­mus, di­ce no ha­ber en­con­tra­do nin­gu­na pis­ta en los ar­chi­vos so­vié­ti­cos), Ca­te­lli de­di­ca de­ma­sia­das pá­gi­nas a ex­pli­car las ra­zo­nes por las cua­les es ve­ro­sí­mil que la KGB hu­bie­ra que­ri­do bo­rrar al No­bel fran­cés del ma­pa. Su opo­si­ción sin concesiones a la in­va­sión so­vié­ti­ca de Hun­gría, su afi­la­da crí­ti­ca al mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res Dmi­tri Shé­pi­lov, su apo­yo al au­tor ru­so Boris Pas­ter­nak y el his­to­rial ase­sino de los ser­vi­cios se­cre­tos so­vié­ti­cos en el ex­te­rior son al­gu­nos de los in­di­cios que le sir­ven a Ca­te­lli pa­ra dar­le es­pe­sor a la ver­sión de Zá­na­bra. Ha­cia al fi­nal del li­bro sor­pren­de con otro in­di­cio in­com­pro­ba­ble: el abo­ga­do fran­cés Jac­ques Ver­gès –no­ta­ble por de­fen­der al na­zi Klaus Bar­bie y al je­mer ro­jo Khieu Samp­han, am­bos acu­sa­dos de crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad– ha­bría ase­gu­ra­do en vi­da que el ac­ci­den­te que ma­tó a Ca­mus ha­bía si­do pro­vo­ca­do por una sec­ción de la KGB, con la anuen­cia tá­ci­ta de los ser­vi­cios fran­ce­ses.

La au­sen­cia de tes­ti­mo­nios di­rec­tos es la gran de­bi­li­dad de Ca­mus de­be mo­rir; lo si­túa más cer­ca de la fic­ción his­tó­ri­ca (la pro­pia pro­sa lo acer­ca al gé­ne­ro) que de un tra­ba­jo de no fic­ción que se toma en se­rio. No obs­tan­te, el per­fil de Ma­rie Zá­bra­no­vá y de su es­po­so Jan re­sul­tan inol­vi­da­bles, y uno se pre­gun­ta si no ha­bría si­do más jus­to con la reali­dad de­di­car­les un li­bro a ellos y no al su­pues­to com­plot con­tra Ca­mus.

KURT HUTTON

El No­bel fran­cés mu­rió en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en enero de 1960.

CA­MUS DE­BE MO­RIR Gio­van­ni Ca­te­lli Bä­ren­haus 176 págs. $315

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.